Ad­mi­nis­tre su vi­da no el tiem­po

Que la vi­da no se pa­se sin que pa­se na­da, el tiem­po se nos da en igual can­ti­dad a to­dos, la di­fe­ren­cia se mar­ca prio­ri­zan­do de for­ma co­rrec­ta.

EKA - - Contenido -

So­mos la ge­ne­ra­ción de la hu­ma­ni­dad que a más cam­bios ha es­ta­do ex­pues­ta y lo se­gui­mos es­tan­do, vi­vi­mos una era de cam­bios tan rá­pi­dos que son ca­si im­po­si­bles de per­ci­bir, un mun­do que cam­bia tan ve­loz que no nos da­mos cuen­ta, es­ta­mos vi­vien­do en la era de co­nec­ti­vi­dad, una co­nec­ti­vi­dad que nos in­vi­ta a es­tar pen­dien­te de lo que su­ce­de no so­lo a nues­tro al­re­de­dor, sino en otras la­ti­tu­des en ca­da ins­tan­te, y que cla­ra­men­te pro­du­ce mu­chas ve­ces y en oca­sio­nes dis­trac­ción de lo que es im­por­tan­te en nues­tras vi­das, y nos des­en­fo­ca de lo que de­be ser. Se es­cu­cha mu­cho ha­blar so­bre el te­ma de ba­lan­ce vi­da y tra­ba­jo, o de có­mo de­be­mos apren­der o sa­ber ad­mi­nis­trar el tiem­po, en­tre el tra­ba­jo, los es­tu­dios y vi­da per­so­nal, es­to por me­dio de di­fe­ren­tes me­to­do­lo­gías o téc­ni­cas pa­ra lo­grar ser más efi­ca­ces y efi­cien­tes. En lo par­ti­cu­lar mi in­vi­ta­ción es­tá en­fo­ca­da a pro­vo­car que apren­da­mos ad­mi­nis­trar la vi­da y no el tiem­po; to­das las per­so­nas te­ne­mos 24 ho­ras por día, al­gu­nos con ma­yor can­ti­dad de días y otros con me­nor can­ti­dad, ¡pe­ro eso nin­guno de no­so­tros lo sa­be!, se nos de­po­si­tan por día 86.400 se­gun­dos ¿qué ha­ces con esos se­gun­dos?, ¿Co­mo los in­vier­tes?, ¿Con quién?, ¿En qué?, ¿Dón­de?, to­dos re­ci­bi­mos la mis­ma can­ti­dad de se­gun­dos, no más, no me­nos. Es im­po­si­ble ad­mi­nis­trar el tiem­po, na­die tie­ne con­trol so­bre él, ha­ga­mos las co­sas o las de­je­mos de ha­cer, los se­gun­dos, mi­nu­tos, ho­ras del día van a trans­cu­rrir en igual con­di­ción, na­die pue­de aho­rrar tiem­po, siem­pre si­gue su mar­cha.

El tiem­po es la po­se­sión más va­lio­sa que te­ne­mos; por eso es im­por­tan­te co­no­cer en que lo es­ta­mos ad­mi­nis­tran­do, y acá es don­de por con­se­cuen­cia se lo­gra no so­lo el ba­lan­ce vi­da tra­ba­jo, ba­lan­ce vi­da es­tu­dios, sino so­bre cual­quier pro­yec­to que sea de nues­tro in­te­rés, cuan­do men­ciono el ad­mi­nis­trar la vi­da, se tra­ta de au­to ana­li­zar­nos y que com­pren­da­mos a que le es­ta­mos in­vir­tien­do nues­tro tiem­po. Ro­bert T. Ki­yo­sa­ki di­ce “el tiem­po es el ma­yor ac­ti­vo que te­ne­mos”, de­be­mos iden­ti­fi­car si nues­tro tiem­po lo de­di­ca­mos a las co­sas que nos pro­du­cen sa­tis­fac­ción, bie­nes­tar, va­lor y ale­gría. Se­gui­da­men­te com­par­to tres con­si­de­ra­cio­nes que le per­mi­ti­rán ha­cer ese au­to ejer­ci­cio y em­pe­zar ha­cer cam­bios si lo con­si­de­ras ne­ce­sa­rio, y ad­mi­nis­trar la vi­da.

Re­co­no­cer nues­tra reali­dad

¿Es­ta­mos en un tra­ba­jo que nos apa­sio­na o no?, ¿es­ta­mos es­tu­dian­do la pro­fe­sión que nos ha­ce fe­li­ces?; ¿Com­par­to mi vi­da con esa o esas per­so­nas que de­seo?, si la res­pues­ta a es­tas y otras pre­gun­tas que nos po­de­mos ha­cer, es no, cla­ra­men­te no ha­brá re­ce­ta, ecua­ción, fór­mu­la al­gu­na que pue­da brin­dar un ba­lan­ce ideal o fa­vo­ra­ble, mu­chas per­so­nas es­pe­ran el vier­nes con mu­chas an­sias, a ra­zón de pen­sar que el vier­nes es el día de la se­ma­na jun­to con el fin de se­ma­na que se­rán fe­li­ces por con­se­cuen­cia del po­der des­can­sar, o no es­tar de­di­can­do tiem­po a un tra­ba­jo que no les agra­da o apa­sio­na, a ca­so el vier­nes, sá­ba­do o do­min­go tie­nen di­fe­ren­cia de lo que pue­de ha­cer un lu­nes, mar­tes o cual­quier día de la se­ma­na, si de­di­ca­mos el tiem­po a eso que nos apa­sio­na, ca­da día tie­ne la mis­ma can­ti­dad de se­gun­dos.

De­pen­de de no­so­tros to­mar el con­trol de nues­tras vi­das

No po­de­mos dar­nos el lu­jo, o per­mi­tir que otros to­men el ba­lan­ce de nues­tras vi­das, ad­mi­nis­tren nues­tro tiem­po, si de­jas que otros de­ci­dan por ti, eso no es ba­lan­ce, de­be­mos te­ner con­trol y res­pon­sa­bi­li­dad del ti­po de vi­da que desea­mos vi­vir, es­ta­ble­cer los lí­mi­tes y de­fi­nir lo que nos in­tere­sa a no­so­tros no a los de­más, sea per­so­nas o em­pre­sas y en­fo­car­te en lo que deseas.

Ba­lan­ce en la vi­da

No al­can­za­mos a ha­cer to­do en un día, pe­ro sí po­de­mos de­cir en que ad­mi­nis­tra­mos nues­tra vi­da, en que in­ver­ti­mos nues­tros se­gun­dos, de­be­mos te­ner con­cien­cia de có­mo al­can­zar ese ba­lan­ce in­te­gral: men­te, cuer­po, ser, co­ra­zón.

En­fo­car­se en ad­mi­nis­trar la vi­da con sus ver­da­de­ras prio­ri­da­des en lu­gar de so­lo preocuparse por el tiem­po po­dría brin­dar­le el ba­lan­ce que tan­to es­tá bus­can­do.

Allan Zú­ñi­ga Pé­rez So­cio Con­sul­tor Hu­man Ca­pi­tal & Ad­vi­ce azu­ni­gap@ hu­man­ca­pi­talcr.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.