Lec­cio­nes de unas pri­ma­rias

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

El sis­te­ma de par­ti­dos cos­ta­rri­cen­se sa­le for­ta­le­ci­do tras la con­ven­ción li­be­ra­cio­nis­ta del 2 de abril. Am­plia par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral, so­lu­ción tem­pra­na de los con­flic­tos e in­gre­so de un equi­po de re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, au­gu­ran un PLN más fuer­te y ello es po­si­ti­vo pa­ra la de­mo­cra­cia, fun­da­da en el plu­ra­lis­mo.

Una con­ven­ción de con­fron­ta­cio­nes in­ten­sas y con una co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca am­plia que per­mi­tió a los ciu­da­da­nos iden­ti­fi­car las prin­ci­pa­les op­cio­nes, ha­blan de un vi­go­ro­so re­sur­gir de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad par­ti­da­ria, con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la in­cor­po­ra­ción de las de­man­das ciu­da­da­nas a las de­ci­sio­nes.

Una con­ven­ción abierta es una lec­ción pa­ra to­das aque­llas fuer­zas que se llenan la bo­ca con las ideas de la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y no prac­ti­can es­ta en ca­sa, so­lo en la ca­lle y al rit­mo de la agi­ta­ción.

De­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va sin de­mo­cra­cia elec­to­ral in­ter­na es un en­ga­ño; la de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por la dis­cu­sión y el de­ba­te pú­bli­co, los de­sig­na­dos por los co­mi­tés cen­tra­les o las jun­tas de oli­gar­cas han que­da­do muy atrás en la his­to­ria.

El re­sul­ta­do de la pri­ma­ria li­be­ra­cio­nis­ta tam­bién de­jó cla­ro que el cos­ta­rri­cen­se es un ac­tor po­lí­ti­co ma­du­ro; el men­sa­je del po­pu­lis­mo pu­ni­ti­vis­ta ame­tra­llan­do lan­chas no fun­cio­nó. La ac­ti­tud serena y pau­sa­da fren­te a las ges­ti­cu­la­cio­nes exa­ge­ra­das se im­pu­so y de­mos­tró que quie­nes pien­san que el pue­blo vi­ve so­lo de la emo­cio­nes de la ven­gan­za, no tie­nen arrai­go en nues­tra cultura po­lí­ti­ca.

Por otra par­te, se de­mos­tró que quie­nes ha­cen po­lí­ti­ca en un pre­sen­te sin an­te­ce­den­tes, tam­bién se equi­vo­can. El pa­sa­do no de­sa­pa­re­ce, por más que se es­con­da ba­jo la al­fom­bra de la re­tó­ri­ca.

El pro­ce­so po­lí­ti­co cos­ta­rri­cen­se no se asien­ta so­bre el cul­to a las hor­mo­nas, nues­tra cons­truc­ción na­cio­nal siem­pre ha es­ta­do fun­da­da en las neu­ro­nas. La in­te­li­gen­cia prag­má­ti­ca fren­te a im­pul­si­vi­dad siem­pre ha guia­do nues­tro rum­bo. Nues­tra con­ti­nua ca­pa­ci­dad adap­ta­ti­va nos ha per­mi­ti­do se­guir una es­tra­te­gia de pe­que­ños pa­sos fren­te a los desafíos.

Ni doc­tri­na­rios ni cau­di­llis­tas, so­mos un pue­blo que ha si­do guia­do por maes­tros, pro­fe­sio­na­les y pro­fe­so­res; so­lo oca­sio­nal­men­te he­mos op­ta­do por la ru­ta de los cau­di­llos, el au­to­ri­ta­ris­mo y la vio­len­cia.

La con­ven­ción li­be­ra­cio­nis­ta si­guió es­ta vía eli­gien­do a un abo­ga­do y em­pre­sa­rio con una ri­ca ca­rre­ra de servicio pú­bli­co, un po­lí­ti­co de diá­lo­go y los acuer­dos.

Es­pe­re­mos que la cam­pa­ña que si­gue se en­fo­que en dis­cu­tir las prin­ci­pa­les po­lí­ti­cas que ne­ce­si­ta el país y no en torno a la gas­ta­da eti­que­ta del neo­li­be­ra­lis­mo. La ciu­da­da­nía exi­ge ar­gu­men­tos y so­lu­cio­nes con­cre­tas, no es­tig­ma­ti­za­cio­nes.

El PLN se ve aho­ra en­fren­ta­do a un pro­ce­so de sa­na­ción de las he­ri­das lo que no es nue­vo pa­ra ese par­ti­do. Mu­chas ve­ces en su his­to­ria se ha re­com­pues­to pa­ra bien del sis­te­ma de par­ti­dos y de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

Ve­re­mos si las otras fuer­zas po­lí­ti­cas op­tan en los pró­xi­mos me­ses por la aper­tu­ra a la par­ti­ci­pa­ción y la in­clu­sión po­lí­ti­ca, evi­tan­do los es­co­llos del po­pu­lis­mo sim­plis­ta pre­go­na­do por al­gu­nos out­si­ders que bus­can des­truir el plu­ra­lis­mo, tan­to des­de la iz­quier­da ra­di­cal co­mo des­de la de­re­cha pu­ni­ti­vis­ta.

Oja­lá que es­tas elecciones per­mi­tan abor­dar la pró­xi­ma cam­pa­ña con es­pí­ri­tu pau­sa­do y lo­gre­mos que la con­ver­sa­ción de­mo­crá­ti­ca se orien­te a la dis­cu­sión de gran­des te­mas.

El país no avan­za con dis­cu­sio­nes ideo­ló­gi­cas abs­trac­tas sino con un pen­sa­mien­to de fon­do con raí­ces pro­fun­das en la com­pren­sión de los pro­ble­mas con­cre­tos y en la for­mu­la­ción de so­lu­cio­nes an­cla­das en diag­nós­ti­cos cer­te­ros. Ni la ac­ción por la ac­ción, ni los diag­nós­ti­cos in­ter­mi­na­bles nos lle­va­rán a buen puer­to.

El PLN con­clu­ye una pe­no­sa tra­ve­sía por el de­sier­to de su de­rro­ta del 2014, aho­ra es­tá obli­ga­do a re­no­var­se pro­fun­da­men­te y a incorporar nue­vos sec­to­res; si quie­re la vic­to­ria en el 2018, de­be de­jar atrás la po­si­ción arro­gan­te de atri­buir­se to­do lo po­si­ti­vo de nues­tra his­to­ria, aun­que no de­be re­nun­ciar a sus lo­gros, pe­ro re­co­no­cien­do que el fu­tu­ro na­cio­nal pa­sa por acep­tar nues­tra pro­fun­da di­ver­si­dad y que so­lo in­cor­po­ran­do es­ta de ma­ne­ra crea­ti­va lo­gra­re­mos su­pe­rar los es­co­llos ac­tua­les de la pa­rá­li­sis y frag­men­ta­ción.

Una con­ven­ción abierta es una lec­ción pa­ra to­das aque­llas fuer­zas que se llenan la bo­ca con las ideas de la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y no prac­ti­can es­ta en ca­sa, so­lo en la ca­lle y al rit­mo de la agi­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.