Re­des so­cia­les ¿He­rra­mien­ta de po­si­cio­na­mien­to o ar­ma de do­ble fi­jo?

En oca­sio­nes pue­den ser­vir pa­ra atraer clien­tes o dar a co­no­cer el me­nú, sin em­bar­go, cuan­do al­guien ha­ce un co­men­ta­rio ne­ga­ti­vo en el per­fil del res­tau­ran­te, las re­des so­cia­les de­jan de pa­re­cer alia­das del ne­go­cio

Apetito - - Contents - POr: Ar­leth Ba­di­lla Morales

Ya sea que el mis­mo due­ño ma­ne­je las re­des so­cia­les o que ha­ya con­tra­ta­do a al­gún ex­per­to pa­ra que lo ha­ga, lo im­por­tan­te es que ha­ga uso de es­ta he­rra­mien­ta que po­co a po­co se po­si­cio­na en el sec­tor, pues se­gún los ex­per­tos, quien no es­tá en las re­des no exis­te.

Fa­ce­book fun­cio­na más pa­ra te­ner se­gui­do­res, crear una co­mu­ni­dad y com­par­tir in­for­ma­ción co­mo cam­bio de me­nú u ho­ra­rios. Por su par­te, Ins­ta­gram, per­mi­te mos­trar imá­ge­nes de pla­ti­llos y am­bien­te del res­tau­ran­te, pues se cen­tra más en las imá­ge­nes.

Mar­cel Khoury, pro­pie­ta­rio de Fa­la­fel Hou­se con­si­de­ra opor­tuno ser par­te del mun­do di­gi­tal, pues ase­gu­ra hoy en día to­do se mue­ve a tra­vés de la re­des. Ga­frie­lRaf fa elli, chef y pro­pie­ta­rio de los res­tau­ran­tes Terruño y Rin­cón Fa­mo­so, coin­ci­de en es­te cri­te­rio y ade­más afir­ma que en su ca­so se en­car­ga per­so­nal­men­te de ad­mi­nis­trar los per­fi­les.

Melissa Aguilar, es la en­car­ga­da de mer­ca­deo del res­tau­ran­te Taj Mahal, pa­ra ella, al me­nos en el ca­so de es­te res­tau­ran­te de co­mi­da de la in­dia, las re­des so­cia­les han si­do vi­ta­les, pues les ha per­mi­ti­do dar a co­no­cer la pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca y te­ner un acer­ca­mien­to con los clien­tes, que en mu­chos ca­sos no prue­ban por­que no sa­ben de qué se tra­ta.

Por su par­te, Mauricio Mo­ra, pro­pie­ta­rio del Res­tau­ran­te Ruiseñor, cree tam­bién que los res­tau­ran­tes de­ben in­ver­tir en es­te re­cur­so, sin em­bar­go, ase­gu­ra que en oca­sio­nes no es tan fá­cil de ma­ne­jar y exis­ten clien­tes que cri­ti­can con mu­cha ru­de­za en re­des y al me­nos en su ca­so, lo han sa­ca­do de qui­cio.

“Una vez re­ci­bí una crítica y aun­que tra­ta­mos de dis­cul­par­nos y dar­le un buen ma­ne­jo al te­ma, el clien­te fue tan in­ci­si­vo que lle­gué a mo­les­tar­me mu­cho y ter­mi­né dis­cu­tien­do con él, eso no de­be pa­sar y no es la for­ma de ma­ne­jar­lo, pe­ro so­mos hu­ma­nos y tra­ta­mos siem­pre de dar lo me­jor y a ve­ces due­len las crí­ti­cas”, ma­ni­fes­tó Mo­ra.

De acuer­do con Gabriel, no siem­pre hay que to­mar­se tan a pe­cho los co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos de los clien­tes, pues aun­que pue­de ser cier­to que hu­bo una fa­lla en el ser­vi­cio, pue­de pa­sar tam­bién que el clien­te ha­ya te­ni­do un mal día y an­de de mal hu­mor y eso pue­de ge­ne­rar que sea más sus­cep­ti­ble de lo nor­mal an­te cual­quier si­tua­ción.

“No son ni bue­nas, ni ma­las, es so­lo sa­ber dar­les el uso co­rrec­to. Por ejem­plo, re­sul­tan muy úti­les pa­ra sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho a fe­chas co­mo día del pa­dre, día de la ma­dre o si­mi­lar, se con­vier­ten en un pro­ble­ma, cuan­do ocu­rre al­go ne­ga­ti­vo y no le da­mos el me­jor ma­ne­jo”, ma­ni­fes­tó Raf­fae­lli.

90% de los ti­cos tie­nen un ce­lu­lar con ac­ce­so a in­ter­net

Es im­po­si­ble ob­viar que la ma­yo­ría de per­so­nas en el país uti­li­za re­des so­cia­les, lo cual les con­vier­te en clien­tes po­ten­cia­les y con­su­mi­do­res ac­ti­vos de pu­bli­ci­dad que po­dría guiar­los a to­mar la de­ci­sión de vi­si­tar un lu­gar. “Por ejem­plo en un mes he lle­ga­do a in­ver­tir ca­si 200 mil co­lo­nes en pau­tas y con­te­ni­dos pa­ra re­des, más cuan­do se tra­ta de un ne­go­cio nue­vo que hay que ser más agre­si­vo pa­ra dar­se a co­no­cer, uno po­dría pen­sar que es mu­cho, pe­ro te­ner mi­les de se­gui­do­res lo va­le, pues eso te da po­si­cio­na­mien­to”, co­men­tó Mauricio.

Mar­cel por su par­te, con­tra­tó es­te año a un director de mar­ca y afir­ma que la ex­pe­rien­cia ha si­do po­si­ti­va, pues po­ner a un ex­per­to a car­go de es­te as­pec­to le ha traí­do re­sul­ta­dos po­si­ti­vos pa­ra sus res­tau­ran­tes.

“En mi ca­so tra­to de res­pon­der ca­da men­sa­je, co­men­ta­rio o for­ma de in­ter­ac­ción, pues eso da bue­na ima­gen al res­tau­ran­te. Lo im­por­tan­te es te­ner en cuen­ta el ti­po de pú­bli­co y sa­ber ge­ne­rar con­te­ni­do acor­de a ca­da uno”, ase­gu­ró Melissa Aguilar.

Sa­ber se­pa­rar lo per­so­nal de lo co­mer­cial

Es­to es un pun­to cla­ve en el ma­ne­jo de re­des, pues el per­fil del ne­go­cio no de­be ser nun­ca un re­fle­jo de la per­so­na­li­dad del pro­pie­ta­rio o ad­mi­nis­tra­dor de las re­des y de­be usar­se ex­clu­si­va­men­te pa­ra com­par­tir in­for­ma­ción alu­si­va al ne­go­cio.

“La gen­te come al­go y sa­le de in­me­dia­to a con­tar su ex­pe­rien­cia en to­dos los ca­na­les que le sean po­si­bles, si la ex­pe­rien­cia fue bue­na, no hay pro­ble­ma, pe­ro si al­go sa­lió mal, los pro­ble­mas em­pie­zan pa­ra el res­tau­ran­te, pues esa per­so­na se en­car­ga­rá de que los de­más lo se­pan”, ma­ni­fes­tó Mauricio.

Pa­ra Mar­cel la cla­ve es mos­trar en to­do mo­men­to in­te­rés y preo­cu­pa­ción por la que­ja o co­men­ta­rio del clien­te, pues eso ge­ne­ra con­fian­za. “Aún así no hay que con­fiar­se por­que hay per­so­nas que por en­vi­dia o mil ra­zo­nes más se de­di­can a des­pres­ti­giar lu­ga­res o es­pe­ran ver que ha­cen u ofre­cen pa­ra ir a ha­cer lo mis­mo y eso no es bueno pe­ro pa­sa”, co­men­tó.

Cla­ves pa­ra lo­grar el éxi­to en su per­fil

De acuer­do con Melissa es in­dis­pen­sa­ble des­ti­nar una par­te del pre­su­pues­to men­sual a las re­des, pues es una he­rra­mien­ta eco­nó­mi­ca y que per­mi­te gran al­can­ce. Res­pon­der to­dos los men­sa­jes, su­bir con­te­ni­do de for­ma cons­tan­te y ana­li­zar el ti­po de pú­bli­co y men­sa­je son al­gu­nos pun­tos a te­ner en cuen­ta. “Con­si­de­ro que ser cons­tan­te, man­te­ner­se ahí pre­sen­te siem­pre, ge­ne­ran­do con­te­ni­do, su­bien­do imá­ge­nes y ven­dien­do la idea de vi­vir la ex­pe­rien­cia del ne­go­cio son las cla­ves, pues es­te no es un me­dio in­me­dia­to, y cual­quie­ra po­dría ser el día en que pes­que­mos un clien­te gra­cias a las re­des”, afir­mó Raf­fae­lli. Es­tos ex­per­tos acon­se­jan tam­bién apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que brin­dan va­rias pla­ta­for­mas de rea­li­zar vi­deos cor­tos, pues es­tos ha­blan más que las imá­ge­nes. Asi­mis­mo, no acon­se­jan uti­li­zar fotos to­ma­das de in­ter­net, sino ven­der lo pro­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.