CO­LA­BO­RA­DO­RES FELICES, EM­PRE­SA EXI­TO­SA

Ejercicio y salud - - ESPECIAL -

¿CUÁ­LES SON LAS VEN­TA­JAS DEL WELL­NESS PA­RA LAS EM­PRE­SAS Y SUS CO­LA­BO­RA­DO­RES?

Pris­ci­la Cór­do­ba es in­ge­nie­ra de la ca­de­na de su­mi­nis­tros en St. Ju­de Me­di­cal, mul­ti­na­cio­nal es­pe­cia­li­za­da en dis­po­si­ti­vos mé­di­cos. Por la na­tu­ra­le­za de sus fun­cio­nes, ma­ne­ja mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y mo­men­tos de ten­sión. Por más que dis­fru­ta lo que ha­ce, sino fue­ra por el ejer­ci­cio y las po­lí­ti­cas de bie­nes­tar de su em­pre­sa, cree que no re­sis­ti­ría la pre­sión. Uno de los fac­to­res que más la en­tu­sias­ma es el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal que re­ci­be pa­ra los de­por­tes que prac­ti­ca: atle­tis­mo y ci­clis­mo.

Así co­mo es­ta eje­cu­ti­va, mi­les más se sien­ten agra­de­ci­dos de que en sus or­ga­ni­za­cio­nes exis­tan pro­gra­mas de bie­nes­tar o de well­ness, pues de esa for­ma me­jo­ran su sa­lud, re­du­cen el pe­so y lo­gran ma­yor re­sis­ten­cia y con­cen­tra­ción.

Sin du­da, los pro­gra­mas de well­ness son los que mar­can la di­fe­ren­cia en­tre los me­jo­res lu­ga­res pa­ra tra­ba­jar y los de­más. Por ejem­plo, St. Ju­de Me­di­cal tie­ne tam­bién un plan in­te­gral de sa­lud ocu­pa­cio­nal,

que in­clu­ye mé­di­co de em­pre­sa y un fi­sio­te­ra­peu­ta, que atien­de mo­les­tias y le­sio­nes por la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des re­pe­ti­ti­vas. Ade­más, to­dos los días se ha­cen dos pau­sas de cin­co mi­nu­tos du­ran­te la jor­na­da la­bo­ral pa­ra es­ti­rar y ha­cer al­gu­nos ejer­ci­cios y el equi­po de Re­cur­sos Hu­ma­nos su­per­vi­sa que el menú del co­me­dor sea va­ria­do e in­clu­ya co­mi­das sa­lu­da­bles.

La em­pre­sa con­sul­to­ra Re­cur­sos Gae­bler in­di­ca que un pro­gra­ma de bie­nes­tar bien di­se­ña­do pue­de au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y la mo­ral y re­du­cir el es­trés. Ayu­da a los em­plea­dos a to­mar de­ci­sio­nes in­te­li­gen­tes y sa­lu­da­bles que pue­den re­du­cir los cos­tos en sa­lud e in­ca­pa­ci­da­des, au­men­tar la vi­ta­li­dad y re­du­cir el au­sen­tis­mo. La Au­to­ri­dad de Cui­da­do de la Sa­lud del Es­ta­do de Was­hing­ton (Es­ta­dos Uni­dos), se­ña­la en al­gu­nos in­for­mes que exis­te un re­torno de tres a uno por ca­da dó­lar in­ver­ti­do en un pro­gra­ma de bie­nes­tar de los em­plea­dos.

INI­CIO OP­TI­MIS­TA

Ade­más de un buen am­bien­te la­bo­ral, es con­ve­nien­te ini­ciar el día con ejer­ci­cio. Nany Se­vi­lla, HEALTH COACH e ins­truc­to­ra FITNESS, di­ce que quie­nes prac­ti­can de­por­te de ma­ne­ra ha­bi­tual sien­ten más ener­gía y vi­ta­li­dad du­ran­te to­do el día. “Se li­be­ran ener­gías, y el cuer­po y la men­te pa­san ac­ti­vos, per­mi­tien­do que sea­mos pro­duc­ti­vos en nues­tro tra­ba­jo”, ex­pli­ca.

Un es­tu­dio del De­par­ta­men­to de Ejer­ci­cio, Nu­tri­ción y Cien­cias de la Sa­lud de la Uni­ver­si­dad de Bris­tol (Reino Uni­do) su­gie­re que ha­cer ejer­ci­cio an­tes de ir a tra­ba­jar ayu­da a eli­mi­nar el es­trés y fa­vo­re­ce la pro­duc­ti­vi­dad. Es­tos tra­ba­ja­do­res se sien­ten más mo­ti­va­dos, mues­tran ma­yor con­cen­tra­ción y me­jor ges­tión de su tiem­po y ter­mi­nan sus ta­reas en el tiem­po es­ta­ble­ci­do.

Así le pa­sa a Ti­mothy Scott, ge­ren­te de Asun­tos Gu­ber­na­men­ta­les y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de In­tel Cos­ta Ri­ca, quien se ejer­ci­ta de lu­nes a sá­ba­do. “Ha­cer ejer­ci­cio me ge­ne­ra ale­gría y no ha­cer­lo me cau­sa es­trés. No lo ha­go pa­ra ver­me bien, sino por­que me ha­ce fe­liz”, co­men­ta es­te eje­cu­ti­vo.

El tra­ba­jo con­ti­nuo re­quie­re mu­cha ener­gía, equi­li­brio emo­cio­nal y mo­ti­va­ción. Si la per­so­na no tie­ne for­ma de con­tra­rres­tar pro­ble­mas –ade­más de fu­mar, to­mar li­cor en ex­ce­so o te­ner so­bre­pe­so–, los re­sul­ta­dos en su tra­ba­jo no se­rán óp­ti­mos y eso afec­ta el ren­di­mien­to de la em­pre­sa.

Por otro la­do, una cla­ra prác­ti­ca de bie­nes­tar fo­men­ta valores y ha­bi­li­da­des blan­das que ayu­da­rán a que la ins­ti­tu­ción lo­gre el éxi­to.

Ma­ri OM, en­tre­na­do­ra de la sa­lud en Ver­ti­cal Fitness CR y crea­do­ra del blog www.yo­ga­not­yo­ga.com, se­ña­la que uno de los ma­yo­res be­ne­fi­cios es la co­mu­nión y el tra­ba­jo en equi­po. “El he­cho de que los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo se ejer­ci­ten jun­tos los ayu­da y los ha­ce más felices. Son más co­mu­ni­ca­ti­vos y tra­ba­jan más en equi­po”.

El pro­ble­ma es la re­sis­ten­cia que al­gu­nos em­pre­sa­rios y je­fes tie­nen a es­te ti­po de po­lí­ti­cas. Pa­ra Mary, la cla­ve es­tá en que los mis­mos co­la­bo­ra­do­res pro­pon­gan ac­ti­vi­da­des que fo­men­ten el bie­nes­tar y la fe­li­ci­dad, y que de­mues­tren a sus je­fes que es­to más bien in­cre­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad y los bue­nos re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les.

Tam­po­co se tra­ta de cam­biar ra­di­cal­men­te la fi­lo­so­fía de la em­pre­sa, sino de rea­li­zar pe­que­ños cam­bios pa­ra que la gen­te se sien­ta fe­liz. La fir­ma Gae­bler su­gie­re pro­por­cio­nar ca­pa­ci­ta­ción al per­so­nal, se­mi­na­rios y en al­gu­nos ca­sos con­tra­tar em­pre­sas ex­ter­nas pa­ra que im­ple­men­ten los pro­gra­mas de well­ness.

Co­sas tan sen­ci­llas co­mo sub­si­dios pa­ra ali­men­ta­ción saludable o gim­na­sio, así co­mo ho­ra­rios fle­xi­bles pue­den mar­car la di­fe­ren­cia en­tre un em­plea­do abu­rri­do y uno com­pro­me­ti­do con la organización.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.