El sue­ño de los smart Buil­dings en la re­gión

Construir Costa Rica - - Editorial - Mar­ce­la Ji­mé­nez mar­ce­la.ji­me­nez@gru­po­cer­ca.com Editora ge­ne­ral

Ima­gí­ne­se la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar en un edi­fi­cio que sa­be más de su agen­da que us­ted mis­mo. Sa­be dón­de vi­ve, qué mar­ca y ti­po de au­to con­du­ce, cuál es su ru­ti­na tra­di­cio­nal, con quie­nes de­be re­unir­se y has­ta có­mo le gus­ta el ca­fé.

Ade­más, por me­dio de un app le di­ce dón­de de­be par­quear y en qué es­cri­to­rio le co­rres­pon­de sen­tar­se ese día, y por si fue­ra po­co le per­mi­te re­gu­lar el ni­vel de ilu­mi­na­ción y cli­ma­ti­za­ción del es­cri­to­rio.

Esa es la reali­dad de los em­plea­dos de De­loit­te en Áms­ter­dam, quie­nes des­de el 2015 tie­nen el pri­vi­le­gio de tra­ba­jar en el edi­fi­cio de ofi­ci­nas más in­te­li­gen­te del mun­do. Un mons­truo de 40.000m2 lla­ma­do The Ed­ge, que ade­más ge­ne­ra más ener­gía so­lar de la que con­su­me y al­ma­ce­na y dis­tri­bu­ye da­tos a tra­vés de la ilu­mi­na­ción.

Y es que a ni­vel mun­dial la apertura tec­no­ló­gi­ca per­mi­te que ca­da vez sea más fac­ti­ble el desa­rro­llo de las edi­fi­ca­cio­nes in­te­li­gen­tes, don­de el In­ter­net de las Co­sas, la co­nec­ti­vi­dad y el for­ta­le­ci­mien­to de las Tec­no­lo­gías de In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción (TICS), am­plían el es­pec­tro de po­si­bi­li­da­des en cuan­to a in­no­va­ción.

En Cen­troa­mé­ri­ca el fe­nó­meno no avan­za a un rit­mo tan ace­le­ra­do co­mo se qui­sie­ra. Aun­que la cons­truc­ción sos­te­ni­ble ha abier­to mu­cho ca­mino, aún son po­cas las obras smart que se han le­van­ta­do. La ra­zón obe­de­ce a un te­ma de cos­tos ex­pli­can los es­pe­cia­lis- tas, pues es evi­den­te que los sis­te­mas in­te­li­gen­tes tie­nen pre­cios mu­cho más ele­va­dos.

Pe­ro los es­fuer­zos exis­ten y son más evi­den­tes en Cos­ta Ri­ca y Pa­na­má, sien­do es­tos los paí­ses con ma­yor can­ti­dad de obras ca­ta­lo­ga­das co­mo in­te­li­gen­tes. La ra­zón obe­de­ce a que en es­tos paí­ses hay una ma­yor com­pe­ten­cia por la cer­ti­fi­ca­ción LEED y los Sis­te­mas de Ma­ne­jo de Edi­fi­cios (BMS por sus si­glas en in­glés) su­man mu­chos pun­tos pa­ra con­se­guir­la. El otro fac­tor tie­ne que ver con que la ten­den­cia de edi­fi­cios in­te­li­gen­tes es­tá li­ga­da al te­ma de sos­te­ni­bi­li­dad y con­su­mo, que en am­bos paí­ses tie­ne mu­cho pe­so a ni­vel pú­bli­co y pri­va­do.

Los de­más paí­ses cuen­tan tam­bién con sus pro­pias ini­cia­ti­vas aun­que a me­nor es­ca­la, y com­par­ten dos re­tos pa­ra el im­pul­so de es­te ti­po de cons­truc­ción: po­cos re­cur­sos pa­ra eje­cu­tar obras in­te­li­gen­tes y fal­ta de nor­ma­ti­va que re­gu­len los pro­yec­tos.

En la me­di­da que exis­tan nue­vas op­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to, se pro­mul­guen le­yes pa­ra re­gu­lar los pro­yec­tos, y au­men­te la de­man­da de sis­te­mas au­to­ma­ti­za­dos, los ex­per­tos con­fían que las obras in­te­li­gen­tes to­ma­rán más fuer­za en la re­gión y su cons­truc­ción sea más fre­cuen­te. Tal vez no fal­ta tan­to pa­ra te­ner nues­tra pro­pia ver­sión de The Ed­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.