Airbnb en­fren­ta una mu­ra­lla chi­na

Una im­por­tan­te can­ti­dad de com­pe­ti­do­res es­tán es­for­zán­do­se por edu­car a chi­nos es­cép­ti­cos so­bre ofre­cer en ren­ta una re­cá­ma­ra ex­tra, y sa­car pro­ve­cho eco­nó­mi­co de ella

El Financiero (Costa Rica) - - The New York Times - Amie Tsang y Paul Mo­zur HONG KONG, CHI­NA

A Sun Hui­feng le gus­ta­ba la idea de re­cu­rrir a Airbnb o uno de sus cre­cien­tes com­pe­ti­do­res lo­ca­les pa­ra ren­tar su re­cá­ma­ra ex­tra en Pe­kín. El pro­ble­ma: no le gus­ta­ba la idea de hospedar a un ex­tra­ño en su ca­sa.

“Me preo­cu­pa­ba prin­ci­pal­men­te la ca­li­dad de los hués­pe­des, in­clu­so que vi­nie­ran al­gu­nos cri­mi­na­les”, di­jo Sun, de 31 años y mer­ca­dó­lo­go de una com­pa­ñía de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción.

Xiaoz­hu, una ver­sión chi­na de Airbnb, en­tró en ac­ción. Lo hi­zo pa­sar por el sis­te­ma de in­ves­ti­ga­ción de hués­pe­des de la com­pa­ñía, le ayu­dó a ins­ta­lar un ce­rro­jo ba­sa­do en una con­tra­se­ña en la puer­ta de su de­par­ta­men­to de Pe­kín y le pro­por­cio­nó bri­llan­tes co­ji­nes ro­sas pa­ra su so­fá. Dos ve­ces a la se­ma­na, Sun rie­ga las plan­tas que Xiaoz­hu le dio.

Airbnb ve gran pro­me­sa en Chi­na, don­de el gas­to en via­jes al­can­zó ca­si los $500.000 mi­llo­nes en 2015 gra­cias a una nue­va ge­ne­ra­ción de tu­ris­tas na­cio­na­les. El 22 de mar­zo en Shanghái, Airbnb dio a co­no­cer su nue­vo nom­bre chino Ai­bi­ying ( “dar­se la bien­ve­ni­da unos a otros con amor”), así co­mo es­fuer­zos pa­ra ele­var la con­tra­ta­ción y los acuer­dos lo­ca­les pa­ra atraer vi­si­tan­tes a Shanghái con ofer­tas co­mo vi­si­tas tras bas­ti­do­res a la ópe­ra chi­na.

“Nues­tra mi­sión es crear un mun­do don­de cual­quie­ra pue­da per­te­ne­cer a cual­quier lu­gar”, di­jo Brian Chesky, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Airbnb, en Shanghái.

Pe­ro co­mo otras fir­mas tec­no­ló­gi­cas con la mi­ra pues­ta en Chi­na, Airbnb en­fren­ta desafíos. Des­ta­ca en­tre ellos la pro­li­fe­ra­ción de ver­sio­nes lo­ca­les del si­tio, in­clui­dos Xiaoz­hu y otro ri­val Tu­jia, que ofre­cen más pro­pie­da­des lo­ca­les en­lis­ta­das. Pa­ra con­tra­rres­tar la ven­ta­ja de Airbnb con los chi­nos cos­mo­po­li­tas que qui­zá ha­yan usa­do su servicio en Nue­va York, Pa­rís o To­kio, los com­pe­ti­do­res es­tán es­for­zán­do­se por edu­car a otros chi­nos es­cép­ti­cos so­bre ofre­cer en ren­ta una re­cá­ma­ra ex­tra, y sa­car pro­ve­cho eco­nó­mi­co de ella.

Ba­rre­ras cul­tu­ra­les

Las ba­rre­ras cul­tu­ra­les son im­por­tan­tes. En un país don­de un ho­gar es pa­ra una fa­mi­lia o pa­ra in­ver­sión y don­de el tu­ris­mo si­gue sien­do re­la­ti­va­men­te nue­vo pa­ra mu­chos, la idea de pu­bli­car ca­sas en ren­ta en lí­nea an­te hués­pe­des al azar re­quie­re que al­gu­nos se acos­tum­bren.

“Hay un ad­mi­nis­tra­dor de­trás de ca­da pro­pie­dad”, di­jo Kel­vin Chen, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Xiaoz­hu. “Aún ne­ce­si­ta­mos tiem­po pa­ra edu­car a nues­tros usua­rios”.

Airbnb ofre­ce la me­di­ción más re­cien­te de si una com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca es­ta­dou­ni­den­se pue­de te­ner éxi­to en un mer­ca­do po­lí­ti­ca y co­mer­cial­men­te es­pi­no­so. El go­bierno blo­quea a Goo­gle, Fa­ce­book y Twit­ter. Uber y la sub­si­dia­ria en In­ter­net de Wal-Mart ce­die­ron an­te la in­ten­sa com­pe­ten­cia na­cio­nal y ven­die­ron sus ne­go­cios a ri­va­les lo­ca­les.

Qui­zá cons­cien­te de sus pe­leas re­gu­la­to­rias en Es­ta­dos Uni­dos y Europa, Airbnb es­tá adop­tan­do un en­fo­que cui­da­do­so en Chi­na. Ha for­ja­do acuer­dos con gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos chi­nos co­mo Ali­ba­ba y Ten­cent. Tam­bién ha he­cho equi­po con fun­cio­na­rios en ciu­da­des co­mo Shanghái pa­ra pro­mo­ver el tu­ris­mo.

De ma­ne­ra cru­cial, co­mo Lin­ke­dIn, otro as­pi­ran­te in­ter­na­cio­nal en Chi­na, Airbnb cum­ple con las le­yes chi­nas que re­quie­ren man­te­ner los da­tos chi­nos so­lo en ser­vi­do­res de ese país ba­sa­dos lo­cal­men­te. Eso pu­die­ra ex­po­ner­le a las so­li­ci­tu­des de las au­to­ri­da­des de vi­gi­lan­cia chi­nas de ras­trear a cual­quie­ra de sus usua­rios. El año pa­sa­do, Airbnb en­vió un men­sa­je a sus usua­rios en el gi­gan­te asiá­ti­co in­for­mán­do­les que los da­tos se­rían al­ma­ce­na­dos en el país.

Pa­ra Airbnb, que tie­ne so­lo unas 80.000 pro­pie­da­des en­lis­ta­das en Chi­na, su lis­ta con más de tres mi­llo­nes de pro­pie­da­des en to­do el mun­do lo po­nen en una po­si­ción fir­me pa­ra aten­der a los mi­llo­nes de chi­nos que via­jan al ex­tran­je­ro ca­da año. Tam­bién rea­li­za es­fuer­zos de acer­ca­mien­to, co­mo even­tos in­for­ma­ti­vos pa­ra an­fi­trio­nes y oca­sio­na­les pro­mo­cio­nes que ofre­cen fo­to­gra­fía gra­tis pa­ra los an­fi­trio­nes con de­par­ta­men­tos que quie­ren ren­tar.

His­to­rias de ho­rror

Los ri­va­les lo­ca­les van más le­jos pa­ra en­se­ñar a los chi­nos es­cép­ti­cos có­mo ser bue­nos an­fi­trio­nes y bue­nos hués­pe­des. Eso ayu­da en un país don­de abun­dan las his­to­rias de ho­rror de ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel des­trui­das y mal com­por­ta­mien­to de los via­je­ros.

Na­ta­sia Guo, an­ti­gua an­fi­trio­na de Airbnb y em­pren­de­do­ra en Chi­na, di­jo que la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes ten­dían a ser más jó­ve­nes, mien­tras que el ex­tra­ño hués­ped de edad me­dia­na no pa­re­cía en­ten­der có­mo fun­cio­na­ba el servicio. De un hués­ped de 40 años, di­jo: “Tra­tó mi ca­sa co­mo un ho­tel. Y la ra­zón por la que di­go eso es por­que em­pe­zó a fu­mar en la ha­bi­ta­ción. Pien­so que es­ta­ba usan­do uno de nues­tros ta­zo­nes co­mo ce­ni­ce­ro”.

Xiaoz­hu, que tie­ne un ca­tá­lo­go de unas 140.000 pro­pie­da­des, busca tran­qui­li­zar a los an­fi­trio­nes en cuan­to a esos pro­ble­mas. Tam­bién tra­ba­ja con el de­par­ta­men­to de cen­su­ra de In­ter­net y la ofi­ci­na de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, lo cual ayu­da a erra­di­car a los usua­rios con un his­to­rial cri­mi­nal. Pa­ra be­ne­fi­cio de los hués­pe­des, ofre­ce sus pro­pios ser­vi­cios de lim­pie­za así co­mo even­tos de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra en­se­ñar a los an­fi­trio­nes có­mo re­la­cio­nar­se con los clien­tes y de­co­rar sus ca­sas.

Tu­jia, un com­pe­ti­dor con más de 420.000 pro­pie­da­des ads­cri­tas, ad­mi­nis­tra más di­rec­ta­men­te mu­chos de los de­par­ta­men­tos que ofre­ce, ya sea él mis­mo o a tra­vés de em­pre­sas de ges­tión.

En al­gu­nos ca­sos, tra­ba­ja con desa­rro­lla­do­res de pro­pie­da­des que acon­di­cio­nan las uni­da­des no ven­di­das. Pa­ra los que no ad­mi­nis­tra, rea­li­za ins­pec­cio­nes y tam­bién lle­va una lis­ta de los hués­pe­des pro­ble­má­ti­cos. Mu­chos de los usua­rios de Tu­jia se que­dan por un pe­rio­do de tiem­po más lar­go o usan las pro­pie­da­des pa­ra va­ca­cio­nar.

A Da­vid Wang, de 52 años y re­si­den­te en Pe­kín, su so­brino le su­gi­rió ren­tar la ha­bi­ta­ción ex­tra en la ca­sa de su ma­dre en la ca­pi­tal. Pe­ro pri­me­ro tu­vo que con­ven­cer a la ma­dre de Wang, una señora de 89 años. Pa­ra mo­de­rar sus preo­cu­pa­cio­nes, la fa­mi­lia se­pa­ró la ha­bi­ta­ción del res­to de la ca­sa, blo­quean­do la puer­ta al pa­tio, y creó una nue­va en­tra­da des­de la ca­lle. Lue­go ins­ta­la­ron un sis­te­ma de cir­cui­to ce­rra­do de te­le­vi­sión. Anun­cia­ron la ha­bi­ta­ción en Xiaoz­hu, que pro­por­cio­nó ro­pa de ca­ma, un cua­dro en­mar­ca­do, lám­pa­ras, cor­ti­nas y una pe­que­ña me­sa de Ikea.

“Aho­ra ella es­tá fe­liz por­que ca­da cen­ta­vo de la ren­ta en­tra en su cuen­ta”, di­jo Wang.

Las com­pa­ñías cuen­tan con que chi­nos más jó­ve­nes se pon­gan al día co­mo an­fi­trio­nes y co­mo hués­pe­des. “Los mi­llen­nials chi­nos se in­cli­nan por te­ner una ex­pe­rien­cia au­tén­ti­ca”, di­jo Jens Th­raen­hart, pre­si­den­te de Di­gi­tal In­no­va­tion Asia, que co­nec­ta a la in­dus­tria tu­rís­ti­ca asiá­ti­ca con el co­no­ci­mien­to di­gi­tal.

GIULIA MARCHI/NYTMK PA­RA EF

Es­te es el cuar­to de in­vi­ta­dos en el ho­gar de Sun Hui­feng, el cual ren­ta en Xiaoz­hu. La star­tup ofre­ce sus pro­pios ser­vi­cios de lim­pie­za y en­tre­na­mie­to pa­ra en­se­ñar­le a los an­fi­trio­nes có­mo de­co­rar y lle­var­se bien con sus clien­tes. Airbnb ha in­tro­du­ci­do un nue­vo es­fuer­zo en un país don­de sus ri­va­les ofre­cen tran­cas pa­ra las puer­tas y tips pa­ra an­fi­trio­nes ner­vio­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.