Da­nie­la Pra­da: Una mu­jer de la Ge­ne­ra­ción del Cam­bio

Es la más jo­ven de nues­tras his­to­rias de éxi­to, ya que aún no cum­ple los 30 años, sin em­bar­go su es­fuer­zo y de­ter­mi­na­ción le han per­mi­ti­do es­ta­ble­cer­se en el mun­do del co­mer­cio flo­ral a mu­cho pul­so.

EKA - - Contenido -

“Re­cuer­do que cuan­do me so­li­ci­ta­ron la primera co­ti­za­ción, no te­nía ni im­pre­so­ra pa­ra im­pri­mir­la, ni pla­ta pa­ra com­prar una” Da­nie­la

“Mi abue­la des­de el cie­lo es­toy se­gu­ra se sien­te or­gu­llo­sa y com­pla­ci­da, tan­to co­mo yo al po­der hon­rar la apues­ta que ella hi­zo, el día que cre­yó en mi éxi­to”ase­gu­ra re­fle­xi­va

Co­mo bue­na mi­le­nial, no es­ta­ba dis­pues­ta a su­je­tar­se a ho­ra­rios de ofi­ci­na, ni je­fes com­pli­ca­dos, ini­ció su vi­da la­bo­ral con tan so­lo 19 años en la posición de ca­je­ra de un ban­co y po­co tiem­po le bas­tó pa­ra dar­se cuen­ta que su pro­fe­sión co­mo de­co­ra­do­ra de in­te­rio­res, no ge­ne­ra­ba mu­chas ga­nan­cias y que ne­ce­si­ta­ba po­ner ma­nos a la obra con sus ta­len­tos por­que no te­nía ga­nas de ser em­plea­da de na­die.

Sa­bía de su ca­pa­ci­dad de crea­ción con las ma­nos, de su ha­bi­li­dad con la pin­tu­ra y re­co­no­cía tres ti­pos de flo­res: las ger­be­ras, las ro­sas y los gi­ra­so­les, muy po­co de com­po­si­ción téc­ni­ca de arre­glos flo­ra­les, pe­ro te­nía lo prin­ci­pal, ga­nas de tra­ba­jar du­ro por lo pro­pio y de­ter­mi­na­ción, así que de­ci­dió emprender una flo­ris­te­ría. “Me di­je a mí mis­ma, ¿có­mo no voy a po­der ha­cer arre­glos flo­ra­les si soy bue­na y crea­ti­va y me lan­cé a pro­bar”

Re­cuer­da con pro­fun­do agra­de­ci­mien­to y nos­tal­gia co­mo la úni­ca que apos­tó por su éxi­to fue su abuelita, quien hoy la cui­da des­de el cie­lo, y fue así arran­có su em­pren­di­mien­to, con tan so­lo 21 años, la li­qui­da­ción que le co­rres­pon­dió del tra­ba­jo al cual re­nun­ció y la ayu­da de la abue­la, se ti­ró al agua.

“Abrí la flo­ris­te­ría con cin­co cu­be­tas plás­ti­cas, le ro­bé a mi ma­má una bar de ma­de­ra que te­nía en la ca­sa (ri­sas) ese fue mi mos­tra­dor pa­ra aten­der clien­tes y di­cho sea de pa­so, aún no se lo re­gre­so, y unas ta­blas que me en­con­tré por ahí, esas las pin­té con ayu­da de unos ami­gos y se con­vir­tie­ron en pie­zas va­lio­sas de es­tan­te­ría (car­ca­ja­das), así abrí las puer­tas de mi ne­go­cio pro­pio” nos con­tó Da­nie­la.

“Si de pro­ble­mas ha­bla­mos me fal­ta­rían las pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar có­mo mien­tras uno la es­tá pul­sean­do pa­ra cum­plir los sue­ños tie­ne gen­te cer­ca­na que es­tá es­pe­ran­do lo más mí­ni­mo pa­ra boi­co­tear los es­fuer­zos rea­li­za­dos” aña­dió, re­cuer­do co­mo me ro­ba­ban el po­co di­ne­ro que te­nía, un día se lle­va­ron mi bi­lle­te­ra, y ahí te­nía el di­ne­ro del al­qui­ler del lo­cal, fue­ron mo­men­tos real­men­te des­gas­tan­tes.

Pe­ro na­da era su­fi­cien­te pa­ra men­guar las ga­nas de triun­fo y su­pera­ción, así co­mo las de no te­ner que vol­ver a ma­dru­gar pa­ra tra­ba­jar pa­ra al­guien más, se ha­bía pro­pues­to lle­gar a la ci­ma, y lo ha­ría a to­da cos­ta.

Tras 5 años en el mer­ca­do to­mó la de­ci­sión de ce­rrar su lo­cal pa­ra es­ta­ble­cer­se de lleno en su pro­pio ta­ller flo­ral, en su nue­va ca­sa, aho­ra co­mo una mu­jer ca­sa­da y con el apo­yo de su es­po­so, ade­más com­bi­nó su pro­fe­sión con una es­pe­cia­li­dad, el año pa­sa­do se gra­duó co­mo flo­ris­ta pro­fe­sio­nal. D´Bam­bú tie­ne ya 8 años en el mer­ca­do, su prin­ci­pal fuen­te de tra­ba­jo es­tá en­fo­ca­do en la de­co­ra­ción de bo­das. Una mu­jer jo­ven, vi­sio­na­ria, em­pren­de­do­ra de la ge­ne­ra­ción del cam­bio así es Da­nie­la Pra­da. ¿Se­rá ella el re­fle­jo de una nue­va era de mu­je­res que se la creen y em­pie­zan a es­cu­char más su voz in­ter­na y a ob­viar los co­men­ta­rios ex­ter­nos que pre­ten­den li­mi­tar al gé­ne­ro?

Da­nie­la Pra­da, mi­le­nial, em­pre­sa­ria exi­to­sa y es­po­sa vi­sio­na­ria. D´Bam­bú es su sue­ño he­cho reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.