Qué hay de­trás del "no pue­do"

EKA - - Editorial - Ya­jai­ra Chung Di­rec­to­ra de Gran­des Em­pre­sas

Si hay al­go que me da­ba mie­do en esta vi­da era apren­der a na­dar. Mis pa­seos en don­de se in­vo­lu­cra­ba una pis­ci­na se re­su­mian en me­ter los pies en el agua y lis­to. Siem­pre me con­ven­cí a mí mis­ma de que no me gus­ta­ban las pis­ci­nas: muy su­cia el agua, ese mon­tón de gen­te, al agua con clo­ro da­ña el ca­be­llo… de­trás de to­do eso es­ta­ba mi mie­do a aho­gar­me.

Mi me­ta de es­te 2017 fue apren­der a na­dar, lo de­ci­dí a fi­na­les de 2016 y mi pri­me­ra cla­se de natación fue en mar­zo, me to­mó 5 me­ses ma­tri­cu­lar­me, du­ran­te los cua­les pen­sa­ba: no pue­do ir cla­ses de natación, no ten­go tiem­po, no ten­go los im­ple­men­tos, no ten­go gus­to por los de­por­tes, no me va a gus­tar.

Al final me ma­tri­cu­lé. Mis pri­me­ras dos cla­ses fue­ron una lu­cha con mi men­te. No ha­bía me­ti­do un pie en la pis­ci­na y ya es­ta­ba pen­san­do que no iba po­der, que me iba a cos­tar mu­cho, que me iba a sa­lir mal y adi­vi­nen qué? En esas dos cla­ses to­do sa­lió mal, no pu­de hacer na­da, no pu­de si sol­tar­me de la ori­lla.

En la ter­ce­ra cla­se mi ins­truc­tor me di­jo: su lu­cha es con su men­te, yo no le pue­do en­se­ñar na­da si us­ted es­tá con­ven­ci­da de que no va po­der, us­ted es su pro­pio obs­tácu­lo. Así que me pro­pu­se con­ven­cer a mi men­te de que sí iba a po­der y con to­do el mie­do del mun­do ese día me sol­té de la ori­lla y me di cuenta que sí po­día.

Usual­men­te de­trás de un No pue­do hay un sin fin de obs­tácu­los men­ta­les, ba­rre­ras y su­po­si­cio­nes que nos po­ne­mos no­so­tros mis­mos por mie­do al cam­bio, a hacer las co­sas di­fe­ren­tes... por mie­do, pu­ro mie­do.

Cui­da­do con sus pen­sa­mien­tos, cui­da­do con pen­sar que no pue­de, por­que en se­rio no va po­der. No­so­tros mis­mos so­mos nues­tros pri­me­ros mo­ti­va­do­res.

¿Có­mo va­mos a in­no­var en nues­tros tra­ba­jos si no in­no­va­mos con no­so­tros mis­mos? ¿Quie­re ob­te­ner re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes en su em­pre­sa? Em­pie­ce por us­ted mis­mo, los gran­des cam­bios no su­ce­den de un día pa­ra otro, re­quie­re de ir un pa­so a la vez.

La zo­na de con­fort no es ma­la, te­ne­mos de­re­cho a pasar pe­rio­dos de es­ta­bi­li­dad y con­trol pero si nos que­dar­nos siem­pre ahí, en la co­mo­di­dad de lo usual y lo co­no­ci­do, lo que ve­re­mos co­mo re­sul­ta­do se­rá siem­pre lo mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.