de Un ca­sa ho­gar le­jos

Mi­guel y Josep Puig­cor­bé pro­pie­ta­rios de Al Ta­pas

Apetito - - Portada -

El ho­gar no siem­pre es el lu­gar don­de se na­ce, en mu­chas oca­sio­nes, se cons­tru­ye con las cir­cuns­tan­cias de la vi­da y los an­he­los que ten­ga el co­ra­zón. Es el ca­so de dos ca­ta­la­nes, Mi­guel y Josep Puig­cor­bé, quie­nes en­con­tra­ron en Cos­ta Ri­ca, un lu­gar pa­ra echar raí­ces con su res­tau­ran­te, un te­so­ro gas­tro­nó­mi­co lla­ma­do Al Ta­pas.

En me­dio de una com­ple­ja cri­sis es­pa­ño­la, Mi­guel y Josep pen­sa­ron en mo­vi­li­zar­se de su na­tal Es­pa­ña en bus­ca de un nue­vo co­mien­zo, otro her­mano que ya vi­vía en sue­lo ti­co y tra­ba­ja aquí co­mo ar­qui­tec­to, les lla­mó pa­ra que vi­nie­ran a co­no­cer. An­dan­do por ca­lles jo­se­fi­nas y co­no­cien­do pla­yas gua­na­cas­te­cas, que­da­ron pren­da­dos en su re­co­rri­do por el país, lle­gan­do a la con­clu­sión de ha­cer de una vi­si­ta tem­po­ral, una per­ma­nen­te. Por me­dio de ami­gos y co­no­ci­dos, de­ci­die­ron asen­tar­se en unos con­do­mi­nios en San­ta Ana, lu­gar don­de fue­ron ma­qui­nan­do el abrir un ne­go­cio. Co­men­za­ron por sa­ber có­mo fun­cio­na­ba ver­da­de­ra­men­te el país, su eco­no­mía, es­tu­dios de mer­ca­deo y pre­su­pues­tos, pen­san­do ya de pa­so en la ela­bo­ra­ción del me­nú, su di­ná­mi­ca, có­mo que­rían que fue­se el am­bien­te y de­más te­mas que, du­ran­te cua­tro años, se fue­ron pu­lien­do has­ta lle­gar al pro­yec­to que se tor­na­ría en un éxi­to.

“Cuan­do lle­ga­mos aquí, la cul­tu­ra de las ta­pas no es­ta­ba tan desa­rro­lla­da, ha­bía res­tau­ran­tes es­pa­ño­les, pe­ro no de­di­ca­dos a las ta­pas en sí, a lo que no­so­tros que­ría­mos ofre­cer”, ex­pre­sa Mi­guel, quien tra­ba­ja­ba tam­bién co­mo ar­qui­tec­to y es­tá aho­ra de lleno en el res­tau­ran­te con Josep, quien la­bo­ra­ba co­mo su­mi­ller en Bar­ce­lo­na. “He­mos ido mejorando y per­fec­cio­nan­do. No­so­tros nos en­fo­ca­mos en ofre­cer un via­je por di­fe­ren­tes re­gio­nes de Es­pa­ña con el con­cep­to de las ta­pas y com­par­tir la cul­tu­ra del ta­peo, que se pa­re­ce mu­cho al sis­te­ma de las bo­cas que hay aquí”.

Am­bos ex­pre­san re­co­no­cer la si­mi­li­tud en mu­chos sen­ti­dos en­tre las ta­pas y las bo­cas, aun­que con­fie­san que su pre­pa­ra­ción y de­gus­ta­ción son muy di­fe­ren­tes, tan­to que en va­ria­das oca­sio­nes no lo­gra­ban en­con­trar en el país los pro­duc­tos que se uti­li­zan en sus pla­tos. Por for­tu­na, es más fá­cil aho­ra por­que es­tán lle­gan­do pro­duc­tos des­de Es­pa­ña, cuen­tan con pro­vee­do­res y mu­chos im­por­ta­do­res que ca­da vez es­tán tra­yen­do más ar­tícu­los esen­cia­les pa­ra las inigua­la­bles re­ce­tas co­mo vi­nos, em­bu­ti­dos, gar­ban­zos y len­te­jas muy pe­que­ñas lla­ma­das par­di­nas, en­tre otros.

La mi­sión de es­tos bue­nos vi­sio­na­rios, es se­guir con­so­li­dán­do­se en el si­tio en don­de es­tán, ofre­cien­do mú­si­ca en vi­vo tres no­ches a la se­ma­na pa­ra in­cen­ti­var a los ar­tis­tas na­cio­na­les, crean­do un am­bien­te pla­cen­te­ro y aco­ge­dor.

Ac­tual­men­te, Al Ta­pas se ha trans­for­ma­do en un ho­gar le­jos de ca­sa pa­ra los co­men­sa­les de san­gre es­pa­ño­la que tran­si­tan el lo­cal de una ma­ne­ra ca­si co­ti­dia­na, así co­mo se ha con­ver­ti­do en un via­je ex­tra­or­di­na­rio por las re­gio­nes ca­ta­la­nas más ex­qui­si­tas pa­ra los na­cio­na­les. Ellos, jun­to con sus dos her­ma­nos más, tam­bién so­cios, han he­cho de su pro­yec­to un es­ti­lo de vi­da, más allá de tra­ba­jar, es una dia­ria aven­tu­ra de­lei­tan­te pa­ra ellos tan­to co­mo pa­ra el que los vi­si­ta, don­de el aten­der, son­reír y brin­dar de­ja la con­for­tan­te sen­sa­ción de te­ner una fa­mi­lia al otro la­do del mun­do.

Al Ta­pas

Te­lé­fono: (506) 2282-4871

Sus­crí­ba­se en: www.ape­ti­toen­li­nea.com Nº 135EDI­CiÓN EXPHORE 2018/Re­vis­ta Ape­ti­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.