Ofi­ci­nas Gua­te­que

OFI­CI­NAS GUA­TE­QUE

Domus en Español Costa Rica - - Créditos - Geor­gi­na Par­ti­da

Ca­da día es más fre­cuen­te que la his­to­ria al pa­so de los años y con la evo­lu­ción de una ur­be de­ci­da cam­biar el rum­bo de un in­mue­ble. Con la in­ter­ven­ción de un nue­vo con­cep­to ar­qui­tec­tó­ni­co, Es­tu­dio Atem­po­ral da vi­da a Gua­te­que. Cuan­do an­te­rior­men­te fun­gió co­mo una fá­bri­ca de in­dus­tria li­ge­ra, aho­ra se trans­for­ma en un no­ve­do­so es­pa­cio de tra­ba­jo

Des­de ha­ce más de una dé­ca­da, ca­da vez son más los pro­gra­mas de ofi­ci­nas que se ha­cen co­mo es­pa­cios abier­tos. Ya son me­nos los cor­po­ra­ti­vos que dis­po­nen de lu­ga­res ce­rra­dos o de es­pa­cios in­di­vi­dua­les. Las es­ta­cio­nes de tra­ba­jo se po­si­cio­nan uni­das, a lo más, di­vi­di­das por pa­ne­les, pe­ro siem­pre dis­pues­tas co­mo una zo­na úni­ca. El ca­so de Gua­te­que es un con­cep­to de di­se­ño abier­to con la in­ten­ción de me­jo­rar la co­mu­ni­ca­ción y el tra­ba­jo en equi­po en­tre sus co­la­bo­ra­do­res. Al no exis­tir pa­re­des o mu­ros fí­si­cos di­vi­so­rios, las per­so­nas in­ter­ac­túan y se ge­ne­ra un am­bien­te de ar­mo­nía y co­la­bo­ra­ción. Pa­ra ha­blar uno con otro, ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio le­van­tar­se de su lu­gar; la in­ter­ac­ción es trans­pa­ren­te y bas­ta con gi­rar la ca­be­za pa­ra di­ri­gir­se a la per­so­na desea­da. Ya no se tra­ta de ofi­ci­nas pro­pias y es­pa­cios pri­va­dos. Se tra­ta de ni­ti­dez, na­tu­ra­li­dad e in­te­gra­ción.

Las ofi­ci­nas abier­tas fa­vo­re­cen la co­mu­ni­ca­ción y tam­bién pue­den be­ne­fi­ciar la eco­no­mía de la em­pre­sa. Un plan­tea­mien­to de es­te ti­po re­du­ce los cos­tos de cons­truc­ción, aca­ba­dos y de mo­bi­lia­rio. Tam­bién be­ne­fi­cia la re­duc­ción en cos­tos de elec­tri­ci­dad por dos fac­to­res de­ter­mi­nan­tes: ca­le­fac­ción o ai­re acon­di­cio­na­do e ilu­mi­na­ción.

Gua­te­que se en­cuen­tra en la Co­lo­nia

Anáhuac, en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Esa zo­na se ca­rac­te­ri­za por ha­ber te­ni­do una dis­po­si­ción in­dus­trial des­de las dé­ca­das de los 30 y 40 del si­glo pa­sa­do. Di­ver­sas co­lo­nias ale­da­ñas a la Anáhuac tam­bién se ex­ten­die­ron co­mo es­ce­na­rios con enor­mes fá­bri­cas que pro­du­cían di­ver­sos ar­tícu­los, en­tre te­las, ha­ri­nas, ja­bo­nes, cho­co­la­tes y cer­ve­za. La su­ma de es­tas in­dus­trias com­ple­ta­ban for­mas efi­cien­tes y in­ge­nio­sa­men­te es­té­ti­cas. Otro­ra, co­mo ya se men­cio­nó, en su ori­gen, Gua­te­que fue una fá­bri­ca de in­dus­tria li­ge­ra que abar­có una cua­dra com­ple­ta. Con el tiem­po, se seg­men­tó dan­do pa­so a di­ver­sas áreas de tra­ba­jo que se fue­ron ges­tan­do gra­cias a las ven­ta­jas es­pa­cia­les.

Pa­ra el en­torno ur­bano, la exis­ten­cia de Gua­te­que si­gue for­man­do par­te de la me­mo­ria co­lec­ti­va. Sin em­bar­go, hoy con la in­ter­ven­ción de Es­tu­dio Atem­po­ral, el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co le ofre­ce una opor­tu­ni­dad dis­tin­ta de exis­tir y ser­vir. El pro­yec­to re­qui­rió un tra­ta­mien­to opues­to. Si bien, par­te del pa­tri­mo­nio de la ciu­dad se ha con­ser­va­do, otor­gan­do un mo­de­lo de arrai­go e iden­ti­dad, lo re­le­van­te en es­te pro­yec­to fue dar­le una fun­ción más prác­ti­ca y dis­tin­ta que se aco­ple a la cul­tu­ra la­bo­ral contemporánea.

Ac­tual­men­te es­ta es­fe­ra la­bo­ral, que mi­de

772 m2, cons­ta de dos gran­des áreas: un bo­de­gón cu­ya es­truc­tu­ra se mon­ta en una se­rie de co­lum­nas que en­mar­can di­ver­sas áreas y re­ma­tan con una cu­bier­ta den­ta­da (a ma­ne­ra de dien­tes de sie­rra) y un edi­fi­cio de tres ni­ve­les con te­cho plano, ex­po­nien­do una fi­so­no­mía más ins­ti­tu­cio­nal. Las co­lum­nas fue­ron em­pa­re­ja­das con hor­mi­gón y las pa­re­des de ce­men­to se ali­nea­ron con ta­bi­ques de me­tal negro y vi­drio. El lo­gro de es­tos dos es­pa­cios es di­vi­dir vi­sual­men­te el in­te­rior co­mo dos lí­neas de pro­duc­ción la­bo­ral. La en­tra­da es pun­tua­li­za­da con una re­cep­ción que ha­ce a la vez de ele­men­to de unión en­tre las dos sec­cio­nes pro­yec­ta­das.

Son po­cos los ele­men­tos que in­te­gran es­te pro­yec­to. La es­truc­tu­ra de la edi­fi­ca­ción si­gue sien­do la ori­gi­nal y en­ta­bla un di­se­ño muy lim­pio. Es­ta dis­po­si­ción es­truc­tu­ral se vuel­ve el com­po­nen­te pro­ta­gó­ni­co ya que las co­lum­nas de con­cre­to apa­ren­te y los mu­ros de block se con­tra­rres­tan con el mo­bi­lia­rio que des­ta­can­do su re­le­van­cia en cuan­to a me­di­das, ma­te­ria­les y cro­mas fue di­se­ña­do es­pe­cial­men­te pa­ra ca­da área, con­vir­tién­do­se en el al­ma del lu­gar.

Otro personaje re­le­van­te den­tro del di­se­ño de es­te es­pa­cio, es la ve­ge­ta­ción. Di­ver­sas plan­tas fue­ron co­lo­ca­das en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos pa­ra ge­ne­rar con­tras­te con los co­lo­res de los ma­te­ria­les que ahí se in­te­gran.

El bo­de­gón se con­vier­te en un ta­ller que se mo­du­la a tra­vés de dos can­ce­le­rías gran­des y di­vi­den el es­pa­cio en tres. De es­ta di­vi­sión se ge­ne­ran dos ofi­ci­nas en los ex­tre­mos, ar­ti­cu­la­das por un ta­pan­co. Es­tos son los úni­cos es­pa­cios pri­va­dos, tan­to en la se­gun­da plan­ta o mez­za­ni­ne co­mo en la plan­ta ba­ja. Al cen­tro se ubi­ca un lu­gar pro­yec­ta­do pa­ra ac­ti­vi­da­des lú­di­cas o jun­tas generales. To­do se ilu­mi­na con luz na­tu­ral.

La se­gun­da sec­ción que co­rres­pon­de al edi­fi­cio de tres plan­tas, tie­ne un ac­ce­so por las es­ca­le­ras cu­yo aca­ba­do en ma­de­ra ha­ce que con­tras­ten per­fec­ta­men­te con la in­ten­ción in­dus­trial del com­ple­jo. Es­tas es­ca­le­ras di­ri­gen, en pri­me­ra ins­tan­cia, al área de con­vi­ven­cia: al co­me­dor y la co­ci­na. En es­te se­gun­do ni­vel exis­te un mis­mo am­bien­te que re­ma­ta en la te­rra­za gra­cias a las can­ce­le­rías aba­ti­bles que per­mi­ten des­va­ne­cer el lí­mi­te en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior. El es­pa­cio ex­terno se de­ter­mi­na con una zo­na de des­can­so al ai­re li­bre. Es­te es­tá amue­bla­do con ban­cos y me­sas de ma­de­ra y se res­guar­dan del sol con una pér­go­la con ve­ge­ta­ción. Un mez­za­ni­ne es in­ser­ta­do en el pun­to más al­to pa­ra crear una área ais­la­da.

Por úl­ti­mo, el ter­cer ni­vel se con­vier­te en un es­pa­cio de ac­ce­so li­mi­ta­do. Aquí se ubi­can las ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas que ca­si siem­pre tra­ba­jan de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te al res­to del com­ple­jo. Un com­ple­jo in­dus­trial crea­do ha­ce más de 80 años que tras­mu­ta en un có­mo­do es­pa­cio de ofi­ci­nas que cum­ple al 100% con las ne­ce­si­da­des la­bo­ra­les ac­tua­les. La bon­dad del di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co y dis­tri­bu­ción ha­ce que es­te edi­fi­cio si­ga exis­tien­do con dig­ni­dad y cum­pla con to­tal efi­cien­cia su de­sig­nio ac­tual.

En la pá­gi­na an­te­rior: Gua­te­que es un es­pa­cio abier­to que in­vi­ta a la co­mu­ni­ca­ción. Las ofi­ci­nas son abier­tas y son po­cos los es­pa­cios pri­va­dos. La luz na­tu­ral im­pe­ra y la do­ble al­tu­ra pro­vo­ca una ven­ti­la­ción na­tu­ral. Arri­ba: los es­pa­cios del fon­do son los úni­cos que pue­den ce­rrar­se pa­ra ma­yor pri­va­ci­dad. Es­tos se ocu­pan pa­ra jun­tas o pa­ra mo­men­tos de con­cen­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.