Afi­ne da­tos y apro­ve­che más la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

De­fi­na so­lu­cio­nes que le aña­dan va­lor

El Financiero (Costa Rica) - - Tecnología - Kri­sia Cha­cón Jiménez kris­sia.cha­con@el­fi­nan­cie­rocr.com

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) se ha ven­di­do co­mo la gran so­lu­ción en es­tos tiem­pos di­gi­ta­les, pe­ro ten­ga cui­da­do, por­que si no la sa­be uti­li­zar se po­drá con­ver­tir en una do­lo­ro­sa fu­ga de di­ne­ro.

Es­ta tec­no­lo­gía ofre­ce una ven­ta­na pa­ra fa­ci­li­tar las es­tra­te­gias de ne­go­cios ba­sa­das en da­tos al tiem­po que pro­mue­ve la in­no­va­ción y la crea­ti­vi­dad.

La cla­ve pa­ra el éxi­to es­tá en que te­ner cla­ra la es­tra­te­gia co­mer­cial y que es­ta se en­cuen­tre en lí­nea con la de­fi­ni­ción de los da­tos que se­rán cla­ves en los pro­ce­sos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

No obs­tan­te, con el pa­so del tiem­po y la adop­ción en las em­pre­sas, los es­pe­cia­lis­tas ya han de­tec­ta­do erro­res que im­pi­den el des­plie­gue acer­ti­vo de la IA.

Tra­tar de abar­car de­ma­sia­do, no te­ner cla­ri­dad de lo ob­je­ti­vos que se quie­ren al­can­zar, lle­nar­se de da­tos in­ne­ce­sa­rios y no to­mar las me­di­das de se­gu­ri­dad ade­cua­das, son ac­cio­nes que le pue­den pa­sar una ca­ra fac­tu­ra.

In­vier­ta sin per­der

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial con­sis­te en pro­gra­mas de compu­tación di­se­ña­dos pa­ra rea­li­zar ope­ra­cio­nes que an­tes eran con­si­de­ra­das pro­pias del ser hu­mano.

Por ejem­plo, má­qui­nas que son ca­pa­ces de com­pren­der el len­gua­je ha­bla­do y ela­bo­rar aná­li­sis y ten­den­cias de ven­tas. Es de­cir, que iden­ti­fi­can en se­gun­dos los pe­rio­dos de in­gre­sos ba­jos de una com­pa­ñía.

Al tra­tar­se de un nue­vo es­que­ma tec­no­ló­gi­co, los erro­res y las ma­las de­ci­sio­nes se en­cuen­tran a la vuel­ta de la es­qui­na.

Javier Var­gas, ge­ren­te de in­ves­ti­ga­ción de Easy So­lu­tions, afir­mó que es­ta tec­no­lo­gía pue­de crear es­pe­ran­zas de desem­pe­ño irrea­les en usua­rios que no es­tén bien in­for­ma­dos.

Pa­ra que us­ted no sea una de es­tas per­so­nas, lo pri­me­ro que de­be ha­cer es te­ner cla­ra su es­tra­te­gia de ne­go­cios y de­fi­nir cuá­les se­rán los da­tos in­tere­san­tes pa­ra tra­ba­jar y ex­plo­rar.

De lo con­ta­rio, se aho­ga­rá en un mar de da­tos que ni la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial apro­ve­cha­rá.

“El ta­ma­ño y la pre­ci­sión de los da­tos son crí­ti­cos pa­ra la exi­to­sa apli­ca­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ”, aco­tó Var­gas. k Vea re­cua­dro “To­me en cuen­ta”.

Ma­rio Ochoa, lí­der de Ana­lí­ti­ca Avan­za­da e In­ter­net de las Co­sas pa­ra Mi­cro­soft La­ti­noa­mé­ri­ca, re­co­men­dó que las com­pa­ñías cuen­ten con ex­per­tos en el te­ma, co­mo un cien­tí­fi­co de da­tos.

Es­te pro­fe­sio­nal tie­ne co­no­ci­mien­tos en el ma­ne­jo de las he­rra­mien­tas y tam­bién de có­mo fun­cio­na la in­dus­tria, con el va­lor agre­ga­do de que pue­de co­rre­la­cio­nar la in­for­ma­ción, sa­ber cuál es la me­jor pa­ra con­se­guir re­sul­ta­dos y efec­tuar pre­dic­cio­nes.

El cien­tí­fi­co de da­tos pue­de abrir­le opor­tu­ni­da­des, pe­ro no lo de­je to­do en sus ma­nos.

Em­pe­ro, las eva­lua­cio­nes que rea­li­zan es­tos es­pe­cia­lis­tas sue­len ser com­ple­jas, por lo que se re­co­mien­da a los ge­ren­tes in­vo­lu­crar­se en los pro­ce­sos de crea­ción y eva­lua­ción de los al­go­rit­mos.

Cree es­tra­te­gias in­te­gra­les

Otro error co­mún es la fal­ta de es­tra­te­gias co­mer­cia­les ló­gi­cas.

Her­nan­do Segura, ge­ren­te de Cog­ni­ti­va La­ti­noa­mé­ri­ca, ex­pli­có que hay que com­pren­der que los pro­yec­tos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial no son pro­yec­tos de tec­no­lo­gía, son pro­yec­tos de ne­go­cios.

Las épo­cas en las cua­les las em­pre­sas se en­fras­ca­ban en gran­des tra­ba­jos que re­que­rían mu­chos re­cur­sos y que has­ta des­pués de va­rios me­ses co­men­za­ban a mos­trar al­gún re­sul­ta­do, ya que­da­ron atrás.

Los mo­de­los mo­der­nos se ba­san en pro­ce­sos ági­les, en los cua­les el apren­di­za­je se da en pe­que­ños pa­sos. En­ton­ces de­fi­na al­can­ces cor­tos con los cua­les se pue­da co­men­zar a apren­der rá­pi­da­men­te y se co­rri­ja con agi­li­dad.

Pri­va­ci­dad y con­fian­za

La se­gu­ri­dad es fun­da­men­tal pa­ra im­ple­men­tar es­ta tec­no­lo­gía.

Ochoa se­ña­ló que la IA de­be di­se­ñar­se pa­ra la pri­va­ci­dad, es de­cir pro­tec­cio­nes so­fis­ti­ca­das que ase­gu­ren la in­for­ma­ción per­so­nal y la de la or­ga­ni­za­ción.

Tam­bién de­be te­ner res­pon­sa­bi­li­dad al­go­rít­mi­ca pa­ra que la gen­te pue­da des­ha­cer un da­ño no desea­do.

La esen­cia de es­tos avan­ces ra­di­ca en que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de­be au­men­tar las ca­pa­ci­da­des hu­ma­nas, no re­em­pla­zar­las.

El éxi­to de­pen­de­rá de la vin­cu­la­ción de las ge­ren­cias con la nue­va tec­no­lo­gía pa­ra que no de­jen to­do en ma­nos de quie­nes des­co­no­cen la es­tra­te­gia del ne­go­cio.

ISTOCKPHOTO PA­RA EF

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pue­de ser de gran pro­ve­cho si us­ted se plan­tea me­tas pun­tua­les y cor­tas con las que po­drá me­dir re­sul­ta­dos y apren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.