De cuan­do la vi­da nos obli­ga a de­te­ner­nos

EKA - - Editorial - Edi­to­ra Re­vis­ta EKA

Es­ti­ma­do lec­tor ¡qué gus­to leer­nos de nue­vo!

Us­ted al igual que yo es muy po­si­ble que ten­ga una vi­da muy pla­ni­fi­ca­da, agen­das, pla­ni­fi­ca­do­res men­sua­les, no­tas so­bre el es­cri­to­rio, en el ca­len­da­rio, en la puer­ta del re­fri­ge­ra­dor, re­cor­da­to­rios en el ce­lu­lar… ¿se iden­ti­fi­ca? es­ta vi­da que nos lle­va muy apri­sa y nos exi­ge pla­near y pro­yec­tar por­que sim­ple­men­te nos gus­ta la vi­da “or­de­na­da” o las obli­ga­cio­nes nos exi­gen cum­plir con pla­zos de en­tre­ga pa­ra que to­do “sal­ga bien”, y así ajus­tar­nos a los es­tán­da­res so­cia­les. Sin em­bar­go lle­ga ese día, en el que por más pla­ni­fi­ca­ción, por más pro­yec­ción, por más de­seos de cum­plir es la vi­da mis­ma la que nos di­ce: ¡de­tén­ga­se que aquí man­do yo! y en­ton­ces des­cu­bri­mos que to­do eso que pre­ten­día­mos ha­cer en nues­tro or­ga­ni­gra­ma de­be que­dar­se ahí, es­pe­ran­do a po­der ser, por­que sim­ple­men­te las co­sas lle­gan cuan­do de­ben lle­gar, ni an­tes ni des­pués. Usual­men­te es­te “es­ta­te­quie­to” nos lle­ga de la mano de una emer­gen­cia mé­di­ca, la com­pli­ca­ción de un ser que­ri­do e in­clu­so cuan­do nos ve­mos ca­ra a ca­ra con la muer­te. ¿Se ha pues­to a pen­sar lo bueno que es cier­ta­men­te ser pla­ni­fi­ca­do, pe­ro cuan­to me­jor es dar­le va­lor a las co­sas, a los mo­men­tos, res­pi­rar y co­rrer me­nos?

Es­ta edi­ción trae con­si­go una lis­ta de 50 res­tau­ran­tes y 50 ho­te­les, los me­jo­res del país en es­te mo­men­to, le in­vi­to a de­te­ner­se, va­ya a co­mer ri­co, a dar­se una vuel­ta so­lo o acom­pa­ña­do es in­di­fe­ren­te, so­lo de­tén­ga­se, no es­pe­re a que la vi­da lo obli­gue, de­tén­ga­se, dis­frú­te­se, va­ló­re­se, sim­ple­men­te obli­gue­se a vi­vir con me­nor pri­sa.

Dé lo me­jor de us­ted en to­do lo que ha­ce, pe­ro no ol­vi­de que lo me­jor de us­ted, es us­ted mis­mo, de­tén­ga­se, hoy y aho­ra, pa­ra ver­se a sí mis­mo, y pa­ra que in­clu­so pue­da ver a su al­re­de­dor, tan­to rui­do nos im­pi­de ob­ser­var quién es ver­da­de­ra­men­te ese que es­tá ahí, cer­qui­ta, sa­ber quién nos ro­dea es im­por­tan­te, de­tén­ga­se.

Yo ya ele­gí del ran­king el res­tau­ran­te al que iré, en el que hoy me voy a de­te­ner, por­que la vi­da es hoy y aho­ra y así pla­ni­fi­que­mos mil co­sas, y nos es­for­ce­mos por otras mil, to­do tie­ne su tiem­po de­ba­jo del cie­lo y la tie­rra, lo que tie­ne que ser se­rá. De­seo de to­do co­ra­zón que pue­da de­te­ner­se con ma­yor fre­cuen­cia yo ha­ré el pro­pio por con­se­guir­lo tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.