CO­NOZ­CA SU CON­DI­CIÓN FÍ­SI­CA AN­TES DE EJER­CI­TAR­SE

Ejercicio y salud - - SALUD - Por Ma­ría Ya­nory Oban­do

CONSULTAR AL ES­PE­CIA­LIS­TA AN­TES DE INI­CIAR­SE EN EL DE­POR­TE LE PER­MI­TI­RÁ EVI­TAR LE­SIO­NES O PRO­BLE­MAS QUE PON­GAN EN RIES­GO SU VI­DA

En la lar­ga lis­ta de bue­nos pro­pó­si­tos que so­le­mos es­ta­ble­cer a principios de ca­da año, no ha­ce fal­ta una encuesta pa­ra sa­ber que en la ma­yo­ría des­ta­ca ha­cer más ejer­ci­cio o em­pe­zar a prac­ti­car­lo, so­bre to­do si las fies­tas nos de­ja­ron un le­ga­do de exá­me­nes mé­di­cos al­te­ra­dos y unos ki­los de más.

Sin em­bar­go, an­tes de ini­ciar con una ru­ti­na sin ton ni son, ase­só­re­se con un es­pe­cia­lis­ta. No só­lo ten­drá me­jo­res re­sul­ta­dos, sino que se ga­ran­ti­za­rá que la ex­pe­rien­cia sea gra­ta y se­gu­ra, otor­gán­do­le más opor­tu­ni­dad de sos­te­ner­la en el tiem­po y ver re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en su ca­li­dad de vi­da.

Pa­ra Vi­vien Ara­ya, car­dió­lo­ga y ele­tro­fi­sió­lo­ga de la Clí­ni­ca Bí­bli­ca, es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar en­tre ac­ti­vi­dad fí­si­ca y ejer­ci­cio fí­si­co.

Ac­ti­vi­dad fí­si­ca es el con­jun­to de mo­vi­mien­tos que rea­li­za­mos dia­ria­men­te: ca­mi­nar pa­ra ir al tra­ba­jo, ha­cer las ta­reas do­més­ti­cas, la­var el ca­rro, arre­glar el jar­dín los fi­nes de se­ma­na o su­bir las gra­das en lu­gar de usar el as­cen­sor, en­tre otras. Ejer­ci­cio fí­si­co, por otra par­te, es un sis­te­ma pla­ni­fi­ca­do, que re­quie­re de ase­so­ría pro­fe­sio­nal. Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, mu­chas per­so­nas, por lar­go tiem­po, lo han prac­ti­ca­do de for­ma em­pí­ri­ca, lo cual au­men­ta el ries­go de su­frir le­sio­nes

óseas o en los li­ga­men­tos e in­clu­so las ex­po­ne, sin sa­ber, a pro­ble­mas de co­ra­zón de al­to ries­go pa­ra la sa­lud.

“Cuan­do se es jo­ven, uno pue­de ha­cer un es­fuer­zo fuer­te y aguan­tar­lo, pe­ro no se de­be per­der de vis­ta que si no se ha­ce co­rrec­ta­men­te, las fac­tu­ras vie­nen a lar­go pla­zo. En el ca­so de per­so­nas de más de 40 años, es to­da­vía más im­por­tan­te va­lo­rar la con­di­ción en que se en­cuen­tran”, ad­vir­te la doc­to­ra Ara­ya.

Te­ner cla­ro el pro­pó­si­to es el pri­mer pa­so a se­guir. Si sa­be por­qué quie­re ha­cer ejer­ci­cio, po­drá pa­sar al si­guien­te ni­vel, con cua­tro as­pec­tos fun­da­men­ta­les a con­si­de­rar, in­de­pen­dien­te­men­te de si lo que quie­re es ir al gim­na­sio, co­rrer me­dia ma­ra­tón, es­ca­lar una mon­ta­ña o ba­jar de pe­so: In­ten­si­dad, fre­cuen­cia, ti­po de ejer­ci­cio y du­ra­ción.

La in­ten­si­dad del ejer­ci­cio se va­lo­ra con una prue­ba de es­fuer­zo. Ese es­tu­dio brin­da un pa­no­ra­ma del acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co de la per­so­na y se le pres­cri­be so­bre cuál ran­go de pul­sa­cio­nes va a tra­ba­jar pa­ra que sea más efi­cien­te, de acuer­do con el pro­pó­si­to. La fre­cuen­cia y el tiem­po ideal es 30 mi­nu­tos, cin­co días a la se­ma­na, que es igual a 150 mi­nu­tos se­ma­na­les. Sin em­bar­go, tres ve­ces a la se­ma­na tam­bién es acep­ta­ble. El ti­po se pres­cri­be se­gún la con­di­ción par­ti­cu­lar y del ob­je­ti­vo.

Si de­ci­dió in­cor­po­tar el ejer­ci­cio a su es­ti­lo de su vi­da, ade­lan­te y si­ga esos cua­tro pa­sos pa­ra ha­gar­lo con mé­to­do y pres­crip­ción. El país cuen­ta con es­pe­cia­lis­tas ca­pa­ces de acom­pa­ñar­lo y ayu­dar­le a lo­grar que es­te pro­pó­si­to en su vi­da ten­ga el check de ¡Cum­pli­do!

TEN­GA CLA­RO CUÁL ES LA ME­TA QUE QUIE­RE LO­GRAR CON EL EJER­CI­CIO Y DISEÑE UNA ES­TRA­TE­GIA ACOR­DE.

Sa­ber su con­di­ción fí­si­ca a tra­vés de una prue­ba de es­fuer­zo le ayu­da a pre­ve­nir ries­gos y me­jo­ra su ren­di­mien­to.

El apo­yo y acom­pa­ña­mien­to de es­pe­cia­lis­tas en sa­lud es idó­neo pa­ra lo­grar las me­tas de­por­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.