Las ta­reas que abru­man a los tra­ba­ja­do­res

Ex­ce­so de la­bo­res y tec­no­lo­gías abru­man a los tra­ba­ja­do­res

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - ge­ren­ciaef@el­fi­nan­cie­rocr.com Kri­sia Cha­cón Jiménez kris­sia.cha­con@el­fi­nan­cie­rocr.com Alan Sa­bo­río So­cio di­rec­tor de De­loit­te

Ex­ce­so de co­rreos elec­tró­ni­cos, la com­ple­ji­dad tec­no­ló­gi­ca y los trá­mi­tes gol­pean la pro­duc­ti­vi­dad

¿Su tra­ba­jo es abru­ma­dor? ¿Tie­ne mu­chas ta­reas que no le ayu­dan a avan­zar?

Ten­ga cui­da­do, pues el ex­ce­so de pro­ce­sos y de tec­no­lo­gías pro­du­ce es­trés al tiem­po que com­pro­me­te su pro­duc­ti­vi­dad.

En­tre una ma­ra­ña de de­be­res, en mu­chas oca­sio­nes in­ne­ce­sa­rios, las em­pre­sas se en­re­dan en bu­ro­cra­cia que ter­mi­na ama­rran­do a sus tra­ba­ja­do­res.

Se­gún la fir­ma De­loit­te, en su in­for­me “Ten­den­cias de re­cur­sos hu­ma­nos 2016”, es­ta es una reali­dad, ya que el 66% de las or­ga­ni­za­cio­nes con­si­de­ra que la com­ple­ji­dad en sus ne­go­cios es un obs­tácu­lo pa­ra el éxi­to.

Ade­más, un 74% ad­mi­te que los em­plea­dos “abru­ma­dos” es una de las preo­cu­pa­cio­nes en su me­ta de efi­cien­cia e in­no­va­ción.

La llu­via de co­rreos, la com­ple­ji­dad tec­no­ló­gi­ca, la glo­ba­li­za­ción y el ex­ce­so de ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas son par­te de esos fac­to­res que ha­cen que sus co­la­bo­ra­do­res se aho­guen en el tra­ba­jo.

Por eso, lle­gó el mo­men­to pa­ra fre­nar y ata­car esos ma­los há­bi­tos em­pre­sa­ria­les.

In­ver­tir más tiem­po en co­no­cer las ne­ce­si­da­des del equi­po, cons­truir una ar­qui­tec­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal más li­via­na y fa­ci­li­tar la coor­di­na­ción en­tre los equi­pos son op­cio­nes que le po­drán ayu­dar a ha­cer que el sis­te­ma de tra­ba­jo en su em­pre­sa sea más flui­da y efi­caz.

Cam­bie el pen­sa­mien­to de “ha­ga más con me­nos” y sus­ti­tú­ya­lo por “ha­ga me­nos co­sas pe­ro que sal­gan me­jor”.

Sea más pro­duc­ti­vo y sin es­trés

Tra­ba­jar más ho­ras no sig­ni­fi­ca que se es­tá sien­do más eficiente y es jus­to aquí don­de se evi­den­cia un pro­ble­ma en la cul­tu­ra cos­ta­rri­cen­se.

Da­tos de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) re­ve­la­ron que, de 38 paí­ses ana­li­za­dos, Cos­ta Ri­ca y Mé­xi­co se en­cuen­tran a la ca­be­za de las na­cio­nes en las que los tra­ba­ja­do­res la­bo­ra­ron más ho­ras du­ran­te el 2015: 2.230 y 2.246, res­pec­ti­va­men­te.

Se tra­ta, ade­más, de un nú­me­ro que le va­le al país ubi­car­se por en­ci­ma del pro­me­dio de to­dos los integrantes de la OCDE.

Los da­tos se con­tra­po­nen a na­cio­nes más desa­rro­lla­das, co­mo el ca­so de Ale­ma­nia, don­de el pro­me­dio se re­du­ce a 1.371 pa­ra el mis­mo pe­rio­do de aná­li­sis.

Los cos­ta­rri­cen­ses tra­ba­jan más, son me­nos pro­duc­ti­vos y es­tán ex­pues­tos a la epi­de­mia del “em­plea­do abru­ma­do”.

Se­gún Cristina Cu­be­ro, di­rec­to­ra de Con­sul­to­ría De­loit­te Cos­ta Ri­ca, es­ta en­fer­me­dad em­pre­sa­rial pa­re­ce te­ner sín­to­mas y cau­sas co­mu­nes.

1.

Es­tar per­ma­nen­te­men­te en

aler­ta. Un em­plea­do pro­me­dio es­tá en una reunión, al mis­mo tiem­po que res­pon­de co­rreos, de los cua­les uno de ca­da sie­te es im­por­tan­te; lee men­sa­jes y re­vi­sa los te­mas de la se­sión si­guien­te.

“Se es­ti­ma que, en pro­me­dio, los tra­ba­ja­do­res con­sul­tan su ce­lu­lar más de 100 ve­ces por día. Es­ta­mos com­pul­si­va­men­te co­nec­ta­dos”, aco­tó Cu­be­ro.

2.

Com­ple­ji­dad tec­no­ló­gi­ca. Los nue­vos desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos lle­gan más rá­pi­do de lo que la ma­yo­ría de la gen­te pue­de apren­der a usar­los. Exis­te un fuer­te im­pul­so a las im­ple­men­ta­cio­nes tec­no­ló­gi­cas sin con­si­de­rar el desa­rro­llo de las per­so­nas y su ver­da­de­ra su apli­ca­bi­li­dad.

“Si una em­pre­sa va­lo­ra un ta­len­to, in­ver­ti­rá en él di­ne­ro y tiem­po pa­ra que apren­da y pien­se”.

3.

Glo­ba­li­za­ción. In­clu­so, las em­pre­sas me­dia­nas tie­nen clien­tes y pro­vee­do­res al­re­de­dor del mun­do, por lo que la aten­ción im­pli­ca ho­ra­rios am­plia­dos.

4. Al­to vo­lu­men de ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas. Los tra­ba­ja­do­res ma­ne­jan te­mas ad­mi­nis­tra­ti­vos que re­pre­sen­tan más del 30% de su jor­na­da la­bo­ral. Se han iden­ti­fi­ca­do que, en al­gu­nos ca­sos, el nú­me­ro de ta­reas, re­glas y pro­ce­sos su­pe­ran en tiem­po efec­ti­vo las la­bo­res de crea­ción, apren­di­za­je y aná­li­sis. k

Vea in­fo­gra­fía “¿Cuán­to tar­da en las ta­reas la­bo­ra­les?”.

La cla­ve es­tá en iden­ti­fi­car cuá­les son las ta­reas real­men­te ne­ce­sa­rias pa­ra el desem­pe­ño de la or­ga­ni­za­ción y cuá­les re­pre­sen­tan una fu­ga de tiem­po, es­fuer­zo y pér­di­da de di­ne­ro.

De acuer­do con The Con­fe­ren­ce Board , fir­ma en­car­ga­da de rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes acer­ca de la reali­dad em­pre­sa­rial, pa­ra el 2015, un tra­ba­ja­dor cos­ta­rri­cen­se, ge­ne­ra­ba en pro­me­dio lo equi­va­len­te a $14 por ho­ra, mien­tras que nues­tro par la­ti­noa­me­ri­cano, Chi­le, re­por­ta­ba unos $27, por ejem­plo.

In­cor­po­re la fle­xi­bi­li­dad

No so­lo del tra­ba­jo en la ofi­ci­na vi­ven los co­la­bo­ra­do­res.

Las fir­mas de­ben mos­trar se­ña­les de fle­xi­bi­li­dad y adop­tar po­lí­ti­cas en las que se vea al tra­ba­ja­dor co­mo una pie­za im­por­tan­te del en­gra­na­je em­pre­sa­rial. Una op­ción es el te­le­tra­ba­jo. Así lo mos­tró un es­tu­dio pu­bli­ca­do en se­tiem­bre an­te­rior efec­tua­do por News Cen­ter de Mi­cro­soft La­ti­noa­mé­ri­ca, el cual in­di­có que el 46% de las per­so­nas son más pro­duc­ti­vas cuan­do tra­ba­ja fue­ra de la ofi­ci­na. Mien­tras que so­lo el 8% di­jo ser más im­pro­duc­ti­vo que de­trás de su es­cri­to­rio.

Otro de los mé­to­dos que ha de­mos­tra­do efec­ti­vi­dad es el “pen­sa­mien­to de di­se­ño”, con el cual es po­si­ble cons­truir ex­pe­rien­cias pa­ra en­ten­der y cam­biar el am­bien­te fí­si­co; la ma­ne­ra co­mo la gen­te in­ter­ac­túa; có­mo los ge­ren­tes in­vier­ten su tiem­po y co­no­cer pro­fun­da­men­te al co­la­bo­ra­dor.

Cu­be­ro aña­dió que pa­ra­le­la­men­te se pue­de tra­ba­jar en cons­truir una ar­qui­tec­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal más li­via­na, re­du­cien­do ca­pas ad­mi­nis­tra­ti­vas y for­mar equi­pos de aten­ción, se­gún los ob­je­ti­vos em­pre­sa­ria­les.

ISTOCKPHOTO PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.