Foo­dT­rucks y su re­gu­la­ción en Cos­ta Ri­ca

EKA - - Contenido -

En los úl­ti­mos años en Cos­ta Ri­ca, los Food Truck se han pues­to de mo­da co­mo una al­ter­na­ti­va que for­ma par­te de la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca a los con­su­mi­do­res. Pe­ro, ¿qué es exac­ta­men­te un “Food Truck”? Un Food Truck o gas­tro­ne­ta, co­mo se le co­no­ce, es un vehícu­lo de gran­des di­men­sio­nes que ha si­do acon­di­cio­na­do pa­ra ela­bo­rar y ven­der co­mi­da de la más di­ver­sa na­tu­ra­le­za y es­ti­los.

El con­cep­to pa­re­ce ha­ber­se ori­gi­na­do en los Es­ta­dos Uni­dos, aún y cuan­do, el mo­men­to his­tó­ri­co exac­to no se pue­de pre­ci­sar. Al­gu­nos creen, que se ori­gi­nó co­mo una ne­ce­si­dad en el si­glo XIX pa­ra brin­dar ali­men­tos y re­cur­sos en zo­nas ale­ja­das. Otros, que es al­go más re­cien­te, pro­pio de las gran­des ur­bes nor­te­ame­ri­ca­nas y la aglo­me­ra­ción de per­so­nas ne­ce­si­ta­das de una op­ción rá­pi­da y prác­ti­ca pa­ra co­mer.

Sin im­por­tar su ori­gen, el fac­tor co­mún es que los “Food Trucks”, se crea­ron co­mo res­tau­ran­tes mó­vi­les o iti­ne­ran­tes. Es de­cir, que cuen­tan con la fa­ci­li­dad de tras­la­dar­se de un lu­gar a otro en bús­que­da de opor­tu­ni­da­des, ta­les co­mo: fe­rias, even­tos ar­tís­ti­cos y de­por­ti­vos, zo­nas de re­crea­ción, cen­tros uni­ver­si­ta­rios y em­pre­sa­ria­les. Adi­cio­nal­men­te, han per­mi­ti­do a una gran can­ti­dad de co­ci­ne­ros y em­pre­sa­rios, desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad gas­tro­nó­mi­ca y ge­ne­rar em­pleo, sin los gran­des cos­tos que im­pli­ca la aper­tu­ra de un res­tau­ran­te en un lo­cal. A es­to se aña­de la ven­ta­ja, de po­der tras­la­dar­se a bus­car con­su­mi­do­res que ten­gan más afi­ni­dad por sus pro­duc­tos.

A pe­sar de lo an­te­rior, en Cos­ta Ri­ca, el desa­rro­llo de es­ta mo­da­li­dad de ne­go­cio ha en­con­tra­do ba­rre­ras le­ga­les y bu­ro­crá­ti­cas, que les ha im­pe­di­do ope­rar y sa­car pro­ve­cho de su ca­rac­te­rís­ti­ca más im­por­tan­te: la mo­vi­li­dad. El mo­ti­vo, es que ac­tual­men­te no exis­te en nues­tro país, nor­ma­ti­va o re­gla­men­tos, que per­mi­tan a las mu­ni­ci­pa­li­da­des y au­to­ri­da­des pú­bli­cas, su­per­vi­sar y re­gu­lar la fi­gu­ra del Food Trucks con sus ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res. En ese sen­ti­do, des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co, un Food Truck que se des­pla­za de un lu­gar a otro pa­ra ven­der ali­men­tos, es vis­to co­mo una ven­ta am­bu­lan­te e ile­gal.

Por más con­tra­dic­to­rio que parezca, las au­to­ri­da­des pú­bli­cas han te­ni­do que re­gu­lar su ope­ra­ción con la nor­ma­ti­va apli­ca­ble a los es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les co­mu­nes, es de­cir, vin­cu­lan­do la ope­ra­ción del Food Truck, a un lo­te o in­mue­ble de­ter­mi­na­do, sea pro­pio o al­qui­la­do, su­je­to al cum­pli­mien­to de la per­mi­so­lo­gía tra­di­cio­nal.

En ese sen­ti­do, los re­qui­si­tos que pa­ra la ope­ra­ción de un Food Truck se de­ben cum­plir son los si­guien­tes:

Uso de Sue­lo:

El cer­ti­fi­ca­do de uso de sue­lo es un re­qui­si­to bá­si­co pa­ra la ope­ra­ción de un Food Truck en nues­tro país. Es­te cer­ti­fi­ca­do es un dic­ta­men con ca­rác­ter de cer­ti­fi­ca­ción, por me­dio del cual, una au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal, con ba­se en sus nor­mas de ur­ba­nis­mo, zo­ni­fi­ca­ción y plan de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, in­di­ca el uso o usos per­mi­ti­dos, que se le pue­den dar a un lo­te o pre­dio den­tro de su ju­ris­dic­ción. Es­ta cer­ti­fi­ca­ción in­di­ca, si el uso per­mi­ti­do pa­ra una pro­pie­dad de­ter­mi­na­da es co­mer­cial, in­dus­trial, re­si­den­cial, mix­to, agrí­co­la, etc. Pa­ra que un Food Truck se pue­da ubi­car en de­ter­mi­na­do te­rreno, es­te de­be te­ner un uso co­mer­cial.

Per­mi­so Sa­ni­ta­rio de Fun­cio­na­mien­to:

Es­te per­mi­so lo emi­te el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, co­mo re­qui­si­to pre­vio pa­ra que un es­ta­ble­ci­mien­to, en una ubi­ca­ción de­ter­mi­na­da, pue­da ope­rar en cum­pli­mien­to de la le­gis­la­ción vi­gen­te. El per­mi­so sa­ni­ta­rio de fun­cio­na­mien­to bus­ca pre­ve­nir el im­pac­to que los es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les pue­den ge­ne­rar so­bre el am­bien­te y la sa­lud pú­bli­ca du­ran­te su ope­ra­ción y ser­vi­cio a los con­su­mi­do­res.

Pa­ten­te Co­mer­cial:

La pa­ten­te co­mer­cial o mu­ni­ci­pal es una au­to­ri­za­ción de ope­ra­ción de un ne­go­cio o ac­ti­vi­dad, que im­pli­ca la con­tri­bu­ción im­pues­ta y co­bra­da por el mu­ni­ci­pio so­bre el vo­lu­men de ne­go­cios, a to­da per­so­na o en­ti­dad, de­di­ca­da a la pres­ta­ción de cual­quier ser­vi­cio, in­dus­tria o ne­go­cio den­tro de su can­tón, con las ex­cep­cio­nes que ex­pre­sa­men­te pue­dan exis­tir.

En ca­so que un Food Truck se pre­ten­da des­pla­zar de un es­pa­cio fí­si­co en un can­tón a otro re­gi­do por una mu­ni­ci­pa­li­dad dis­tin­ta, de­be­rá re­nun­ciar a su pa­ten­te co­mer­cial en el can­tón don­de se ubi­ca e ini­ciar to­dos los trá­mi­tes en el nue­vo can­tón don­de pre­ten­da ins­ta­lar­se.

Por: Gon­za­lo Ro­jas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.