Adria­na Ál­va­rez: Re­sur­gir de las ce­ni­zas es co­sa de mu­je­res

EKA - - Contenido -

Cuan­do Adria­na Ál­va­rez bus­có fuer­za en su in­te­rior pa­ra re­or­ga­ni­zar su vi­da, en­con­tró tan­ta que aho­ra la com­par­te con otras mu­je­res.

Des­de los 12 años Adria­na Ál­va­rez ha es­ta­do in­vo­lu­cra­da en los ne­go­cios fa­mi­lia­res, ac­tual­men­te es la di­rec­to­ra del ne­go­cio, que se en­fo­ca en el sec­tor agrí­co­la y fi­nan­cie­ro. Adria­na, se en­cuen­tra li­de­ran­do tam­bién el desa­rro­llo de nue­vos ne­go­cios pa­ra la com­pa­ñía co­mo la fu­tu­ra aper­tu­ra de la fran­qui­cia Chuck E. Chee­se´s.

Ade­más ha­ce dos años Ál­va­rez fun­dó la em­pre­sa Ha­ble­mos Mu­jer, una ini­cia­ti­va que bus­ca fo­men­tar el em­po­de­ra­mien­to en las mu­je­res, te­ma que im­pul­só que Adria­na es­cri­bie­ra un li­bro re­la­cio­na­do con la bús­que­da de la fe­li­ci­dad per­so­nal y for­mas pa­ra vi­vir de­jan­do la cul­pa de la­do.

Ma­má de dos ni­ñas, una de 6 años y otra de es­ca­sos me­ses, es­ta em­pre­sa­ria en­cuen­tra tiem­po en su apre­ta­da agen­da pa­ra cum­plir con su rol de ma­dre y es­po­sa y a la vez, ha­cer reali­dad sus me­tas per­so­na­les, la más re­cien­te de ellas prac­ti­car triatlón, pa­ra lo cual no pa­ró de en­tre­nar ni en su re­cien­te pe­rio­do de em­ba­ra­zo. Más de 63 mil per­so­nas si­guen a Adria­na en su pá­gi­na de fa­ce­book, pues el pa­pel que ha em­pe­za­do a ju­gar co­mo coach de vi­da y con­fe­ren­cis­ta en te­mas de em­po­de­ra­mien­to es ca­da vez más re­le­van­te, so­bre to­do en una so­cie­dad que ne­ce­si­ta es­cu­char his­to­rias car­ga­das de mo­ti­va­ción y po­si­ti­vis­mo.

No to­do lo que bri­lla es oro

Cuan­do la pri­me­ra hi­ja de Adria­na na­ció, ella te­nía una vi­da ¨per­fec­ta¨, es­ta­ba ca­sa­da, era pro­fe­sio­nal y al me­nos, co­mo ella mis­ma di­ce, ha­bía rea­li­za­do to­do lo que la so­cie­dad es­pe­ra de una mu­jer. Pe­se a es­to no era fe­liz y fue ahí cuan­do em­pe­zó a pre­gun­tar­se qué es­ta­ba mal y có­mo po­día me­jo­rar­lo, de ese pro­ce­so re­sul­tó un di­vor­cio y un cam­bio in­te­gral de vi­da.

“Ha­bía cum­pli­do con to­do lo que me ha­bían pe­di­do y pa­re­cía que yo te­nía una vi­da ideal, pe­ro en mi in­te­rior me sen­tía mi­se­ra­ble. Fue ahí don­de por co­sas del des­tino em­pe­cé a co­la­bo­rar con el mer­ca­deo de la aso­cia­ción ALAS y fue en ese pun­to de mi vi­da que me di cuen­ta que las mu­je­res y en es­pe­cial yo te­nía un con­cep­to erró­neo de lo que sig­ni­fi­ca ser mu­jer”, afir­mó Ál­va­rez.

Creer que la mu­jer de­be cum­plir a la per­fec­ción to­dos sus ro­les por­que es su obli­ga­ción y que no hay de­re­cho a que­jar­se, pe­ro tam­po­co a exi­gir o arries­gar en te­mas la­bo­ra­les o pro­fe­sio­na­les, eran al­gu­nas de las creen­cias que Adria­na te­nía y que la ha­bían lle­va­do a un es­tan­ca­mien­to emo­cio­nal que no le ha­bía per­mi­ti­do auto des­cu­brir­se.

Des­de que Adria­na era ni­ña le di­je­ron la fra­se: “Us­ted siem­pre pue­de” y ella afir­ma que eso ha mar­ca­do su vi­da y ella agre­ga­ría al­go más “Uno siem­pre pue­de, y pue­de mu­cho más de lo que cree”.

“La Su­per Mu­jer” es el más re­cien­te cur­so que es­tá im­par­tien­do Adria­na, quien creó la ver­sión en lí­nea de es­te pro­yec­to, con el fin de que las mu­je­res pue­dan ac­ce­der a la in­for­ma­ción des­de su te­lé­fono o compu­tado­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.