Pris­ci­lla Mo­ra:La maes­tra que se vol­vió em­pre­sa­ria

EKA - - Contenido -

“Me gus­ta son­reír siem­pre… a la vi­da, a los ami­gos, a los des­co­no­ci­dos… es lo mejor que pue­do dar de ini­cio a to­dos: ¡Una son­ri­sa sin­ce­ra!”, Pris­ci­lla Mo­ra, em­pre­sa­ria

“Yo he bus­ca­do ca­pa­ci­tar­me en áreas que na­die más tie­ne, y creo que eso ha si­do par­te de mi éxi­to”. Pris­ci­lla Mo­ra

Ella vie­ne de una fa­mi­lia en don­de la odon­to­lo­gía es una pro­fe­sión muy co­mún, por lo que su fu­tu­ro po­dría ha­ber es­ta­do ase­gu­ra­do… sin em­bar­go, ella cam­bió los brac­kets y el tra­ba­jo en boca por las cra­yo­las y el tra­ba­jo con ni­ños.

Cuan­do de­ci­dió de­jar la ca­rre­ra de Odon­to­lo­gía por Edu­ca­ción Prees­co­lar, Pris­ci­lla Mo­ra –más co­no­ci­da co­mo “Pri” Mo­ra-, re­cuer­da que su pa­dre le di­jo que es­tu­dia­ra lo qui­sie­ra, pe­ro que le iba a pe­dir una so­la co­sa: “Si vas a ha­cer una maes­tra, ¡vas a ser la mejor maes­tra que hay!” Y ella se de­di­có a cum­plir su pro­me­sa… Es­tu­dió Edu­ca­ción Prees­co­lar en la UIA, cur­só la maes­tría Early Child­hood Edu­ca­tion en Fra­ming­ham Sta­te Co­lle­ge, y es­tu­dió Brain De­ve­lop­ment en Fi­la­del­fia. Ade­más, es cer­ti­fi­ca­da in­ter­na­cio­nal­men­te en va­rias es­pe­cia­li­da­des.

Pro­ba­ble­men­te mu­chos la re­cuer­den por la sección de es­ti­mu­la­ción tem­pra­na en el pro­gra­ma Buen Día, de ca­nal 7, en don­de es­tu­vo du­ran­te 8 años. Esa sección fue el pa­so pre­vio pa­ra la crea­ción de su pro­gra­ma de te­le­vi­sión, el ABC de los Pa­dres, el cual ini­ció en ca­nal 33 y 2 años des­pués pa­só a ca­nal 7. “Gra­cias a Dios yo nun­ca tu­ve pér­di­das eco­nó­mi­cas. El pro­gra­ma siem­pre se pa­gó so­lo, por­que al te­ner 5 años en Buen Día, los pa­tro­ci­na­do­res ya me co­no­cían”, ase­gu­ra. Ade­más del ABC de los Pa­dres –el cual se ex­por­ta des­de ha­ce 2 años a va­rios paí­ses de Latinoamérica-, Pris­ci­lla es so­cia de la es­cue­la Ma­rian Ba­ker y aca­ba de inau­gu­rar el pri­me­ro de tres Baby Cen­ter, los cua­les na­cie­ron a pe­ti­ción de los pa­dres de fa­mi­lia.

El re­to más gran­de pa­ra abrir los Baby Cen­ter, se­gún Pris­ci­lla, no es la in­ver­sión –de $10.000 apro­xi­ma­da­men­te en re­mo­de­la­ción de las ins­ta­la­cio­nes-, sino ca­pa­ci­tar al per­so­nal, por el tiem­po y com­pro­mi­so que es­to con­lle­va.

No to­do ha si­do fá­cil

A pe­sar de ha­ber si­do siem­pre muy exi­to­sa en los ne­go­cios y en su tra­ba­jo, du­ran­te sus pri­me­ros años de ma­tri­mo­nio, Pris­ci­lla re­cuer­da ha­ber sen­ti­do una gran in­sa­tis­fac­ción por su vi­da en ge­ne­ral, y por eso, to­ma la de­ci­sión de di­vor­ciar­se. Du­ran­te ese tiem­po so­la, se de­di­ca al ABC de los Pa­dres y a ha­cer cre­cer sus ne­go­cios; pe­ro re­cuer­da que tiem­po des­pués, em­pie­za a sen­tir que al­go no es­ta­ba bien…

“Yo sen­tía que al­go me ha­cía fal­ta; te­nía una tris­te­za pro­fun­da e inex­pli­ca­ble, por­que en teo­ría “lo te­nía to­do”, pe­ro no era así”, re­me­mo­ra.

Pa­ra de­jar de la­do esos sen­ti­mien­tos, “Pri” de­ci­de asis­tir a di­fe­ren­tes gru­pos y bus­car a Dios, por­que se da cuen­ta de que su va­cío so­lo lo po­día lle­nar Él.

“Yo ten­go una nue­va vi­da des­de ha­ce tres años. Des­cu­bro que lo que ne­ce­si­to es a Dios en mi co­ra­zón. Cam­bio de rum­bo y mi vi­da em­pie­za a cam­biar de una for­ma lin­dí­si­ma. Me doy cuen­ta del error que co­me­tí al des­truir a mi fa­mi­lia y mi ma­tri­mo­nio, por lo que de­ci­do ha­blar con Jeffry –Jo­nes- y vol­ve­mos”, re­cuer­da.

"Aho­ra es­toy to­tal­men­te enamo­ra­da de la vi­da, cla­rí­si­ma de que ten­go mu­cho que ha­cer aquí pa­ra apo­yar a otras per­so­nas que tal vez se sien­ten co­mo me sen­tí yo –y lo ha­ce a tra­vés de las char­las que im­par­te y en sus gru­pos de Bi­blia-”.

Mez­cla per­fec­ta en­tre tra­ba­jo y fa­mi­lia

“Pri” se des­cri­be a sí mis­ma co­mo una mu­jer apa­sio­na­da, pe­ro so­bre to­do, una ma­má y una es­po­sa, cu­ya mo­ti­va­ción dia­ria son Dios, sus 2 hi­jas y su es­po­so.

Por eso es que pro­cu­ra pa­sar las tar­des con sus hi­jas. Ade­más, ase­gu­ra que los fi­nes de se­ma­na “se des­co­nec­ta” y se de­di­ca por com­ple­to a su fa­mi­lia. “Me gus­ta ju­gar te­nis, an­dar en bi­ci­cle­ta, los de­por­tes ex­tre­mos y pa­sear por Costa Ri­ca con ellos”.

Por: Adria­na Cha­ve­rri Rup­huy

Ac­tual­men­te Pris­ci­lla li­de­ra el pro­yec­to de las aper­tu­ras de los Baby Cen­ter, ca­da una ron­da una in­ver­sión de

$10.000 apro­xi­ma­da­men­te en re­mo­de­la­ción de las

ins­ta­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.