So­lu­cio­nes pa­ra sur­tir agua des­de el sub­sue­lo

El dé­fi­cit de agua ha obli­ga­do a ini­ciar pro­ce­sos pa­ra reabas­te­cer las fuen­tes sub­te­rrá­neas. Pa­ra ello son em­plea­das las al­ter­na­ti­vas ar­ti­fi­cia­les de re­car­ga.

Construir Costa Rica - - Tecnología Del Agua - Por: Ing. Eric­ka Za­mo­ra Lean­dro, con­sul­to­ra in­de­pen­dien­te

Sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de una po­bla­ción que crece ex­po­nen­cial­men­te hi­zo ne­ce­sa­rio con­tar con fuen­tes al­ter­na­ti­vas, ya que las su­per­fi­cia­les no su­plían las ne­ce­si­da­des de to­dos los ha­bi­tan­tes, en es­pe­cial por el cos­to que im­pli­ca­ba la ins­ta­la­ción de los sis­te­mas de abas­te­ci­mien­to a lu­ga­res le­ja­nos.

Co­men­zó en­ton­ces en Cen­troa­mé­ri­ca la ex­pan­sión del uso de las aguas del sub­sue­lo pa­ra abas­te­cer el agua po­ta­ble a las zo­nas ru­ra­les. La cons­truc­ción de po­zos ar­te­sa­na­les se con­vir­tió en una prác­ti­ca nor­mal, que en su mo­men­to brin­dó una so­lu­ción al pro­ble­ma que se en­fren­ta­ba. Pe­ro el po­co con­trol de es­tos sis­te­mas de abas­te­ci­mien­to ge­ne­ró una se­rie de en­fer­me­da­des de­bi­das a la con­ta­mi­na­ción, por el in­gre­so de co­li­for­mes fe­ca­les pro­ve­nien­tes de los sis­te­mas de tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les, ade­más de otros com­po­nen­tes quí­mi­cos que afec­ta­ron la sa­lud de las per­so­nas. A es­to se su­mó que con el pa­so del tiem­po se co­men­zó a re­du­cir el cau­dal de los po­zos que, en mu­chos si­tios, se ago­ta­ron de­bi­do al uso des­me­di­do.

Por ello co­men­zó el uso de aguas sub­te­rrá­neas, aun­que el uso de este re­cur­so es li­mi­ta­do, da­do que exis­ten una se­rie de as­pec­tos que se de­ben to­mar en cuen­ta an­tes de ini­ciar el pro­ce­so de per­fo­ra­ción y ex­trac­ción.

A pe­sar de es­to, de­bi­do a la po­ca legislación vi­gen­te, du­ran­te los pri­me­ros años del uso de es­tas fuen­tes se ge­ne­ró, en al­gu­nos si­tios del área cen­troa­me­ri­ca­na, un nue­vo abu­so, lo que ha obli­ga­do a ini­ciar una se­rie de pro­ce­sos que con­tri­bu­yan a reabas­te­cer las fuen­tes de agua sub­te­rrá­nea y res­guar­dar­las pa­ra evi­tar la pér­di­da to­tal de las mis­mas.

5e Dus­can al­ter­na­tiXas ar­ti­fi­cia­les de re­car­ga de los man­tos acuí­fe­ros que ga­ran­ti­cen la dis­po­ni­bi­li­dad del re­cur­so con los es­tán­da­res de ca­li­dad ne­ce­sa­rios pa­ra el abas­te­ci­mien­to de las po­bla­cio­nes.

Pa­ra lo­grar una re­car­ga sa­tis­fac­to­ria es ne­ce­sa­rio rea­li­zar una se­rie de es­tu­dios que per­mi­tan de­ter­mi­nar si las me­di­das que se to­men pro­du­ci­rán efec­tos a me­diano y lar­go pla­zo. En­tre los prin­ci­pa­les se en­cuen­tran el aná­li­sis de las de­man­das, el de los usos ac­tua­les y fu­tu­ros y el de los ele­men­tos de re­gu­la­ción ac­tual y fu­tu­ra, tan­to de ín­do­le su­per­fi­cial co­mo suD­te­rrá­nea. Es ne­ce­sa­rio tam­bién eva­luar las hi­pó­te­sis de ges­tión en­fo­ca­das en el au­men­to de la re­gu­la­ción, el incremento de la exis­ten­cia del re­cur­so sub­te­rrá­neo y las téc­ni­cas de uti­li­za­ción vin­cu­la­das.

Pe­ro es­tos pro­ce­sos, que son len­tos, re­quie­ren un equi­po de tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio que la­bo­re en to­das sus eta­pas has­ta lo­grar la cul­mi­na­ción de los tra­ba­jos.

Aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, la ma­yo­ría de es­tos pro­ce­sos, des­de el ini­cio de los es­tu­dios has­ta su pues­ta en fun­cio­na­mien­to de­mo­ra de cin­co a ocho años, de­pen­dien­do del país en el que sean desa­rro­lla­dos, da­do que ca­da uno cuen­ta con una re­gla­men­ta­ción di­fe­ren­te y dis­tin­tas bu­ro­cra­cias.

In­ves­ti­ga­ción ne­ce­sa­ria

Los es­tu­dios de­ben to­mar en cuen­ta des­de su ini­cio los as­pec­tos cuan­ti­ta­ti­vos y cua­li­ta­ti­vos; ade­más de in­cor­po­rar los pun­tos de vis­ta tem­po­ra­les y es­pa­cia­les. Tam­bién es ne­ce­sa­rio co­no­cer los si­tios don­de se en­cuen­tra dis­po­ni­ble el re­cur­so que per­mi­ti­rá rea­li­zar la re­car­ga y se de­ben apli­car las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra que no se vea des­me­jo­ra­da la ca­li­dad del agua pre­sen­te en el acuí­fe­ro.

Tam­bién de­be ser con­si­de­ra­do el que la dis­po­ni­bi­li­dad del re­cur­so no es cons­tan­te en to­das las épo­cas del año, por lo cual pue­de ha­ber un so­bre di­men­sio­na­mien­to de los sis­te­mas, lo que im­pli­ca­ría un gas­to adi­cio­nal; o pro­vo­car que los sis­te­mas no ten­gan la ca­pa­ci­dad de tra­tar el agua que in­gre­se al sis­te­ma.

Se de­be re­cor­dar que pa­ra re­car­gar un acuí­fe­ro es ne­ce­sa­rio con­tar con una for­ma­ción permea­ble que per­mi­ta el al­ma­ce­na­mien­to y la trans­mi­sión del agua. De­ben ser ana­li­za­dos to­dos los fac­to­res del en­torno, pues es ne­ce­sa­rio con­tar con una in­for­ma­ción de­ta­lla­da que per­mi­ta que el pro­ce­so sea rea­li­za­do en las con­di­cio­nes plan­tea­das por el equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio.

Es vi­tal co­no­cer el ni­vel pie­zo­mé­tri­co del acuí­fe­ro, la ca­li­dad del agua pre­sen­te des­de el pun­to de vis­ta quí­mi­co y bio­ló­gi­co, la for­ma del acuí­fe­ro, la trans­mi­si­bi­li­dad del te­rreno, la per­mea­bi­li­dad, la po­ro­si­dad, la ca­pa­ci­dad de in­fil­tra­ciȕn el coe­fi­cien­te de al­ma­ce­na­mien­to, las ve­lo­ci­da­des del agua, los vo­lú­me­nes ac­tua­les y los es­pe­ra­dos, las zo­nas de dre­na­je na­tu­ral, las re­la­cio­nes del acuí­fe­ro con otros cuer­pos de agua, los usos, las de­man­das y los con­su­mos, en­tre otros.

Las for­mas de rea­li­zar las re­car­gas son va­ria­das y la elec­ción del mé­to­do a em­plear de­pen­de­rá de las con­di­cio­nes del si­tio. Los más usa­dos son los su­per­fi­cia­les [ los de pro­fun­di­dad.

/os sXSeU­fi­ciD­les

Uno de ellos son los di­ques o pre­sas que obli­gan al flu­jo de agua a per­ma­ne­cer un ma­yor tiem­po y au­men­tar la co­lum­na de lí­qui­do pa­ra que des­cien­da a los man­tos. Se de­be es­ca­ri­fi­car el Hon­do del le­cJo del río pa­ra eli­mi­nar los fi­nos [ au­men­tar la in­fil­tra­ciȕn que se da en el si­tio.

Las bal­sas y las fo­sas, que son ele­men­tos que se per­fo­ran fue­ra del cau­ce, al­ma­ce­nan agua y una vez sa­tu­ra­das la transmiten a las ca­pas in­ter­nas.

Los ca­na­les, que por lo ge­ne­ral se ali­men­tan de los cau­ces, per­mi­ten la in­fil­ta­ciȕn del aIua ha­cia el acuí­fe­ro.

Los cam­pos de ex­ten­sión tra­tan de al­ma­ce­nar el agua en gran­des te­rre­nos que, por su com­po­si­ción, per­mi­ten que el aIua se in­fil­tre len­ta­men­te.

5A 8 AÑOS Tiem­po es­ti­ma­do des­de el ini­cio de los aná­li­sis has­ta su fun­cio­na­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.