LA CIU­DAD CO­MO UN TE­JI­DO

Domus en Español Costa Rica - - Confeti - Ate­lier Loidl

La ciu­dad es el pun­to de par­ti­da de nues­tras ope­ra­cio­nes de pla­ni­fi­ca­ción y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, tam­bién el lu­gar don­de apli­ca­mos nues­tras ideas. Nues­tro en­fo­que pa­ra el di­se­ño ur­bano y el pai­sa­jis­mo es ver a la ciu­dad co­mo un te­ji­do ur­bano, el re­sul­ta­do de la se­pa­ra­ción en­tre el pai­sa­je y el es­pa­cio cons­trui­do, lo que da co­mo re­sul­ta­do la con­cen­tra­ción y la den­si­dad es­pa­cial que po­ne de ma­ni­fies­to su com­ple­ji­dad y va­rie­dad. Pre­fe­ri­mos una ciu­dad en la que la ar­qui­tec­tu­ra no solo ro­dee el es­pa­cio in­te­rior sino que tam­bién sir­va co­mo una pa­red que la se­pa­re del es­pa­cio ex­te­rior. Así pues, la tex­tu­ra re­quie­re es­pa­cios cla­ra­men­te de­fi­ni­dos, que fa­ci­li­ten la iden­ti­fi­ca­ción y es­ti­mu­len la in­te­li­gen­cia de los sen­ti­dos.

Un te­ji­do que nos ani­me a in­ter­ac­tuar con sus ele­men­tos com­po­si­ti­vos y to­mar po­se­sión de ellos. En una era de cam­bios e in­ter­cam­bio global, cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de un es­pa­cio ca­paz pa­ra crear una iden­ti­dad, nos pa­re­ce que el de­ba­te res­pec­to a un si­tio en par­ti­cu­lar, in­clu­yen­do sus cua­li­da­des abs­trac­tas y las con­cre­tas, es muy im­por­tan­te y ne­ce­sa­rio. Es­te en­fo­que evi­ta la crea­ción de pro­yec­tos in­ter­cam­bia­bles y ar­bi­tra­rios. Des­de el desa­rro­llo del con­cep­to bá­si­co has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle de­co­ra­ti­vo, bus­ca­mos so­lu­cio­nes que se desa­rro­llen des­de el mis­mo si­tio y se co­mu­ni­quen con él. La (re) vi­ta­li­za­ción del po­ten­cial de un lu­gar, el des­cu­bri­mien­to de un “es­pa­cio per­di­do” o las opor­tu­ni­da­des cir­cuns­tan­cia­les; son el co­ra­zón de nues­tra in­ves­ti­ga­ción. Me­ta­bo­li­za­mos el idio­ma del si­tio y me­jo­ra­mos su le­gi­bi­li­dad, lo que ha­ce per­cep­ti­bles y com­pren­si­bles los ele­men­tos que per­ma­ne­cen y los que forman par­te del cam­bio. Pa­ra ha­cer le­gi­ble a un si­tio es a me­nu­do su­fi­cien­te ‘lim­piar­lo’ de lo su­per­fluo y man­te­ner el en­fo­que en lo esen­cial pa­ra ex­po­ner sus ca­rac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les. Es­ta sim­pli­ci­dad evi­ta cual­quier am­bi­güe­dad y li­be­ra una gran can­ti­dad de ener­gía. Que­re­mos con­tar la his­to­ria del si­tio y no in­te­rrum­pir­la pa­ra in­ven­tar un re­la­to ar­bi­tra­rio. Es por eso que el buen di­se­ño ur­bano y el buen pai­sa­jis­mo es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos con la co­mu­ni­ca­ción y el len­gua­je.

Pa­ra ad­qui­rir es­te ti­po de len­gua­je es ne­ce­sa­rio cum­plir con cier­tos prin­ci­pios poé­ti­cos. La pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, la ar­qui­tec­tu­ra y el pai­sa­jis­mo de­ben ad­he­rir­se a es­tos prin­ci­pios y com­ple­men­tar­se. Crear un di­se­ño de si­tio apro­pia­do e im­ple­men­tar­lo con sen­si­bi­li­dad no de­be ser un ac­to for­za­do, sino ex­pre­sar lo mu­cho que es po­si­ble crear cuan­do se ponen en jue­go to­dos los sen­ti­dos. Ade­más del es­pa­cio, tam­bién la for­ma es la tra­duc­ción y ex­pre­sión de un con­cep­to; pe­ro ra­ra vez es el con­cep­to en sí. Es­te es siem­pre in­di­vi­dual y de­be ser desa­rro­lla­do a par­tir del pro­pio si­tio o com­ple­tar­lo de ma­ne­ra apro­pia­da. Nues­tros di­se­ños re­fle­jan la bús­que­da in­ten­si­va de un vo­ca­bu­la­rio de di­se­ño es­pe­cí­fi­co pa­ra el si­tio.

Da­do que un pro­yec­to re­quie­re ha­cer nu­me­ro­sas re­vi­sio­nes, en­con­trar el vo­ca­bu­la­rio y desa­rro­llar­lo con uni­for­mi­dad lle­va mu­cho tiem­po. La bús­que­da de un len­gua­je de di­se­ño a me­nu­do con­du­ce a la con­so­li­da­ción de mó­du­los es­pa­cia­les y for­ma­les jus­ti­fi­ca­dos y sis­te­má­ti­cos, que se man­tie­nen cons­tan­tes a tra­vés de un pro­ce­so de cam­bio y ajus­te pos­te­rior, lo cual si­mul­tá­nea­men­te in­di­ca su fle­xi­bi­li­dad y pre­ci­sión. En to­das nues­tras ac­cio­nes tra­ta­mos de pro­du­cir pro­yec­tos sen­ci­llos y pre­ci­sos. El ob­je­ti­vo no es crear efec­tos superficiales y pos­ti­zos, de los cua­les nues­tra cul­tu­ra ya es­tá so­bre­car­ga­da, sino fun­cio­na­les, pro­yec­tos ade­cua­dos pa­ra el uso dia­rio, que ob­tie­nen su fuer­za de es­ta sim­pli­ci­dad atem­po­ral. Con­fia­mos en la ca­li­dad de un pai­sa­jis­mo sin pre­ten­sio­nes co­mo un me­dio de di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co y en­con­tra­mos en él la ade­cua­ción, el sen­ti­do y la sen­si­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.