10 CON­SE­JOS PA­RA UN ES­TI­LO DE VI­DA SALUDABLE

Ejercicio y salud - - ESPECIAL -

Pa­ra me­jo­rar la for­ma en que vi­vi­mos no hay que ha­cer gran­des cam­bios. Bas­ta con diez pe­que­ñas co­sas que nos da­rán gran­des re­sul­ta­dos.

Cuan­do te­ne­mos so­bre­pe­so o es­ta­mos muy es­tre­sa­dos te­ne­mos la erró­nea creen­cia de que los cam­bios ra­di­ca­les en nues­tra vi­da son la úni­ca for­ma pa­ra me­jo­rar la sa­lud. Lo que ne­ce­si­ta­mos son pe­que­ñas va­ria­cio­nes en nues­tra ru­ti­na, y al ca­bo de un tiem­po los re­sul­ta­dos nos sor­pren­de­rán.

La health coach e ins­truc­to­ra fitness Nany Se­vi­lla nos brin­da diez con­se­jos que nos ayu­da­rán a ba­jar de pe­so y a te­ner un es­ti­lo de vi­da saludable.

CREAR UN HO­RA­RIO DE ALI­MEN­TA­CIÓN SALUDABLE Y HO­RAS DE SUE­ÑO.

Nun­ca de­be­mos de­jar de la­do el desa­yuno, el al­muer­zo y la ce­na. Ne­ce­si­ta­mos in­cluir dos me­rien­das dia­rias: una en la ma­ña­na y otra en la tar­de.

Ade­más, hay que dor­mir al me­nos sie­te ho­ras.

LLE­NAR DE COLOR EL PLATO.

Agre­gue­mos una fru­ta en el desa­yuno y en las me­rien­das. Tam­bién po­de­mos pro­bar nue­vos ve­ge­ta­les pa­ra el al­muer­zo y la ce­na. Los ve­ge­ta­les son cla­ves pa­ra ba­jar de pe­so, y al co­mer más en­sa­la­das va­mos a te­ner más nu­trien­tes y me­nos in­ges­ta de ca­lo­rías.

CAM­BIAR LOS CAR­BOHI­DRA­TOS.

Cam­bie­mos el pan blan­co por el os­cu­ro o in­te­gral. Con­tro­le­mos las por­cio­nes de pas­ta, arroz y pa­pas, y bus­que­mos car­bohi­dra­tos que ten­gan más fi­bra. Un ejem­plo es la quí­noa, que tie­ne pro­teí­na y es un su­per­food.

NO TO­MAR CA­LO­RÍAS.

El agua de­be ser nues­tra bebida prin­ci­pal. Pa­ra cal­cu­lar cuán­ta hay que to­mar, so­lo de­be­mos di­vi­dir nues­tro pe­so en ki­los en­tre seis o sie­te. El re­sul­ta­do es la can­ti­dad de va­sos ne­ce­sa­rios. Evi­te­mos las ga­seo­sas y con­tro­le­mos los ju­gos de fru­tas aun­que sean 100% na­tu­ra­les. Evi­te­mos los ca­fés o coc­te­les lle­nos de azú­car, que más bien pa­re­cen pos­tres.

CUIDAR EL EX­CE­SO DE SAL­SAS Y ADEREZOS.

Cuan­do va­ya­mos a un res­tau­ran­te, pi­da­mos las sal­sas por apar­te, tan­to pa­ra en­sa­la­das co­mo pa­ra las car­nes, así con­tro­la­mos la can­ti­dad que va­mos a po­ner­le. Tra­te­mos de cam­biar los aderezos por acei­te de oli­va, li­món y acei­te bal­sá­mi­co. En los aderezos van es­con­di­das mu­chas ca­lo­rías.

LA PAL­MA DE LA MANO ES NUES­TRA POR­CIÓN DE PRO­TEÍ­NA.

La pal­ma de la mano nos di­ce cuán­to co­mer. La pal­ma abier­ta nos in­di­ca que te­ne­mos cin­co de­dos, que son la can­ti­dad de co­mi­da al día. La pal­ma de la mano es el ta­ma­ño de la pro­teí­na y de los car­bohi­dra­tos. Las ma­nos abier­tas es la can­ti­dad de en­sa­la­da, y las dos ma­nos un po­co más ce­rra­das es de ve­ge­ta­les co­ci­na­dos. La ye­ma del de­do es la can­ti­dad de acei­te. No co­ma­mos car­nes fri­tas, pro­cu­re­mos que sean a la plan­cha o al horno.

LA GRA­SA SA­NA ES NE­CE­SA­RIA.

No eli­mi­ne­mos las gra­sas de nues­tra die­ta. Por ejem­plo, el acei­te de oli­va y el de coco son ex­ce­len­tes op­cio­nes. Tam­bién te­ne­mos el agua­ca­te y las se­mi­llas co­mo las nue­ces o las al­men­dras. Di­ga­mos

no a las gra­sas trans.

CON­TRO­LAR LOS ANTOJOS.

No los ten­ga­mos a la vis­ta en la ca­sa, más bien dis­fru­te­mos pro­duc­tos sa­lu­da­bles co­mo las fru­tas. Cuan­do va­ya­mos a co­mer los antojos que sea el día de pre­mio, pe­ro no to­dos los días.

CON­VER­TIR LOS MO­MEN­TOS DE CO­MI­DA EN AL­GO ES­PE­CIAL.

Nues­tro mo­men­to de co­mi­da de­be ser al­go es­pe­cial, eso sig­ni­fi­ca que de­be­mos apren­der a dis­fru­tar­la con los cin­co sen­ti­dos: ver­la, oler­la, sa­bo­rear­la, mas­ti­car­la y es­cu­char­la. Si la mas­ti­ca­mos co­rrec­ta­men­te, has­ta que es­té lí­qui­da, va­mos a te­ner un me­ta­bo­lis­mo más ace­le­ra­do y una me­jor di­ges­tión.

SER AC­TI­VOS

El ejer­ci­cio de­be ser un mo­men­to de di­ver­sión, por lo que de­be­mos bus­car una ac­ti­vi­dad que nos gus­te. El se­den­ta­ris­mo nos es­tá des­tru­yen­do, en­ton­ces sal­ga­mos a ca­mi­nar, ju­gue­mos con nues­tros hi­jos y así evi­ta­mos la obe­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.