Opi­nión: Ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble: prác­ti­cas mi­le­na­rias + in­no­va­ción

Ser sos­te­ni­ble no sig­ni­fi­ca uti­li­zar pin­tu­ra ver­de, cam­biar a ilu­mi­na­ción LED o sim­ple­men­te ins­ta­lar un sis­te­ma de ener­gía so­lar. De­cir que un pro­yec­to es sos­te­ni­ble, im­pli­ca un al­to gra­do de com­pro­mi­so y res­pon­sa­bi­li­dad, pues se con­fir­ma, que co­mo par­te

Domus en Español Costa Rica - - Sumario - Hei­di & Rafael Cien­fue­gos

Lo pri­me­ro que de­be de­jar­se cla­ro, es que la ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble no es al­go nue­vo. Des­de sus ini­cios la ar­qui­tec­tu­ra, in­clu­so en su for­ma más pri­mi­ti­va, lle­gó a con­si­de­rar ele­men­tos tan fun­da­men­ta­les co­mo el apro­ve­cha­mien­to de las con­di­cio­nes y los re­cur­sos exis­ten­tes, el en­torno, la flora y la fau­na, los ma­te­ria­les dis­po­ni­bles en el si­tio, en­tre otros, sin ol­vi­dar su ob­je­ti­vo prin­ci­pal, la crea­ción de las con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas en re­la­ción a la fun­ción que se desa­rro­lla­ría en la edi­fi­ca­ción.

Es­tos fue­ron los ini­cios de lo que aho­ra se co­no­ce co­mo Di­se­ño Pa­si­vo, aquel que bus­ca el acon­di­cio­na­mien­to de un es­pa­cio, ha­cien­do uso de los re­cur­sos dis­po­ni­bles en el si­tio, co­mo lo son la orien­ta­ción, la ilu­mi­na­ción na­tu­ral, los vien­tos do­mi­nan­tes, las pro­pie­da­des tér­mi­cas de al­gu­nos ma­te­ria­les de cons­truc­ción, en­tre otros, pa­ra crear con­di­cio­nes de con­fort de ma­ne­ra na­tu­ral y sin la ne­ce­si­dad de equi­po me­cá­ni­co.

Las­ti­mo­sa­men­te en al­gún mo­men­to y con el avan­ce de la tec­no­lo­gía, to­dos es­tos prin­ci­pios bá­si­cos y fun­da­men­tos que for­ma­ban par­te de un ma­nual uni­ver­sal de la ar­qui­tec­tu­ra, pa­sa­ron a un se­gun­do plano, pues la tec­no­lo­gía per­mi­tió “al­can­zar de una ma­ne­ra más fá­cil y rá­pi­da” (aun­que a cos­ta de un al­to pre­cio), las con­di­cio­nes es­pe­ra­das en las nue­vas cons­truc­cio­nes.

Mu­chos años des­pués y lue­go de com­pro­bar el al­to im­pac­to que es­ta “prac­ti­ci­dad” ge­ne­ró en el am­bien­te, en la sa­lud y en la for­ma de vi­da, la ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble re­sur­ge co­mo una nue­va ex­pre­sión de di­se­ño que to­ma lo po­si­ti­vo de am­bos mun­dos: por una par­te va­lo­ra y res­ca­ta esas prác­ti­cas fun­da­men­ta­les y bá­si­cas pa­ra cual­quier ar­qui­tec­to y por otra las com­bi­na con una nue­va for­ma de en­ten­der el Di­se­ño Ac­ti­vo, me­dian­te nue­vas tec­no­lo­gías y equi­pos que no solo bus­can la for­ma más fá­cil de ha­cer las co­sas, sino que bus­can me­jo­rar las con­di­cio­nes y, an­te to­do, bus­can la efi­cien­cia al mis­mo tiem­po que dis­mi­nu­yen el im­pac­to ne­ga­ti­vo que pue­den ge­ne­rar en el am­bien­te. Pa­ra en­ten­der el tér­mino “sos­te­ni­bi­li­dad” de­be­mos ha­cer re­fe­ren­cia a la de­fi­ni­ción pre­sen­ta­da des­de 1987 en el In­for­me Brundtland, do­cu­men­to ela­bo­ra­do pa­ra la ONU, que en­fren­ta y con­tras­ta la pos­tu­ra del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial ac­tual, en re­la­ción a su al­to costo e im­pac­to me­dio am­bien­tal: “el desa­rro­llo sos­te­ni­ble es aquel que sa­tis­fa­ce las ne­ce­si­da­des del pre­sen­te sin com­pro­me­ter la ca­pa­ci­dad de las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes pa­ra com­pla­cer sus pro­pias ne­ce­si­da­des”.

Así el di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble se fun­da­men­ta en el im­pac­to po­si­ti­vo que pue­de lle­gar a ge­ne­rar en tres sec­to­res prin­ci­pa­les: el eco­nó­mi­co, el so­cial y el am­bien­tal, en­ten­dien­do que ca­da uno de­pen­de y no pue­de exis­tir sin el otro.

Aho­ra, la sos­te­ni­bi­li­dad ya no es solo una ten­den­cia, sino un com­pro­mi­so que pue­de ayu­dar­nos a dis­mi­nuir nues­tro im­pac­to en el pla­ne­ta y con­tri­buir a re­ver­tir los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, ya que la cons­truc­ción y las edi­fi­ca­cio­nes son res­pon­sa­bles de más del 39% del to­tal emi­sio­nes de CO2 en el mun­do.

La con­ta­mi­na­ción y des­truc­ción del me­dio nun­ca de­be­ría ser el pre­cio de la pros­pe­ri­dad y, por el con­tra­rio, la ar­qui­tec­tu­ra co­mo ar­te y téc­ni­ca pa­ra mo­di­fi­car, pro­yec­tar, di­se­ñar y cons­truir es­pa­cios, tie­ne la opor­tu­ni­dad de con­ver­tir­se en un agen­te de cam­bio que per­mi­te te­ner un desa­rro­llo eco­nó­mi­co, sin des­truc­ción des­con­tro­la­da.

La pro­tec­ción del me­dioam­bien­te y la con­ser­va­ción de los re­cur­sos no re­no­va­bles ya no es más solo la ideo­lo­gía de un par de “hip­pies”, “treehug­gers” o “so­ña­do­res” y aho­ra se lle­va co­mo el es­tan­dar­te de una gran can­ti­dad de em­pre­sa­rios que bus­can ob­te­ner be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos (co­mo dic­ta la ló­gi­ca), pe­ro ha­cien­do las co­sas ade­cua­da­men­te, tra­tan­do de ser jus­tos y tra­tan­do de ge­ne­rar el me­nor im­pac­to po­si­ble en el en­torno, en el me­dioam­bien­te y en las co­mu­ni­da­des que tie­nen una in­fluen­cia di­rec­ta so­bre sus pro­yec­tos. To­dos po­de­mos sen­tir que el cli­ma se ha vuel­to más ex­tre­mo, cau­san­do que es­pe­cies y plan­tas es­tén te­nien­do que adap­tar­se o des­apa­re­cer. El cau­san­te más gran­de de es­tos cam­bios son las emi­sio­nes de CO re­sul­tan­tes de las ac­ti­vi­da­des del hom­bre.

Las cons­truc­cio­nes son res­pon­sa­bles de un al­to por­cen­ta­je de las emi­sio­nes de CO2, por lo que el im­pac­to de és­tas si se rea­li­zan res­pon­sa­ble­men­te y ba­jo los cri­te­rios de la sos­te­ni­bi­li­dad pue­de ser po­si­ti­vo.

Las cons­truc­cio­nes sostenibles son una es­tra­te­gia y he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra lo­grar con­tro­lar el cam­bio cli­má­ti­co, ya que la tec­no­lo­gía de re­duc­ción de emi­sio­nes y uso de ener­gía con pa­ne­les so­la­res de­be de apli­car­se ade­cua­da­men­te. En pro­me­dio, un edi­fi­cio sos­te­ni­ble usa 32% me­nos de ener­gía y lo­gra re­du­cir has­ta 350 to­ne­la­das de emi­sio­nes de CO2 anua­les.

Un fac­tor im­por­tan­te es el es­tar se­gu­ro que se es­ta bus­can­do una ver­da­de­ra sos­te­ni­bi­li­dad de­ján­do­se ase­so­rar por ex­per­tos en el te­ma. En es­te sen­ti­do y pa­ra po­der com­pro­bar que real­men­te es­ta­mos sien­do sostenibles exis­ten he­rra­mien­tas co­mo las cer­ti­fi­ca­cio­nes L.E.E.D., EDGE WELL, PASSIV HAUS, en­tre mu­chas otras, que por me­dio de una ins­ti­tu­ción y mé­to­do im­par­cial, com­prue­ba el ni­vel de los im­pac­tos po­si­ti­vos de los pro­yec­tos.

Mu­chos ase­gu­ran que es­te ti­po de prác­ti­cas y cer­ti­fi­ca­cio­nes son solo pa­ra paí­ses desa­rro­lla­dos, pe­ro en reali­dad en la re­gión se es­tán rea­li­zan­do pro­yec­tos de es­te ti­po con mu­cho éxi­to, que mues­tran que ca­da vez, la ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble se con­vier­te en una he­rra­mien­ta pa­ra los ne­go­cios en bús­que­da de una ren­ta­bi­li­dad res­pon­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.