Del legado de Obama te­mor al a Trump

Go­bierno sa­lien­te de EE. UU. he­re­dó a Cos­ta Ri­ca el apo­yo pa­ra in­gre­sar a la OCDE; con la lle­ga­da de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción em­pie­za un periodo de in­cer­ti­dum­bre

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - An­drea Ro­drí­guez Val­ver­de an­drea.rodriguez@el­fi­nan­cie­rocr.com Da­niel Sa­la­zar Mu­ri­llo da­niel.sa­la­zar@el­fi­nan­cie­rocr.com

La he­ren­cia de Ba­rack Obama pa­ra un país co­mo Cos­ta Ri­ca es un te­ji­do de co­la­bo­ra­cio­nes múl­ti­ples, las más im­por­tan­tes li­ga­das a un ele­men­to al­go su­til o in­ma­te­rial, pe­ro más que va­lio­so.

La re­la­ti­va sos­te­ni­bi­li­dad que per­mi­tió man­te­ner en cal­ma las aguas por las que na­ve­ga Cos­ta Ri­ca se pue­de ci­tar co­mo su ma­yor legado.

So­bre ese lien­zo, fo­to­gra­fia­do aho­ra al fi­nal de su man­da­to, se pin­tan las os­cu­ras som­bras de in­cer­ti­dum­bre que di­bu­ja un mag­na­te co­mo Donald Trump.

Allí, los ma­yo­res fru­tos del pri­mer pre­si­den­te afro­ame­ri­cano en to­mar la Casa Blan­ca, se tam­ba­lean. Más en lo co­mer­cial, don­de las ya anun­cia­das mas no im­ple­men­ta­das po­lí­ti­cas res­tric­ti­vas po­drían lle­gar a ga­nar la ba­ta­lla.

Le­jos de eso, las do­na­cio­nes más ele­va­das de las úl­ti­mas tres dé­ca­das en se­gu­ri­dad, la co­la­bo­ra­ción pa­ra el in­gre­so a la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE), la im­ple­men­ta­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio, ca­si 2.000 be­cas pa­ra jó­ve­nes, y los es­bo­zos de un cam­bio en la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria y de con­trol an­ti­dro­gas, mar­ca­ron el pa­so del ca­mino ser­vi­do.

Pa­ra el país, a so­lo po­cos días del tras­pa­so de po­de­res de es­te vier­nes 20 de enero, la suer­te pa­re­ce es­tar echa­da.

Lo que de­jó Obama

¿Quién es Es­ta­dos Uni­dos pa­ra Cos­ta Ri­ca? Aun­que ex­tra­ofi­cial y es­cue­ta, la lla­ma­da “re­gla del 40%” lo des­cri­be bien.

Un 39,5% de las ex­por­ta­cio­nes de los ti­cos en el 2016 se di­ri­gie­ron a ese país. En tu­ris­mo, 38% de las vi­si­tas de ex­tran­je­ros en el 2015 traían el acen­to es­ta­dou­ni­den­se. 52% de la Inversión Ex­tran­je­ra Di­rec­ta (IED) en ese año pro­ve­nía tam­bién de allí. Se­gún la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial las per­so­nas ju­rí­di­cas con más em­plea­dos, co­mo Del Mon­te, Wa­lmart, Stan­dart Fruit Com­pany, Hew­lett Pac­kard, Sy­kes, Chi­qui­ta, Ama­zon y has­ta Pi­pa­sa (ad­qui­ri­da por Car­gill), son em­pre­sas de ca­pi­tal nor­te­ame­ri­cano.

En ello, y en otras mu­chas fa­ce­tas eco­nó­mi­cas, el país si­gue sien­do al­ta­men­te de­pen­dien­te.

La his­to­ria es otra si se mi­ra des­de el cris­tal es­ta­dou­ni­den­se. Las re­la­cio­nes de Cos­ta Ri­ca con Es­ta­dos Uni­dos han prio­ri­za­do nue­vas de­ci­sio­nes y es­tra­te­gias mu­cho más en la po­lí­ti­ca, nar­co­trá­fi­co y mi­gra­ción que en la eco­no­mía y el co­mer­cio (es­ta­ble ya por tra­ta­dos y acuer­dos).

“Los principales ejes han si­do en te­mas de se­gu­ri­dad, lu­cha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do, el nar­co­trá­fi­co y la si­tua­ción de los mi­gran­tes”, re­su­me el can­ci­ller in­te­ri­no, Ale­jan­dro Solano.

Qui­zá por ello los ma­yo­res apor­tes de Obama al país sean de cor­te po­lí­ti­co. La ex­pre­si­den­ta Laura Chin­chi­lla destaca el que, a su jui­cio, fue el más des­ta­ca­do.

“Yo no le pe­dí al pre­si­den­te Obama nin­gu­na ayu­da adi­cio­nal en se­gu­ri­dad o co­mer­cio e inversión. Lo que ve­nía­mos re­ci­bien­do... era lo que se po­día se­guir es­pe­ran­do. Pa­ra mí, lo más im­por­tan­te fue pe­dir­le al­go que no era tan­gi­ble, pe­ro con un efec­to su­ma­men­te po­de­ro­so: su apo­yo po­lí­ti­co pa­ra el in­gre­so a la OCDE”, destaca. “Ha si­do, qui­zás, el apor­te más in­va­lua­ble que una ad­mi­nis­tra­ción ame­ri­ca­na le ha da­do a Cos­ta Ri­ca”, di­ce.

Era lo que la OCDE es­pe­ra­ba pa­ra anun­ciar el in­gre­so de Cos­ta Ri­ca a un “club se­lec­to” que re­quie­re que el país se adap­te a es­tán­da­res fis­ca­les, ad­mi­nis­tra­ti­vos y de co­mer­cio pro­pios de los paí­ses más desa­rro­lla­dos.

Eso no ex­clu­ye otras coope­ra­cio­nes. El can­ci­ller in­te­ri­no de es­te Go­bierno destaca lo que Luis Gui­ller­mo So­lís ca­li­fi­có co­mo la ma­yor coope­ra­ción de EE. UU. en se­gu­ri­dad “de las tres úl­ti­mas dé­ca­das” que in­clu­yó la do­na­ción de dos avio­nes de car­ga con un cos­to de $45 mi­llo­nes, equi­po pa­ra vi­gi­lan­cia ma­rí­ti­ma y aé­rea, así co­mo ca­si 2.000 be­cas pa­ra jó­ve­nes en si­tua­cio­nes de ries­go.

“EE. UU. tam­bién ha coin­ci­di­do en ám­bi­tos mul­ti­la­te­ra­les en te­mas de de­re­chos hu­ma­nos, apo­yo a la de­mo­cra­cia y al Es­ta­do de De­re­cho, la agen­da de Go­bierno Abier­to, un In­ter­net li­bre”, destaca el exem­ba­ja­dor an­te Na­cio­nes Uni­das Eduar­do Uli­ba­rri. Sin em­bar­go, no to­do es po­si­ti­vo.

“Con Ni­ga­ra­gua no nos res­pal­da­ron. Ahí EE. UU. se man­tu­vo neu­tral”, afir­ma Chin­chi­lla, quien cree que el país nor­te­ame­ri­cano ha per­fi­la­do una po­si­ción

El res­pal­do del pre­si­den­te Obama pa­ra in­gre­sar a la OCDE ha si­do, qui­zás, el apor­te más in­va­lua­ble que una ad­mi­nis­tra­ción ame­ri­ca­na le ha da­do a Cos­ta Ri­ca”. Laura Chin­chi­lla Mi­ran­da Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca (2010-2014)

ho­ri­zon­tal an­te Ni­ca­ra­gua, que no ha in­ter­fe­ri­do en su co­mer­cio, ni en las lu­chas con­tra el nar­co­trá­fi­co. La ex­pre­si­den­ta tam­bién sub­ra­ya el es­bo­zo que di­bu­jó Obama pa­ra pro­vo­car un cam­bio en la po­lí­ti­ca de con­trol an­ti­dro­gas, mu­cho me­nos re­pre­si­va. A pe­sar de ello, con­si­de­ra que los es­fuer­zos fue­ron so­lo un bos­que­jo aún no ma­te­ria­li­za­do.

Lo que vie­ne

Aun­que la lle­ga­da de Trump ha­ce tem­blar par­te de nues­tras re­la­cio­nes, los efec­tos que pue­da re­ci­bir el país se­rían de cor­te in­di­rec­to, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to co­mer­cial

–más que el di­plo­má­ti­co–. “No es­toy tan se­gu­ra de que las po­lí­ti­cas que él im­pul­se no ter­mi­nen por re­per­cu­tir en la re­gión Caf­ta. Nos es­tá co­gien­do tar­de pa­ra ar­ti­cu­lar una es­tra­te­gia, pa­ra ha­cer una avan­za­da de sec­to­res cla­ve en Was­hing­ton co­mo los cua­dros re­pu­bli­ca­nos que sí han creí­do en el li­bre co­mer­cio”, agre­ga Chin­chi­lla.

Aun así, el mi­nis­tro de Co­mer­cio Ex­te­rior Cos­ta­rri­cen­se, Ale­xan­der Mo­ra, in­sis­te en que Cos­ta Ri­ca no re­pre­sen­ta nin­gu­na ame­na­za pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y, si hu­bie­ra al­gún in­te­rés en re­vi­sar el pa­no­ra­ma co­mer­cial, nues­tros in­di­ca­do­res se­rían po­si­ti­vos.

“La ba­lan­za co­mer­cial de bie­nes es su­per­avi­ta­ria pa­ra el país del nor­te y el dis­pa­ra­dor que ha ge­ne­ra­do in­cer­ti­dum­bre en po­lí­ti­ca co­mer­cial son los dé­fi­cits co­mer­cia­les. En esa ló­gi­ca, las po­si­bles afec­ta­cio­nes no de­be­rían fun­cio­nar au­to­má­ti­ca­men­te pa­ra Cos­ta Ri­ca”, aña­de.

Al cie­rre del 2015 la di­fe­ren­cia en­tre las ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes de Cos­ta Ri­ca con Es­ta­dos Uni­dos era de $2.380,2 mi­llo­nes, po­si­ti­va pa­ra EE. UU.

In­clu­so los fu­tu­ros lí­de­res en ma­te­ria co­mer­cial del Go­bierno de Trump pa­re­cen dar la ra­zón al mi­nis­tro Mo­ra.

Un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en agos­to de 2016 en la pá­gi­na web de la ca­de­na CNBC du­ran­te ple­na cam­pa­ña pre­si­den­cial, es un po­si­ti­vo an­te­ce­den­te pa­ra la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na.

En “Why Trump has a bet­ter eco­no­mic plan than Clin­ton” (“¿Por qué Trump tie­ne un me­jor plan eco­nó­mi­co que Clin­ton?”) Wil­bur Ross (fu­tu­ro se­cre­ta­rio de Co­mer­cio, nom­bra­do por Trump) y Pe­ter Na­va­rro (fu­tu­ro lí­der del Con­se­jo Na­cio­nal del Co­mer­cio) de­fen­dían, am­plia­men­te, el tra­ta- do de li­bre co­mer­cio con Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (Caf­ta-DR por si­glas en in­glés).

“El tris­te he­cho es que Clin­ton no co­no­ce la di­fe­ren­cia en­tre un buen tra­ta­do y uno ma­lo. El ca­so pri­me­ro es el CAF­TA-DR (...). Ella se equi­vo­có al opo­ner­se al Caf­ta. En el 2014 tu­vi­mos una ba­lan­za co­mer­cial fa­vo­ra­ble con los paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca de $2.700 mi­llo­nes. Pa­ra el 2015 brin­có a $5.000 mi­llo­nes”, re­sal­ta­ron ha­ce cin­co me­ses los fu­tu­ros en­car­ga­dos de di­ri­gir las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con nues­tra re­gión.

El po­si­ti­vo an­te­ce­den­te sal­ta en me­dio de una lar­ga lis­ta de pro­me­sas pro­tec­cio­nis­tas que bus­can re­pa­triar em­pre­sas en zo­nas li­bres de im­pues­tos fue­ra de EE. UU., ba­jar im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos y di­fi­cul­tar el out­sour­cing.

“Sin em­bar­go aquí hay un fuer­te mar­co ju­rí­di­co de mucha se­gu­ri­dad a los in­ver­so­res. Hay un ré­gi­men de in­cen­ti­vos só­li­do que se man­tie­ne es­ta­ble en to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes”, agre­ga Ade­li­na Vi­lla­lo­bos, aso­cia­da de BLP y es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho cor­po­ra­ti­vo y zo­nas fran­cas.

Vi­lla­lo­bos agre­ga que, ade­más, ac­tual­men­te el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio Ex­te­rior re­vi­sa el re­gla­men­to de zo­nas fran­cas. “Con­fia­mos en que eso ro­bus­tez­ca el mar­co le­gal y que la inversión ex­tran­je­ra se man­ten­ga”.

La pis­to­la de Ché­jov

En 1904 el dra­ma­tur­go ru­so An­tón Ché­jov es­cri­bió a su co­le­ga Alek­sandr Se­mió­no­vich una car­ta acer­ca de una obra de tea­tro re­cién es­tre­na­da.

“Si en el pri­mer ac­to tie­nes una pis­to­la col­ga­da en la pa­red, en­ton­ces, tar­de o tem­prano, ten­drá que ser dis­pa­ra­da. Si no, no la pon­gas ahí”, le es­pe­ta­ba.

En la dra­ma­tur­gia, su ley sub­ra­ya la inevi­ta­bi­li­dad del des­tino que en­fren­tan las pro­me­sas cons­trui­das en un es­ce­na­rio.

Lo cier­to es que el dra­ma­tis­mo de las de­cla­ra­cio­nes emi­ti­das por Trump en cam­pa­ña re­sul­ta in­ne­ga­ble. So­lo que­da ver si sus pro­me­sas re­sul­tan más es­tra­te­gias de dis­trac­ción, o te­jen el te­lón con la mis­ma re­gla que de­fi­nió ha­ce al­gún tiem­po la ley de Ché­jov.

Me afe­rro a la idea de que la re­la­ción en­tre EE. UU. y Cos­ta Ri­ca ha si­do do­mi­na­da por el in­te­rés po­lí­ti­co. El país no es una ame­na­za des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co pa­ra ellos”. Ale­xan­der Mo­ra Del­ga­do Mi­nis­tro de Co­mer­cio Ex­te­rior

JOHN UNIVIO EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.