Una mu­jer, tres pa­sio­nes y un ne­go­cio

Zar­hay Arro­yo es pia­nis­ta, pe­rio­dis­ta y edu­ca­do­ra esas son las ba­ses del pro­gra­ma de edu­ca­ción mu­si­cal que ac­tual­men­te es una em­pre­sa en cre­ci­mien­to.

EKA - - Contenido -

No­tes Peak es un ne­go­cio que sur­gió co­mo re­sul­ta­do de la com­bi­na­ción de tres pa­sio­nes: mú­si­ca, edu­ca­ción y co­mu­ni­ca­ción. Zar­hay Arro­yo es una em­pre­sa­ria que lo­gró con­ver­tir su ex­pe­rien­cia y amor por tres áreas di­fe­ren­tes en un in­no­va­dor pro­gra­ma de for­ma­ción mu­si­cal que per­mi­te que las per­so­nas apren­dan a leer mú­si­ca en cuestión de mi­nu­tos.

Es­te sis­te­ma, en el cual Zar­hay ha tra­ba­ja­do por ca­si una dé­ca­da, per­mi­te fa­ci­li­tar y agi­li­zar el pro­ce­so de en­se­ñan­za de los es­tu­dian­tes de mú­si­ca, in­clu­yen­do oí­do, rit­mo, mu­si­ca­li­dad y prác­ti­ca ins­tru­men­tal, to­do gra­cias a mé­to­dos, ins­tru­men­tos y ma­te­rial di­dác­ti­co, que ella mis­ma desa­rro­lló.

De la idea al ne­go­cio

De acuer­do con Arro­yo el pro­yec­to ini­ció cuan­do co­no­ció a una ni­ña que ha­bía in­ten­ta­do, sin éxi­to, apren­der a leer mú­si­ca. A par­tir de ese mo­men­to es­ta maes­tra en­con­tró la ins­pi­ra­ción pa­ra desa­rro­llar el sis­te­ma que per­mi­tió que la pe­que­ña apren­die­ra de for­ma ágil, fácil y rá­pi­da a leer mú­si­ca.

Des­de ese ins­tan­te Zar­hay ha des­ti­na­do to­dos sus es­fuer­zos al desa­rro­llo e im­ple­men­ta­ción de lo que aho­ra es No­tes Peak, un mé­to­do que in­clu­ye li­bros de par­ti­tu­ras grá­fi­cas, jue­gos de me­sa, ac­ce­so­rios, ins­tru­men­tos mu­si­ca­les y de­más ele­men­tos que han si­do de uti­li­dad a clien­tes co­mo cen­tros edu­ca­ti­vos y aca­de­mias de mú­si­ca. “Gra­cias a to­da es­ta ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da se me ha abier­to espacio en con­fe­ren­cias, es­pe­cial­men­te en em­pre­sas don­de com­bino la char­la con la crea­ción de or­ques­tas es­pon­tá­neas pa­ra tra­tar de­más co­mo tra­ba­jo en equi­po, em­po­de­ra­mien­to, in­clu­sión, di­ver­si­dad, li­de­raz­go y emprendimiento”, ex­pre­só Arro­yo.

Se­gún la em­pre­sa­ria el po­der que tie­ne la prác­ti­ca mu­si­cal pre­sen­ta la po­si­bi­li­dad de ser­vir de ejem­plo e ins­pi­ra­ción en otras áreas de desa­rro­llo y cam­pos de ac­ción, lo cual ella ha apro­ve­cha­do pa­ra ofre­cer a las em­pre­sas una al­ter­na­ti­va de al­to im­pac­to que trans­for­ma y me­jo­ra la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal. Gra­cias a es­te mé­to­do, ni­ños y adul­tos han en­con­tra­do pa­sión por apren­der, pues lo­gran, en cuestión de mi­nu­tos, in­ter­pre­tar una can­ción o ser par­te de una ban­da, sin nun­ca an­tes ha­ber­lo he­cho.

Su­ma­do a es­to, a ni­vel cog­ni­ti­vo el sis­te­ma es­ti­mu­la los sen­ti­dos y desa­rro­lla des­tre­zas co­mo la mo­to­ra fi­na y grue­sa, es­ti­mu­la­ción de la me­mo­ria vi­sual y desa­rro­llo del pen­sa­mien­to ló­gi­co.

Los be­ne­fi­cios del mé­to­do van más allá del cam­po mu­si­cal, a ni­vel so­cial, el mé­to­do tie­ne im­por­tan­tes im­pac­tos, ya que fo­men­ta el tra­ba­jo en equi­po, los pro­ce­sos, va­lo­ra­ción de ro­les y fun­cio­nes de ca­da in­di­vi­duo den­tro de la or­ga­ni­za­ción.

¿Quién es Zar­hay?

Zar­hay es maes­tra de mú­si­ca y em­pre­sa­ria, que tam­bién se gra­duó co­mo pe­rio­dis­ta. Sin em­bar­go, de­trás de to­do el éxi­to al­can­za­do hay una his­to­ria de vi­da, tra­ba­jo y per­se­ve­ran­cia.

Con tan so­lo sie­te años es­ta apa­sio­na­da por la mú­si­ca se ini­ció en el mun­do del ar­te, es­to cuan­do su ma­má la lle­vó a ha­cer el exa­men de ad­mi­sión de la Es­cue­la de Mú­si­ca de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Rica y lo­gró en­trar a es­tu­diar piano.

Lo an­te­rior, fue so­lo una par­te del pro­ce­so, pues des­de que es­ta­ba en el vien­tre de su ma­dre Zar­hay es­cu­cha­ba las me­lo­días que sus her­ma­nos ma­yo­res in­ter­pre­ta­ban. A los 12 años em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo asis­ten­te de una maes­tra de mú­si­ca en la aca­de­mia mu­si­cal que su her­mano ha­bía fun­da­do.

Po­co tiem­po pa­só pa­ra que el ta­len­to fue­ra no­to­rio y Arro­yo pu­die­ra ha­cer­se car­go del pro­gra­ma mu­si­cal des­ti­na­do a ni­ños. Con es­ta ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da y con me­nos de 20 años, Zar­hay de­ci­dió in­de­pen­di­zar­se y comprar un piano pa­ra em­pe­zar a dar cla­ses a dos alum­nos por ho­ra.

“En ese mo­men­to yo no te­nía to­do el di­ne­ro y mi ma­dre me apo­yó pres­tán­do­me la pri­ma pa­ra comprar el piano, el res­to lo de­bí pa­gar yo mis­ma po­co a po­co con lo que re­cau­da­ba dan­do cla­ses, esa lec­ción de res­pon­sa­bi­li­dad ca­ló hon­do en mí y aún lo ha­ce y me re­cuer­da la fra­se que me de­cía mi pa­dre “yo no le doy el pes­ca­do, pe­ro la en­se­ño a pes­car”, co­men­tó Arro­yo.

Re­co­no­ci­mien­tos a No­tes Peak

To­do el es­fuer­zo que es­ta mu­jer, ma­dre, em­pre­sa­ria y pro­fe­sio­nal reali­zó des­de ni­ña da sus fru­tos, pues gra­cias al pro­gra­ma de for­ma­ción mu­si­cal No­tes Peak ha ob­te­ni­do im­por­tan­tes re­co­no­ci­mien­tos co­mo es­tar ac­tual­men­te den­tro de las diez mu­je­res fi­na­lis­tas del Pro­gra­ma Lead Mu­jer del INCAE.

Asi­mis­mo re­ci­bió el pri­mer lu­gar del Pre­mio Na­cio­nal de In­no­va­ción CO­NA­RE 2014 en la ca­te­go­ría In­dus­tria Crea­ti­va y Cul­tu­ral. A es­tos ga­lar­do­nes se su­man el Omar Den­go 2013, Pre­mio Alborada 2012, Yo Em­pren­de­dor 2011 y va­rias de­cla­ra­cio­nes de interés pú­bli­co por par­te de los mi­nis­te­rios de cul­tu­ra de Cos­ta Rica, Co­lom­bia y Pa­na­má.

Ac­tual­men­te a Zar­hay se le pue­de en­con­trar dan­do un re­ci­tal de piano, im­par­tien­do cla­ses de mú­si­ca a ni­ños des­de los tres años en la Aca­de­mia de Mú­si­ca Omar Arro­yo o di­ri­gien­do con­fe­ren­cias so­bre va­lo­res cor­po­ra­ti­vos en dis­tin­tas em­pre­sas pri­va­das.

To­do lo men­cio­na­do reúne sus pa­sio­nes, lo cual re­pre­sen­ta pa­ra ella una gran sa­tis­fac­ción, pues in­te­grar to­do lo que uno ama en un ne­go­cio es al­go que no to­dos los em­pre­sa­rios lo­gran.

Pe­se a lo an­te­rior, ha ha­bi­do re­tos y di­fi­cul­ta­des en el pro­ce­so de pa­sar de ar­tis­ta a em­pre­sa­ria. Uno de los prin­ci­pa­les desafíos ha si­do en­con­trar dis­tri­bui­do­res pa­ra su pro­duc­to, es­to de­bi­do a que se tra­ta de al­go no­ve­do­so y des­ti­na­do a un área muy es­pe­cí­fi­ca.

La bús­que­da de clien­tes es una ac­ción de to­dos los días en el ne­go­cio y Zar­hay afirma que pe­se a ha­ber lo­gra­do que gran can­ti­dad de pres­ti­gio­sas es­cue­las y em­pre­sas tra­ba­jen con su mé­to­do, la lu­cha cons­tan­te es con­ti­nuar atra­yen­do clien­tes que le per­mi­tan ha­cer cre­cer su lí­nea in­ter­ac­ti­va y área de ven­tas.

“En la vi­da, en los ne­go­cios y en to­do lo que uno ha­ga la cla­ve pa­ra el éxi­to es caer y lo­grar le­van­tar­se. Saber apren­der de los erro­res y con­ver­tir­los en opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra es la ba­se pa­ra cons­truir un mun­do me­jor des­de el pun­to don­de uno se en­cuen­tre”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.