Trans­por­te pú­bli­co sostenible

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

Melvin Antonio Ar­gue­das

El sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co es re­le­van­te pa­ra el di­na­mis­mo en la eco­no­mía de una ciu­dad, de­bi­do a la fa­ci­li­ta­ción del co­mer­cio y efi­cien­cia pro­duc­ti­va. Por otra par­te, es­te ge­ne­ra un im­pac­to so­cial ya que fa­ci­li­ta el ac­ce­so ex­pe­di­to de las per­so­nas a sus vi­vien­das, a las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les y a los bie­nes cul­tu­ra­les.

EL servicio de trans­por­te pú­bli­co en la Gran Área Me­tro­po­li­ta­na (GAM) de Cos­ta Ri­ca, es­tá cons­ti­tui­do por au­to­bu­ses, ta­xis y más re­cien­te­men­te el tren ur­bano que sur­gió co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra mi­ti­gar los al­tos ni­ve­les de con­ges­tio­na­mien­to vial.

La mo­da­li­dad de au­to­bús es­tá con­for­ma­da por una red muy nu­me­ro­sa de lí­neas de au­to­bús que en la ma­yo­ría de los ca­sos coin­ci­den sus ru­tas en­tre sí e in­gre­san al cen­tro de la ca­pi­tal. Es­to evi­den­cia de­bi­li­da­des im­por­tan­tes en la pla­ni­fi­ca­ción y coor­di­na­ción pa­ra la sec­to­ri­za­ción de es­ta mo­da­li­dad.

Un río enor­me que ya so­bre­pa­só su pro­pio cau­ce.

Aho­ra bien, no se pue­de omi­tir la ca­pa­ci­dad de nues­tras ca­rre­te­ras res­pec­to a la can­ti­dad de vehícu­los que en ella cir­cu­lan: los vehícu­los par­ti­cu­la­res y car­ga li­via­na, mo­to­ci­cle­tas, car­ga pe­sa­da y por úl­ti­mo au­to­bu­ses y ta­xis. El par­que au­to­mo­tor es­tá en cons­tan­te cre­ci­mien­to y pa­ra fi­na­les del 2015, es­te al­can­zó una ci­fra de 1.489.699 uni­da­des, se­gún el úl­ti­mo in­for­me del Es­ta­do de la Na­ción del 2016.

Más del 90% de la flo­ti­lla co­rres­pon­de a vehícu­los par­ti­cu­la­res y car­ga li­via­na, mo­to­ci­cle­tas, car­ga pe­sa­da y con un por­cen­ta­je mí­ni­mo el trans­por­te pú­bli­co re­mu­ne­ra­do de per­so­nas.

An­te una flo­ta vehi­cu­lar en au­men­to y una red de ca­rre­te­ras in­su­fi­cien­te, sur­ge la si­guien­te in­te­rro­gan­te: ¿qué es lo que es­tá oca­sio­nan­do la pre­fe­ren­cia de los vehícu­los par­ti­cu­la­res muy por en­ci­ma de los ser­vi­cios de trans­por­te pú­bli­co ex­pues­tos?

Se­gún el in­ves­ti­ga­dor Theo­do­ro Mez­guer, el cos­to por ki­ló­me­tro en el trans­por­te pú­bli­co es más ba­jo en nues­tra ciu­dad y el cos­to del ki­ló­me­tro en vehícu­lo pri­va­do es el más al­to que en otras ciu­da­des de Amé­ri­ca La­ti­na. Es­to se de­be a que en Cos­ta Ri­ca los pre­cios de com­bus­ti­ble y los im­pues­tos son su­ma­men­te al­tos.

Por lo tan­to, el cos­to de uti­li­zar el vehícu­lo en es­ta ciu­dad en relación con otras ciu­da­des es igual­men­te al­to. Es­to con­lle­va a que el cos­to de opor­tu­ni­dad de uti­li­zar el vehícu­lo pri­va­do so­bre el trans­por­te pú­bli­co en Cos­ta Ri­ca sea el más al­to. Lo que per­mi­te la con­clu­sión de que, en el GAM, el vehícu­lo sea un bien inelás­ti­co, del cual no po­de­mos pres­cin­dir y de­jar de uti­li­zar un bien “atrac­ti­vo eco­nó­mi­ca­men­te”. Ser pro­pie­ta­rio de un vehícu­lo en Cos­ta Ri­ca va más allá de te­ner un lu­jo, se es­tá con­vir­tien­do más en una ne­ce­si­dad.

An­te es­ta si­tua­ción, di­ver­sos es­tu­dios han lle­ga­do al con­sen­so que se de­be mo­der­ni­zar el trans­por­te pú­bli­co en la GAM, con­si­de­ran­do al­gu­nos as­pec­tos co­mo la mo­vi­li­dad sostenible de las per­so­nas, la sa­lud y el am­bien­te con al­ter­na­ti­vas co­mo ci­clo­vías, car­poo­ling (vehícu­lo com­par­ti­do), tren eléc­tri­co, bu­ses ar­ti­cu­la­dos pa­ra una ma­yor ca­pa­ci­dad. Las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de­ben orien­tar­se a in­te­grar las mo­da­li­da­des de trans­por­te pú­bli­co ac­tua­les y ca­na­li­zar la in­ver­sión y el gas­to pú­bli­co en un ti­po de in­fra­es­truc­tu­ra que dé prio­ri­dad y con­tri­bu­ya a me­jo­rar el tras­por­te pú­bli­co en pro del pea­tón y los usua­rios de las di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des co­mo pun­to de par­ti­da.

Ac­tua­ción pú­bli­ca

Ya han pa­sa­do más de cua­tro años de la ofi­cia­li­za­ción del Plan Na­cio­nal de Trans­por­tes (PNT) de Cos­ta Ri­ca 2011-2035 (La Ga­ce­ta Nº. 135, 15-07-2013) y por el mo­men­to mu­chas de las me­tas plan­tea­das no han si­do eje­cu­ta­das, por ejem­plo lle­var aca­bo la sec­to­ri­za­ción del trans­por­te pú­bli­co mo­da­li­dad au­to­bús. Es­ta ha­ce re­fe­ren­cia al or­de­na­mien­to y sec­to­ri­za­ción de las ru­tas de au­to­bús con el ob­je­ti­vo de re­du­cir la can­ti­dad de bu­ses que in­gre­san al cen­tro de la ca­pi­tal y la du­pli­ci­dad de via­jes en un mis­mo sec­tor.

En el mis­mo Plan Na­cio­nal de Trans­por­tes se in­di­ca que “de na­da ser­vi­ría dis­po­ner de una bue­na red vial si no pu­dié­se­mos ase­gu­rar la co­rrec­ta mo­vi­li­dad de las per­so­nas a tra­vés de un sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co ade­cua­do”.

Por otro la­do, no de­be­mos ob­viar que el sis­te­ma de trans­por­te ac­tual ge­ne­ra ex­ter­na­li­da­des po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas.

Bien lo se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor Jor­ge A. Lu­pano en su in­for­me La in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te sostenible y su con­tri­bu­ción a la igual­dad en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (2013) –con­sul­tor de la de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Ce­pal)–: “El mer­ca­do de la in­fra­es­truc­tu­ra y los ser­vi­cios de trans­por­te tie­nen una na­tu­ra­le­za im­per­fec­ta, ya que por un la­do los be­ne­fi­cios ge­ne­ra­dos por una ma­yor ofer­ta de mo­vi­li­dad in­cen­ti­van ma­yor cre­ci­mien­to, pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad a ni­vel lo­cal e in­ter­na­cio­nal. Pe­ro tam­bién im­pli­can im­por­tan­tes des­ven­ta­jas so­cia­les y am­bien­ta­les: con­ta­mi­na­ción am­bien­tal que se vin­cu­la con la sa­lud pú­bli­ca y el de­te­rio­ro de la ca­pa de ozono por la emi­sión de ga­ses efec­to in­ver­na­de­ro y el in­cre­men­to de ac­ci­den­tes en las vías pú­bli­cas”.

Fi­nal­men­te, mu­chas per­so­nas han des­pla­za­do el gus­to o la pre­fe­ren­cia del trans­por­te pú­bli­co ac­tual por los vehícu­los par­ti­cu­la­res y mo­to­ci­cle­tas de­bi­do a la in­efi­cien­cia del sis­te­ma de trans­por­te, lo cual ge­ne­ra ma­yor con­ges­tio­na­mien­to y em­peo­ra la cir­cu­la­ción o el trán­si­to en nues­tras ca­rre­te­ras por el au­men­to des­me­di­do del par­que au­to­mo­tor.

Se de­ben ha­cer es­fuer­zos a ni­vel país con el ob­je­ti­vo de cam­biar la ima­gen y la ex­pec­ta­ti­va que has­ta hoy se ha ge­ne­ra­do por me­dio de un sis­te­ma de trans­por­te: ade­cua­do, mo­der­ni­za­do pe­ro so­bre to­do lo an­te­rior: sostenible.

Ser pro­pie­ta­rio de un vehícu­lo en Cos­ta Ri­ca más allá de te­ner un lu­jo, se con­vier­te en una ne­ce­si­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.