La nue­va téc­ni­ca para reha­bi­li­tar vías

El sis­te­ma CBUQ al­ma­ce­na­ble es un pro­ce­di­mien­to no­ve­do­so y de fá­cil apli­ca­ción que da la po­si­bi­li­dad de ta­par agu­je­ros in­clu­so en días llu­vio­sos.

Construir Costa Rica - - Sumario - Mar­ce­lo Zu­ba­ran Ci­ber Equi­pa­men­tos Ro­do­viá­rios

La apli­ca­ción del as­fal­to en­sa­ca­do es una al­ter­na­ti­va al mé­to­do con­ven­cio­nal con ma­sa as­fál­ti­ca plan­ta­da en ca­lien­te o pre­mez­cla­da en frío.

Para per­mi­tir el al­ma­ce­na­mien­to del ma­te­rial as­fál­ti­co, se uti­li­za un adi­ti­vo es­pe­cial, que se agre­ga di­rec­ta­men­te en el tan­que de ce­men­to as­fál­ti­co de pe­tró­leo.

Cuan­do se tran­si­ta por las ca­rre­te­ras y las ca­lles de nues­tros paí­ses mu­chas ve­ces en­con­tra­mos mu­chos agu­je­ros en las vías. Es­to su­ce­de cuan­do no fue­ron rea­li­za­dos los man­te­ni­mien­tos pre­ven­ti­vos. Co­mien\an con pe­queȓas fi­su­ras y grie­tas que evo­lu­cio­nan has­ta trans­for­mar­se en gran­des per­fo­ra­cio­nes, de­bi­do a que no hay una in­ter­ven­ción to­tal en la es­truc­tu­ra del pa­vi­men­to a tra­vés del fre­sa­do o un re­ci­cla­je.

La téc­ni­ca de apli­ca­ción del as­fal­to en­sa­ca­do es una al­ter­na­ti­va al mé­to­do con­ven­cio­nal con ma­sa as­fál­ti­ca plan­ta­da en ca­lien­te o pre­mez­cla­da en frío.

El pro­duc­to, co­no­ci­do co­mo CBUQ al­ma­ce­na­ble, per­mi­te que las em­pre­sas lo con­ser­ven has­ta du­ran­te 24 me­ses sin en­du­re­cer­se, por lo cual du­ran­te ese pe­río­do per­ma­ne­ce en per­fec­tas con­di­cio­nes. Para su apli­ca­ción se dis­pen­sa la mez­cla del as­fal­to con adi­ti­vos, lo que au­men­ta la prac­ti­ci­dad en la ope­ra­ción.

Co­mer­cia­li­za­do a gra­nel o en bol­sas con un pe­so pre­de­ter­mi­na­do (ge­ne­ral­men­te de 25 kg), es una ex­ce­len­te op­ción para los pro­yec­tos de mu­ni­ci­pa­li­da­des o al­cal­días en obras que de­man­den po­co vo­lu­men.

Es­ta téc­ni­ca au­men­ta la ca­pa­ci­dad de reac­ción en la re­cu­pe­ra­ción de aber­tu­ras, pues usual­men­te eZis­ten di­fi­cul­ta­des para ad­qui­rir pe­que­ñas can­ti­da­des del pro­duc­to con­ven­cio­nal (con­cre­to bi­tu­mi­no­so plan­ta­do en ca­lien­te) y es ne­ce­sa­rio es­pe­rar la acu­mu­la­ción de zan­jas y agu­je­ros para via­bi­li­zar su com­pra. Tam­bién evi­ta el des­car­te del pro­duc­to plan­ta­do en ca­lien­te, lo que aca­ba ge­ne­ran­do gas­tos en la ad­qui­si­ción de un ma­te­rial que no se­rá uti­li­za­do.

Otra ven­ta­ja del CBUQ al­ma­ce­na­ble es la po­si­bi­li­dad de apli­car­lo en lu­ga­res hú­me­dos e in­clu­so en días de llu­via. Lo cual ade­más de evi­tar la ocio­si­dad del equi­pa­mien­to, per­mi­te que lu­ga­res con un cli­ma llu­vio­so no ten­gan que es­pe­rar el pe­río­do se­co para ta­par agu­je­ros en el pa­vi­men­to.

For­ma­ción de agu­je­ros

Los agu­je­ros en las ca­rre­te­ras son una con­se­cuen­cia de la evo­lu­ción de las grie­tas en un pa­vi­men­to an­ti­guo o in­clu­so en los as­fal­tos nue­vos. Du­ran­te el pa­so de vehícu­los pe­sa­dos el pi­so se fle­xio­na. Si el vo­lu­men de va­cíos de la mez­cla bi­tu­mi­no­sa en el pa­vi­men­to es su­pe­rior al pro­yec­ta­do en fun­ción de un ba­jo por­cen­ta­je de CAP, no ten­drá du­ran­te la fle­xión la ca­pa­ci­dad elás­ti­ca ne­ce­sa­ria para

La téc­ni­ca de CBUQ au­men­ta la ca­pa­ci­dad de reac­ción en la re­cu­pe­ra­ción de aber­tu­ras y evi­ta el des­car­te del pro­duc­to plan­ta­do en ca­lien­te.

re­tor­nar a la po­si­ción ini­cial y ge­ne­ra­rá grie­tas en la par­te in­fe­rior de la ca­pa as­fál­ti­ca.

Si la re­sis­ten­cia a la trac­ción de la mez­cla es in­fe­rior a la so­li­ci­tud de trac­ción que ocu­rre en las fiD­ras inHe­rio­res de la ca­pa as­fál­ti­ca, du­ran­te la car­ga se ini­cia­rá la for­ma­ción de grie­tas.

En el pe­río­do de lluvias un pa­vi­men­to con pe­que­ñas grie­tas per­mi­ti­rá que el agua en­tre has­ta al­can­zar la ca­pa im­per­meaD­le. 0or­mal­men­te no lleIa Jas­ta la ca­pa de Da­se por­que Ja[ una im­pri­ma­ción en la in­ter­faz en­tre ella y el re­ves­ti­mien­to as­fál­ti­co. Des­pués de la llu­via el aIua con­fi­na­da en las Irie­tas as­cien­de, por ca­pi­la­ri­dad, has­ta la su­per­fi­cie tra[en­do par­te de los fi­nos de la me\cla. 'ste pro­ce­so cí­cli­co oca­sio­na el au­men­to de las grie­tas y la for­ma­ción de agu­je­ros.

Otro pun­to im­por­tan­te es la re­sis­ten­cia a la trac­ción de la me\cla Di­tu­mi­no­sa. %uan­do el pa­vi­men­to car­ga­do fle­xio­na, la ca­pa in­fe­rior del re­ves­ti­mien­to as­fál­ti­co es trac­cio­na­da. Así, la re­sis­ten­cia a la trac­ción de la me\cla Di­tu­mi­no­sa deDe ser su­pe­rior a la so­li­ci­tud del car­ga­men­to, pues en ca­so con­tra­rio el pa­vi­men­to se rom­pe­rá (grie­tas pro­fun­das).

Esas grie­tas fa­ci­li­ta­rán la en­tra­da de agua que, ade­más de DaLar la re­sis­ten­cia del paXi­men­to, po­drá per­co­lar (as­cen­der a la su­per­fi­cie por ca­pi­la­ri­dad [ lleXar par­te de los fi­nos. 'sto es JaDi­tual en las es­truc­tu­ras de Da­se con ma­te­rial Ira­nu­lar sin aglo­me­ran­te.

Pro­duc­ción

Para per­mi­tir el al­ma­ce­na­mien­to del ma­te­rial as­fál­ti­co se uti­li­za un adi­ti­vo es­pe­cial que se agre­ga di­rec­ta­men­te en el tan­que de ce­men­to as­fál­ti­co de pe­tró­leo, pues no al­te­ra las con­di­cio­nes del ma­qui­na­do en la plan­ta.

.a me\cla Di­tu­mi­no­sa que se ca­lien­ta a apro­xi­ma­da­men­te o% tie­ne el as­pec­to de un con­cre­to con­ven­cio­nal. La úni­ca di­fe­ren­cia es su ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to sin mo­di­fi­car su traDaLaDi­li­dad in­clu­so en DaLas tem­pe­ra­tu­ras. Des­pués del ma­qui­na­do se es­pe­ra el en­fria­mien­to del pro­duc­to ma­qui­na­do y se lo emDol­sa [ al­ma­ce­na para su co­mer­cia­li­za­ción.

Apli­ca­cio­nes

'l %$73 al­ma­ce­naD­le se apli­ca a tem­pe­ra­tu­ra amDien­te in­clu­so en luIa­res JȚ­me­dos. 'so se deDe al Je­cho que el ma­te­rial tie­ne una tem­pe­ra­tu­ra inHe­rior al %$73 tra­di­cio­nal. La mez­cla tie­ne mȄs traDaLaDi­li­dad sin el uso de sol­ven­tes. Ta­pa agu­je­ros y se pue­de em­plear soD­re are­na y gra­va. En el con­cre­to pue­de ser em­plea­do cuan­do es­tá es­taD­le siem­pre man­te­nien­do el cui­da­do ne­ce­sa­rio con la cons­truc­ción de la Da­se.

Su pro­ce­so es sim­ple: se lim­pia la zo­na, se apli­ca la mez­cla, se com­pac­ta y el área es in­me­dia­ta­men­te li­De­ra­da para su uso. Por ser un pro­duc­to apli­ca­do a la tem­pe­ra­tu­ra amDien­te no es el enH­ria­mien­to que lo ‘en­du­re­ce’, sino la com­pac­ta­ción.

%on­si­de­ran­do es­tos Hac­to­res cuan­do se uti­li­za el as­fal­to al­ma­ce­naD­le cre­ce en aproZi­ma­da­men­te el 50% la pro­duc­ti­vi­dad en el ta­pa­do de agu­je­ros.

Por Mar­ce­lo Zu­ba­ran, es­pe­cia­lis­ta de pro­duc­to y apli­ca­ción de Ci­ber Equi­pa­men­tos Ro­do­viá­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.