La cla­se de nar­ci­sis­ta que pue­de ser un buen lí­der

Es­tas per­so­nas pue­den ser o no va­lio­sas en las em­pre­sas

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia - Ran­dall S. Pe­ter­son y S. Wi­ley Wa­ke­man © 2017 HAR­VARD BU­SI­NESS SCHOOL PUBLISHING CORP. DIS­TRI­BUI­DO POR: THE NEW YORK TI­MES SYN­DI­CA­TE

Pro­fe­sor y can­di­da­to a doc­tor de Lon­don Bu­si­ness School

Los lí­de­res nar­ci­sis­tas son un acer­ti­jo or­ga­ni­za­cio­nal. Por una par­te, pue­den ser enor­mes ac­ti­vos, man­te­nien­do una vi­sión e im­pul­so im­pre­sio­nan­tes y lo­gran­do enor­mes cam­bios a tra­vés del po­der del ca­ris­ma. De he­cho, los nar­ci­sis­tas tie­nen al­tas pro­ba­bi­li­da­des de as­cen­der al po­der.

Por otra par­te, pue­den ser vo­lá­ti­les, ex­plo­tan­do an­te la me­ra su­ge­ren­cia de que su ha­la­güe­ña vi­sión res­pec­to a su pro­pia ca­pa­ci­dad es in­co­rrec­ta. Los lí­de­res nar­ci­sis­tas tien­den a se­pul­tar­se en un pan­tano de di­fi­cul­ta­des, in­clu­yen­do el con­flic­to, la al­ta ro­ta­ción de per­so­nal, las fa­llas en cuan­to a com­par­tir el cré­di­to y la con­tro­ver­sia que sur­ge de una fal­ta de vo­lun­tad pa­ra ex­pli­car­se a sí mis­mos.

En po­cas pa­la­bras, los nar­ci­sis­tas pue­den ser va­lio­sos cuan­do el cam­bio es ne­ce­sa­rio y sis­té­mi­co, pe­ro dan más pro­ble­mas de los que re­suel­ven en ca­si cual­quier otro mo­men­to.

Sin em­bar­go, po­dría ser po­si­ble con­tro­lar las des­ven­ta­jas del nar­ci­sis­mo. Por ejem­plo, ¿qué tal si esa gran­di­lo­cuen­te ima­gen res­pec­to a uno mis­mo pu­die­ra ser re­di­ri­gi­da ha­cia en­fo­car­se en otros? Los nar­ci­sis­tas que ha­cen es­to na­tu­ral­men­te son co­no­ci­dos co­mo nar­ci­sis­tas co­mu­ni­ta­rios. Son san­tos au­to­nom­bra­dos, con una vi­sión po­co rea­lis­ta de sus con­tri­bu­cio­nes. Aun­que si­guen te­nien­do el im­pul­so de man­te­ner una vi­sión de sí mis­mos que es in­fla­da e irreal, y an­he­lan re­tro­ali­men­ta­ción po­si­ti­va, su nar­ci­sis­mo pue­de ser en­cau­za­do ha­cia fi­nes pro­duc­ti­vos, por­que su ima­gen de sí mis­mos es­tá en­la­za­da con ayu­dar a otros.

Mien­tras que la in­ves­ti­ga­ción tra­di­cio­nal ha exa­mi­na­do a los así lla­ma­dos nar­ci­sis­tas agén­ti­cos –aque­llos que pien­san que sus ha­bi­li­da­des son ma­yo­res que las de otros y es­tán en­fo­ca­dos en lo­grar co­sas pa­ra sí mis­mos–, los nar­ci­sis­tas co­mu­ni­ta­rios tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de com­par­tir el cré­di­to y re­cur­sos pa­ra res­pal­dar su au­to­per­cep­ción co­mo he­roi­cos ayu­dan­tes.

El ex­pe­ri­men­to

Nues­tra in­ves­ti­ga­ción ob­ser­va las di­fe­ren­cias de com­por­ta­mien­to en­tre los nar­ci­sis­tas co­mu­ni­ta­rios y los agén­ti­cos.

Co­men­za­mos mi­dien­do es­te se­gun­do ti­po de nar­ci­sis­mo al pe­dir a los par­ti­ci­pan­tes que in­di­ca­ran cuán de acuer­do es­ta­ban con de­cla­ra­cio­nes co­mo “siem­pre sé lo que es­toy ha­cien­do” y “la su­pe­rio­ri­dad es al­go con lo que se na­ce”. Pa­ra me­dir el nar­ci­sis­mo co­mu­ni­ta­rio, los par­ti­ci­pan­tes in­di­ca­ron su acuer­do con pun­tos co­mo “soy la per­so­na más útil que co­noz­co” y “se­ré fa­mo­so por in­cre­men­tar el bie­nes­tar de las per­so­nas”.

A con­ti­nua­ción, usa­mos un jue­go de dic­ta­dor, en el que al ju­ga­dor se le dan re­cur­sos, co­mo di­ne­ro o dul­ces y se le pi­de di­vi­dir­los en­tre sí y un com­pa­ñe­ro. Los ju­ga­do­res pue­den com­por­tar­se en una va­rie­dad de for­mas, des­de ser com­ple­ta­men­te egoís­tas (que­dán­do­se to­do pa­ra sí mis­mos) has­ta ser com­ple­ta­men­te pro­so­cia­les (dán­do­le to­do a su so­cio).

Rea­li­za­mos dos jue­gos de dic­ta­dor. El pri­me­ro pro­cu­ró emu­lar re­la­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, co­mo aque­llas con pa­dres o ami­gos. El se­gun­do tra­tó de imi­tar re­la­cio­nes de in­ter­cam­bio, co­mo aque­llas en­tre so­cios em­pre­sa­ria­les. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre las re­la­cio­nes co­mu­ni­ta­rias y de in­ter­cam­bio es que, cuan­do se brin­da un servicio en una relación de in­ter­cam­bio, los in­di­vi­duos es­pe­ran re­ci­pro­ci­dad.

Pa­ra si­mu­lar las re­la­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, les pe­di­mos a los par­ti­ci­pan­tes que di­vi­die­ran un gru­po de cho­co­la­tes en­tre sí mis­mos y sus com­pa­ñe­ros. Pa­ra si­mu­lar las re­la­cio­nes de in­ter­cam­bio, les pe­di­mos que re­par­tie­ran di­ne­ro. En una ver­sión del es­tu­dio, los par­ti­ci­pan­tes re­ci­bie­ron so­lo una uni­dad del re­cur­so, pa­ra cla­ri­fi­car la ga­nan­cia o la pér­di­da. Es­to los for­zó a de­ci­dir si es que ellos o su com­pa­ñe­ro re­ci­bi­rían to­do.

Emer­gió un patrón in­tere­san­te. En las re­la­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, tan­to los nar­ci­sis­tas agén­ti­cos co­mo los co­mu­ni­ta­rios fue­ron sor­pren­den­te­men­te pro­so­cia­les. Nue­ve de ca­da 10 par­ti­ci­pan­tes le die­ron el cho­co­la­te a su com­pa­ñe­ro. Sin em­bar­go, con el di­ne­ro, am­bos ti­pos de nar­ci­sis­tas se com­por­ta­ron de for­ma di­fe­ren­te. Los agén­ti­cos se vol­vie­ron ex­tre­ma­da­men­te egoís­tas, con nue­ve de ca­da 10 par­ti­ci­pan­tes eli­gien­do to­mar el dó­lar, mien­tras que los nar­ci­sis­tas co­mu­ni­ta­rios se por­ta­ron de una for­ma igualitaria, ce­dien­do el dó­lar cer­ca de la mi­tad del tiem­po.

Pa­ra pro­bar las con­se­cuen­cias de los nar­ci­sis­tas co­mu­ni­ta­rios en si­tua­cio­nes de tra­ba­jo, rea­li­za­mos un es­tu­dio con es­tu­dian­tes de MBA, y en­con­tra­mos que so­lo el nar­ci­sis­mo agén­ti­co te­nía con­se­cuen­cias fuer­te­men­te ne­ga­ti­vas en los equi­pos. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, equi­pos con ma­yo­res ni­ve­les de es­te ti­po de nar­ci­sis­mo te­nían ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de pro­vo­car que sus in­te­gran­tes re­cla­ma­ran más es­ta­tus del que otros con­si­de­ra­ban co­rrec­to, in­ci­tan­do con­flic­tos y re­du­cien­do el desem­pe­ño. Sin em­bar­go, los equi­pos con ma­yo­res ni­ve­les de nar­ci­sis­mo co­mu­ni­ta­rio no tu­vie­ron es­tos pro­ble­mas.

Los nar­ci­sis­tas pue­den ser desas­tro­sos pa­ra gru­pos y or­ga­ni­za­cio­nes, por­que tí­pi­ca­men­te quie­ren una trans­for­ma­ción com­ple­ta, in­clu­so cuan­do el sis­te­ma no es­tá ro­to. Sin em­bar­go, cuan­do es­tos nar­ci­sis­tas son co­mu­ni­ta­rios, ello pue­de atem­pe­rar las des­ven­ta­jas del nar­ci­sis­mo.

ISTOCK PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.