Re­for­ma Pro­ce­sal La­bo­ral: Un re­pa­so por los prin­ci­pa­les cam­bios

EKA - - Contenido -

Una de las si­tua­cio­nes que más preo­cu­pa al sec­tor em­pre­sa­rial, son las nue­vas fa­cul­ta­des que se otor­gan al Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo pa­ra el juz­ga­mien­to y eje­cu­ción de san­cio­nes por in­frac­cio­nes a la nor­ma­ti­va la­bo­ral.

La Re­for­ma Pro­ce­sal La­bo­ral, no obs­tan­te su nom­bre, no im­pac­tó úni­ca­men­te el pro­ce­so la­bo­ral ju­di­cial, sino que in­cor­po­ró otros cam­bios no­ve­do­sos a la le­gis­la­ción la­bo­ral de fon­do. Re­pa­se­mos al­gu­nos:

En la ac­tua­li­dad, se ha ve­ni­do equi­pa­ran­do el cer­ti­fi­ca­do de tra­ba­jo pre­vis­to en el ar­tícu­lo 35 del Có­di­go de Tra­ba­jo, con la car­ta de despido, sin em­bar­go, se tra­ta de do­cu­men­tos di­fe­ren­tes.

Con la Re­for­ma, se for­ma­li­za la obli­ga­ción de to­do pa­trono de en­tre­gar una car­ta de despido, se es­ta­ble­ce un pla­zo pa­ra cum­plir con es­ta obli­ga­ción y se aña­den for­ma­li­da­des adi­cio­na­les en ca­so de ne­ga­ti­va del tra­ba­ja­dor a re­ci­bir su car­ta. Ade­más, la no en­tre­ga de la car­ta de despido, po­dría te­ner con­se­cuen­cias en el cómpu­to de la pres­crip­ción de los de­re­chos del tra­ba­ja­dor, una vez ter­mi­na­da la re­la­ción la­bo­ral.

Otro cam­bio im­por­tan­te, es que se es­ta­ble­cen con cla­ri­dad los por­cen­ta­jes de apo­yo ne­ce­sa­rios pa­ra con­vo­car a una huel­ga, de ma­ne­ra le­gal, si­tua­ción que es­tu­vo in­de­fi­ni­da y que ha­bía si­do al­ta­men­te cues­tio­na­do por la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Tra­ba­jo. Ade­más se ex­tien­de la res­pon­sa­bi­li­dad sub­je­ti­va a los re­pre­sen­tan­tes pa­tro­na­les, fi­gu­ra que incluye a to­do tra­ba­ja­dor en pues­tos de di­rec­ción, ge­ren­tes, ad­mi­nis­tra­do­res y, en ge­ne­ral, a to­das las per­so­nas que ejer­zan en nom­bre de la em­pre­sa, fun­cio­nes de di­rec­ción y/o ad­mi­nis­tra­ción.

En re­la­ción con el te­ma de la dis­cri­mi­na­ción, se refuerzan las prohi­bi­cio­nes ac­tua­les de dis­cri­mi­na­ción en el em­pleo, crean­do in­clu­so, una nue­va cau­sal de jus­to de despido pa­ra aque­llos tra­ba­ja­do­res que ha­yan dis­cri­mi­na­do a otros tan­to en su pro­ce­so de re­clu­ta­mien­to co­mo du­ran­te el desa­rro­llo de su re­la­ción la­bo­ral.

Res­pec­to a los pla­zos de pres­crip­ción, lla­ma fuer­te­men­te la aten­ción el pla­zo de 6 me­ses es­ta­ble­ci­do en la Re­for­ma, se­gún el cual, po­drán pres­cri­bir cier­tos de­re­chos del tra­ba­ja­dor cuan­do no los re­cla­me opor­tu­na­men­te.

A ni­vel pro­ce­sal, re­sul­tan tam­bién de in­te­rés las nue­vas obli­ga­cio­nes de los jue­ces la­bo­ra­les, de re­co­no­cer los de­re­chos irre­nun­cia­bles, in­cor­po­rar­los cuan­do sin la asis­ten­cia de un de­fen­sor pú­bli­co se echen de me­nos en la de­man­da e in­clu­so de ajus­tar sus mon­tos cuan­do es­tén mal cal­cu­la­dos, es­to sin ol­vi­dar la po­si­bi­li­dad pa­ra los jue­ces de ve­ri­fi­car, tam­bién, el cum­pli­mien­to del pa­go a la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se del Se­gu­ro So­cial. Pa­pel im­por­tan­te jue­gan tam­bién sus de­be­res – de los jue­ces - de con­de­nar en cos­tas, in­tere­ses le­ga­les e in­de­xa­ción.

Im­por­tan­te a sa­ber, es que se crea la fi­gu­ra del de­fen­sor pú­bli­co en ma­te­ria la­bo­ral, es­ta­ble­cien­do es­ta fa­ci­li­dad pa­ra gru­pos de tra­ba­ja­do­res es­pe­cí­fi­ca­men­te de­ter­mi­na­dos por ley y pa­ra to­dos aque­llos cu­yo in­gre­so men­sual sea in­fe­rior a la su­ma de dos sa­la­rios mí­ni­mos de un au­xi­liar ju­di­cial ad­mi­nis­tra­ti­vo (900 mil co­lo­nes apro­xi­ma­da­men­te).

Por úl­ti­mo, ca­be re­sal­tar co­mo una fi­gu­ra no­ve­do­sa, la po­si­bi­li­dad de que se es­ta­blez­can pro­ce­sos en vía su­ma­rí­si­ma, - en pro de ase­gu­rar al tra­ba­ja­dor una jus­ti­cia pron­ta y cum­pli­da - , en aque­llos ca­sos de fue­ros de pro­tec­ción es­pe­cial en que se ha­ya in­cum­pli­do el pro­ce­di­mien­to de ter­mi­na­ción de la re­la­ción la­bo­ral.

Por: Marcela Acos­ta, Qua­tro Le­gal

Los cam­bios in­tro­du­ci­dos en la

le­gis­la­ción pro­ce­sal y de

fon­do son mu­chos y de im­por­tan­cia. In­fór­me­se, ase­só­re­se ade­cua­da­men­te y que es­ta Re­for­ma no lo to­me por

sor­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.