Cynt­hia Za­pa­ta: De­fen­so­ra del tiem­po en fa­mi­lia

EKA - - Contenido -

Ase­gu­ra que en pri­mer lu­gar es de­fen­so­ra de su tiem­po en fa­mi­lia, esa ha si­do la cla­ve de su ver­da­de­ro éxi­to a tra­vés de los años, “la ple­ni­tud ini­cia en ca­sa y se re­fle­ja en to­do lo que ha­ce­mos” Es abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho Co­mer­cial, se le co­no­ce por su li­de­raz­go co­mo Di­rec­to­ra de la Co­mi­sión de Apo­yo al Con­su­mi­dor, car­go que ocu­pa des­de ha­ce más de 15 años.

Acos­tum­bra­da a vi­vir en­tre que­jas, le apues­ta a la em­pa­tía y a la va­li­da­ción de los sen­ti­mien­tos de otros, pa­ra al­can­zar la ple­ni­tud y el éxi­to; no so­lo en lo la­bo­ral sino en su vi­da per­so­nal. Re­cuer­da que lle­gó a la Di­rec­ción de la Co­mi­sión de Apo­yo al Con­su­mi­dor a tra­ba­jar co­mo abo­ga­da, y po­co tiem­po des­pués em­pe­za­ba a es­ca­lar gra­cias a su ar­duo tra­ba­jo, su te­na­ci­dad, de­seos de su­pera­ción y ayu­da a otros.

Pro­fe­sio­nal­men­te hay as­pec­tos que le ge­ne­ran mu­cha sa­tis­fac­ción

Los lo­gros pro­fe­sio­na­les son mu­chos, po­dría pen­sar­se que el ma­yor ha si­do man­te­ner­se li­de­ran­do por tan­tos años una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca, sin em­bar­go ella lo en­fo­ca muy di­fe­ren­te y con mu­cha hu­mil­dad se abo­ca a des­ta­car los que se tra­du­cen al bien común y con ma­yor in­me­dia­tez; res­ca­ta que pa­ra el 2015 la ins­ti­tu­ción es­tre­nó una pla­ta­for­ma vir­tual que per­mi­te, in­ter­po­ner de­nun­cias des­de cual­quier par­te del país, lo que ha fa­ci­li­ta­do que mu­chos y de mu­chas par­tes del país pue­dan “que­jar­se y va­li­dar sus de­re­chos sin la ne­ce­si­dad de des­pla­zar­se”, las alian­zas con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (MEP) pa­ra crear pro­gra­mas que mi­ti­guen la des­ma­te­ria­li­za­ción del di­ne­ro y así edu­car a los jó­ve­nes en aras de que apren­dan a ad­mi­nis­trar los re­cur­sos mo­ne­ta­rios y lo­grar crear con­cien­cia so­cial en que los con­su­mi­do­res tie­nen de­re­chos. Ade­más lo­grar una co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va, acer­ca­mien­tos y alian­zas con el sec­tor em­pre­sa­rial, en bús­que­da de una re­so­lu­ción de con­flic­tos más ati­na­da pa­ra am­bos sec­to­res (con­su­mo y em­pre­sa­rial) así co­mo lo­grar im­ple­men­tar un cam­bio de men­ta­li­dad de los co­la­bo­ra­do­res de ca­ra al tra­ba­jo pa­ra lo­grar efi­cien­cia y efi­ca­cia en el día a día.

De­fen­so­ra del gé­ne­ro fe­me­nino y sus ca­pa­ci­da­des

Abanderada y fiel cre­yen­te de la mu­jer y sus múl­ti­ples ca­pa­ci­da­des co­men­ta acer­ca de un mun­do di­fe­ren­te el cual con­si­de­ra es po­si­ble vi­vir y dis­fru­tar a par­tir del buen día en que las mu­je­res de­jen de ver­se co­mo com­pe­ten­cia y se re­co­noz­can co­mo igua­les, “la mu­jer es un par que ne­ce­si­ta­mos ver co­mo al­guien que pue­de ayu­dar­nos en nues­tra

“Sue­lo de­cir­le a mi es­po­so que cons­tan­te­men­te sien­to que ten­go de­ma­sia­das bo­las en el ai­re y que nin­gu­na se me pue­de caer”

mis­ma reali­dad, la em­pa­tía lo­gra ha­cer yun­ta, el cuen­to cam­bia cuan­do lo cuen­ta una mu­jer, com­par­tir ex­pe­rien­cias nos ha­ce po­der ayu­dar­nos, las mu­je­res real­men­te sa­be­mos con­tar his­to­rias, siem­pre es­ta­mos co­mu­ni­can­do al­go y lo ha­ce­mos des­de la posición que te­ne­mos sin im­por­tar cual sea, ma­dre, lí­der, di­rec­to­ra, ama de ca­sa con un pun­to de vis­ta hu­ma­nis­ta y con igual­dad de im­por­tan­cia” De­cía Ma­la­la: “Las mu­je­res le pe­dían a los hom­bres que lu­cha­ran por sus de­re­chos, pe­ro aho­ra lo pue­den ha­cer por sus pro­pios me­dios” es una fra­se que ase­gu­ra Za­pa­ta la mar­có mu­cho y le re­cuer­da ese com­pro­mi­so que de­be­rían de te­ner las mu­je­res; im­pe­dir a to­da cos­ta que, la voz de una mu­jer sea aca­lla­da por otra mu­jer, la lu­cha por la pa­ri­dad ver­ti­cal y ho­ri­zon­tal es dia­ria, con­ti­núa y po­si­ble­men­te nun­ca ter­mi­ne, pe­ro hay que dar la pe­lea, y es­ta ini­cia jus­ta­men­te en el día a día, en los círcu­los de de­sa­rro­llo co­ti­dia­nos e in­me­dia­tos.

La mu­jer y ma­dre de­trás de la eje­cu­ti­va exi­to­sa

Tras 23 años de ca­sa­da y una hi­ja ado­les­cen­te de 17 años, Cynt­hia Za­pa­ta con­ver­sa de una de las fa­ce­tas que más de­fien­de en la vi­da y a dia­rio; su vi­da co­mo ma­má y co­mo es­po­sa, ade­más del tiem­po en fa­mi­lia, as­pec­tos en los que se con­fie­sa más que ple­na, rea­li­za­da y fe­liz. An­te la con­sul­ta de ¿có­mo ha lo­gra­do ob­te­ner un equi­li­brio en­tre la vi­da pro­fe­sio­nal y el rol de ma­má? es muy en­fá­ti­ca al de­cir que en el tiem­po de ca­li­dad to­ca ver que se “pe­lliz­ca con los hi­jos” y que uno de los desafíos más gran­des que ha en­fren­ta­do ha si­do jus­ta­men­te que su hi­ja la sien­ta pre­sen­te, aún cuan­do ella no es­tá en la ca­sa, ade­más de ad­mi­nis­trar las con­tin­gen­cias y sa­car es­pa­cios pa­ra es­cu­char­la.

“El tiem­po es nues­tro peor enemi­go, por­que siem­pre es li­mi­ta­do, sin em­bar­go el pa­so de los años me han en­se­ña­do a no de­jar co­sas im­por­tan­tes pen­dien­tes, cuan­do al­go re­quie­re de su pre­sen­cia no lo de­je pa­sar ¡De­tén­ga­se! es mo­men­to de in­ver­tir tiem­po“. Y es­to apli­ca sin du­da pa­ra la fa­mi­lia. Pa­ra Za­pa­ta la fa­mi­lia, el ma­tri­mo­nio, la ma­ter­ni­dad y el tra­ba­jo son pro­yec­tos que so­lo se lle­van a ca­bo en equi­po y apro­ve­cha pa­ra re­sal­tar que en su vi­da, ha te­ni­do un com­pa­ñe­ro ideal, con quien lle­va una re­la­ción par, ese es su es­po­so, quien ha con­tri­bui­do a que hoy se re­co­noz­ca co­mo una ma­má com­pla­ci­da y rea­li­za­da.

¿Tie­ne re­la­ción la vi­da exi­to­sa de Cynt­hia Za­pa­ta y el amor?

La con­ver­sa­ción al­re­de­dor del amor de su vi­da per­mi­te en­tre­ver la pro­fun­da ad­mi­ra­ción que sien­te por su es­po­so, es en­fá­ti­ca al in­di­car que el apo­yo que él le brin­da es de­ter­mi­nan­te, pa­ra al­can­zar el éxi­to pro­fe­sio­nal, co­mo mu­jer y co­mo ma­má.

Se au­to des­cri­be co­mo una mu­jer “sú­per re­con­tra familiar” y por ese mo­ti­vo cuen­ta con “un enor­me clan” que in­clu­ye a sus pa­dres, su her­ma­na, el es­po­so y tres so­bri­nos, su her­mano y la no­via e in­clu­so a los sue­gros de es­te, aun­que aún no se ca­sa. Alar­dea acer­ca de te­ner “hom­bres que co­ci­nan ex­qui­si­to” en­tre los cua­les des­ta­can su es­po­so, en pri­me­rí­si­mo lu­gar ¡por su­pues­to! (léa­se con ojos de enamo­ra­da) y su cu­ña­do. Co­men­tó en­tre un ai­re de ale­gría que evi­den­cia ple­ni­tud.

La De­fen­so­ra de los Con­su­mi­do­res tie­ne un cen­tro de vi­da, uno que le brin­da ba­lan­ce, quie­tud en me­dio del afán en sus múl­ti­ples fa­ce­tas, un equi­li­brio que le per­mi­te prac­ti­car el agra­de­ci­mien­to, la em­pa­tía, la hu­ma­ni­dad, que la car­ga a dia­rio de amor y de esperanza. Así lo re­su­mió: “Mi vi­da es muy bo­ni­ta, por­que creo pro­fun­da­men­te en Dios, él co­no­ce has­ta el úl­ti­mo pe­lo de mi ca­be­za y me tie­ne don­de ten­go que es­tar, ten­go la con­vic­ción de que to­do lo que pa­sa es pa­ra bien”

Mu­jer con una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal im­pe­ca­ble y exi­to­sa, ma­dre rea­li­za­da, es­po­sa enamo­ra­da tras 23 años de ma­tri­mo­nio, de­fen­so­ra de su gé­ne­ro y cre­yen­te en Dios, así es Cynt­hia Za­pa­ta Cal­vo, con­ver­sar con ella es su­fi­cien­te pa­ra en­ten­der que, es po­si­ble real­men­te ser mul­ti­tas­king, al­can­zar la ple­ni­tud y con­ser­var el amor por la vi­da, por sí mis­ma y en­tre­gar­lo a los de­más.

“Lo úni­co que me voy a lle­var des­pués de que to­do pa­se es, lo­grar de­cir las co­sas sin las­ti­mar a otros y lo que ha­ya cons­trui­do pa­ra el bien”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.