Go­bierno capea ili­qui­dez con le­tras del te­so­ro

Ha­cien­da re­cu­rrió a fi­nan­ciar­se con el Ban­co Cen­tral por­que su ca­ja chi­ca es­tá en aprie­tos reales; en lo que va del 2018, no ha si­do ca­paz de cu­brir sus gas­tos con in­gre­sos co­rrien­tes

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Ma­ría Fer­nan­da Cis­ne­ros ma­ria.cis­ne­ros@el­fi­nan­cie­rocr.coml

Le­jos de ser una me­di­da pa­ra alar­mar a la po­bla­ción y des­viar la aten­ción de la huel­ga, el Go­bierno acu­dió al Ban­co Cen­tral en bus­ca de re­cur­sos por­que su ca­ja chi­ca es­tá en reales aprie­tos.

En el úl­ti­mo año, y en es­pe­cial du­ran­te el 2018, el des­ba­lan­ce de las fi­nan­zas pú­bli­cas se ha agu­di­za­do.

Los in­gre­sos son in­su­fi­cien­tes pa­ra aten­der las obli­ga­cio­nes y a es­to se le su­ma el cie­rre de año, un pe­rio­do en el que ade­más de los gas­tos usua­les (co­mo los ven­ci­mien­tos de la deu­da) se de­be aten­der el pa­go de agui­nal­dos del sec­tor pú­bli­co.

Las le­tras del te­so­ro son una emi­sión mo­ne­ta­ria que ha­ce el Ban­co Cen­tral pa­ra fon­dear de re­cur­sos al Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, en otras pa­la­bras, se tra­ta de un prés­ta­mo de di­ne­ro en­tre am­bas en­ti­da­des. Se acu­de a es­ta me­di­da úni­ca­men­te en ca­sos de emer­gen­cia y así lo ha evi­den­cia­do la his­to­ria.

La si­tua­ción que vi­ve el Go­bierno es co­mo la que ex­pe­ri­men­tan mu­chas fa­mi­lias cos­ta­rri­cen­ses.

Pien­se en un ho­gar cu­yo in­gre­so no al­can­za pa­ra aten­der los gran­des y cre­cien­tes gas­tos, sean la edu­ca­ción de los hi­jos, las deu­das, la ali­men­ta­ción, el pa­go de ser­vi­cios pú­bli­cos y otros. En­ton­ces, a la fa­mi­lia no le que­da más que acu­dir a la tar­je­ta de cré­di­to, pe­ro lle­ga un mo­men­to en el que la deu­da se ha­ce in­sos­te­ni­ble.

La ca­be­za del ho­gar de­ci­de bus­car un ex­tra­fi­nan­cia­mien­to, que le da­rá tiem­po mien­tras ob­tie­ne un prés­ta­mo, con me­jo­res con­di­cio­nes, que le per­mi­ta ob­te­ner más re­cur­sos, uni­fi­car deu­das y or­ga­ni­zar me­jor los pa­gos.

Gas­tos se co­men los in­gre­sos

Bas­ta con ver el com­por­ta­mien­to de las fi­nan­zas pú­bli­cas pa­ra dar­se cuen­ta de que el fal­tan­te de re­cur­sos va más allá de un dis­cur­so pa­ra alar­mar a la po­bla­ción.

No ha ha­bi­do mes en el que Ha­cien­da ha­ya po­di­do cu­brir sus gas­tos a ba­se de in­gre­sos co­rrien­tes. To­dos los me­ses del 2018 han si­do de­fi­ci­ta­rios.

Aun cuan­do se qui­ta el pa­go de in­tere­ses, las en­tra­das de di­ne­ro de Ha­cien­da si­guen sien­do in­su­fi­cien­tes. Al ha­cer es­te ejer­ci­cio, so­lo en mar­zo y ju­nio los in­gre­sos ha­brían cu­bier­to los egre­sos.

El acu­mu­la­do a agos­to mues­tra un dé­fi­cit fi­nan­cie­ro de ¢1 bi­llón, un 3,7% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB).

Sin em­bar­go, el Ban­co Cen­tral es­ti­mó que pa­ra el tér­mino del año ese des­ba­lan­ce lle­ga­rá al 7,2% del PIB y se­rá del 7,9% el pró­xi­mo año, sin una re­for­ma.

La gran di­co­to­mía de es­te des­ba­lan­ce es que las op­cio­nes pa­ra aten­der­lo son ca­da vez me­nos y los gas­tos son al­tos.

Los gas­tos que se ave­ci­nan

El úl­ti­mo tri­mes­tre de ca­da año es­tá col­ma­do de gas­tos y, por su­pues­to, di­ciem­bre re­pre­sen­ta la ma­yor por­ción de los egre­sos da­da la pre­sión de agui­nal­dos.

El gas­to del Go­bierno pa­ra aten­der las obli­ga­cio­nes en el úl­ti­mo tri­mes­tre de los cua­tro años más re­cien­tes (2014-2017) ha ido en au­men­to. La ci­fra pa­só de ¢1,6 a ¢2 bi­llo­nes en ese pe­rio­do.

Si se to­ma co­mo re­fe­ren­cia el da­to del año pa­sa­do, el di­ne­ro do­ta­do por las le­tras del te­so­ro (¢498.000 mi­llo­nes) al­can­za­rá pa­ra cu­brir los gas­tos de un mes o mes y me­dio co­mo má­xi­mo.

No es­tá de más re­cor­dar que las ne­ce­si­da­des de la Te­so­re­ría Na­cio­nal, pa­ra el se­gun­do se­mes­tre, al­can­zan los ¢2 bi­llo­nes. Esa es la can­ti­dad de di­ne­ro que ne­ce­si­ta re­cau­dar en el mer­ca­do.

Otro de los gas­tos que se ave­ci­na es el pa­go de ven­ci­mien­tos de la deu­da, que lle­ga a ¢704.190 mi­llo­nes, que es­tán con­tem­pla­dos en esas ne­ce­si­da­des de fon­dos.

En­ton­ces, las le­tras del te­so­ro dan es­pa­cio jus­to pa­ra pen­sar en que la re­for­ma se aprue­be, o al me­nos en­tre en se­gun­do de­ba­te, de aho­ra al tér­mino oc­tu­bre.

En ese es­pa­cio de tiem­po, Ha­cien­da de­be­rá con­cre­tar con éxi­to el con­tra­to de co­lo­ca­ción y co­brar el di­ne­ro que de­bía el Ban­co Cré­di­to Agrí­co­la de Car­ta­go (Ban­cré­di­to) y aho­ra, el Ban­co de Cos­ta Ri­ca (BCR).

Sin una re­for­ma fis­cal apro­ba­da, es im­po­si­ble acu­dir a la Asam­blea Le­gis­la­ti­va en bus­ca de una emi­sión de bo­nos in­ter­na­cio­na­les, co­mo los lla­ma­dos eu­ro­bo­nos de años atrás.

El Go­bierno ten­drá que me­ter fuer­za a las ne­go­cia­cio­nes pa­ra lo­grar el con­tra­to de co­lo­ca­ción, oja­lá con in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros y a un me­diano o lar­go pla­zo.

Lo me­jor es rea­li­zar es­ta ope­ra­ción cuan­do es­té apro­ba­da la re­for­ma o al me­nos en se­gun­do de­ba­te, por­que de lo con­tra­rio sal­drá ca­rí­si­mo, ex­pli­có Jo­sé Ra­fael Bre­nes, ge­ren­te de la Bol­sa Na­cio­nal de Va­lo­res.

Con la re­for­ma lis­ta, po­drá acu­dir a los or­ga­nis­mos in­ter­na-

cio­na­les co­mo el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) en bus­ca de más re­cur­sos.

Y en ese mo­men­to, con ma­yor fon­deo, de­di­car­se a rea­li­zar el res­to de cam­bios es­truc­tu­ra­les que re­quie­re el país pa­ra sa­lir de es­te hue­co fis­cal.

¿Por qué usar es­te me­ca­nis­mo?

Es­te ins­tru­men­to se uti­li­zó en la cri­sis de los 80 y lue­go en 1994, pe­rio­dos que ex­pe­ri­men­ta­ron una reali­dad muy dis­tin­ta de la ac­tual. En esa épo­ca el país vi­vía presiones in­fla­cio­na­rias que lle­va­ron los pre­cios a cre­cer a un rit­mo de dos dí­gi­tos.

Hoy, la in­fla­ción es­tá le­jos de presiones y la eco­no­mía, aun­que cre­ce me­nos que un par de años atrás, man­tie­ne ci­fras po­si­ti­vas.

En es­ta oca­sión, el Go­bierno acu­de a la me­di­da por­que ex­pe­ri­men­ta una evi­den­te ili­qui­dez.

Una sa­li­da al­ter­na­ti­va era fon­dear­se en el mer­ca­do lo­cal, pe­ro ha­cer­lo sig­ni­fi­ca­ría pre­sio­nar al al­za las ta­sas de in­te­rés, tal y co­mo lo hi­zo prin­ci­pal­men­te en el pri­mer se­mes­tre del año.

En la pri­me­ra mi­tad del 2018, por ejem­plo, la ta­sa de un bono con ven­ci­mien­to al 2021 en co­lo­nes re­pun­tó 50 pun­tos ba­se. En dó­la­res, un bono que ven­ce al 2022 subió 75 pun­tos ba­se.

Esas subidas hi­cie­ron que la cur­va de ren­di­mien­tos se des­li­za­ra ha­cia arri­ba en la par­te cor­ta, ya que los in­ver­sio­nis­tas pre­sio­na­ron por ma­yo­res ta­sas en los pla­zos más cor­tos.

Ha­cien­da op­tó por can­jes, subas­tas y subas­tas in­ver­sas pa­ra “pa­tear la bo­la” y pa­sar ven­ci­mien­tos pró­xi­mos a pe­rio­dos de ma­yor pla­zo.

Es­ta es­tra­te­gia le fun­cio­nó has­ta ini­cios del año pa­sa­do.

Fue en ese mo­men­to cuan­do el mer­ca­do em­pe­zó a de­man­dar ta­sas de in­te­rés más al­tas, la in­cer­ti­dum­bre au­men­tó y las in­ten­cio­nes de apos­tar por la com­pra de bo­nos pú­bli­cos mer­mó.

Esa cau­te­la de los in­ver­sio­nis­tas los lle­vó a com­prar so­lo bo­nos de cor­to pla­zo y, en­ton­ces, Ha­cien­da per­dió su es­tra­te­gia.

El Go­bierno tu­vo que acor­tar el pla­zo de ven­ci­mien­tos de la deu­da y al mis­mo tiem­po pre­sio­nar las ta­sas al al­za, pre­ci­sa­men­te dos fac­to­res que ha­bía in­ten­ta­do eva­dir años atrás.

“Pro­ba­ble­men­te se re­que­rían ges­tio­nes po­lí­ti­cas, dis­cur­so, men­sa­je y un plan fis­cal pa­ra que los in­ver­sio­nis­tas hu­bie­sen to­ma­do un am­bien­te más con­ve­nien­te, y no de des­con­fian­za. Por el con­tra­rio, se ge­ne­ró mal am­bien­te”, di­jo Freddy Que­sa­da, ge­ren­te de INS Va­lo­res.

Se su­ma el que la por­ción de la deu­da en dó­la­res au­men­tó y en­ton­ces el Go­bierno de­be co­rrer el ries­go cam­bia­rio.

Aho­ra, Ha­cien­da en­fren­ta ven­ci­mien­tos acu­mu­la­dos en el cor­to pla­zo y es­to se une a los gas­tos cre­cien­tes en re­mu­ne­ra­cio­nes y trans­fe­ren­cias.

Las le­tras del te­so­ro lle­gan en un pe­rio­do de es­ca­sez y pa­ra dar ai­re a las fi­nan­zas pú­bli­cas, pe­ro al mis­mo tiem­po po­ner so­bre la me­sa del Con­gre­so un re­loj de are­na pa­ra que agi­li­ce la apro­ba­ción de la re­for­ma fis­cal.

Un pa­no­ra­ma sin re­for­ma, con la deu­da de las le­tras del te­so­ro y los pen­dien­tes del cie­rre de año, col­ma­ría al mer­ca­do de in­cer­ti­dum­bre e im­pe­di­ría que Ha­cien­da cap­tu­re los re­cur­sos que ne­ce­si­ta pa­ra sa­lir avan­te.

Tiem­po. Es­te es jus­to el prin­ci­pal be­ne­fi­cio del uso de las le­tras del te­so­ro en un mo­men­to en el que se ago­tan las op­cio­nes de Ha­cien­da. Sin un cam­bio fis­cal, el Go­bierno tie­ne las puer­tas del mer­ca­do ex­terno ce­rra­das y su úni­ca otra op­ción era acu­dir den­tro del país, pe­ro es­to te­nía un cos­to: la pre­sión al al­za en las ta­sas. Eva­dir esa pre­sión es el se­gun­do be­ne­fi­cio de la uti­li­za­ción de las le­tras del te­so­ro.

Así, la ac­ción en­tre Ha­cien­da y el Cen­tral fue to­ma­da con bue­nos ojos por los agen­tes eco­nó­mi­cos, que creen en los je­rar­cas de am­bas en­ti­da­des, pe­ro es­tá cla­ro que es tem­po­ral.

Sin em­bar­go, las le­tras le dan ai­re por un pe­rio­do muy cor­to de tiem­po y el res­to del ca­mino es­tá por de­fi­nir­se.

Si Ha­cien­da quie­re que es­te plan le re­sul­te vic­to­rio­so, de­be­rá sal­dar es­ta deu­da de ¢498.000 mi­llo­nes en 90 días y lo­grar que la re­for­ma se aprue­be en oc­tu­bre, pla­zo que su­gi­rió el mis­mo pre­si­den­te Car­los Al­va­ra­do.

Es­to en­via­ría un men­sa­je po­si­ti­vo al mer­ca­do, que so­lo así es­ta­ría dis­pues­to a pres­tar­le más di­ne­ro a Ha­cien­da pa­ra que sal­ga avan­te en lo que res­ta del 2018.

La ta­rea no aca­ba, por­que pos­te­rior­men­te, de­be­rá bus­car más re­cur­sos a tra­vés de otras vías co­mo los con­tra­tos de co­lo­ca­ción y con en­ti­da­des in­ter­na­cio­na­les.

Aún fal­tan ajus­tes es­truc­tu­ra­les pa­ra or­de­nar las fi­nan­zas pú­bli­cas y que Ha­cien­da re­cu­pe­re la con­fian­za del mer­ca­do.■■

C.F. In­fo­gra­fía / El Fi­nan­cie­ro Fuen­te: Ela­bo­ra­ción pro­pia con da­tos del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.