10 20

Construir Costa Rica - - Pinturas Contra Incendios - Www.re­vis­ta­cons­truir.com

años es la vi­da útil de es­tas pin­tu­ras. gri­dad es­truc­tu­ral, la sec­to­ri­za­ción y una eva­cua­ción se­gu­ra, di­jo Fran­klin Cór­do­ba, En­car­ga­do de la lí­nea Arquitectónica Ma­pei – El­mec de Pa­na­má.

En el ca­so de Cos­ta Ri­ca, por nor­mas de sis­mo re­sis­ten­cia y le­gis­la­cio­nes na­cio­na­les el uso de protección pa­si­va al fue­go se ha he­cho man­da­to­rio pa­ra di­ver­sos ti­pos de es­truc­tu­ras me­tá­li­cas, por eso los fa­bri­can­tes de es­tas tec­no­lo­gías es­tán ofre­cien­do so­lu­cio­nes que res­pon­dan sos­te­ni­ble­men­te y sus­ten­ta­ble, dio a co­no­cer el in­ge­nie­ro Jhon F. Mo­reno Her­nán­dez, es­pe­cia­lis­ta de Ma­te­ria­les Com­pues­tos en Fi­re Proo­fing.

Aña­dió que en cuan­to a las nue­vas tec­no­lo­gías de los re­cu­bri­mien­tos in­tu­mes­cen­tes ba­se agua es que es­tán cum­plien­do con nor­ma­ti­vi­dad LEED, con es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les co­mo UL o ASTM y que ne­ce­si­ten ca­da vez me­nos es­pe­sor de pe­lí­cu­la se­ca pa­ra el mis­mo tiem­po de protección. Ade­más ya se cuen­ta con nue­va ge­ne­ra­ción de pin­tu­ras de se­ca­do rá­pi­do lle­gan­do a apli­ca­cio­nes por ca­pa de has­ta 6 mm de es­pe­sor en una so­la ope­ra­ción.

Apli­ca­cio­nes pa­ra ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas

Ja­vier Páez, ge­ren­te de ne­go­cios a ni­vel de La­ti­noa­mé­ri­ca en EUCOMEX, en­fa­ti­zó que es­tas pin­tu­ras pue­den ser apli­ca­das so­bre sus­tra­tos co­mo ma­de­ra y con­cre­to. Sin em­bar­go el con­cep­to y la nor­ma­li­za­ción in­ter­na­cio­nal de es­tas pin­tu­ras es­tán en­fo­ca­dos a pro­te­ger ele­men­tos me­tá­li­cos es­truc­tu­ra­les de­bi­do a que el ace­ro tie­ne una al­ta con­duc­ti­vi­dad tér­mi­ca.

Adi­cio­nal a la protección del ace­ro es­truc­tu­ral, tam­bién se pue­den re­cu­brir mu­ros de con­cre­to o mu­ros de pa­nel de ye­so, pla­fo­nes, es­truc­tu­ras y su­per­fi­cies de ma­de­ra in­hi­bien­do la pro­pa­ga­ción del fue­go en es­te ti­po de su­per­fi­cies com­bus­ti­bles. Asi­mis­mo en con­cre­to u hor­mi­gón ar­ma­do, hor­mi­gón pre mol­dea­do la­dri­llos y alu­mi­nio.

Se­gún ex­per­tos un error que se co­me­te es usar es­te ti­po de pin­tu­ras en el ce­men­to por­que es­tos ma­te­ria­les por su na­tu­ra­le­za aís­lan el ca­lor.

Igual­men­te es­tá com­pro­ba­do que las pin­tu­ras in­tu­mes­cen­tes apli­ca­das en di­fe­ren­tes sus­tra­tos tie­nen la par­ti­cu­la­ri­dad de pro­te­ger los ma­te­ria­les don­de fue apli­ca­da. Sin em­bar­go ma­te­ria­les di­fe­ren­tes al ace­ro no se tie­nen es­pe­ci­fi­ca­cio­nes y pro­ce­sos nor­ma­li­za­dos, in­di­có Páez.

Por su par­te, Ju­lio Ba­rre­ra Pé­rez de Fi­re Proo­fing, Pro­tec­ti­ve & Ma­ri­ne Coa­tings PPG Co­mex, con­si­de­ra que en Cos­ta Ri­ca las pin­tu­ras in­tu­mes­cen­tes son de fá­cil apli­ca­ción so­bre su­per­fi­cies de ma­de­ra y sus de­ri­va­dos. En el ca­so de otro ti­po de su­per­fi­cies co­mo plás­ti­cos, su desem­pe­ño se ve li­mi­ta­do ya que pa­ra que los re­cu­bri­mien­tos in­tu­mes­cen­tes co­mien­cen a reac­cio­nar, se re­quie­re al­can­zar una tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio de 250°C y a es­ta tem­pe­ra­tu­ra al­gu­nos plás­ti­cos se han re­blan­de­ci­do ya.

En el ca­so de la protección de ma­te­ria­les no fe­rro­sos la li­mi­tan­te es­tá en la tem­pe­ra­tu­ra crí­ti­ca, de di­se­ño o en el cos­to que pue­da te­ner un ele­men­to es­truc­tu­ral co­mo el Du­roA­lu­mi­nio.

Ba­rre­ra tam­bién ase­gu­ró que es­tas pin­tu­ras se pue­den apli­car a cual­quier ti­po de cons­truc­ción des­de re­si­den­cial has­ta in­dus­trial, el úni­co re­que­ri­mien­to es rea­li­zar la se­lec­ción ade­cua­da del pro­duc­to de acuer­do al ti­po de cons­truc­ción. Se de­be con­si­de­rar no apli­car­las en ma­te­ria­les o sus­tra­tos en don­de ha­ya ni­ve­les de hu­me­dad o ro­cío de agua y va­po­res quí­mi­cos co­mo el clo­ro por­que afec­ta a la óp­ti­ma ad­he­ren­cia y las pro­pie­da­des de la pin­tu­ra.

Por su par­te el in­ge­nie­ro An­drés Du­que, ge­ren­te re­gio­nal de lí­nea in­dus­trial en Sher­wi­nWi­lliams, di­jo que es­tas pin­tu­ras pue­den ser apli­ca­das siem­pre que cum­plan con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes del in­mue­ble y que el pro­duc­to cum­pla con las cer­ti­fi­ca­cio­nes y nor­mas ne­ce­sa­rias pa­ra el pro­yec­to es­pe­cí­fi­co. Ci­tó que en el ca­so de un pro­yec­to LEED ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te, es ne­ce­sa­rio uti­li­zar una pin­tu­ra in­tu­mes­cen­te ba­se agua y de ba­jo VOC que cum­pla los re­que­ri­mien­tos de la cer­ti­fi­ca­ción LEED.

Ren­di­mien­to de las pin­tu­ras

Las pin­tu­ras in­tu­mes­cen­tes so­por­tan una re­sis­ten­cia al fue­go de 2 ho­ras o más, tiem­po su­fi­cien­te pa­ra eva­cuar el edi­fi­cio en pro­ble­mas. El tiem­po de re­tar­do al fue­go es­tá re­la­cio­na­do con el ti­po de es­truc­tu­ra, su fac­tor de for­ma, ca­rac­te­rís­ti­cas de la sec­ción me­tá­li­ca y la tem­pe­ra­tu­ra crí­ti­ca del ace­ro ob­te­ni­da de con­for­mi­dad con el di­se­ña­dor es­truc­tu­ral, es­pe­ci­fi­có Páez.

Es­tas pin­tu­ras al ser ex­pues­tas a una fuen­te de ca­lor mí­ni­ma de 250°C co­mien­zan a reac­cio­nar for­man­do una ca­pa car­bo­no­sa lla­ma­da in­tu­mes­cen­cia. A me­di­da que las ca­pas in­te­rio­res de pin­tu­ra al­can­zan es­ta tem­pe­ra­tu­ra, au­men­tan su gro­sor re­tar­dan­do el pa­so del ca­lor al sus­tra­to, evi­tan­do que las es­truc­tu­ras me­tá­li­cas pue­dan al­can­zar una tem­pe­ra­tu­ra de fa­lla en po­co tiem­po.

Pe­se a que la vi­da útil de una pin­tu­ra de­pen­de de las con­di­cio­nes me­dioam­bien­ta­les y ge­ne­ral­men­te es en­tre 10 y 20 años, Páez re­co­mien­da ha­cer una ins­pec­ción ca­da 3 años pa­ra eva­luar po­ten­cia­les pa­to­lo­gías por co­rro­sión, des­pren­di­mien­to de pin­tu­ra y fi­su­ra­ción.

Pa­ra la apli­ca­ción de pin­tu­ras in­tu­mes­cen­tes se de­be con­si­de­rar una bue­na pre­pa­ra­ción de la su­per­fi­cie, pre­fe­ri­ble­men­te que la pre­pa­ra­ción sea con cho­rro de abra­si­vo y la apli­ca­ción de un pri­ma­rio ti­po epó­xi­co a un es­pe­sor má­xi­mo de 100 mi­cras, con es­to se ase­gu­ra una lar­ga du­ra­ción del sis­te­ma, ex­pli­có Pé­rez.

Es­tas pin­tu­ras al ser ex­pues­tas a una fuen­te de ca­lor mí­ni­ma de 250°C co­mien­zan a reac­cio­nar for­man­do una ca­pa car­bo­no­sa lla­ma­da in­tu­mes­cen­cia, que re­tar­da el ca­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.