Ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se en­frió, pe­ro re­pun­ta­rá

Du­ran­te pri­me­ros me­ses del año, el IMAE re­gis­tró una le­ve des­ace­le­ra­ción

El Financiero (Costa Rica) - - PORTADA - Ma­ría Est­her Abis­si ma­ria.abis­si@el­fi­nan­cie­rocr.com

De­bi­do a fac­to­res co­yun­tu­ra­les en los pri­me­ros me­ses del año, el Ín­di­ce Men­sual de Ac­ti­vi­dad Eco­nó­mi­ca (IMAE) evi­den­ció un me­nor cre­ci­mien­to. Se es­pe­ra un re­pun­te pa­ra el se­gun­do se­mes­tre.

La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de Cos­ta Ri­ca se ha des­ace­le­ra­do le­ve­men­te du­ran­te los pri­me­ros me­ses del 2017 y mues­tra sig­nos de en­fria­mien­to en al­gu­nas in­dus­trias, pe­ro no se es­pe­ra que la ten­den­cia se de­te­rio­re más.

Si se ob­ser­van los úl­ti­mos tres años, el Ín­di­ce Men­sual de Ac­ti­vi­dad Eco­nó­mi­ca (IMAE) –cal­cu­la­do por el Ban­co Cen­tral (BCCR)– se ha com­por­ta­do co­mo una es­pe­cie de “mon­ta­ña ru­sa”, con pi­cos en al­gu­nos me­ses y caí­das en otros.

Des­pués de abril del 2016, cuan­do el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía tu­vo una va­ria­ción in­ter­anual del 5,47%, la ac­ti­vi­dad co­men­zó a des­ace­le­rar­se pa­san­do a 4,45% al cie­rre del pri­mer se­mes­tre de ese año y con re­pun­te cer­cano al 5% pa­ra fi­na­les de ese año.

Pe­se a es­to, el 2017 re­ci­bió la eco­no­mía con un li­ge­ro gol­pe y, pa­ra fe­bre­ro, 7 de los 15 gru­pos de ac­ti­vi­da­des que in­te­gran el IMAE re­cor­ta­ron su cre­ci­mien­to.

En enero, el Ín­di­ce se des­ace­le­ró, con una va­ria­ción in­ter­anual del 4,55% y en fe­bre­ro ca­yó a 3,94%, se­gún el úl­ti­mo dato del Ban­co Cen­tral.

En es­tos pri­me­ros me­ses del año, el in­di­ca­dor se ubi­ca en una de las caí­das de esa “mon­ta­ña ru­sa” y la ten­den­cia es que si­ga ca­yen­do al me­nos en el pri­mer se­mes­tre pa­ra lue­go re­pun­tar du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre del 2017, se­gún el Cen­tral y al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas.

Pa­ra fe­bre­ro, el in­di­ca­dor se en­con­tra­ba por de­ba­jo de la pre­vi­sión de cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción, es­ta­ble­ci­da en el Pro­gra­ma Ma­croe­co­nó­mi­co 2017-2018 del Cen­tral, que es­ti­ma­ba un al­za real del 4,1% del PIB, una ex­pec­ta­ti­va li­ge­ra­men­te me­nor de la que se tu­vo pa­ra el 2016.

Em­pe­ro, en ge­ne­ral, es­te com­por­ta­mien­to no res­pon­de a con­di­cio­nes pre­de­ci­bles, sino más bien a si­tua­cio­nes cí­cli­cas o co­yun­tu­ra­les, pro­pias de ca­da sec­tor.

En otros ca­sos, co­mo el de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, se tra­ta de fac­to­res es­truc­tu­ra­les que ha­cen que no pue­da avan­zar al mis­mo rit­mo de otros sec­to­res, se­gún los mis­mos em­pre­sa­rios.

El sec­tor ser­vi­cios, por ejem­plo, ve­nía cre­cien­do a ni­ve­les ace­le­ra­dos, su­pe­rio­res de lo nor­mal y lue­go de al­can­zar ese rit­mo, se ha en­fria­do.

El eco­no­mis­ta Mel­vin Ga­ri­ta co­men­ta que, in­clu­so, al­gu­nas ac­ti­vi­da­des han re­gis­tra­do un cre­ci­mien­to ne­ga­ti­vo, lo que plan­tea que pu­die­ron es­tar cre­cien­do a ni­ve­les que po­drían ha­ber ge­ne­ra­do bur­bu­jas en esas ac­ti­vi­da­des, por lo que los re­sul­ta­dos que arro­ja el ín­di­ce, en es­tos pri­me­ros me­ses del año, eran de es­pe­rar­se.

Po­co di­na­mis­mo

Exis­ten al­gu­nos fac­to­res pun­tua­les que in­fluen­cia­ron que los sec­to­res pro­duc­ti­vos ha­yan si­do me­nos di­ná­mi­cos, al me­nos du­ran­te los pri­me­ros me­ses del 2017.

En el 2015, al­gu­nos sec­to­res su­frie­ron con­se­cuen­cias co­yun­tu­ra­les que ba­ja­ron su ren­di­mien­to y, por en­de, re­gis­tra­ron cre­ci­mien­to ne­ga­ti­vo.

Por ejem­plo, la agri­cul­tu­ra fue gol­pea­da por los efec­tos aso­cia­dos al fe­nó­meno de El Ni­ño y los re­sul­ta­dos de cre­ci­mien­to fue­ron ne­ga­ti­vos en­tre se­tiem­bre del 2014 y di­ciem­bre del 2015.

Sin em­bar­go, du­ran­te los pri­me­ros cin­co me­ses del 2016 se em­pe­zó a re­cu­pe­rar y pa­ra oc­tu­bre de ese año, lo­gró un cre­ci­mien­to in­ter­anual de 5,25%.

Em­pe­ro, es­ta va­ria­ción es­tu­vo pre­ci­sa­men­te in­fluen­cia­da por el ba­jo ren­di­mien­to que tu­vo du­ran­te el año an­te­rior, que fue con­si­de­ra­ble­men­te más al­to.

Pa­ra el Ban­co Cen­tral, los re­sul­ta­dos ac­tua­les son pro­duc­to de un efec­to de ba­se de com­pa­ra­ción, ya que el año pa­sa­do tu­vo ta­sas muy al­tas en al­gu­nos sec­to­res, ha­cien­do que el re­sul­ta­do de es­te año se vea per­ju­di­ca­do.

En los pri­me­ros me­ses del 2017, la agri­cul­tu­ra tu­vo una des­ace­le­ra­ción, pa­san­do a 4,55% en enero y a 3,94% en fe­bre­ro.

Da­do lo an­te­rior, lo que se es­pe­ra es que ha­ya un com­por­ta­mien­to in­ver­so de lo que ocu­rrió du­ran­te el 2016: ta­sas ba­jas en el pri­mer se­mes­tre y más al­tas en el se­gun­do.

A pe­sar de que es­ta es la pre­mi­sa del Cen­tral, no en to­dos los sec­to­res se apli­ca es­ta mis­ma re­gla.

Hay ac­ti­vi­da­des que han mos­tra­do un di­na­mis­mo sig­ni­fi­ca­ti­vo, co­mo las ex­por­ta­cio­nes de equi­po y dis­po­si­ti­vos mé­di­cos y odon­to­ló­gi­co, pe­ro hay otras que no co­rren la mis­ma suer­te, co­mo la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra.

Pa­ra Fran­cis­co Gam­boa, di­rec­tor de la Cá­ma­ra de In­dus­trias de Cos­ta Ri­ca, la des­ace­le­ra­ción de la ac­ti­vi­dad obe­de­ce al com­por­ta­mien­to de la de­man­da de pro­duc­tos, so­bre to­do en el mer­ca­do in­terno.

De acuer­do con el Ban­co Cen­tral, el re­sul­ta­do del IMAE fue ate­nuano por la me­nor pro­duc­ción de las em­pre­sas del ré­gi­men de­fi­ni­ti­vo re­la­cio­na­das con la pro­duc­ción de ca­fé, pa­pel, pro­duc­tos plás­ti­cos y de edi­ción e im­pre­sión.

La in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra es­tu­vo cre­cien­do has­ta mar­zo del 2016 y, a par­tir de en­ton­ces, co­men­zó a des­ace­le­rar­se has­ta al­can­zar un cre­ci­mien­to de 3,28%, un pun­to y me­dio por­cen­tual me­nos que el año an­te­rior.

Pa­ra es­te sec­tor, la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es­tá en que, des­de ha­ce va­rios años, el país no cuen­ta con un sec­tor in­dus­trial ma­nu­fac­tu­re­ro que es­té cre­cien­do de for­ma sos­te­ni­da y, más bien, ha per­di­do com­pe­ti­ti­vi­dad, ha­cien­do que sea más di­fí­cil pro­du­cir pa­ra com­pe­tir en los prin­ci­pa­les

mer­ca­dos de ex­por­ta­ción.

Con­tra­rio a lo que ocu­rre en otros sec­to­res, la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra no su­fre pro­ble­mas co­yun­tu­ra­les que re­tra­san su cre­ci­mien­to sino, más bien, pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les que in­flu­yen en la ca­pa­ci­dad pa­ra cre­cer o man­te­ner­se en el mer­ca­do.

“En el sec­tor in­dus­trial, hay em­pre­sas y ac­ti­vi­da­des que no se han po­di­do adap­tar a los cam­bios en la di­ná­mi­ca de los mer­ca­dos, por lo que se re­du­ce su ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to a fu­tu­ro y, en al­gu­nos ca­sos, tien­den a des­apa­re­cer”, ad­mi­tió Gam­boa.

Sin em­bar­go, pa­ra él, la di­ná­mi­ca de ace­le­ra­ción y des­ace­le­ra­ción que pre­sen­ta el sec­tor en el IMAE no con­cuer­da con los re­sul­ta­dos que pre­sen­ta el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro en el Ín­di­ce Men­sual de Ac­ti­vi­dad Ma­nu­fac­tu­re­ra (IMAM).

A pe­sar de que tam­bién re­gis­tra una caí­da y una ten­den­cia a la ba­ja, en el IMAM la ac­ti­vi­dad es le­ve­men­te más es­ta­ble.

Es­ta si­tua­ción pue­de pre­sen­tar­se por el pe­so re­la­ti­vo que tie­ne la in­dus­tria den­tro del in­di­ca­dor.

En otros ca­sos, co­mo en el de la cons­truc­ción, que pa­só de te­ner un cre­ci­mien­to in­ter­anual de 11,46% en el 2015 a 1,42% en el 2017, la si­tua­ción pa­sa más por un te­ma co­yun­tu­ral.

Du­ran­te el 2015, el seg­men­to es­ta­ba cre­cien­do a pa­sos agi­gan­ta­dos por la cons­truc­ción del City Mall en Ala­jue­la y del pro­yec­to hi­dro­eléc­tri­co Re­ven­ta­zón.

Aho­ra, al no exis­tir dos pro­yec­tos de tal en­ver­ga­du­ra, la ac­ti­vi­dad re­gis­tra muy po­co cre­ci­mien­to.

En enero de es­te año, la cons­truc­ción tu­vo una va­ria­ción de 4,44% y un mes des­pués, en fe­bre­ro fue de 1,42%.

Es­te dato es­tá to­da­vía por de­ba­jo de lo es­ti­ma­do por el Ban­co Cen­tral pa­ra el 2017, que es­pe­ra que el cre­ci­mien­to sea de 2,2%.

Em­pe­ro, el me­nor di­na­mis­mo de es­tos pri­me­ros me­ses lo arro­jó el sec­tor fi­nan­cie­ro y se da, en par­te, por la me­nor de­man­da de cré­di­tos en mo­ne­da ex­tran­je­ra, se­gún el Cen­tral.

De acuer­do con el úl­ti­mo dato de es­te tri­mes­tre, las ac­ti­vi­da­des fi­nan­cie­ras y de se­gu­ros re­gis­tra­ron un cre­ci­mien­to de 6,60% con res­pec­to al año an­te­rior, cuan­do el cre­ci­mien­to fue de 14,60%. En ese mo­men­to, era la ac­ti­vi­dad que re­gis­tra­ba el ma­yor cre­ci­mien­to en el IMAE.

En es­te ca­so, ade­más de la des­ace­le­ra­ción del cré­di­to en dó­la­res, el re­sul­ta­do se ve in­fluen­cia­do por la caí­da del cre­ci­mien­to de los de­pó­si­tos de aho­rro a la vis­ta y cuen­ta co­rrien­te.

Pa­ra Ana­be­lle Or­te­ga, di­rec­to­ra de la Cá­ma­ra de Ban­cos, la in­dus­tria pre­sen­ta vo­la­ti­li­dad año con año y es­te pa­trón de com­por­ta­mien­to se ha re­pe­ti­do al me­nos en los úl­ti­mos 20 años.

La ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra ac­túa en con­cor­dan­cia con las in­dus­trias que pue­den afec­tar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, es de­cir, si una se ve afec­ta­da, tam­bién re­sul­ta­rá afec­ta­do el sec­tor fi­nan­cie­ro.

Es­te es un he­cho que se evi­den­cia en los re­sul­ta­dos del IMAE en com­pa­ra­ción con los datos del com­por­ta­mien­to del cré­di­to en co­lo­nes y dó­la­res.

Pe­se a que el cré­di­to en am­bas mo­ne­das mues­tra un re­pun­te, ca­da vez más dis­mi­nu­ye la bre­cha que hay en­tre am­bas mo­ne­das.

Des­de enero de 2015, esa di­fe­ren­cia de cre­ci­mien­to en­tre el cré­di­to en co­lo­nes y dó­la­res se ha ido re­cor­tan­do y hoy com­par­ten datos ca­si igua­les, una si­tua­ción que no se veía en años an­te­rio­res, cuan­do el cré­di­to en dó­la­res subía muy por en­ci­ma de los de co­lo­nes.

Sec­tor es­ta­bi­li­za­dor

En la eco­no­mía, existe una car­ta que per­mi­te que el in­di­ca­dor de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ten­ga un ma­yor cre­ci­mien­to: las zo­nas fran­cas.

En el pri­mer tri­mes­tre del año, las zo­nas fran­cas desem­pe­ña­ron un pa­pel im­por­tan­te en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y es que, se­gún co­men­tan al­gu­nos eco­no­mis­tas, el sec­tor ex­terno sir­ve co­mo un “es­ta­bi­li­za­dor” de la eco­no­mía.

Si se ex­clu­ye el dato de las zo­nas fran­cas del IMAE, el cre­ci­mien­to in­ter­anual de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pa­sa de 3,94% a 3,04% en fe­bre­ro; si se to­ma el dato de enero, pa­sa de 4,55% a 3,53%.

El pe­so de las zo­nas fran­cas en la ac­ti­vi­dad y su efec­to de “es­ta­bi­li­za­ción” se da prin­ci­pal­men­te por­que tie­nen un com­po­nen­te im­por­tan­te de pres­ta­ción de ser­vi­cios y son me­nos sen­si­bles al ci­clo eco­nó­mi­co, una vul­ne­ra­bi­li­dad por la que pa­sa el res­to de sec­to­res.

“Es­tas ac­ti­vi­da­des es­tán cre­cien­do a ta­sas ma­yo­res que el res­to de las ac­ti­vi­da­des, so­bre to­do en pro­duc­ción de ali­men­tos y dis­po­si­ti­vos mé­di­cos, por lo que en es­te mo­men­to sir­ven co­mo es­ta­bi­li­za­do­res”, afir­mó Henry Vargas, di­rec­tor de Es­ta­dís­ti­ca Ma­croe­co­nó­mi­ca del BCCR.

De allí que exis­ta una se­pa­ra­ción im­por­tan­te y sos­te­ni­da en­tre los dos datos, ya que las ac­ti­vi­da­des que allí se desa­rro­llan tie­nen un com­por­ta­mien­to muy di­ná­mi­co y cre­cen a ta­sas su­pe­rio­res de las que mues­tra la eco­no­mía in­ter­na.■■

La ma­yor preo­cu­pa­ción es que des­de ha­ce va­rios años el país no cuen­ta con un sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro que crez­ca de for­ma sos­te­ni­da”. Fran­cis­co Gam­boa Di­rec­tor de la Cá­ma­ra de In­dus­trias Las zo­nas fran­cas son me­nos sen­si­bles al ci­clo eco­nó­mi­co, de ahí que se es­pe­re que ayu­den a es­ta­bi­li­zar el cre­ci­mien­to ge­ne­ral”. Mel­vin Ga­ri­ta Eco­no­mis­ta Es­te pa­trón de vo­la­ti­li­dad que tie­ne el sec­tor fi­nan­cie­ro lo ha man­te­ni­do los úl­ti­mos 20 años”. An­na­be­lle Or­te­ga Di­rec­to­ra de la Cá­ma­ra de Ban­cos

Fuen­te: Ban­co Cen­tral

Fuen­te: Ban­co Cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.