La Ve­ne­cia

LA VE­NE­CIA DE MAR­CO DE MI­CHE­LIS

Domus en Español Costa Rica - - Sumario - Mar­co De Mi­che­lis

“Re­por­ting From the Front” es el tí­tu­lo que ima­gi­nó es­te año el chi­leno Ale­jan­dro Ara­ve­na pa­ra la 15° Bie­nal de Ar­qui­tec­tu­ra de Ve­ne­cia: un in­for­me apa­sio­na­do des­de el cam­po de la ba­ta­lla que la ar­qui­tec­tu­ra libra en su in­te­rior pa­ra so­bre­vi­vir, so­bre to­do co­mo una he­rra­mien­ta ca­paz de trans­for­mar y me­jo­rar la vi­da de los hom­bres.

Más des­alen­ta­do, veo un “in­for­me” so­bre la ciu­dad que al­ber­ga de­mos­tra­cio­nes y ex­po­si­cio­nes de la Bie­nal, Ve­ne­cia: se en­fren­ta más que nun­ca a la in­ca­pa­ci­dad pa­ra in­ter­pre­tar y ma­ne­jar los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción que dis­tor­sio­nan su apa­rien­cia ori­gi­nal.

De­je­mos de la­do, por una vez, los di­le­mas sin res­pues­tas so­bre el des­tino de una co­mu­ni­dad ur­ba­na de me­nos de 50.000 ha­bi­tan­tes per­ma­nen­tes, vi­si­ta­da ca­da año por 20 mi­llo­nes de tu­ris­tas. Por su­pues­to, no es en ba­se a im­pro­ba­bles “nu­me­rus clau­sus” (¿aden­tro los ri­cos y afue­ra los po­bres? ¿O lo con­tra­rio? ¿O a la suer­te?) que el pro­ble­ma se­rá re­suel­to. Pre­fe­ri­mos que to­da la in­te­li­gen­cia vi­sio­na­ria de los ins­tru­men­tos y los me­ca­nis­mos de la po­lí­ti­ca ima­gi­nen la co­exis­ten­cia en­tre una pe­que­ña ciu­dad his­tó­ri­ca y la ca­pi­tal mun­dial del tu­ris­mo, un des­tino al que, con to­da ló­gi­ca, desean via­jar cre­cien­tes mul­ti­tu­des. Bas­ta­ría to­mar la de­ci­sión de alo­jar a los 30.000 es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, que hoy tie­nen que emi­grar, pa­ra am­pliar y re­ju­ve­ne­cer la po­bla­ción, esa que no ne­ce­si­ta de re­cuer­dos y más­ca­ras de plás­ti­co, pe­ro sí de pa­na­de­ros y ci­nes. Lo­grar que de­jen de ser un tor­men­to las in­fi­ni­tas vi­ci­si­tu­des del MOSE, (n. del e. Mó­du­lo Ex­pe­ri­men­tal Elec­tro­me­cá­ni­co, el sis­te­ma des­ti­na­do a la pro­tec­ción de la ciu­dad de Ve­ne­cia y de su la­gu­na del fe­nó­meno de ma­reas lla­ma­do ac­qua al­ta; cu­ya fi­na­li­za­ción se pos­po­ne de año en año, se­pul­ta­do en la ver­güen­za del es­cán­da­lo y la com­pli­ci­dad que con­de­na a Ve­ne­cia a una épo­ca in­ter­mi­na­ble de aguas al­tas que solo pue­den en­tre­te­ner a los tu­ris­tas de buen ca­rác­ter, pe­ro que ha­cen más di­fí­cil la vi­da pa­ra quie­nes vi­ven en la ciu­dad y di­fi­cul­tan la pre­ser­va­ción de su pa­tri­mo­nio ma­te­rial. De­je­mos de la­do los mie­dos apo­ca­líp­ti­cos a los bu­ques de gran ta­ma­ño que atra­vie­san la cuen­ca del San Marcos, cu­yo des­pla­za­mien­to por el bor­de de la la­gu­na po­dría pe­dir cual­quier buen al­cal­de sin te­ner que re­cu­rrir a la au­to­ri­dad in­ter­na­cio­nal: la UNES­CO.

No im­por­ta, en de­fi­ni­ti­va, la con­tro­ver­ti­da re­la­ción que his­tó­ri­ca­men­te tu­vo Ve­ne­cia con la mo­der­ni­dad, con una mez­cla de de­seo y re­pul­sión ha­cia los po­si­bles efec­tos cau­sa­dos por es­ta ho­mo­ge­nei­za­ción, lo que lle­vó a so­ñar a me­dia­dos del si­glo XX con ca­rre­te­ras que atra­ve­sa­sen la la­gu­na y con vas­tas zo­nas in­dus­tria­les, pe­ro al mis­mo tiem­po re­pu­diar los ca­si inocen­tes pro­yec­tos de Wright Le Cor­bu­sier, Louis Kahn, Frank Gehry, En­ric Mi­ra­lles, Ál­va­ro Si­za, Da­vid Chip­per­field ...

Bas­ta re­cor­dar la in­di­fe­ren­cia con que fue­ron re­ci­bi­das las obras maes­tras de Car­lo Scar­pa y el de­sin­te­rés que ge­ne­ró la cons­truc­ción del puen­te de Ca­la­tra­va, pro­ba­ble­men­te na­ci­do en un lu­gar equi­vo­ca­do, cu­ya de­ca­den­cia se de­bió al de­te­rio­ro y a la ne­gli­gen­cia. A prin­ci­pios del ve­rano de 2016 es­ta­ba a pun­to de ter­mi­nar la his­to­ria la res­tau­ra­ción del Fon­da­co dei Te­des­chi, (al­ma­cén de los Ale­ma­nes), un edi­fi­cio del si­glo XVI, con­fia­da por el Gru­po Be­net­ton al es­tu­dio OMA, con la in­ten­ción de con­ver­tir­lo en un gran em­po­rio co­mer­cial de lu­jo. Pa­ra Rem Kool­haas y sus so­cios era evi­den­te­men­te una va­lio­sa opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner a prue­ba las te­sis ela­bo­ra­das re­cien­te­men­te en la res­tau­ra­ción del Mu­seo Her­mi­ta­ge, de San Pe­ters­bur­go y de la Fun­da­ción Pra­da, en Mi­lán.

Las res­tric­cio­nes en Ve­ne­cia, co­mo se pue­de ima­gi­nar, eran es­tric­tas y el es­pa­cio pa­ra el ejer­ci­cio de la crea­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca se re­du­jo al mí­ni­mo. Las dos pri­me­ras pro­pues­tas pa­ra la crea­ción de una es­ca­le­ra me­cá­ni­ca en el pa­tio cen­tral y una gran te­rra­za-res­tau­ran­te en la azo­tea del edi­fi­cio fue­ron re­cha­za­das in­me­dia­ta­men­te y es­tas di­fi­cul­ta­des, no ines­pe­ra­das, fue­ron in­ter­pre­ta­das por los di­se­ña­do­res de OMA co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer un más su­til ra­zo­na­mien­to: ¿cuál era ma­te­ria

a la que se de­bía ga­ran­ti­zar su su­per­vi­ven­cia fí­si­ca? ¿Eran solo tro­zos de frag­men­tos de la fá­bri­ca ori­gi­nal del si­glo XVI que no da­ban un tes­ti­mo­nio de si­glos de con­ti­nua des­truc­ción y re­cons­truc­ción del edi­fi­cio que hoy pa­re­ce co­mo un con­jun­to in­cohe­ren­te en el que las es­truc­tu­ras de hor­mi­gón del si­glo XX pre­va­le­cen so­bre las an­te­rio­res rea­li­za­das en ma­de­ra, már­mol y la­dri­llo?

¿Qué as­pec­tos de la ca­li­dad es­pa­cial y la sus­tan­cia ma­te­rial del Fon­da­co del si­glo XVI de­bían ser con­ser­va­dos y cua­les po­dían ser rein­ven­ta­dos pa­ra per­mi­tir que un uso con­sis­ten­te con las es­tra­te­gias co­mer­cia­les de la nue­va pro­pie­dad?

El re­sul­ta­do del es­tu­dio fue, por una par­te po­ner de ma­ni­fies­to la es­tra­ti­fi­ca­ción his­tó­ri­ca de las re­cons­truc­cio­nes su­ce­si­vas de la fá­bri­ca, te­nien­do en cuen­ta que las es­truc­tu­ras de hor­mi­gón del si­glo XX no eran me­nos im­por­tan­te las cor­ni­sas de már­mol del si­glo XVI; y por la otra, en un in­ten­to de exal­tar la per­mea­bi­li­dad del es­pa­cio ar­qui­tec­tó­ni­co, co­lo­car el cuer­po de la es­ca­le­ra mó­vil en una hen­di­du­ra ver­ti­cal del edi­fi­cio y tra­tar de for­ta­le­cer en to­dos los sen­ti­dos la trans­pa­ren­cia en­tre el pa­tio y las fa­cha­das, pa­ra evi­tar que la pró­xi­ma cons­truc­ción de los es­pa­cios co­mer­cia­les ge­ne­re co­mo re­sul­ta­do la des­truc­ción del ca­rác­ter pú­bli­co que el Fon­da­co, de al­gu­na ma­ne­ra, te­nía des­de su im­ple­men­ta­ción ori­gi­nal. Fue, co­mo ve­mos, una sig­ni­fi­ca­ti­va ten­sión con­cep­tual en­tre las ra­zo­nes y las he­rra­mien­tas de la res­tau­ra­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca que, a ve­ces, die­ron re­sul­ta­dos in­ge­nio­sos y ori­gi­na­les; to­do pa­ra aco­mo­dar, al fi­nal, una gran can­ti­dad de es­pa­cios co­mer­cia­les di­se­ña­do pa­ra al­ber­gar mar­cas in­ter­na­cio­na­les de mo­da y lu­jo; cier­ta­men­te no al ser­vi­cio de la po­bla­ción ve­ne­cia­na. No es pe­car de ex­ce­si­vo pe­si­mis­mo ima­gi­nar que las so­lu­cio­nes pues­tas en mar­cha por OMA y los in­ten­tos de re­gu­lar el ca­rác­ter pú­bli­co de los es­pa­cios in­te­rio­res del Fon­da­co se­rán im­pla­ca­ble­men­te ba­rri­dos por los mue­bles y las in­sig­nias de las nu­me­ro­sas tien­das de mo­da y que el pe­di­do de de­jar li­bres las su­per­fi­cies trans­pa­ren­tes de vi­drio de las ven­ta­nas ex­te­rio­res se­rán ol­vi­da­dos an­te la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de ex­po­ner la her­mo­sa vis­ta del ma­ni­quí con un tra­je o al­gu­na otra mer­can­cía va­lio­sa.

Es real­men­te una pe­na que, no por pri­me­ra vez, un gru­po im­por­tan­te co­mo Be­net­ton de­mues­tre que sus es­tra­te­gias in­mo­bi­lia­rias es­tán des­ti­na­das a fa­vo­re­cer los as­pec­tos co­mer­cia­les en de­tri­men­to de la ex­ce­len­cia que una ciu­dad co­mo Ve­ne­cia real­men­te me­re­ce.

¿Por qué, en­ton­ces, in­vo­lu­crar a un co­lec­ti­vo de gran pres­ti­gio co­mo OMA y lue­go sa­cri­fi­car­lo en el al­tar de co­mer­cio y las ga­nan­cias?

¿Por qué dis­fra­zar co­mo pro­yec­to de ca­li­dad a una in­ter­ven­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca que ha­rá aún más dra­má­ti­co el des­tino ur­bano de una ciu­dad co­mo Ve­ne­cia, cuan­do solo es­tá al ser­vi­cio de su vo­ca­ción tu­rís­ti­co­co­mer­cial? Ve­ne­cia, por lo tan­to, ¿tri­tu­ra cual­quier in­ten­to de in­ter­pre­tar las com­ple­jas ca­pas que el tu­ris­mo de ma­sas bus­ca can­ce­lar? ¿De­be­mos re­sig­nar­nos a con­vi­vir con la nos­tal­gia por la im­po­ten­cia de una ciu­dad que no ha si­do ca­paz de con­ver­tir­se en mo­der­na de­bi­do a sus ha­bi­tan­tes y a una in­ter­pre­ta­ción ba­nal de su his­to­ria? En cual­quier ca­so, el pro­yec­to de OMA de­mues­tra que no es así: que la con­ser­va­ción y la res­tau­ra­ción pue­den re­pre­sen­tar con pre­ci­sión to­da la his­to­ria del pa­sa­do, con sus in­con­sis­ten­cias y con­tra­dic­cio­nes. Lo me­jor es agu­zar la vis­ta: apren­der a re­co­no­cer las di­fe­ren­tes ca­pas y bus­car en ellas con la mis­ma aten­ción. El re­sul­ta­do se­rá una nue­va y ori­gi­nal ima­gen de Ve­ne­cia co­mo la de Wolf­gang Schep­pe y sus dis­cí­pu­los del IUAV mos­tra­ron en Mi­gro­po­lis, el ex­tra­or­di­na­rio li­bro que ex­plo­ra la his­to­ria de una mul­ti­rra­cial y mul­ti­cul­tu­ral Ve­ne­cia, nó­ma­da y es­cu­rri­di­za; un ex­tra­or­di­na­rio pro­to­ti­po de la ciu­dad del fu­tu­ro y no solo em­pa­ña­do es­pe­jo del pa­sa­do. El te­ma es que el vo­lu­men de Schep­pe ha te­ni­do un éxi­to ex­tra­or­di­na­rio en Ale­ma­nia y los EE.UU., pe­ro no ha si­do ca­paz de en­con­trar un edi­tor en Ita­lia.

Pá­gi­na an­te­rior: Lu­do­vi­co Ug­hi, ma­pa de Ve­ne­cia, en 1729. Es­ta pá­gi­na: Arri­ba, vis­ta del in­gre­so a la 15ª Bie­nal In­ter­na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra di­ri­gi­da por Ale­jan­dro Ara­ve­na con el tí­tu­lo “Re­por­ting From the Front”, en el 2016; a la de­re­cha, las...

Mar­co De Mi­che­lis na­ció en 1945. Se gra­duó en ar­qui­tec­tu­ra en 1969 en el IUAV de Ve­ne­cia, don­de en 1973 co­men­zó a en­se­ñar His­to­ria de la Ar­qui­tec­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.