Sí, una so­la su­pe­rin­ten­den­cia

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Da­ni­lo Mon­te­ro

El dipu­tado Ot­tón So­lís ha su­ge­ri­do la po­si­bi­li­dad de fu­sio­nar las su­per­in­ten­den­cias del sec­tor fi­nan­cie­ro. Ha­bien­do si­do su­per­in­ten­den­te, con­si­de­ro que la idea no so­lo es per­ti­nen­te, sino que ofre­ce múl­ti­ples be­ne­fi­cios.

El ar­gu­men­to del aho­rro en cos­tos es de mis pre­fe­ri­dos. El des­equi­li­brio fis­cal en Cos­ta Ri­ca es su­fi­cien­te co­mo pa­ra en­sa­yar es­fuer­zos co­mo es­te. Des­de lue­go no es so­lo aho­rrar, es que ade­más po­de­mos re­plan­tear a qué de­di­ca­mos los re­cur­sos.

Me te­mo que el Con­se­jo Na­cio­nal de Su­per­vi­sión del Sis­te­ma Fi­nan­cie­ro (Co­nas­sif) es un or­ga­nis­mo que pue­de (y de­be) ir más le­jos en la pro­mo­ción de un mer­ca­do fi­nan­cie­ro de pri­mer mun­do.

No se tra­ta de fa­vo­re­cer a los ban­cos o a la Bol­sa, co­mo al­gu­nos co­men­tan, con des­ta­ca­do co­no­ci­mien­to. De lo que se tra­ta es crear con­di­cio­nes pa­ra un ma­ne­jo más eficiente del aho­rro na­cio­nal.

Un se­gun­do ar­gu­men­to a fa­vor de la idea es que el desa­rro­llo del mer­ca­do fi­nan­cie­ro de­be ser de una vez in­te­gra­do.

Ya en va­rias oca­sio­nes he men­cio­na­do que la re­gu­la­ción ban­ca­ria en el país es­tá to­tal­men­te “des­en­gan­cha­da” del mer­ca­do bur­sá­til, y ni qué de­cir de pen­sio­nes o se­gu­ros. La in­te­gra­ción de las cua­tro en­ti­da­des de­bie­ra fa­vo­re­cer una vi­sión uni­fi­ca­da, co­mo ocu­rre en los mer­ca­dos que han lo­gra­do un desa­rro­llo ade­cua­do.

La fu­sión de las su­per­in­ten­den­cias per­mi­ti­ría, en mi opinión, fa­vo­re­cer tam­bién la for­mu­la­ción de po­lí­ti­ca pú­bli­ca más in­te­li­gen­te.

A ma­ne­ra de ejem­plo, la tan men­cio­na­da fi­nan­cia­ción de obra pú­bli­ca po­dría ser vis­ta co­mo lo que es, una so­la ope­ra­ción en que se in­te­gran ser­vi­cios ban­ca­rios en una fa­se, del sec­tor de bol­sa en otra y los se­gu­ros en otra.

Al­go que des­ta­ca a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros con ma­yor desa­rro­llo que el nues­tro, es la can­ti­dad (y ca­li­dad des­de lue­go) de los es­tu­dios e in­ves­ti­ga­cio­nes que lle­van a ca­bo las en­ti­da­des re­gu­la­do­ras.

Una so­la su­pe­rin­ten­den­cia po­dría li­de­rar ese ti­po de ini­cia­ti­vas, de ma­ne­ra que con una so­la vi­sión se fa­vo­rez­ca la crea­ción de ins­tru­men­tos y me­ca­nis­mos que me­jo­ren la ca­na­li­za­ción del aho­rro na­cio­nal.

Pe­ro el ar­gu­men­to que más me atrae, es la po­si­bi­li­dad de obli­gar a la ren­di­ción de cuen­tas de par­te del úni­co re­gu­la­dor que ha­bría, en cuan­to a lo que se hi­zo o se es­tá ha­cien­do en fa­vor del fun­cio­na­mien­to del sec­tor fi­nan­cie­ro co­mo un to­do. En la ac­tua­li­dad eso es muy di­fí­cil, por­que ca­da su­per­in­ten­den­te tie­ne so­lo unas po­cas pie­zas del rom­pe­ca­be­zas. En el es­ce­na­rio que don Ot­tón pro­po­ne no ha­bría ex­cu­sas ni jus­ti­fi­ca­cio­nes.

Des­de lue­go que la pro­pues­ta po­dría de­pa­rar te­mo­res de que se con­cen­tra de­ma­sia­do po­der en un so­lo su­per­in­ten­den­te. Asi­mis­mo, po­drían sur­gir vo­ces de que no hay pro­fe­sio­na­les con co­no­ci­mien­tos de to­dos los sec­to­res a re­gu­lar. E in­clu­so al­guien po­dría tan­tear con el ar­gu­men­to de que la aten­ción que de­man­da­ría el sec­tor ban­ca­rio se­ría en de­tri­men­to de las otras áreas.

Con­fie­so que esos ar­gu­men­tos en con­tra pue­den ser atrac­ti­vos, pe­ro no creo que pa­sen la prue­ba del sen­ti­do co­mún. La con­cen­tra­ción de po­der po­dría preo­cu­par en mer­ca­dos muy gran­des, so­fis­ti­ca­dos e in­ter­na­cio­na­les. El nues­tro no cae en nin­gu­na de esas ca­te­go­rías.

La se­gun­da crí­ti­ca no es re­le­van­te. No se ocu­pa a un es­pe­cia­lis­ta en to­do, bas­ta al­guien que en­tien­da la in­te­gri­dad de to­dos los com­po­nen­tes del sec­tor fi­nan­cie­ro y cuen­te con el apo­yo del Co­nas­sif.

Y el ar­gu­men­to de que el ne­go­cio ban­ca­rio po­dría “ca­ni­ba­li­zar” a los otros sec­to­res, en la de­di­ca­ción del re­gu­la­dor, es muy re­la­ti­vo, por­que lo cier­to es que una me­jor ban­ca re­quie­re más que nun­ca de un buen mer­ca­do de va­lo­res o de se­gu­ros. Una de­di­ca­ción pro­fun­da pa­ra me­jo­rar la re­gu­la­ción de los ban­cos lle­va­ría inevi­ta­ble­men­te a con­si­de­rar a los otros sec­to­res. Ahí es­tá el en­can­to de la pro­pues­ta.

En re­su­men, oja­lá la pro­pues­ta de don Ot­tón sea es­cu­cha­da, me­jo­ra­da y apro­ba­da. Por lo me­nos ya pue­de con­tar con el apo­yo de es­te ciu­da­dano.

“El des­equi­li­brio fis­cal es su­fi­cien­te ar­gu­men­to co­mo pa­ra en­sa­yar es­fuer­zos co­mo es­te”.

“La con­cen­tra­ción de po­der po­dría preo­cu­par en mer­ca­dos gran­des, el nues­tro no lo es”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.