EL VER­DA­DE­RO ROL DE LA CON­SER­VA­CIÓN Y VA­LO­RA­CIÓN DEL PA­TRI­MO­NIO CUL­TU­RAL DE EL SALVADOR

Domus en Español Costa Rica - - Confeti - Ma­ría Isau­ra Aráuz Fo­tos: Ma­ría Te­re­sa Díaz Co­lo­cho

Es­te país es­tá re­ves­ti­do cul­tu­ral­men­te de una ri­que­za im­pre­sio­nan­te, sus­ten­ta­da por sus re­cur­sos cul­tu­ra­les, los cua­les se con­vier­ten en un fiel re­fle­jo del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral tan­gi­ble e in­tan­gi­ble, pro­duc­to de la his­to­ria que res­pal­da nues­tra iden­ti­dad cul­tu­ral. Es­ta si­tua­ción se con­vier­te en uno de los bas­tio­nes más fuer­tes de su me­mo­ria his­tó­ri­ca y por en­de con la res­pon­sa­bi­li­dad de to­do un co­lec­ti­vo so­cial de pre­ser­var­la, res­pe­tar­la y va­lo­rar­la pa­ra que sea el le­ga­do de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

La in­ten­ción de es­ta re­fle­xión con­lle­va un men­sa­je cla­ro, real y ob­je­ti­vo, en cuan­to a se­ña­lar las fre­cuen­tes ame­na­zas que pue­den afec­tar es­tos bie­nes si no se tie­nen los de­bi­dos con­tro­les, no so­lo le­ga­les sino de ca­rác­ter cien­tí­fi­co-téc­ni­co pa­ra com­ba­tir­los, pe­ro so­bre to­do, la de­bi­da cons­cien­cia de lo que im­pli­ca cus­to­diar­los y sal­va­guar­dar­los. La­men­ta­ble­men­te, co­mo ha ocu­rri­do en otros paí­ses, nos he­mos te­ni­do que en­fren­tar a su­ce­sos que la na­tu­ra­le­za mis­ma o la mano in­dis­cri­mi­na­da del hom­bre nos han lle­va­do a so­por­tar­los de ma­ne­ra impredecible y trá­gi­ca, ta­les co­mo terremotos, inun­da­cio­nes, erup­cio­nes vol­cá­ni­cas y úl­ti­ma­men­te, fe­nó­me­nos so­cia­les muy fuer­tes, co­mo el ca­so de “las ma­ras” o in­cen­dios pro­vo­ca­dos; que in­flu­yen y tras­to­can el Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral y sus con­tex­tos en sus di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes, afec­tán­do­lo por en­de en su per­ma­nen­cia en el tiem­po.

Uni­do a los ata­ques van­dá­li­cos de sa­queos in­dis­cri­mi­na­dos en si­tios ar­queo­ló­gi­cos o a la “ma­la pra­xis” de ur­ba­ni­za­do­res, así co­mo desafíos de gran­des em­pre­sas de cons­truc­ción de presas hi­dro­eléc­tri­cas, que han irres­pe­tan­do los ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos de gran­des e im­por­tan­tes ci­vi­li­za­cio­nes, que han si­do la ba­se fun­da­men­tal de nues­tras raí­ces; ha­cien­do des­apa­re­cer inevi­ta­ble­men­te asen­ta­mien­tos y po­bla­dos de ma­ne­ra irre­ver­si­ble. La ma­yor ri­que­za cul­tu­ral que po­see El Salvador, ra­di­ca en sus ha­bi­tan­tes, ya que mar­ca­ron una hue­lla en el tiem­po, que se con­vier­te en me­mo­ria his­tó­ri­ca; por ello, es ne­ce­sa­rio prac­ti­car los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que de­ben pre­va­le­cer en el Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral: el res­ca­te, la pro­tec­ción, la pre­ser­va­ción, la con­ser­va­ción, la res­tau­ra­ción, la va­lo­ra­ción, la sal­va­guar­da, el apro­ve­cha­mien­to y el ma­ne­jo ade­cua­do de los re­cur­sos.

To­do ello con­lle­va una se­rie de pro­ce­sos que más ade­lan­te con­tri­bu­yen en la pro­mo­ción y di­fu­sión de los mis­mos, fo­men­tan­do el tu­ris­mo cul­tu­ral, me­jo­ran­do la ca­li­dad de la po­bla­ción, es­ti­mu­lan­do la ren­ta­bi­li­dad. Pa­ra ello, se de­be lle­var en pa­ra­le­lo, una bue­na y acer­ta­da po­si­ción en cuan­to a la pla­ni­fi­ca­ción y con­ci­lia­ción en­tre las “nue­vas cons­truc­cio­nes” y su rol ver­da­de­ro, en el buen en­ten­di­do “pro­gre­so”, que es la in­te­gra­ción del pa­sa­do y el pre­sen­te, pa­ra sal­va­guar­dar el en­torno sus­ten­ta­ble de los Cen­tros y Con­jun­tos His­tó­ri­cos, de va­lor cul­tu­ral.

De aquí han sus­ci­ta­do gran­des e in­tere­san­tes pro­yec­tos de re­vi­ta­li­za­ción in­te­gral de cen­tros his­tó­ri­cos y con­jun­tos ur­ba­nos, que han ge­ne­ra­do Po­los de Desa­rro­llo Cul­tu­ral-so­cial y Eco­nó­mi­co, ejem­plos de és­tos po­bla­dos son Ata­co, Su­chi­to­to y otros, que for­man par­te de cir­cui­tos tu­rís­ti­cos y es­tán vin­cu­la­dos al pro­gra­ma del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo, co­no­ci­do co­mo “Pue­blos Vi­vos”, se han con­ver­ti­do en pro­yec­tos in­te­gra­les, y lo me­jor de al­gu­nos de ellos ra­di­ca en que su pro­tec­ción de­pen­de del com­pro­mi­so de la So­cie­dad Ci­vil Or­ga­ni­za­da, en la que han par­ti­ci­pa­do pobladores, en­ti­da­des de ve­ci­nos y co­mu­ni­da­des, uni­ver­si­da­des, ins­tan­cias re­li­gio­sas, ci­vi­les y mi­li­ta­res. Es­to no es más que el Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co-cul­tu­ral “re­va­lo­ri­za­do en el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble”, lo que ha ge­ne­ra­do una nue­va vi­sión pa­ra las cons­truc­cio­nes adap­ta­das a su en­torno, con el fin de equi­li­brar y ar­mo­ni­zar de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na

y el ur­ba­nis­mo, adap­ta­dos a la his­to­ria y a las nue­vas de­man­das so­cia­les, que de­ben asumirse de for­ma so­li­da­ria y hu­ma­na.

Si­tua­ción que ha te­ni­do que ser ab­sor­bi­da me­dian­te un pa­pel pro­ta­gó­ni­co de la éti­ca pro­fe­sio­nal, de la mano de la “Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial -RSE-” que ame­ri­tan es­tas nue­vas pro­yec­cio­nes.

Ade­más, en El Salvador se le es­tá dan­do mu­cho én­fa­sis a los es­pa­cios que su uso ge­ne­re con­cien­cia co­lec­ti­va, con­cer­ta­ción y diá­lo­go cul­tu­ral, que a su vez im­pul­san un re­fuer­zo edu­ca­ti­vo. Aquí pre­va­le­cen los mu­seos, sa­las de tea­tro, ga­le­rías, tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos, y es­pa­cios al ai­re li­bre que a su vez pro­veen re­crea­ción, es­par­ci­mien­to y ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas y cul­tu­ra­les.

Aná­li­sis

Se de­ri­va una pro­yec­ción del pa­sa­do al pre­sen­te, a tra­vés de una pla­ta­for­ma de sus­ten­ta­bi­li­dad ur­ba­na y te­rri­to­rial, por me­dio del ma­ne­jo in­te­gral de la ar­qui­tec­tu­ra y la hu­ma­ni­za­ción del es­pa­cio: di­se­ñar con ló­gi­ca y con efec­ti­va dig­ni­fi­ca­ción.

Con es­tas ase­ve­ra­cio­nes se pue­de re­afir­mar que la “cul­tu­ra es el ca­mino que ha­ce no­bles a los pue­blos”. Es­te gran panorama, nos ha­ce re­fle­xio­nar en una gran pre­gun­ta, re­la­cio­na­da con nues­tra reali­dad na­cio­nal: ¿Pa­ra quién es el Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral? ¡Pa­ra to­dos!, ya que se tra­ta de bie­nes co­lec­ti­vos.

El plan­tea­mien­to del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral y su vi­sión en la ac­tua­li­dad, se en­fren­ta a va­rias si­tua­cio­nes que han in­flui­do en la po­ca va­lo­ri­za­ción del mis­mo y que es­tán in­ci­dien­do en la ter­gi­ver­sa­ción de nues­tra iden­ti­dad co­mo sal­va­do­re­ños, co­mo lo es la fal­ta de un aná­li­sis de la in­ci­den­cia de la glo­ba­li­za­ción, des­de la pers­pec­ti­va del ries­go de per­der la iden­ti­dad na­cio­nal en con­tra­po­si­ción a la ad­qui­si­ción de “pa­tro­nes masificados o iden­ti­da­des que no son re­fe­ren­tes lo­ca­les” se de­be to­mar lo po­si­ti­vo de la glo­ba­li­za­ción que im­pli­ca in­gre­sar en un mun­do sin fronteras con ac­ce­so a las co­mu­ni­ca­cio­nes y la tec­no­lo­gía. Lo an­te­rior trae co­mo con­se­cuen­cia una pér­di­da pau­la­ti­na es­pe­cial­men­te del pa­tri­mo­nio in­tan­gi­ble, res­tán­do­le im­por­tan­cia, por ello se de­be con­tar con una vi­sión en el área edu­ca­ti­va, den­tro del marco de la en­se­ñan­za del co­no­ci­mien­to del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral, (en to­dos los ni­ve­les de la edu­ca­ción pú­bli­ca y pri­va­da). La no­ción de “cul­tu­ra glo­bal” en El Salvador es­tá ge­ne­ral­men­te aso­cia­da con la di­fu­sión de los valores y es­ti­los de vi­da que no co­rres­pon­den a nues­tra iden­ti­dad, in­ci­dien­do es­ta si­tua­ción en una cul­tu­ra de con­su­mo que lle­va a la ex­tin­ción de cos­tum­bres, tra­di­cio­nes de to­do ti­po, for­mas de vi­da par­ti­cu­la­res de los pue­blos; es­te des­arrai­go cul­tu­ral, ge­ne­ra pér­di­da de per­te­nen­cia y por su­pues­to in­flu­ye en la pér­di­da del desa­rro­llo cul­tu­ral, pro­vo­ca­do por una trans­cul­tu­ri­za­ción.

¿Qué ha­cer?

Hay que te­ner pre­sen­te que la cul­tu­ra de un pue­blo es­tá mar­ca­da por su Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral que iden­ti­fi­ca a las co­mu­ni­da­des y la di­fe­ren­cia de otras.

Así co­mo tam­bién cons­ti­tu­ye la iden­ti­dad pro­pia de un pue­blo, con­si­de­rán­do­se par­te de una he­ren­cia del pa­sa­do, que se pro­yec­ta en el pre­sen­te y en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, por lo que la res­pon­sa­bi­li­dad de su con­ser­va­ción es vi­tal y de to­dos. Ade­más, se de­be te­ner con­cien­cia del va­lor del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral in­ma­te­rial: que se vuel­ve una fuer­za pa­ra el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble, pa­ra ello, los sal­va­do­re­ños tie­nen que tra­ba­jar en rom­per la “cul­tu­ra del ol­vi­do”, que va acom­pa­ña­da de ig­no­ran­cia, de­sidia, des­pre­cio y vi­sión pe­yo­ra­ti­va, lo cual no fa­vo­re­ce su va­lo­ra­ción y me­nos su vi­gen­cia en el tiem­po. Es in­dis­pen­sa­ble apos­tar­le a ge­ne­rar nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra el po­si­cio­na­mien­to de la cul­tu­ra, co­mo un eje trans­ver­sal den­tro del desa­rro­llo del país, lo cual de­be in­ci­dir en el sec­tor eco­nó­mi­co na­cio­nal, pa­ra lo­grar la ren­ta­bi­li­dad cul­tu­ral y po­ner en con­tex­to la va­lo­ra­ción del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral, con el co­no­ci­mien­to e iden­ti­fi­ca­ción del mis­mo, pa­ra em­po­de­rar­se, ad­qui­rir ese sen­ti­do de per­te­nen­cia tan esen­cial y vi­tal, que con­lle­ve al ver­da­de­ro res­pe­to y dig­ni­fi­ca­ción de nues­tra iden­ti­dad.

Pá­gi­na an­te­rior iz­quier­da: fa­cha­da prin­ci­pal de la Ca­te­dral de San­ta Ana. Co­rres­pon­de al es­ti­lo Neo Gó­ti­co, la mis­ma fue cons­trui­da a prin­ci­pios del si­glo XX y po­see la ca­te­go­ría de Mo­nu­men­to Na­cio­nal. Cen­tro: in­te­rior de la Ca­te­dral de San­ta Ana, con...

don­de se ha­ce sen­tir su es­plen­dor ar­qui­tec­tó­ni­co, ma­jes­tuo­si­dad y mo­nu­men­ta­li­dad, en­fo­cán­do­se el ac­ce­so prin­ci­pal de la mis­ma. De­re­cha: Su­chi­to­to po­see una de­cla­ra­to­ria de “Con­jun­to Ur­bano de in­te­rés cul­tu­ral”, re­sal­tan en sus in­mue­bles los...

Arri­ba: igle­sia San­ta Cruz de Ro­ma, Pan­chi­mal­co es una de las jo­yas de ar­qui­tec­tu­ra re­li­gio­sa co­lo­nial de las más re­pre­sen­ta­ti­vas del país, es Mo­nu­men­to Na­cio­nal y ade­más se en­cuen­tra en­cla­va­da en un po­bla­do de ori­gen in­dí­ge­na: Pan­chi­mal­co. Cen­tro:...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.