Su­peran­do ba­rre­ras co­mo em­pren­de­dor

Soy una mu­jer de 26 años, y pien­so que los clien­tes po­ten­cia­les ni si­quie­ra me per­mi­ti­rán ofre­cer­les mis ser­vi­cios de­bi­do a mi edad o, qui­zá, a mi acento. Es des­alen­ta­dor y des­mo­ra­li­zan­te. ¿Siem­pre es tan di­fí­cil cuan­do uno es jo­ven? ¿Al­gún con­se­jo que me

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Mar­ta Red­mill, Reino Uni­do

Pa­ra que un jo­ven pue­da sur­gir es im­por­tan­te que ten­ga con­fian­za y sea ver­sá­til

La­men­to es­cu­char so­bre los pro­ble­mas que en­fren­tas. Nun­ca de­ja de frus­trar­me cuan­do las per­so­nas va­ci­lan en dar una opor­tu­ni­dad a los em­pren­de­do­res jó­ve­nes.

En mi ex­pe­rien­cia, los em­pren­de­do­res jó­ve­nes a me­nu­do son las per­so­nas más di­ná­mi­cas y crea­ti­vas en los ne­go­cios, prin­ci­pal­men­te por­que no han te­ni­do oca­sión de ad­qui­rir ma­los há­bi­tos o ru­ti­nas.

Yo te­nía 15 años cuan­do em­pe­cé mi pri­mer ne­go­cio, la re­vis­ta

Stu­dent, y to­dos los que tra­ba­ja­ban con­mi­go tam­bién eran ado­les­cen­tes. Real­men­te creía­mos en nues­tra idea, pe­ro las per­so­nas ma­yo­res du­da­ban de no­so­tros. Así que, pa­ra ac­ce­der a las opor­tu­ni­da­des que ne­ce­si­ta­mos, tuvimos que men­tir un po­qui­to. Lo cier­to es que era es­tre­san­te es­tar de pie en la ca­se­ta te­le­fó­ni­ca del pa­tio de mi es­cue­la y pro­me­ter a un anun­cian­te que una ce­le­bri­dad de­fi­ni­ti­va­men­te ha­bía acep­ta­do una en­tre­vis­ta, lue­go lla­mar a la ce­le­bri­dad en cues­tión pa­ra de­cir­le que te­nía­mos su­fi­cien­tes anun­cian­tes pa­ra pa­gar la pu­bli­ca­ción. Pe­ro, ¡al fi­nal, fun­cio­nó!

Yo no ne­ce­sa­ria­men­te re­co­men­da­ría ha­cer eso aho­ra, pe­ro si la gen­te du­da de tus ha­bi­li­da­des, tie­nes que mos­trar­te lo más con­fia­da po­si­ble. Hay gra­dos de “fin­gir­lo has­ta que lo ha­gas”.

He desem­pe­ña­do mu­chos pa­pe­les en mi vi­da em­pre­sa­rial y he uti­li­za­do di­fe­ren­tes téc­ni­cas pa­ra ga­nar­me a los clien­tes al prin­ci­pio. En Stu­dent, fui el ge­ren­te de pu­bli­ci­dad, re­dac­tor, editor, ge­ren­te de fi­nan­zas, pu­bli­rre­la­cio­nis­ta y pe­rio­dis­ta; to­do de­pen­día de con quién es­tu­vie­ra ha­blan­do. Mien­tras uno po­ne su ca­rre­ra en marcha, ne­ce­si­ta ser ver­sá­til. (In­clu­so hoy, cuan­do me pre­gun­tan si pue­do ha­cer al­go, a me­nu­do di­go “sí”; y lue­go apren­do có­mo ha­cer­lo).

Una tác­ti­ca co­mún que em­plean al­gu­nas em­pre­sas emer­gen­tes es es­ta­ble­cer di­rec­cio­nes de co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra in­si­nuar que la com­pa­ñía tie­ne mu­chos de­par­ta­men­tos. Crean, por ejem­plo, las cuen­tas mar­ke­ting@tuem­pre­sa.com, ven­tas@tuem­pre­sa.com, etc., aun cuan­do so­lo una o dos per­so­nas es­tén rea­li­zan­do las co­sas. Es­to da la im­pre­sión de que tu ne­go­cio es un po­co más gran­de y es­tá más es­ta­ble­ci­do. Es un po­co atre­vi­do, pe­ro en oca­sio­nes tie­nes que ser audaz, es­pe­cial­men­te si sien­tes que la gen­te no cree en ti.

Tras ce­le­brar re­cien­te­men­te el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer en to­do el Vir­gin Group –y leer to­das las his­to­rias ins­pi­ra­do­ras que con­lle­va–, es evi­den­te que es­te es el mo­men­to en que las em­pren­de­do­ras de­ben to­mar el es­ce­na­rio.

Des­afor­tu­na­da­men­te, co­mo mu­jer jo­ven, pro­ba­ble­men­te aún en­con­tra­rás pre­jui­cios. Mi con­se­jo es que bus­ques a los men­to­res co­rrec­tos. Em­pren­de­do­res más ex­pe­ri­men­ta­dos real­men­te pue­den ayu­dar cuan­do es­tás em­pe­zan­do; pue­den ofre­cer­te co­no­ci­mien­tos y apoyo pa­ra ayu­dar­te a for­jar tu con­fian­za. Tam­bién es im­por­tan­te en­con­trar tu “tri­bu”. Por ello me re­fie­ro a una co­mu­ni­dad de em­pren­de­do­res que pu­die­ran es­tar en una po­si­ción si­mi­lar a la tu­ya, y quie­nes te per­mi­ti­rán in­ter­cam­biar ideas y te ofre­ce­rán apoyo. Pue­des en­con­trar una tri­bu bus­can­do en gru­pos de re­des so­cia­les en In­ter­net, o a tra­vés de even­tos lo­ca­les de re­la­cio­na­mien­to y en­cuen­tro.

Em­pe­zar tu ca­rre­ra pue­de ser una ac­ti­vi­dad so­li­ta­ria, es­pe­cial­men­te cuan­do sien­tes que to­do el mundo es­tá en tu con­tra, pe­ro re­la­cio­nar­te y en­con­trar otras per­so­nas en te­rre­nos si­mi­la­res, o en eta­pas si­mi­la­res, pue­de ofre­cer­te un ver­da­de­ro im­pul­so.

Fi­nal­men­te, sin em­bar­go, es

ne­ce­sa­rio desa­rro­llar una piel grue­sa cuan­do em­pie­zas. Yo he es­cu­cha­do la pa­la­bra “no” in­con­ta­bles ve­ces en mi tra­yec­to­ria em­pre­sa­rial, es­pe­cial­men­te al prin­ci­pio. Ne­ce­si­tas se­guir fas­ti­dian­do a la gen­te (a me­nos que te di­gan que pa­res, por su­pues­to). Sé crea­ti­va tam­bién. ¿Có­mo pue­den lla­mar me­jor su aten­ción?

Ac­tual­men­te, me co­no­cen co­mo el Dr. Sí, pe­ro no siem­pre es­cu­cho “sí” en res­pues­ta a mis mu­chas ideas de ne­go­cios. Pe­ro un ne­go­cio exi­to­so fi­nal­men­te em­pie­za con un “sí”, aun cuan­do ten­gas que es­cu­char “no” mi­les de ve­ces an­tes que eso. Apren­dí esa lec­ción en esa ca­bi­na te­le­fó­ni­ca que men­cio­né an­tes, po­nien­do una mo­ne­da tras otra en la ra­nu­ra, a sa­bien­das de que si so­lo se­guía­mos cre­yen­do en nues­tra idea y en no­so­tros mis­mos es­cu­cha­ría­mos ese “sí” even­tual­men­te. Tu­ve ra­zón, y con­fío en que tú tam­bién, si te de­di­cas lo su­fi­cien­te. ¡Bue­na suer­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.