Ma­ri­pi­li Ara­ya:Vi­vien­do del ar­te

EKA - - Contenido -

Ma­ri­pi­li Ara­ya es una pro­fe­sio­nal lle­na de sue­ños y po­si­ti­vis­mo, su pa­sión la ha lle­va­do a ha­cer reali­dad una de sus ma­yo­res as­pi­ra­cio­nes que es vi­vir del ar­te

A muy cor­ta edad em­pe­zó a bai­lar y al ter­mi­nar el co­le­gio su­po que a eso que­ría de­di­car­se, Ma­ri­pi­li Ara­ya ase­gu­ra que la dan­za es su pa­sión y eso es lo que tra­ta de trans­mi­tir a sus alum­nos en Wa­rehou­se Dan­ce Com­plex, una aca­de­mia de dan­za, agen­cia de ta­len­tos y pro­duc­to­ra de es­pec­tácu­los que es­ta em­pren­de­do­ra fun­dó ha­ce 15 años. Ma­ri­pi­li pue­de de­cir que es una mu­jer rea­li­za­da, pues co­mo ella mis­ma afir­ma cuen­ta con un pri­vi­le­gio del que muy po­cos go­zan en el país, vi­vir del ar­te. “En tér­mi­nos ge­ne­ra­les hay po­co apo­yo pa­ra el ar­te en nues­tro país. La gen­te ve su in­ver­sión en el ar­te co­mo un gas­to, sin dar­se cuen­ta de lo ne­ce­sa­rias, im­por­tan­tes y te­ra­péu­ti­cas que son las ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas”, afir­mó Ara­ya.

Los pa­dres de es­ta bai­la­ri­na no es­tu­vie­ron de acuer­do cuan­do ella ex­pre­só que que­ría de­di­car­se a la dan­za y por esa ra­zón no qui­sie­ron pa­gar­le sus es­tu­dios, mo­ti­vo por el cual es­ta ar­tis­ta se vio obli­ga­da a tra­ba­jar fuer­te pa­ra ha­cer reali­dad sus sue­ños.

A los 22 años de edad Ma­ri­pi­li tu­vo a su pri­me­ra hi­ja es­tan­do sol­te­ra, y en ese mo­men­to mu­cha gen­te afir­mó que era el fin de su ca­rre­ra co­mo bai­la­ri­na, pe­ro no fue así. Eva su hi­ja ma­yor es su ins­pi­ra­ción y el mo­tor que la ha im­pul­sa­do a cre­cer co­mo mu­jer y em­pre­sa­ria.

Com­par­tir el do­lor pa­ra sa­nar el alma

Cuan­do la pri­me­ra hi­ja de Ara­ya te­nía 6 años ella se ca­só con su es­po­so Hiram, con quien lle­va 13 años de ma­tri­mo­nio. Se­gún afir­ma él ha si­do su com­pa­ñe­ro de sue­ños, so­cio, pa­re­ja y mejor ami­go.

“En el año 2012 mi es­po­so y yo tu­vi­mos y per­di­mos a nues­tros hi­jos ge­me­los Noah y Gael cuan­do les fal­ta­ban 2 se­ma­nas pa­ra na­cer, es una tra­ge­dia que nos mar­có inevi­ta­ble­men­te y nos cam­bió la vi­da y las prio­ri­da­des. La muer­te aca­bó con sus vi­das pe­ro no con nues­tro amor por ellos”, co­men­tó.

La vi­ven­cia de es­ta ex­pe­rien­cia ge­ne­ró la crea­ción del blog: www.ma­ri­pi­lia­ra­ya.com, el cual ha si­do una pla­ta­for­ma pa­ra do­cu­men­tar el mo­men­to tan di­fí­cil vi­vi­do por Ma­ri­pi­li y su fa­mi­lia, hoy el blog cuen­ta con más de 110 mil vi­si­tas y le ha ser­vi­do a mu­chas mu­je­res pa­ra ha­cer­le fren­te de mejor ma­ne­ra al pro­ce­so de due­lo tras per­der un hi­jo.

“Me con­ver­tí en una de las po­cas ma­más que com­par­tió su his­to­ria con las de­más pa­ra que las otras no se sin­tie­ran so­las y así he ayu­da­do a cien­tos de mu­je­res a ela­bo­rar su due­lo tras la pér­di­da de un hi­jo. Ayu­dar a otras mu­je­res es una de las po­cas co­sas que le da sen­ti­do a la cor­ta pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­va vi­da de mis hi­jos Noah y Gael”, ma­ni­fes­tó Ara­ya.

Hay una fra­se que Ma­ri­pi­li repite a dia­rio a sus es­tu­dian­tes: “El ta­len­to no es su­fi­cien­te. Tie­ne que ve­nir acom­pa­ña­do de dis­ci­pli­na, per­se­ve­ran­cia, in­te­li­gen­cia, va­len­tía y tra­ba­jo fuer­te pa­ra po­der bri­llar”

En el fu­tu­ro Ma­ri­pi­li Ara­ya se ve tra­ba­jan­do, di­ri­gien­do pro­yec­tos y

ro­dea­da de un buen equi­po de tra­ba­jo que le per­mi­ta con­ti­nuar

cre­cien­do a ni­vel per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.