UNA CIU­DAD DEN­TRO DE UN MU­SEO

Domus en Español Costa Rica - - Confeti - Osvaldo Ló­pez Ló­pez Fo­tos Adria­na Ar­ta­via

El re­to de ex­hi­bir el di­se­ño de es­ca­pa­ra­tes de San Jo­sé en el MADC sig­ni­fi­có co­no­cer de cer­ca la his­to­ria de do­ce fa­mi­lias que sin sa­ber­lo, han de­fi­ni­do la iden­ti­dad del cen­tro de la ciu­dad a lo lar­go de tres si­glos. Lo que co­men­zó co­mo una mues­tra de es­ca­pa­ra­tis­mo, ter­mi­nó en una emo­ti­va ex­pe­rien­cia de in­ter­pre­ta­ción y un ho­me­na­je pa­ra es­tos pio­ne­ros y sus des­cen­dien­tes

Crear un mi­cro­cos­mos en una sa­la. Esa fue la épi­ca ta­rea a la que nos en­fren­tá­ba­mos a fi­na­les del año pa­sa­do en el Mu­seo de Ar­te y Di­se­ño Con­tem­po­rá­neo (MADC), en Cos­ta Ri­ca, cuan­do dis­cu­tía­mos co­mo abor­dar el mon­ta­je de la mues­tra “El que no en­se­ña no ven­de…”, ex­hi­bi­ción que rin­de ho­me­na­je a los co­mer­cios jo­se­fi­nos que han per­ma­ne­ci­do en el mis­mo lu­gar por más de me­dio si­glo en el cen­tro de San Jo­sé, y ba­jo pro­pie­dad de las mis­mas fa­mi­lias.

Las pri­me­ras ideas fue­ron inocen­tes y bien in­ten­cio­na­das; pre­ten­día­mos cons­truir una “recreación” de la Ave­ni­da Cen­tral de la ca­pi­tal. Pron­to nos di­mos cuen­ta de lo fú­til que se­ría es­te abor­da­je, da­da la cer­ca­nía del mu­seo a los co­mer­cios y la es­ca­la del edi­fi­cio.

Lar­gas y emo­ti­vas con­ver­sa­cio­nes con los pro­pie­ta­rios ac­tua­les, des­cen­dien­tes de los fun­da­do­res de las tien­das, for­ma­ron par­te de la in­ves­ti­ga­ción. Es­cu­char la his­to­ria de los an­te­pa­sa­dos de es­tas fa­mi­lias, los re­la­tos des­ga­rra­do­res de mi­gra­cio­nes for­za­das, pro­duc­to de gue­rras, de con­flic­tos po­lí­ti­cos y ca­ren­cias, así co­mo el tra­ba­jo in­can­sa­ble de los pri­me­ros años en un país ex­tra­ño, cam­bia­ron nues­tro en­fo­que so­bre lo que te­nía­mos en­tre ma­nos.

Ya no se tra­ta­ba de re­crear un lu­gar. Es­tas do­ce tien­das (Li­bre­ría Leh­mann, Tien­da Re­gis, Feo­li Hnos. Lt­da., Dis­tri­bui­do­ra y Fá­bri­ca de Ro­pa Ín­ti­ma Ana, Sas­tre­ría Sca­gliet­ti, Tien­da La Glo­ria, Al­ma­cén San Gil, Al­ma­cén La Ópe­ra, Al­ma­cén Bar­guil, An­to­nio Ga­zel La Fa­vo­ri­ta S.A., Ba­zar San

Jo­sé y Pa­ra­güe­ría Re­go) pron­to se con­vir­tie­ron en do­ce per­so­na­jes, ca­da uno do­ta­do de una per­so­na­li­dad úni­ca. Las co­sas co­men­za­ban a to­mar for­ma y nues­tro en­tu­sias­mo por la vi­sión del re­sul­ta­do fi­nal cre­ció. Co­no­cer a los em­plea­dos de ca­da tien­da y re­co­rrer to­dos sus rin­co­nes ter­mi­nó de de­fi­nir lo que que­ría­mos co­mu­ni­car con la ex­hi­bi­ción.

Ven­der la idea a los pro­pie­ta­rios, acos­tum­bra­dos tal vez a la no­ción de un mu­seo co­mo un es­pa­cio apa­ci­ble de con­tem­pla­ción, no fue ta­rea fá­cil. El MADC abor­da sin te­mor sus pro­pues­tas cu­ra­to­ria­les; lo ha­ce sin re­mil­gos ni con­ce­sio­nes de nin­gún ti­po. Así lo hi­ci­mos. Fa­bri­ca­ría­mos una ins­ta­la­ción pa­ra ca­da uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos: una par­te se­ría una in­ter­pre­ta­ción ar­tís­ti­ca nues­tra, un re­tra­to de co­mo per­ci­bi­mos el ne­go­cio, la otra se­ría una ré­pli­ca exac­ta de los es­ca­pa­ra­tes de la tien­da, de la for­ma en que se eje­cu­tan ac­tual­men­te. Pa­ra­le­lo a nues­tro en­tu­sias­mo, cre­cía tam­bién el te­mor por lo que nos pro­po­nía­mos. A pe­sar de las di­men­sio­nes ge­ne­ro­sas de la sa­la

1 del MADC, la pro­pues­ta re­que­ría de mu­cho es­pa­cio y el tiem­po pa­ra eje­cu­tar­la era es­ca­so. Cuan­do el bo­ce­to fi­nal es­tu­vo lis­to, nues­tra reac­ción ini­cial fue si­mi­lar a la de

Bor­ges, cuan­do Da­ne­ri le anun­cia lo que ve­rá al des­cu­brir el aleph: mul­tum in par­vo; mu­cho en muy po­co (¡La re­fe­ren­cia a El Aleph era inevi­ta­ble!). A lo com­ple­jo de la mu­seo­gra­fía se sumaba tam­bién el re­to de do­tar a ca­da ne­go­cio de ima­gen y so­ni­do. Sa­bía­mos que es­tos ele­men­tos eran im­pres­cin­di­bles y que ter­mi­na­rían de dar “hu­ma­ni­dad” a ca­da una de las ins­ta­la­cio­nes, por lo que no era una op­ción de­jar­los por fue­ra.

El mon­ta­je fue fre­né­ti­co. La lo­gís­ti­ca in­clu­yó trans­por­tar to­do ti­po de mer­ca­de­ría des­de ca­da una de las tien­das has­ta el mu­seo, er­guir es­truc­tu­ras or­gá­ni­cas y de for­mas inusua­les, con ma­te­ria­les po­co co­mu­nes y te­ner to­do lis­to, días an­tes de la inau­gu­ra­ción, pa­ra que ca­da uno de los em­plea­dos asig­na­dos por sus co­mer­cios, tra­ba­ja­ran en sus vi­tri­nas. El re­sul­ta­do fi­nal se abrió al pú­bli­co. Es to­do lo que nos pro­po­nía­mos: un mun­do den­tro de la sa­la 1 del MADC. Un mun­do ha­bi­ta­do por do­ce “cria­tu­ras”. Ca­da una de ellas en el lu­gar que le co­rres­pon­de en un re­co­rri­do ima­gi­na­rio por la Ave­ni­da Cen­tral de San Jo­sé de es­te a oes­te. Ca­da una dis­tin­ta de las de­más, car­ga­da de to­da su he­ren­cia cul­tu­ral y del re­sul­ta­do de la mez­cla de su des­cen­den­cia li­ba­ne­sa, cu­ba­na, si­ria, is­rae­li­ta, po­la­ca, ita­lia­na, ale­ma­na o es­pa­ño­la, jun­to con la más arrai­ga­da tra­di­ción cos­ta­rri­cen­se.

Al­gu­nas son se­ve­ras, otras jo­via­les y des­fa­cha­ta­das, otras so­brias, pe­ro to­das com­par­ten el mis­mo es­pa­cio, tal co­mo lo ha­cen a po­cos me­tros de ahí. La sa­la lu­ce aba­rro­ta­da y esa es la in­ten­ción. Que­re­mos evo­car la ciu­dad con to­dos sus ele­men­tos y cree­mos ha­ber­lo lo­gra­do. Hay una pro­fu­sión de rui­dos de trán­si­to, de vo­ces de de­pen­dien­tes aten­dien­do clien­tes, de imá­ge­nes, de ros­tros y de mer­ca­de­ría, que no da tre­gua al vi­si­tan­te, tal co­mo ocu­rre en San Jo­sé.

Mu­chos de nues­tros vi­si­tan­tes (jó­ve­nes en su ma­yo­ría), ig­no­ra­ban la exis­ten­cia de es­tos co­mer­cios. Aho­ra se los mos­tra­mos con or­gu­llo. Son ne­go­cios que han re­sis­ti­do la prue­ba del tiem­po, han pre­sen­cia­do los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes de la na­ción du­ran­te tres si­glos y lo más im­por­tan­te, han ayu­da­do a for­jar la iden­ti­dad cos­ta­rri­cen­se por me­dio del di­se­ño de sus es­ca­pa­ra­tes. Lo han he­cho ins­tin­ti­va­men­te, ar­ma­dos de in­ge­nio y crea­ti­vi­dad, con re­sul­ta­dos que son dig­nos de es­tar en un mu­seo. San Jo­sé le de­be mu­cho a es­tos co­mer­cios. Mu­chos tran­seún­tes pa­san dia­ria­men­te fren­te a es­tas vi­tri­nas e ig­no­ran to­da la car­ga his­tó­ri­ca y emo­cio­nal de­trás de esas vi­drie­ras. Es­ta ex­po­si­ción po­ne en va­lor el apor­te de es­tas tien­das y lo ce­le­bra man­te­nien­do la iden­ti­dad de ca­da una de ellas. Si lo­gra­mos des­pués de es­ta ex­hi­bi­ción, ga­nar­le a la ciu­dad unos cuan­tos adep­tos más, no po­dría­mos es­tar más sa­tis­fe­chos.

Pá­gi­na an­te­rior: la Pa­ra­güe­ría Re­go. La tien­da es un cen­tro de en­cuen­tro don­de el ri­co y el po­bre arre­glan su som­bri­lla. Su cla­ve: ca­li­dad, man­te­ni­mien­to y una son­ri­sa ale­gre. Arri­ba, iz­quier­da: la mues­tra in­clu­yó fo­tos de los em­plea­dos y pro­pie­ta­rios...

Arri­ba, iz­quier­da: ma­ni­quíes de cua­tro me­tros de al­tu­ra evo­can una sa­la hi­pós­ti­la en el mon­ta­je pa­ra Tien­da Re­gis. Arri­ba, de­re­cha: una enor­me can­ti­dad de pú­bli­co acu­dió a la inau­gu­ra­ción de la mues­tra. Cen­tro: la pro­pues­ta pa­ra Feo­li Her­ma­nos (una...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.