Pun­tua­li­dad, cla­ve de la pro­duc­ti­vi­dad

“La me­jor ma­ne­ra de ex­pri­mir lo más po­si­ble un día es co­men­zar por el prin­ci­pio: lle­ga a tiem­po a don­de­quie­ra que va­yas. Yo he he­cho, de es­tar a tiem­po, una prio­ri­dad a lo lar­go de mi vi­da; tan­to que me co­no­cen por ha­cer lo que ha­ga fal­ta pa­ra ven­cer al r

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia - © 2017 NEW YORK TI­MES NEWS SER­VI­CE

Pa­ra los em­pren­de­do­res, la pro­duc­ti­vi­dad es una pie­dra an­gu­lar pa­ra el éxi­to. Si no pue­des lo­grar que se ha­gan las co­sas de ma­ne­ra rá­pi­da y efi­cien­te, tu am­bi­ción no sig­ni­fi­ca­rá mu­cho. Y lo­grar tus me­tas es lo que di­fe­ren­cia a los ha­ce­do­res del cam­bio de los so­ña­do­res.

Sé es­to de­ma­sia­do bien, tras pa­sar dé­ca­das di­ri­gien­do mu­chas em­pre­sas. No siem­pre ha si­do fá­cil, pe­ro he en­con­tra­do que la pun­tua­li­dad es una de las for­mas más sen­ci­llas de me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad.

La me­jor ma­ne­ra de ex­pri­mir lo más po­si­ble un día es co­men­zar por el prin­ci­pio: lle­ga a tiem­po a don­de­quie­ra que va­yas. Yo he he­cho, de es­tar a tiem­po, una prio­ri­dad a lo lar­go de mi vi­da; tan­to que me co­no­cen por ha­cer lo que ha­ga fal­ta pa­ra ven­cer al re­loj, in­clui­do sal­tar (de ma­ne­ra se­gu­ra) de los au­tos mien­tras es­tán ato­ra­dos en el trá­fi­co, y op­tar más bien por to­mar el tren sub­te­rrá­neo (¡o in­clu­so co­rrer a mi si­guien­te ci­ta!).

Me dis­gus­ta lle­gar tar­de. No so­lo echa por la bor­da mis pla­nes, tam­bién es in­creí­ble­men­te irres­pe­tuo­so. No im­por­ta si eres una ce­le­bri­dad o un car­pin­te­ro, un po­lí­ti­co o un pin­tor, una mo­de­lo o un mú­si­co; to­dos te­ne­mos so­lo 24 ho­ras en el día, y el tiem­po de na­die es más im­por­tan­te que el de los de­más.

Al ser tan ri­gu­ro­so con la pun­tua­li­dad, he adop­ta­do al­gu­nas téc­ni­cas que me ayu­dan a dar prio­ri­dad a es­tar a tiem­po.

Des­pués de más de me­dio si­glo en los ne­go­cios, he apren­di­do que si me le­van­to tem­prano, pue­do lo­grar mu­chas más co­sas en el día y, por tan­to, en la vi­da. Ru­ti­na­ria­men­te in­ten­to le­van­tar­me al­re­de­dor de las 5 de la ma­ña­na. Ha­go al­go de ejer­ci­cio, pa­so tiem­po con mi fa­mi­lia y me pon­go al tan­to de las no­ti­cias.

Es­to me men­ta­li­za de ma­ne­ra gran­dio­sa an­tes de em­pe­zar a tra­ba­jar. Ade­más, em­pe­zar tem­prano sig­ni­fi­ca que ten­go tiem­po pa­ra ana­li­zar mis ta­reas y or­ga­ni­zar efi­cien­te­men­te mi día.

Cuan­do voy al grano en los ne­go­cios, me gus­ta man­te­ner las co­sas sim­ples. No soy fa­ná­ti­co de las pre­sen­ta­cio­nes de Po­we­rPoint o los dis­cur­sos de ne­go­cios pro­lon­ga­dos. Si pue­do en­ten­der un con­cep­to en unas cuan­tas fra­ses li­bres de jer­ga, en­ton­ces ca­si cual­quier otra per­so­na po­drá en­ten­der­lo tam­bién.

Pa­ra ayu­dar a man­te­ner sim­ples las co­sas, me he acos­tum­bra­do a rea­li­zar mu­chas de mis reunio­nes de pie. Te­ner una reunión de pie es una for­ma mu­cho más rá­pi­da de to­mar una de­ci­sión o ce­rrar un acuer­do. Cuan­do se da la opor­tu­ni­dad, me gus­ta lle­var las co­sas un pa­so más allá –li­te­ral­men­te– con una reunión ca­mi­nan­do, a me­nu­do ha­cia mi si­guien­te ci­ta. Y si no pue­do ca­mi­nar

ha­cia mi si­guien­te ci­ta, en­ton­ces me in­clino a ce­le­brar reunio­nes mien­tras es­toy en trán­si­to. (¿Cree­rías si te di­go que en­tre­vis­té al di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Vir­gin Group, Josh Bay­liss, pa­ra su primer pues­to con no­so­tros en el asien­to tra­se­ro de un au­to mien­tras es­pe­rá­ba­mos en un em­bo­te­lla­mien­to de trá­fi­co? Así fue.)

Pe­ro la pun­tua­li­dad no re­quie­re que te apre­su­res cons­tan­te­men­te o siem­pre tra­ba­jes den­tro de un ho­ra­rio rí­gi­do. Tam­bién pue­de ma­ne­jar­se a tra­vés de la de­le­ga­ción y la co­mu­ni­ca­ción efi­caz. Si no pue­des lle­gar a una ci­ta, es me­jor de­cir­lo y dis­cul­par­te en vez de de­cep­cio­nar a al­guien y ha­cer­le per­der su tiem­po. Me­jor aún, en­vía a al­guien en tu lu­gar y pí­de­le que te pa­se un re­por­te.

Si te di­ri­ges a una reunión, un vue­lo o una ce­na, es im­por­tan­te ase­gu­rar­te de que es­ta­rás ahí cuan­do ha­yas di­cho que es­ta­rás ahí. Por su­pues­to, es­te es un con­se­jo an­ti­cua­do, pe­ro me ha ser­vi­do bien. To­do lo que tie­nes en los ne­go­cios es tu repu­tación, así que es muy im­por­tan­te que cum­plas tu pa­la­bra.

Ade­más, lo me­jor de ser pun­tual es que te ayu­da a lo­grar un me­jor equi­li­brio en­tre tra­ba­jo y vi­da per­so­nal. Es más fá­cil ad­mi­nis­trar efi­cien­te­men­te tu día si tu agen­da no in­clu­ye tiem­po ex­tra. Una vez que te re­tra­sas, es di­fí­cil po­ner­te al co­rrien­te, y el área de tu vi­da que su­fri­rá más es tu tiem­po per­so­nal.

Mi pun­tua­li­dad ha si­do cla­ve pa­ra mi pro­duc­ti­vi­dad co­mo lí­der de ne­go­cios. Tam­bién me ha per­mi­ti­do en­con­trar tiem­po pa­ra ha­cer las co­sas que más me gus­tan, co­mo ha­cer ejer­ci­cio (ki­te­sur­fing, tenis, ci­clis­mo) y pa­sar tiem­po con mi fa­mi­lia. Lo­grar el equi­li­brio en­tre tra­ba­jo y vi­da per­so­nal pue­de ser co­mo ca­mi­nar so­bre la cuer­da flo­ja: si te in­cli­nas de­ma­sia­do ha­cia un la­do, te cae­rás. Es­tar a tiem­po es un pun­to de ini­cio gran­dio­so pa­ra man­te­ner tu equi­li­brio.

Así que haz de la pun­tua­li­dad una prio­ri­dad. Pro­me­to que si lo ha­ces, tu pro­duc­ti­vi­dad, repu­tación y vi­da per­so­nal se be­ne­fi­cia­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.