Re­glas, cri­te­rios, va­lo­res: la su­pe­rin­ten­den­cia y el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral

Domus en Español Costa Rica - - 78 - Tex­to de Ro­ber­to Cec­chi

Tras la uni­fi­ca­ción de Ita­lia, la par­te más aten­ta del país fue cru­za­da por un sen­ti­mien­to de ira, in­dig­na­ción y asom­bro; al dar­se cuen­ta de lo que le ocu­rría a su pa­tri­mo­nio cul­tu­ral.

Se es­ta­ba pro­du­cien­do una ver­da­de­ra diás­po­ra de obras maes­tras ha­cia co­lec­cio­nes ex­tran­je­ras, pú­bli­cas y pri­va­das. Fue el re­sul­ta­do de una de­ci­sión de ge­ne­rar di­ne­ro con la li­qui­da­ción de bie­nes ecle­siás­ti­cos, alimentada por una fre­né­ti­ca y "sa­crí­le­ga ava­ri­cia de los ven­de­do­res de an­ti­güe­da­des, que tu­vie­ron la fa­ci­li­dad de ro­bar te­so­ros ar­tís­ti­cos que aho­ra es­tán con­fun­di­dos en co­lec­cio­nes ex­tran­je­ras, sin nin­gún signo que in­di­que su ori­gen"1.

Tras dé­ca­das de in­di­fe­ren­cia se to­mó la de­ci­sión de in­ten­tar, de al­gún mo­do, re­du­cir el fe­nó­meno. Es­te fue el ori­gen de los ór­ga­nos de su­per­vi­sión, crea­dos pa­ra ge­ne­rar un ca­tá­lo­go de ac­ti­vos pro­te­gi­dos, ele­gi­dos por su re­co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co y crí­ti­co, el cual de­bía ser he­cho pú­bli­co en una se­rie de lis­tas.2

En reali­dad, so­lo se pu­bli­có una, la de 1903 (O.G. 307 / 31.12), re­dac­ta­da so­bre la ba­se de los es­tu­dios de Be­ren­son, Ca­val­ca­se­lle, Cro­we, Mol­men­ti, Mo­re­lli, Ric­ci y Ven­tu­ri. La­men­ta­ble­men­te, con­te­nía so­lo al­re­de­dor de 100 ac­ti­vos, los lla­ma­dos del "ma­yor mé­ri­to"; muy po­cos pa­ra una can­ti­dad tan im­por­tan­te de ob­je­tos. Así, es­pe­ran­do la com­pi­la­ción de un ca­tá­lo­go, las obras maes­tras con­ti­nua­ron su arri­bo a las co­lec­cio­nes de los mu­seos más im­por­tan­tes del mun­do.

Por es­ta ra­zón se de­ci­dió cam­biar ra­di­cal­men­te el ca­mino. En lu­gar de uti­li­zar un ca­tá­lo­go, co­mo de­be­ría ser ló­gi­ca y le­gal­men­te, se es­ta­ble­ció un ré­gi­men de sal­va­guar­dias, ac­ti­va­do au­to­má­ti­ca­men­te y que si­gue ac­ti­vo hoy en día, a tra­vés de la lla­ma­da pre­sun­ción de cul­tu­ra. Un cri­te­rio ba­sa­do en los va­lo­res presuntos y no en los es­ta­ble­ci­dos. Es un sis­te­ma in­si­dio­so, ba­sa­do en la re­nun­cia a co­no­cer el pa­tri­mo­nio que de­be­mos pro­te­ger y va­lo­ri­zar, por­que no re­quie­re que sea iden­ti­fi­ca­do, re­co­no­ci­do y ca­ta­lo­ga­do. Es­ta­ble­ce lí­mi­tes es­tric­tos a la dis­po­ni­bi­li­dad de un ac­ti­vo, ba­sa­do sim­ple­men­te en si cae den­tro de cier­tas ca­te­go­rías, co­mo ser pro­pie­dad de una en­ti­dad en lu­gar de otra.

En­ton­ces, to­da­vía hoy, la gran ma­yo­ría de pro­pie­da­des pro­pie­dad de or­ga­nis­mos pú­bli­cos y ca­ri­ta­ti­vos no es­tán su­je­tas a res­tric­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, sino que se en­cuen­tran en un sis­te­ma de pro­tec­ción, en un lim­bo im­pues­to por las con­di­cio­nes le­ga­les del ré­gi­men de pro­pie­dad ("Los bie­nes cul­tu­ra­les con­sis­ten en in­mue­bles y bie­nes mue­bles per­te­ne­cien­tes al Es­ta­do, las Re­gio­nes, otros en­tes te­rri­to­ria­les, así co­mo a cual­quier otro or­ga­nis­mo e ins­ti­tu­ción pú­bli­ca, y a aso­cia­cio­nes pri­va­das sin fi­nes de lu­cro ... "). Es un mun­do fa­tí­di­co, re­gi­do por le­yes que aco­go­tan a los pro­pie­ta­rios y di­se­ña­do­res (y a los mis­mos Su­pe­rin­ten­den­tes ), ya que los va­lo­res que de­ben ser re­co­no­ci­dos y los lí­mi­tes que de­ben ob­ser­var­se no han si­do pre­via­men­te es­ta­ble­ci­dos, sino du­ran­te el tra­ba­jo o, a ve­ces, des­pués (Ley 364/1909).

Nin­gu­na de las re­for­mas rea­li­za­das has­ta aho­ra, más o me­nos una do­ce­na en quin­ce años, im­pac­tó en es­te pro­ble­ma, el que fue sim­ple­men­te ig­no­ra­do y, des­de 1909 en ade­lan­te, la pre­sun­ción de ser un bien cul­tu­ral pa­só sin ser he­ri­da en la le­gen­da­ria Ley 1089/1939; lue­go in­clui­da en la Ley Con­so­li­da­da 490/1999; y ter­mi­nó su tra­yec­to­ria en el Có­di­go de 2004 ac­tual­men­te vi­gen­te.

De lo des­crip­to pro­vie­ne el po­der abru­ma­dor de los su­pe­rin­ten­den­tes, el que no es ex­ce­si­vo sino la con­se­cuen­cia ló­gi­ca de una le­gis­la­ción que pre­fie­re pos­po­ner in­de­fi­ni­da­men­te la de­ter­mi­na­ción del va­lor. Es el fru­to de la am­bi­güe­dad de las re­glas, pues siem­pre de­ben ser in­ter­pre­ta­das y adap­ta­das; y sa­be­mos que cuan­to más in­cier­ta es la re­gla, ma­yor es la dis­cre­cio­na­li­dad de los fun­cio­na­rios. La cul­pa re­cae en los ór­ga­nos de con­trol. Un sis­te­ma de pro­tec­ción dic­ta­do por una si­tua­ción de emer­gen­cia pue­de ha­ber te­ni­do sen­ti­do pa­ra ha­cer fren­te a cir­cuns­tan­cias crí­ti­cas, co­mo las de fi­na­les del si­glo XIX, pe­ro no de­be­ría ha­ber­se con­ver­ti­do en la pie­dra an­gu­lar pa­ra sal­va­guar­dar el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de Ita­lia, co­mo es el ca­so.

Es­to no fue to­do. A fi­na­les del si­glo XIX la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral se li­mi­ta­ba a obras maes­tras, tra­ba­jos ex­cep­cio­na­les y mo­nu­men­tos; en un sis­te­ma eli­tis­ta de va­lo­res, mien­tras se es­ta­ba desa­rro­llan­do una con­vic­ción di­fe­ren­te en Eu­ro­pa, vin­cu­la­da al con­cep­to de que el pa­tri­mo­nio ge­ne­ra­li­za­do de­be­ría ser el fo­co de pro­tec­ción. Es­te prin­ci­pio fue ab­sor­bi­do por las nor­mas ita­lia­nas de la Pri­me­ra De­cla­ra­ción de la Co­mi­sión Fran­ces­chi­ni (1967) que es­ta­ble­ce que "los ejem­plos ma­te­ria­les que ten­gan va­lor cul­tu­ral" de­be­rían ser pro­te­gi­dos.

Al com­bi­nar los dos, la pre­sun­ción del cul­tu­ra­lis­mo y la no­ción de un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral ge­ne­ra­li­za­do, los lí­mi­tes del pro­te­gi­do se ex­pan­die­ron des­pro­por­cio­na­da­men­te y adquirieron con­no­ta­cio­nes ca­da vez más in­cier­tas y bo­rro­sas. No te­ner el fil­tro ar­tís­ti­co sig­ni­fi­ca que cual­quier co­sa pue­de ser un ac­ti­vo que ne­ce­si­te pro­tec­ción, por lo que se es­pe­ra que los or­ga­nis­mos de su­per­vi­sión, es­truc­tu­ra­dos pa­ra vi­gi­lar una lis­ta cir­cuns­crip­ta de obras, ope­ren en un uni­ver­so in­fi­ni­ta­men­te vas­to y, lo que es más im­por­tan­te, des­co­no­ci­do.

Es­te es el pro­ble­ma. La ges­tión del sis­te­ma de pa­tri­mo­nio cul­tu­ral no es una cues­tión no­mi­na­lis­ta de ofi­ci­nas o con­jun­tos de ofi­ci­nas, ya que al­gu­nas re­for­mas qui­sie­ran ser en­ten­di­das. Se tra­ta de re­glas que no exis­ten o que son te­rri­ble­men­te in­cier­tas.

En es­te caos de diag­nós­ti­cos apro­xi­ma­dos, exis­te el ries­go de per­der de vis­ta la esen­cia del pro­ble­ma, re­du­cien­do la pro­tec­ción a un pro­ble­ma bu­ro­crá­ti­co, mien­tras que la cul­tu­ra y el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral son va­lo­res ex­tra­or­di­na­rios y una opor­tu­ni­dad pa­ra el desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co. Es ne­ce­sa­rio des­pe­jar de­fi­ni­ti­va­men­te el cam­po de la in­si­nua­ción de que con la cul­tu­ra no hay desa­rro­llo y que, por el con­tra­rio, es un im­pe­di­men­to.

La cul­tu­ra es un pro­ce­so de con­fe­rir sig­ni­fi­ca­do y, por lo tan­to, un ins­tru­men­to ca­paz de ge­ne­rar va­lo­res sim­bó­li­cos. Pa­ra dic­tar, co­mo se di­ce, las for­mas del "te­ner que ser". La cul­tu­ra es "la trans­po­si­ción de en­ti­da­des que do­mi­nan ex­plí­ci­ta­men­te la con­cien­cia in­di­vi­dual, a la que nos re­fe­ri­mos pe­rió­di­ca­men­te pa­ra di­ri­gir nues­tras pro­pias ac­cio­nes y las de los de­más, con el ob­je­ti­vo de mo­ti­var las elec­cio­nes mo­ra­les de la so­cie­dad y de­ter­mi­nar de al­gu­na ma­ne­ra el fu­tu­ro" 3. La cul­tu­ra es una he­rra­mien­ta pa­ra com­par­tir, ca­paz de ge­ne­rar una obli­ga­ción mo­ral es­pon­tá­nea. En una pa­la­bra, la cul­tu­ra es ca­pi­tal so­cial 4. Re­cur­sos cog­ni­ti­vos y re­la­cio­na­les ca­pa­ces de crear con­di­cio­nes de con­fian­za, in­dis­pen­sa­bles pre­ci­sa­men­te pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co5. En una de sus úl­ti­mas obras, Gia­co­mo Be­cat­ti­ni nos re­cor­dó que el prin­ci­pal pro­ble­ma del va­lor es la ten­sión que ge­ne­ra "vin­cu­lar los fe­nó­me­nos su­per­fi­cia­les de la vi­da eco­nó­mi­ca con una es­truc­tu­ra u or­den in­terno".6 La cul­tu­ra y la ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca tam­bién cons­ti­tu­yen es­ta pro­fun­da raíz ho­ri­zon­te que le da sen­ti­do a la ac­ción.

A me­nu­do so­mos cul­pa­bles de ol­vi­dar es­te he­cho.

Ro­ber­to Cec­chi ha si­do su­per­in­ten­den­te del Pa­tri­mo­nio Am­bien­tal y Ar­qui­tec­tó­ni­co de Ve­ne­cia, ge­ren­te ge­ne­ral, se­cre­ta­rio ge­ne­ral y sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do del Mi­nis­te­rio de Bie­nes y Ac­ti­vi­da­des Cul­tu­ra­les. Es miem­bro del Con­se­jo Ge­ne­ral de la Fun­da­ción Ci­ni de Ve­ne­cia.

Con el pa­so del tiem­po la ten­den­cia en el di­se­ño de las ofi­ci­nas ha cam­bia­do to­man­do en cuen­ta los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, la co­mo­di­dad y la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res, ade­más de las par­ti­cu­la­ri­da­des de las di­fe­ren­tes re­gio­nes, y so­bre to­do de ca­da una de las em­pre­sas.

Exis­te una cla­ra ten­den­cia a eli­mi­nar los es­pa­cios ce­rra­dos. Ade­más, el avan­ce en la tec­no­lo­gía, la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral, los es­pa­cios de co-wor­king e in­clu­so la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar a dis­tan­cia, ha­cen que los es­pa­cios en las ofi­ci­nas ac­tua­les se ajus­ten a una nue­va reali­dad.

Las áreas de tra­ba­jo ca­da vez más se vi­sua­li­zan co­mo es­pa­cios co­la­bo­ra­ti­vos que pro­mue­ven la in­te­gra­ción, don­de hay zo­nas pa­ra tra­ba­jo in­di­vi­dual, que pue­den ser com­par­ti­dos o es­pa­cios pa­ra tra­ba­jar en gru­po. La iden­ti­dad cor­po­ra­ti­va se ha vuel­to un ele­men­to im­por­tan­te pues­to que los es­pa­cios son co­lec­ti­vos y bus­can una ima­gen ho­mo­gé­nea. Por otro la­do, las em­pre­sas más van­guar­dis­tas e in­no­va­do­ras le dan más op­cio­nes a sus co­la­bo­ra­do­res pro­por­cio­nan­do, ade­más de las zo­nas de tra­ba­jo, es­pa­cios de es­par­ci­mien­to y des­can­so, lo­gran­do de esa ma­ne­ra po­ten­ciar la crea­ti­vi­dad y mu­chos be­ne­fi­cios en tér­mi­nos so­cia­les.

El mo­bi­lia­rio de los es­pa­cios de tra­ba­jo se adap­ta a es­tos tiem­pos bus­can­do más co­mo­di­dad pa­ra el tra­ba­ja­dor, mue­bles er­go­nó­mi­cos, me­sas y si­llas con al­tu­ra adap­ta­ble, son par­te de las ca­rac­te­rís­ti­cas que se pue­den en­con­trar. La de­man­da de or­ga­ni­za­ción ha he­cho que apa­rez­can nu­me­ro­sos com­ple­men­tos pa­ra aco­mo­dar y al­ma­ce­nar do­cu­men­tos y ar­tícu­los de ofi­ci­na, de­jan­do la me­sa li­bre de do­cu­men­tos u otros. A eso su­ma­mos que la apa­ri­ción de nue­vas tec­no­lo­gías es­tá lle­van­do a que el pa­pel des­apa­rez­ca, que los apa­ra­tos sean más com­pac­tos, sin co­ne­xio­nes alam­bra­das y con mue­bles más fle­xi­bles y mó­vi­les. Los es­pa­cios de reunio­nes sue­len ser más ver­sá­ti­les, lo­gran­do múl­ti­ples lu­ga­res adon­de po­der rea­li­zar­se o tam­bién crean­do es­pa­cios que pue­dan ce­rrar­se en de­ter­mi­na­do mo­men­to, si esa es la ne­ce­si­dad.

En cuan­to a la ma­te­ria­li­dad, la ofer­ta de pro­duc­tos pa­ra es­pa­cios de tra­ba­jo es enor­me. Se en­cuen­tra una gran can­ti­dad de su­per­fi­cies y ma­te­ria­les pa­ra el con­trol acús­ti­co, que se pue­den co­lo­car en dis­tin­tas su­per­fi­cies lo­gran­do con­tro­lar el rui­do. Su­per­fi­cies an­ti­des­li­zan­tes, an­ti­bac­te­ria­les y de fá­cil man­te­ni­mien­to, son par­te de las ca­rac­te­rís­ti­cas que po­de­mos en­con­trar en la gran ma­yo­ría de pro­duc­tos.

La ilu­mi­na­ción en los es­pa­cios de tra­ba­jo es un as­pec­to esen­cial, de­be en to­do mo­men­to apo­yar la ta­rea que se rea­li­za y ese es el cri­te­rio que de­be pre­va­le­cer a la ho­ra de di­se­ñar­la. Una bue­na ilu­mi­na­ción es tan im­por­tan­te co­mo la er­go­no­mía, ma­te­ria­les y co­lo­res, y la tec­no­lo­gía ca­da vez es más avan­za­da en cuan­to a lu­mi­na­rias efi­cien­tes.

Es im­por­tan­te crear di­fe­ren­tes am­bien­tes, de­fi­nir pa­ra ca­da em­pre­sa una so­lu­ción a la me­di­da de acuer­do a su cul­tu­ra la­bo­ral y a su iden­ti­dad, ar­ti­cu­lan­do ele­men­tos co­mo el mo­bi­lia­rio, ilu­mi­na­ción, ma­te­ria­les y co­lo­res, y de esa ma­ne­ra con­se­guir una me­jor or­ga­ni­za­ción, ma­xi­mi­zan­do re­sul­ta­dos

Por mu­chos años las ofi­ci­nas eran vi­sua­li­za­das co­mo es­pa­cios in­di­vi­dua­les de tra­ba­jo. Ca­da quien en su es­pa­cio, más o me­nos ce­rra­do, de­pen­dien­do de la je­rar­quía, y con op­ción de que ca­da quién lo per­so­na­li­za­ra. Tex­to de Daf­na Gryns­pan

A. Sa­li­nas, Lao, Del R. Mu­seo de Pa­ler­mo, Pa­ler­mo 1873, p. 25. 2 R. Cec­chi, Abe­ce­da­rio. Có­mo me­jo­rar y pro­te­ger el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, Ski­ra, Gi­ne­bra-mi­lán 2015. 3 Francesco Re­mot­ti, Cul­tu­ra. De la com­ple­ji­dad al em­po­bre­ci­mien­to, La­ter­za, Ro­ma-ba­ri...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.