Ka­rol Flo­res:“Una men­te po­si­ti­va te pue­de lle­var a cual­quier par­te”

EKA - - Contenido -

De es­ta for­ma de­fi­nió Ka­rol Flo­res su fi­lo­so­fía de vi­da, ella lle­va 11 años de­di­ca­da a la avi­cul­tu­ra con su em­pre­sa Gran­ja Hue­vo de Oro

Ka­rol Flo­res fue cria­da jun­to con sus tres her­ma­nos va­ro­nes en Ti­la­rán, Guanacaste. Flo­res es abo­ga­da de pro­fe­sión, pe­ro avi­cul­to­ra de ofi­cio des­de ha­ce 11 años, mo­men­to en que fun­dó su em­pre­sa Gran­ja Hue­vo de Oro, de­di­ca­da a la pro­duc­ción, co­mer­cia­li­za­ción, y dis­tri­bu­ción de hue­vos de ga­lli­na.

Ma­má de Jor­ge An­drés de 8 años y Luis Ga­briel de 6, es­tá em­pren­de­do­ra es la hi­ja ma­yor de una fa­mi­lia, don­de ase­gu­ra los pa­dres han si­do la ma­yor ins­pi­ra­ción en la vi­da de sus hi­jos.

Flo­res cur­só la edu­ca­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria en Ti­la­rán, lue­go se fue a es­tu­diar a San Jo­sé y al cul­mi­nar re­gre­só a Guanacaste, pues a ella sí le con­ve­nía eso de “ser pro­fe­ta en su tie­rra”, ya que ha­ce más de una dé­ca­da es due­ña de su pro­pia em­pre­sa.

Gran­ja Hue­vo de Oro, es una em­pre­sa aví­co­la que tie­ne su plan­ta en Ti­la­rán y es­tá de­di­ca­da a la pro­duc­ción de hue­vos de ga­lli­na, es­to en un es­pa­cio don­de los ani­ma­les es­tán en un lu­gar muy si­mi­lar a su am­bien­te na­tu­ral y don­de tie­nen li­ber­tad de mo­ver­se, pues el pro­yec­to es 100% li­bre de jau­las.

“La ta­rea ha si­do su­ma­men­te du­ra, des­de lo­grar co­lo­car el pro­duc­to, has­ta li­diar con una so­cie­dad muy ma­chis­ta. Me sien­to or­gu­llo­sa de lo que he­mos lo­gra­do, ya que ac­tual­men­te te­ne­mos clien­tes co­mo im­por­tan­tes ho­te­les de pla­ya, mon­ta­ña y ciu­dad”, afir­mó Flo­res.

Las mu­je­res de­ben ca­mi­nar a pa­so fir­me por la vi­da

En su em­pre­sa Ka­rol es la en­car­ga­da de la co­mer­cia­li­za­ción, per­so­nal­men­te co­lo­ca el pro­duc­to y de­tec­ta clien­tes po­ten­cia­les. Se­gún ella, se ha to­pa­do mu­chas ve­ces con per­so­nas que aso­cian la idea de pro­pie­ta­ria de gran­ja con una mu­jer des­cui­da­da y des­arre­gla­da, por lo cual, se ha en­car­ga­do de que esa idea des­apa­rez­ca.

“En mi ca­so la cla­ve ha si­do es­tar siem­pre lo más pre­sen­ta­da po­si­ble, acom­pa­ñan­do es­te as­pec­to de un ex­ce­len­te do­mi­nio del te­ma y un pro­duc­to de ca­li­dad, esa es la com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra ce­rrar un buen ne­go­cio”, co­men­tó la em­pre­sa­ria. Es­ta ve­ci­na de Ti­la­rán, con­si­de­ra que una men­te po­si­ti­va pue­de lle­var a las per­so­nas a cual­quier lu­gar que deseen y es por es­to, que ella se ha en­car­ga­do de for­ta­le­cer es­ta fi­lo­so­fía de vi­da con pre­pa­ra­ción.

Se­gún Flo­res, a las mu­je­res a ve­ces se les ha­ce di­fí­cil ha­blar con se­gu­ri­dad y no in­ti­mi­dar­se por las per­so­nas o si­tua­cio­nes que les to­ca vi­vir. Pa­ra ella la cla­ve es­tá en la au­to­con­fian­za y en en­con­trar es­pa­cios pa­ra es­tu­diar, tra­ba­jar y pre­pa­rar­se pa­ra dar pa­sos fir­mes en la vi­da.

“En mi ca­so la cla­ve ha si­do es­tar siem­pre lo más pre­sen­ta­da po­si­ble, acom­pa­ñan­do es­te as­pec­to de un ex­ce­len­te do­mi­nio del te­ma y un pro­duc­to de ca­li­dad, esa es la com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra ce­rrar un buen ne­go­cio”, co­men­tó la em­pre­sa­ria.

“La ta­rea ha si­do su­ma­men­te du­ra, des­de lo­grar co­lo­car el pro­duc­to, has­ta li­diar con una so­cie­dad muy ma­chis­ta. Me sien­to or­gu­llo­sa de lo que he­mos lo­gra­do¨ co­men­tó Ka­rol Flo­res, pro­pie­ta­ria de Gran­ja Hue­vo de Oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.