Ser un 'strea­mer de vi­deo­jue­gos pue­de ser mor­tal

Quie­nes se de­di­can a trans­mi­tir en vi­vo sus jue­gos vi­ven ba­jo la pre­sión de per­der pú­bli­co cuan­do to­man pau­sas pa­ra dor­mir o ejer­ci­tar­se

El Financiero (Costa Rica) - - The New York Times - Da­niel E. Slot­nik NUE­VA YORK, ES­TA­DOS UNI­DOS

pri­me­ra ho­ra del 19 de fe­bre­ro, Brian C. Vig­neault se acer­ca­ba al fi­nal de un ma­ra­tón de 24 ho­ras de es­tar­se trans­mi­tien­do en vi­vo en

strea­ming mien­tras ju­ga­ba el videojuego de gue­rra de tan­ques “World of Tanks” cuan­do de­jó su compu­tado­ra pa­ra ir a com­prar una ca­je­ti­lla de ci­ga­rri­llos. Nun­ca re­gre­só.

Du­ran­te el des­can­so, Vig­neault mu­rió en su ca­sa de Vir­gi­nia Beach, Vir­gi­nia.

La ofi­ci­na del mé­di­co fo­ren­se en Nor­folk, Vir­gi­nia, di­jo que la cau­sa de la muerte de Vig­neault no ha­bía si­do de­ter­mi­na­da aún. No ha­bía in­di­cios de al­go tur­bio, se­gún la po­li­cía de Vir­gi­nia Beach.

Los ami­gos de Vig­neault se pre­gun­tan si la pro­lon­ga­da trans­mi­sión en vi­vo en Twitch, un si­tio web pro­pie­dad de Ama­zon que per­mi­te a las per­so­nas trans­mi­tir­se ju­gan­do jue­gos, qui­zá no ha­ya ayu­da­do. Al mo­men­to de su muerte, Vig­neault, de 35 años, ha­bía trans­mi­ti­do du­ran­te 22 ho­ras con­ti­nuas pa­ra re­cau­dar di­ne­ro pa­ra la Fun­da­ción Cum­ple un De­seo. Dos de sus ami­gos di­je­ron que a me­nu­do se trans­mi­tía en

strea­ming ju­gan­do por lar­gos pe­rio­dos.

“Se veía real­men­te can­sa­do du­ran­te la trans­mi­sión”, di­jo Jes­si­ca Ge­bauer, trans­mi­so­ra en vi­vo y ami­ga de Vig­neault. “Le de­cía­mos: ‘Sim­ple­men­te ve­te a la ca­ma. No es la gran co­sa. A na­die le va a preo­cu­par’”.

Las lla­ma­das a los nú­me­ros te­le­fó­ni­cos re­gis­tra­dos a los nom­bres de Vig­neault y su fa­mi­lia no fue­ron re­gre­sa­das, y los men­sa­jes en­via­dos no fue­ron res­pon­di­dos. Ge­bauer di­jo que la fa­mi­lia de Vig­neault no que­ría ha­cer co­men­ta­rios.

La muerte de Vig­neault si­guió a re­por­tes de otros ju­ga­do­res que mu­rie­ron du­ran­te o des­pués de pro­lon­ga­das se­sio­nes de jue­go en Tai­wán y Co­rea del Sur, in­ten­si­fi­can­do una dis­cu­sión so­bre los ries­gos pa­ra la sa­lud de la cultura de la trans­mi­sión con­ti­nua, o

strea­ming, que re­com­pen­sa a las per­so­nas por per­ma­ne­cer en lí­nea por pe­rio­dos pro­lon­ga­dos.

Un es­ti­lo de vi­da

Al me­nos un strea­mer, co­mo se lla­ma a quien trans­mi­te en strea­ming, de vi­deo­jue­gos ha cul­pa­do a los lar­gos pe­rio­dos de trans­mi­sión en vi­vo de su ci­ru­gía car­dia­ca de emer­gen­cia, y otros han es­cri­to so­bre los pe­li­gros po­ten­cia­les de ju­gar por va­rias ho­ras sin pa­rar.

El strea­ming en vi­vo ju­gan­do vi­deo­jue­gos se ha vuel­to po­pu­lar en los úl­ti­mos años. La ac­ti­vi­dad ha to­ma­do el es­ce­na­rio cen­tral en si­tios co­mo YouTu­be y Twitch, que tie­nen ca­si 10 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes dia­rios.

Los strea­mers de jue­gos pro­fe­sio­na­les, quie­nes a me­nu­do com­bi­nan la des­tre­za de un ju­ga­dor de éli­te con el dis­cur­si­llo de un disc joc­key de ra­dio, en oca­sio­nes pue­den ga­nar­se la vi­da gra­cias a es­tos si­tios a tra­vés de la pu­bli­ci­dad, las sus­crip­cio­nes y otras fuen­tes de in­gre­sos. Sin em­bar­go, los as­pi­ran­tes a

strea­mers pro­fe­sio­na­les tí­pi­ca­men­te so­por­tan la in­ce­san­te pre­sión de for­jar­se un pú­bli­co. Ca­da vez que aban­do­nan sus compu­tado­ras, co­rren el ries­go de que sus se­gui­do­res se cam­bien a otro ca­nal. El es­ti­lo de vi­da re­sul­tan­te a me­nu­do es po­co sa­lu­da­ble, pues re­quie­re de lar­gos pe­rio­dos se­den­ta­rios y po­co sue­ño. Al­gu­nos ju­ga­do­res se ali­men­tan con co­mi­da cha­ta­rra, ca­feí­na y al­cohol.

El es­ti­lo de vi­da del strea­ming, co­mo el de al­gu­nas otras pro­fe­sio­nes es­ta­cio­na­rias, “pa­re­ce, in­tui­ti­va y mé­di­ca­men­te, una for­ma po­co sensata de pa­sar­se los años”, di­jo el doc­tor Ja­mes A. Le­vi­ne, pro­fe­sor de me­di­ci­na en la Clí­ni­ca Ma­yo que es­tu­dia la obe­si­dad y es au­tor de “Get Up! Why Your Chair Is Ki­lling You and What You Can Do About It” (¡Le­ván­ta­te! Por qué tu si­lla te es­tá ma­tan­do y qué pue­des ha­cer al res­pec­to). El re­sul­ta­do qui­zá sean pro­ble­mas de sa­lud que in­clu­yan en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y dia­be­tes, di­jo.

Los li­nea­mien­tos co­mu­ni­ta­rios de Twitch prohí­ben el com­por­ta­mien­to des­truc­ti­vo, sin abor­dar di­rec­ta­men­te lo que al­gu­nos per­ci­ben co­mo pe­rio­dos de jue­go ex­ce­si­va­men­te lar­gos. En un co­rreo elec­tró­ni­co, un vo­ce­ro de Twitch di­jo so­bre Vig­neault que “es­ta­mos muy tris­tes por el de­ce­so de uno de los miem­bros de la co­mu­ni­dad de Twitch”.

War­ga­ming, la com­pa­ñía que pro­du­ce “World of Tanks”, es­cri­bió en un co­rreo elec­tró­ni­co que es­ta­ba “tris­te por sa­ber de la pér­di­da del strea­mer y con­duc­tor de tan­ques Brian Vig­neault”. Ben Bow­man, de 30 años y

strea­mer de Twitch pro­fe­sio­nal con más de 579.000 se­gui­do­res, pu­bli­có un ar­tícu­lo en el si­tio web de vi­deo­jue­gos Poly­gon en enero so­bre la pre­sión de trans­mi­tir cons­tan­te­men­te, lo cual, di­jo en una en­tre­vis­ta, po­día con­du­cir a ago­ta­mien­to, co­les­te­rol al­to y pro­ble­mas car­dia­cos.

Di­jo que él ha­bía desa­rro­lla­do una her­nia de dis­co por es­tar sen­ta­do du­ran­te ho­ras ca­da día sin des­can­sos por­que que­ría atraer a la ma­yor au­dien­cia po­si­ble en Twitch.

“Co­mo ne­go­cio, rea­li­zar trans­mi­sio­nes de 24 ho­ras te per­mi­te ex­ten­der más la red”, di­jo Bow­man. “Hay un acuer­do cul­tu­ral de que uno tie­ne que es­tar en­tre ocho y 12 ho­ras al día sin des­can­so. Yo usa­ba mi ca­nal así y eso me co­bró un pre­cio real­men­te al­to”.

Equi­li­brio

Otros strea­mers de jue­gos han en­con­tra­do una for­ma de sos­te­ner un gran nú­me­ro de se­gui­do­res y un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble.

Rob Gar­cía, quien ha trans­mi­ti­do el am­plia­men­te po­pu­lar jue­go de fan­ta­sía de ju­ga­do­res múl­ti­ples “World of War­craft” en Twitch por seis años y tie­ne más de 532.000 se­gui­do­res, di­jo que ha­bi­tual­men­te trans­mi­tía du­ran­te 17 ho­ras al día los sie­te días de la se­ma­na en su épo­ca de apo­geo en 2011.

“A la gen­te le en­can­ta­ba. De­cían co­sas co­mo: ‘Es­te ti­po nun­ca se des­co­nec­ta’”, di­jo Gar­cía. “Se vol­vió real­men­te ma­lo pa­ra mí”.

Gar­cía, de 36 años de edad, di­jo que su pe­so au­men­tó de 127 a 190 ki­los. Re­sol­vió cam­biar las co­sas en 2011 des­pués de que ya no po­día ca­mi­nar du­ran­te 15 mi­nu­tos sin per­der el alien­to. A fi­nes de ese año, em­pe­zó una die­ta es­tric­ta y un pro­gra­ma de ejer­ci­cios que le ayu­dó a re­du­cir su pe­so a unos 113 ki­los pa­ra 2015. Aho­ra tra­ba­ja con un en­tre­na­dor cua­tro ve­ces a la se­ma­na y a me­nu­do to­ma días y no­ches de des­can­so. “Hu­bo un mo­men­to en mi

strea­ming en que per­dí mu­chos es­pec­ta­do­res por­que no es­ta­ba co­mien­do sin pa­rar y be­bien­do sin pa­rar; les gus­ta ver to­do lo ex­tre­mo”, di­jo Gar­cía. “Pe­ro mis fie­les se­gui­do­res si­guen ahí, y pa­ra ellos fue asom­bro­so”.

Pa­ra Jack­son Bli­ton, de 27 años de edad, quien tam­bién trans­mi­te en strea­ming “World of War­craft” y tie­ne más de 315.000 se­gui­do­res, el acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co es aho­ra un ar­gu­men­to de ven­ta. Bli­ton es un fi­si­co­cul­tu­ris­ta y ju­ga­dor se­rio, y trans­mi­te en vi­vo tan­to sus se­sio­nes de ejer­ci­cio co­mo las ba­ta­llas de fan­ta­sía.

Di­jo que sus se­sio­nes de ejer­ci­cio atraían al mis­mo nú­me­ro de es­pec­ta­do­res que cuan­do jue­ga un jue­go di­fe­ren­te a “World of War­craft”, al­re­de­dor de la mi­tad de su can­ti­dad ha­bi­tual de en­tre 1.000 y 2.000 es­pec­ta­do­res.

Qui­zá, aña­dió Bli­ton, la me­jor for­ma de que los strea­mers lle­ven vi­das más sa­nas se­ría cam­biar su en­fo­que de ha­cer cre­cer rá­pi­da­men­te su pú­bli­co a la lon­ge­vi­dad.

“Un ma­ra­tón de 24 ho­ras pa­ra mí es más co­mo un sprint”, di­jo. “El ma­ra­tón pa­ra mí es ha­cer es­to cons­tan­te­men­te por años po­co a po­co”.

BRETT CARLSEN/NYTMK PA­RA EF

Joe Ma­rino, un strea­mer con más de 40.000 se­gui­do­res en Twich, es­cri­bió so­bre sus pro­ble­mas de sa­lud des­pués de que otro strea­mer mu­rie­ra.

DA­VID WAL­TER BANKS/NYTMK PA­RA EF

Jack­son Bli­ton trans­mi­te en vi­vo tan­to de sus jue­gos en World of War­carft co­mo de sus ru­ti­nas de ejer­ci­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.