Lec­cio­nes mun­dia­les en la pro­tec­ción con­tra fue­go

Los in­cen­dios que han vi­vi­do en Du­bai, Lon­dres y Es­pa­ña re­cien­te­men­te de­jan apren­di­za­jes im­por­tan­tes pa­ra nues­tra re­gión. Es­to es lo que de­be­mos aten­der.

Construir Costa Rica - - Electricidad - Por Ing. Eduar­do Ar­mi­jo, ge­ren­te ge­ne­ral de EAC y Aso­cia­dos

Los desas­tres por fue­go que se han vis­to en Du­bai, Lon­dres y Es­pa­ña re­cien­te­men­te evi­den­cian que un in­cen­dio no es to­tal­men­te pre­vi­si­ble ni con­tro­la­ble en su to­ta­li­dad. Aun­que es­tos paí­ses cuen­tan con sis­te­mas mu­cho más modernos que en Cos­ta 4ica no siI­ni­fi­ca que es­tos sean ab­so­lu­ta­men­te in­fa­li­bles.

No se tra­ta de que si un sis­te­ma de ex­tin­ción es me­jor que otro, se tra­ta de que si se ha­ce una ver­da­de­ra eva­lua­ción del ries­go de in­cen­dios, el pro­fe­sio­nal que di­se­ña­rá los sis­te­mas de pre­ven­ción, pro­tec­ción y com­ba­te de in­cen­dios es­co­ge­rá los que me­jor se adap­ten al ver­da­de­ro ries­go de in­cen­dio o ex­plo­sión.

Lo im­por­tan­te es ver lo que pa­sa en el mun­do y no caer en los mis­mos erro­res. Por ejem­plo ras­ca­cie­los en Du­bai, Es­pa­ña y otros paí­ses se han que­ma­do por Hue­ra del edi­fi­cio por el uso in­de­bi­do de ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos muy pe­li­gro­sos, nos con­vie­ne no ha­cer lo mis­mo. Si us­te­des rea­li­zan un es­tu­dio les pue­do ga­ran­ti­zar que es­ta­mos usan­do esos ma­te­ria­les por do­quier.

Hoy en día en paí­ses del pri­mer mun­do el tra­to a los pro­ble­mas de seguridad con­tra in­cen­dios es ma­ne­ja­do por pro­fe­sio­na­les cu­yos es­tu­dios se adap­tan en téc­ni­ca y co­no­ci­mien­to de al­to ni­vel.

Es en­ton­ces co­mo es­tos pro­fe­sio­na­les an­tes de se­guir nor­ma­ti­vas in­ter­na­cio­na­les de ti­po pres­crip­ti­vas o re­ce­tas in­di­ca­das en las mis­mas, an­te­po­nen el di­se­ño con su ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to de la In­ge­nie­ría pu­ra, ba­sa­da en el desem­pe­ño. En Cos­ta Ri­ca es­ta cir­cuns­tan­cia no ocu­rre ya que siem­pre es la mis­ma re­ce­ta sin que los pro­fe­sio­na­les de di­se­ño ade­cúen sus pro­pues­tas de acuer­do a la ne­ce­si­dad real del rie­go.

Hoy en día en paí­ses del pri­mer mun­do el tra­to a los pro­ble­mas de seguridad con­tra in­cen­dios es ma­ne­ja­do por pro­fe­sio­na­les cu­yos es­tu­dios se adap­tan en téc­ni­ca y co­no­ci­mien­to de al­to ni­vel.

Po lo tan­to, no es so­la­men­te im­por­tan­te ha­blar de los sis­te­mas más usa­dos en el mun­do, co­mo los ro­cia­do­res con­ven­cio­na­les, sino de sis­te­mas modernos co­mo los de agua ne­bu­li­za­da, ga­ses iner­tes, con­trol de hu­mo en atrios y pre­su­ri­za­ción de me­dios de egre­so, etc. Por lo cual es mu­cho más im­por­tan­te que el in­ge­nie­ro que di­se­ña se­pa cuán­do se de­be usar o no es­tos úl­ti­mos, por­que no son siem­pre los mis­mos, sino que de­pen­de del ries­go a pro­te­ger.

En ma­te­ria de sis­te­mas de mi­ti­ga­ción de in­cen­dios, se ha ve­ni­do tra­ba­jan­do muy du­ro pe­ro muy des­or­de­na­da­men­te, en­tre otros fac­to­res por lo si­guien­te: 1. Ca­da pre­sen­ta­ción de pla­nos que rea­li­zan los pro­fe­sio­na­les de la in­ge­nie­ría en los pro­yec­tos de cons­truc­ción son en­via­dos al Co­le­gio de In­ge­nie­ros y este los en­vía al Cuer­po de Bom­be­ros pa­ra ser re­vi­sa­dos. Sin em­bar­go, el Co­le­gio no apor­ta na­da, so­la­men­te se fi­La en que el proHe­sio­nal fir­man­te es­té al día en el pa­go, sin re­que­rir si tie­ne o no el cu­rri­cu­lum ade­cua­do se­gún el te­ma a tra­tar. 2. Al no ser siem­pre un es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria el que di­se­ña, nor­mal­men­te se adap­tan siem­pre los mis­mos cri­te­rios que se in­di­can en cier­ta nor­ma re­ce­ta­ria y no se adap­ta a la real ne­ce­si­dad. 3. Así en­ton­ces los sis­te­mas que se ins­ta­lan mu­chas ve­ces no son los re­que­ri­dos se­gún el ries­go, ya que los di­se­ños no co­rres­pon­den con las ne­ce­si­da­des.

An­te es­ta si­tua­ción, a mi cri­te­rio, en nues­tra or­ga­ni­za­ción co­mo país fal­tan los si­guien­tes as­pec­tos: 1. Un en­te coor­di­na­dor de Se­gu­ri­da­des Na­cio­na­les o Asun­tos In­ter­nos que con­ju­gue en for­ma obli­ga­to­ria las ac­cio­nes de to­dos los in­vo­lu­cra­dos en el pro­ce­so de di­fe­ren­tes es­pe­cia­li­da­des, se­gún el ti­po de ries­go a mi­ti­gar. 2. Una re­gu­la­ción del ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal de di­seȓo es­pe­ci­fi­ca­ciȕn cons truc­ción, ins­pec­ción y cer­ti­fi­ca­ciȕn fi­nal an­tes [ des­pués de la ope­ra­ción, y pues­ta en marcha de edi­fi­cios re­si­den­cia­les co­mer­cia­les, in­dus­tria­les y ries­gos es­pe­cia­les en ge­ne­ral. 3. Pro­fe­sio­na­les idó­neos, ca­li­fi­ca­dos [ acre­di­ta­dos por un cuer­po pro­fe­sio­nal na­cio­nal o ex­tran­je­ro pa­ra ejer­cer las pro­fe­sio­nes que ve­lan por ma­te­rias de seguridad en in­cen­dios. 4. Un sis­te­ma na­cio­nal de ase­gu­ra­mien­to a la pro­pie­dad y a la vi­da hu­ma­na, fun­da­men­tal­men­te re­la­cio­na­do a los cuer­pos de aten­ción y con­trol de emer­gen­cia, for­ta­le­cien­do sus ca­pa­ci­da­des y efi­cien­cia en ope­ra­cio­nes pa­ra re­du­cir pro­por­cio­nal­men­te los im­pac­tos su­fri­dos y ha­cer el ne­go­cio de se­gu­ros atrac­ti­vo. 5. Uni­ver­si­da­des con cur­sos des­de el ni­vel téc­ni­co has­ta ni­ve­les de maes­tría de Seguridad en In­cen­dios, edu­can­do a nues­tra po­bla­ción pro­fe­sio­nal. 6. Cen­tros de In­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo de sis­te­mas de cons­truc­ción y te­mas re­la­cio­na­dos a la Seguridad en In­cen­dios. En re­su­men, nos fal­ta ab­so­lu­ta­men­te to­do. Y es­to no es de ex­tra­ñar, los cos­ta­rri­cen­ses su­fri­mos un mal ge­ne­ra­li­za­do a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano, no he­mos si­do edu­ca­dos des­de eta­pas tem­pra­nas de nues­tra ni­ñez has­ta al­can­zar nues­tra ma­du­rez pro­fe­sio­nal en ma­te­rias de Seguridad.

No so­mos paí­ses se­gu­ros fren­te a una se­rie de ries­gos va­rios por­que no he­mos de­di­ca­do el tiem­po y el di­ne­ro su- fi­cien­tes pa­ra Hor­ta­le­cer es­tos cam­pos.

El en­te re­vi­sor de­be con­tar con mu­cho co­no­ci­mien­to y en­tre­na­mien­to pa­ra de­tec­tar es­tos pro­ble­mas e in­vi­tar a los di­se­ña­do­res a re­sol­ver­los. Sin te­mor les di­go que este co­no­ci­mien­to y en­tre­na­mien­to no lo te­ne­mos en Cos­ta Ri­ca. ¿Qué de­be­mos ha­cer? %os­ta 4ica de­fi­ni­tiXa­men­te de­be de en­ten­der que ne­ce­si­ta de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal en la ma­te­ria an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de, es de­cir, an­tes que nos con­vir­ta­mos en un país ca­si desa­rro­lla­do en in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios sin los ni­ve­les de seguridad y sos­te­ni­bi­li­dad que se re­quie­ren. Este pro­ble­ma ya lo han su­fri­do va­rios paí­ses desa­rro­lla­dos y es por es­to que no po­de­mos su­frir­los no­so­tros, de­be­mos apren­der a uti­li­zar sus ex­pe­rien­cias y co­no­ci­mien­tos.

Gran­des, in­men­sos y de­vas­ta­do­res in­cen­dios han su­fri­do paí­ses co­mo el Reino Uni­do, Es­ta­dos Uni­dos, Nue­va Ze­lan­da y Aus­tra­lia en sus ciu­da­des y bos­ques prin­ci­pa­les que los han lle­va­do a pa­sar por pro­ce­sos de con­cien­ti­za­ción, or­ga­ni­za­ción y re-in­ge­nie­ría de su Seguridad Na­cio­nal en ma­te­ria de In­cen­dios. 'l te­ma es­tȄ iden­ti­fi­ca­do co­mo un gran pro­ble­ma na­cio­nal y con ese ni­vel de im­por­tan­cia son tra­ta­das las so­lu­cio­nes.

In­cen­dio en la To­rre Gren­fell, Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.