Food Truck: La Ven­ta­ni­ta de Me­ra­ki una his­to­ria de éxi­to

“Co­mi­da Ca­lle­je­ra sin per­der el es­ti­lo fu­sión- gour­met ase­gu­ran sus chefs”

EKA - - Contenido -

Pa­re­cie­ra que en cuan­to a no­ve­da­des cu­li­na­rias se re­fie­re los Foo­dt­rucks lle­ga­ron pa­ra que­dar­se, lla­ma­ti­vos, ale­gres y ver­sá­ti­les es­tos ca­mion­ci­tos sue­len lla­mar la aten­ción a cual­quier lu­gar don­de se di­ri­jan. La pre­gun­ta que sal­ta es ¿son so­lo par­te de una mo­da o lle­ga­ron pa­ra que­dar­se? En Eka La Re­vis­ta Em­pre­sa­rial bus­ca­mos un ca­so de éxi­to en es­te ti­po de ne­go­cio y que­re­mos com­par­tir­lo con us­ted, por­que es im­por­tan­te que us­ted es­ti­ma­ble lec­tor nun­ca pierda de vis­ta que, cuan­do se quie­re se pue­de y que una de las me­jo­res ma­ne­ras de lo­grar al­can­zar los sue­ños es sin du­da, in­ten­tar­lo aún cuan­do la for­ma ini­cial no sea la que se año­ra y una vez em­pren­di­do el ca­mino dar­se la opor­tu­ni­dad de rein­ven­tar­se pue­de mar­car la di­fe­ren­cia. Aquí la his­to­ria de la pri­me­ra ven­ta­ni­ta de co­mi­da ca­lle­je­ra que na­ció con el sue­ño de con­ver­tir­se en un Food Truck ¡pe­ro que ade­más lo lo­gró!

Pa­ra ini­cios del 2015 re­cuer­da Pris­ci­lla An­dré dueña de La Ven­ta­ni­ta de Me­ra­ki uno de sus sue­ños era in­cur­sio­nar en el ne­go­cio de los Food Trucks (ha­bían po­cos en el país y don­de fue­ra que uno se vie­ra es­te lla­ma­ba la aten­ción) sin em­bar­go tras in­ves­ti­ga­cio­nes pu­do dar­se cuen­ta que, el te­ma de los per­mi­sos de fun­cio­na­mien­to era más que com­pli­ca­do y li­mi­ta­do, sin em­bar­go ese no po­día ser un mo­ti­vo pa­ra de­jar el sue­ño de la­do, al­go ha­bía que re­plan­tear­se pa­ra lo­grar se­guir y ma­te­ria­li­zar el sue­ño.

“La idea del Truck tu­vo que es­pe­rar, rein­ven­ta­mos el con­cep­to ini­cial y fue pa­ra abril de 2015 que la vi­da noc­tur­na de La Ca­li­for­nia en San Jo­sé ve na­cer la pri­me­ra ven­ta­ni­ta de co­mi­da ca­lle­je­ra, un lu­gar re­la­ja­do con di­ver­sas op­cio­nes pa­ra to­dos los gus­tos, si­guien­do una lí­nea de co­mi­da con in­gre­dien­tes muy ti­cos y ofre­cien­do al clien­te una ex­pe­rien­cia nue­va y di­fe­ren­te. La ven­ta­ni­ta de Me­ra­ki.

La ven­ta­ni­ta re­sul­ta ser un éxi­to y em­pie­za a re­ci­bir al­ta de­man­da de ser­vi­cios ti­po ca­te­ri­ng ser­vi­ce pa­ra va­rie­dad de even­tos que iban des­de los fa­mi­lia­res has­ta los cor­po­ra­ti­vos, y es cuan­do se re­mue­ve nue­va­men­te el de­seo ini­cial, aquel de in­cur­sio­nar en el Food Truck, y co­mo los sue­ños son pa­ra cum­plir­se, un año des­pués de la aper­tu­ra la ven­ta­ni­ta se vuel­ve Truck y em­pie­za su re­co­rri­do por las ca­lles de to­do el país, aten­dien­do even­tos pri­va­dos, ma­si­vos pú­bli­cos, fa­mi­lia­res en­tre mu­chos otros

Ade­más del Truck cuen­tan con La ca­rre­ta es­ta obe­de­ce a gus­tos un po­co más con­ser­va­do­res que bus­can al­go más dis­cre­to y di­ri­gi­do tam­bién a aque­llos clien­tes cu­yo de­seo es con­tar con un ser­vi­cio bran­dea­ble pa­ra sus even­tos, se tra­ta de una ca­rre­ta ne­gra fo­rra­da en vi­nil cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es que el clien­te pue­de per­so­na­li­zar­la se­gún el even­to que desee rea­li­zar, es­ta es 100% de­co­ra­ble con vi­ni­les ad­he­si­vos que pue­den ha­cer­la lu­cir co­mo el clien­te sue­ña. De­fi­ni­ti­va­men­te creo que los Trucks lle­ga­ron a rein­ven­tar la ofer­ta de ser­vi­cios de ali­men­ta­ción en el país, in­clu­so lle­ga­ron a mar­car una nue­va ten­den­cia en even­tos, los que cuen­tan con un Truck con­vier­ten el mo­men­to en una nue­va ex­pe­rien­cia, es un even­to más re­la­ja­do, con co­mi­da muy ela­bo­ra­da sin de­jar de la­do la pre­sen­cia "fu­sión o gour­met". Co­men­ta An­dré

Con­tar con un Food Truck en even­tos co­mo bo­das, baby sho­wers e in­clu­so cum­plea­ños in­fan­ti­les se ha con­ver­ti­do en una ten­den­cia que lle­gó pa­ra

que­dar­se. Pris­ci­lla An­dré “Quie­nes bus­can un Food Truck pa­ra sus ce­le­bra­cio­nes en reali­dad desean

al­go muy chic y úni­co es una ma­ne­ra de per­so­na­li­zar su even­to”

Es cues­tión de pú­bli­cos me­ta:

El éxi­to de la Ven­ta­ni­ta de Me­ra­ki tan­to en su mo­da­li­dad “ro­dan­te” co­mo en si­tio fi­jo es con­tun­den­te, por eso qui­si­mos pre­gun­tar­le a su pro­pie­ta­ria ¿cuál de las dos mo­da­li­da­des con­si­de­ra per­du­ra­rá a tra­vés del tiem­po. Con­ven­ci­da y em­po­de­ra­da nos con­tes­tó: es cues­tión de pú­bli­cos me­ta.

Los clien­tes de la Ven­ta­ni­ta son clien­tes muy fie­les y más re­la­ja­dos, clien­tes que bus­can un ra­to chi­va en San Jo­sé, mu­chos quie­ren pe­dir su co­mi­da y co­mér­se­la en las gra­das de la es­ta­ción o en al­gún par­que cer­cano pa­ra pa­sar un ra­to di­fe­ren­te y tran­qui­lo; los clien­tes del Truck son mu­cho más va­ria­bles, de­pen­den del ti­po de even­to, es­tos bus­can con­cre­tar un con­cep­to cla­ro que ya tie­nen en la ca­be­za, el cual sin du­da se com­ple­men­ta con la ima­gen del Truck o La Ca­rre­ta y un me­nú ex­qui­si­to gour­met que ade­más pue­de ser per­so­na­li­za­do, tam­bién ofre­cen esa op­ción.

An­te la fal­ta de re­gu­la­ción y per­mi­sos de fun­cio­na­mien­to por el mo­men­to el mer­ca­do de los Foo­dT­ruck en­con­tra­ron su pri­me­ra tra­ba, no les es po­si­ble es­ta­ble­cer­se en si­tios es­pe­cí­fi­cos y ope­rar con li­ber­tad, sin em­bar­go co­mo lo ha­cen la ma­yo­ría tra­mi­tan per­mi­sos an­te las mu­ni­ci­pa­li­da­des por días y ope­ran en even­tos pri­va­dos o ma­si­vos (con li­mi­ta­ción de tiem­po). Otros per­te­ne­cen a la Aso­cia­ción Cos­ta­rri­cen­se de Food Trucks, una agru­pa­ción que na­ció pa­ra pro­mo­ver la cul­tu­ra de la ali­men­ta­ción so­bre rue­das y ayu­dar a los due­ños de es­te ti­po de ne­go­cio a avan­zar y es­ta­ble­cer­se en el mer­ca­do co­mer­cial na­cio­nal mien­tras la re­gu­la­ción lle­ga a es­te ti­po de co­mer­cio.

¿Ha te­ni­do us­ted la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar una pla­za de Food Trucks? ¿Cree que es­tos lle­ga­ron pa­ra que­dar­se? o me­jor aún se­rá que sue­ña con em­pren­der en es­te ti­po de ne­go­cio.

Es­ta his­to­ria de éxi­to le mues­tra có­mo in­clu­so cuan­do las cir­cuns­tan­cias no siem­pre es­tán lis­tas pa­ra que las co­sas se den, per­se­ve­rar y rein­ven­tar­se en el ca­mino pue­de ser la for­ma de al­can­zar sus sue­ños, La Ven­ta­ni­ta de Me­ra­ki es la pri­me­ra ven­ta­ni­ta que se lo­gró mon­tar­se so­bre rue­das lue­go de creér­se­la, lu­char y apos­tar­le a in­ten­tar por va­rios ca­mi­nos has­ta lo­grar el co­me­ti­do. ¡Us­ted tam­bién pue­de con­se­guir­lo si se lo pro­po­ne!

Pa­ra con­tra­ta­cio­nes pue­de lla­mar al: 8871-0435/ 6174-0404

La le­yen­da del Gran Bill una de las es­pe­cia­li­da­des de La Ven­ta­ni­ta de Me­ra­ki Una ima­gen gra­fi­tea­da lle­na de co­lor y vi­da re­sal­ta que es un truck de co­mi­da ca­lle­je­ra con su pro­pia per­so­na­li­dad.

La Ca­rre­ta 100% per­so­na­li­za­ble pa­ra cual­quier ti­po de even­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.