HUE­LLAS: LA CONS­TRUC­CIÓN DE LA IDENTIDENTIDAD

Domus en Español Costa Rica - - Opinión -

El hom­bre en su con­di­ción de tal, en su bús­que­da in­ce­san­te de pro­gre­so, de in­ven­ción, de crea­ción, de su­pera­ción a sí mis­mo, va cons­tru­yen­do y des­tru­yen­do en pos de avan­zar ha­cia el fu­tu­ro. De­mue­le en pos del pro­gre­so y mu­chas ve­ces se de­tie­ne y re­vi­sa el pa­sa­do, lo to­ma co­mo ex­pe­rien­cia, co­mo avan­ce, ya no de­be em­pe­zar de un prin­ci­pio, por­que sus an­te­pa­sa­dos ya lo hi­cie­ron, es por ello que pue­de con­ti­nuar y su­pe­rar­se.

Pe­ro, ¿qué pa­sa cuan­do no se tie­ne de dón­de re­vi­sar, cuan­do el mo­nu­men­to des­apa­re­ció, cuan­do la ar­qui­tec­tu­ra se de­mo­lió o cuan­do el re­la­to mu­rió? De es­ta ma­ne­ra bus­ca bo­rrar o re­cons­truir su pro­pia his­to­ria ca­da día. Es aquí el dilema; si de­be­mos pre­ser­var to­do o rea­li­zar nue­vas crea­cio­nes. ¿Nue­vas crea­cio­nes? ¿qué es lo nue­vo que va­mos a crear?

Es­tas cues­tio­nes pa­ra la hu­ma­ni­dad son in­con­gruen­tes ya que nues­tra evo­lu­ción de­man­da de co­no­ci­mien­tos pre­vios pa­ra po­der con­ti­nuar, y sin los sa­be­res de esas fuen­tes do­cu­men­ta­les es im­po­si­ble re­for­mu­lar.

En con­se­cuen­cia, la pre­gun­ta de­be­ría cen­trar­se en ¿qué hay que pre­ser­var?

En el con­tex­to ac­tual don­de la glo­ba­li­za­ción nos uni­fi­ca, exis­te el ries­go de una es­tan­da­ri­za­ción de la cul­tu­ra. El hom­bre pa­ra re­sig­ni­fi­car su exis­ten­cia ne­ce­si­ta de­jar re­gis­tro de su vi­da co­ti­dia­na, de­mos­trar sus ca­pa­ci­da­des y en­ta­blar un diá­lo­go con su pro­pia his­to­ria, sin es­tas he­rra­mien­tas es im­po­si­ble la cons­truc­ción de an­da­res, y so­la­men­te es­to se lo­gra me­dian­te la con­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral. Por lo tan­to, si no se re­gis­tra, no se com­par­te y no se re­co­no­ce co­mo una ex­pe­rien­cia co­mu­ni­ta­ria, que lo cons­ti­tu­ye co­mo in­di­vi­duo y so­cie­dad, se co­rre el ries­go de no te­ner un sen­ti­do de iden­ti­dad.

Pre­ser­var la ar­qui­tec­tu­ra y sus mo­nu­men­tos se con­vier­te en un cam­po pro­pi­cio pa­ra el apren­di­za­je y la prác­ti­ca cul­tu­ral co­mún, for­ta­le­cien­do la iden­ti­dad ur­ba­na que de­fi­ne a las ciu­da­des en sus pro­ce­sos his­tó­ri­cos.

No de­be­mos lle­gar al ex­tre­mo de con­ser­var “to­do” por el sim­ple he­cho de que per­te­nez­ca a nues­tro pa­sa­do; tam­po­co aque­llo que por even­tua­li­dad, por ca­so for­tui­to, se sal­vó de la des­truc­ción.

Pe­ro, mu­cho me­nos des­truir o trans­for­mar lo que por ig­no­ran­cia, ne­ga­ción o ne­gli­gen­cia des­car­ta­mos co­mo pa­sa­do sin cri­te­rios apa­ren­tes.

Si no lo­gra­mos es­ta­ble­cer los pa­rá­me­tros de pre­ser­va­ción, nos ocu­rri­rá lo que el es­cri­tor ar­gen­tino Jor­ge Luis Bor­ges na­rró en su cuen­to Fu­nes el me­mo­rio­so, un per­so­na­je que des­pués de un ac­ci­den­te re­cor­da­ba to­do lo su­ce­di­do, ca­da de­ta­lle, ca­da acon­te­ci­mien­to, ca­da cir­cuns­tan­cia lo que lo lle­vó a que su me­mo­ria le anu­la­ra su ca­pa­ci­dad de re­fle­xión y ca­da co­sa re­cor­da­da se con­vir­tie­ra en un sim­ple su­ce­so.

Por en­de, la pre­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co no de­be es­tar ajeno a la vi­da del hom­bre, di­ná­mi­ca y cam­bian­te, sino que de­be te­ner la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra no con­ver­tir­se en un sim­ple su­ce­so de la his­to­ria, fac­ti­ble de ol­vi­do. La so­cie­dad en su con­jun­to de­be­rá tra­ba­jar en una pri­me­ra ins­tan­cia en el re­co­no­ci­mien­to de su le­ga­do, asi­mi­lar­lo co­mo tal y di­fun­dir­lo. Así, des­de di­ver­sos cam­pos de ac­ción, se res­guar­da­rán los bie­nes co­mo ob­je­to de iden­ti­dad y re­cur­sos cul­tu­ra­les eco­nó­mi­cos y tu­rís­ti­cos.

El pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co cons­ti­tu­ye un im­por­tan­te re­cur­so eco­nó­mi­co y un ele­men­to de vi­tal im­por­tan­cia a par­tir del cual los pue­blos cons­tru­yen sus se­ñas de coin­ci­den­cia y su sen­ti­do de per­te­nen­cia don­de se con­fi­gu­ra, ca­da vez más, co­mo una he­ren­cia co­mún pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad.

Desa­rro­llan­do los fac­to­res eco­nó­mi­cos y tu­rís­ti­cos se ga­ran­ti­za­rá, en­tre otros, no so­lo la pre­ser­va­ción del bien ar­qui­tec­tó­ni­co pa­tri­mo­nial sino tam­bién la cul­tu­ra re­gio­nal que la cir­cun­da, va­lo­ri­zan­do ade­más usos, cos­tum­bres y tra­di­cio­nes.

Los bie­nes cul­tu­ra­les en su con­jun­to ge­ne­ran fuen­tes de desa­rro­llo lo­cal y ex­terno, a tra­vés de su pre­ser­va­ción se res­ca­ta su his­to­ria, el re­la­to, la re­cu­pe­ra­ción de téc­ni­cas ar­te­sa­na­les, la di­fu­sión del bien y la cul­tu­ra del lu­gar, y con es­to la re­cu­pe­ra­ción de otras es­pe­cia­li­da­des que com­ple­men­tan el le­ga­do. El fo­men­to del tu­ris­mo per­mi­te no so­lo en­ta­blar un diá­lo­go con la ar­qui­tec­tu­ra sino tam­bién con la ar­te­sa­nía, la gas­tro­no­mía, la mú­si­ca, la dan­za, en de­fi­ni­ti­va la re­va­lo­ri­za­ción de la cul­tu­ra que la ge­ne­ró.

Pe­ro, tam­bién es ne­ce­sa­rio que los pro­fe­sio­na­les y es­pe­cia­lis­tas en­cuen­tren las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra po­ner en va­lor edi­fi­cios de re­co­no­ci­mien­to so­cial, otor­gán­do­les nue­vas fun­cio­nes y re­de­fi­ni­cio­nes, con nue­vos desem­pe­ños, con al­tas tec­no­lo­gías, con sis­te­mas de pro­mo­ción, co­mo por ejem­plo el ca­so de las usi­nas o fá­bri­cas de ar­tes, pa­ra el uso co­mún, sin per­der la esen­cia e his­to­ria de su gé­ne­sis.

Co­mo ciu­da­da­nos te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de de­fen­der y con­so­li­dar nues­tro pa­sa­do, re­afir­mar el pre­sen­te y ase­gu­rar el fu­tu­ro; co­mo pro­fe­sio­na­les te­ne­mos la obli­ga­ción de pro­te­ger, am­pa­rar y con­ser­var aque­llo que es­ta­blez­ca­mos sea nues­tro le­ga­do fac­ti­ble de pre­ser­var pa­ra no­so­tros y la hu­ma­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.