La Glo­ria su­pera ma­las de­ci­sio­nes 12 años des­pués

La em­pre­sa, di­ri­gi­da por Juan Car­los Cres­po, re­plan­teó su pro­pues­ta de mer­ca­de­ría pa­ra re­cu­pe­rar clien­tes, al tiem­po que ce­rró su­cur­sa­les y sim­pli­fi­có la es­truc­tu­ra.

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Cris­ti­na Fa­llas Vi­lla­lo­bos cris­ti­na.fa­llas@el­fi­nan­cie­rocr.com

Do­ce años pa­sa­ron (2005-2017) pa­ra que los due­ños de La Glo­ria re­to­ma­ran la cal­ma em­pre­sa­rial des­pués de vi­vir las con­se­cuen­cias de una se­rie de ma­las de­ci­sio­nes que lle­va­ron a la com­pa­ñía a su ma­yor cri­sis.

Aho­ra, Juan Car­los Cres­po –quien per­te­ne­ce a la cuar­ta ge­ne­ra­ción de es­ta em­pre­sa fa­mi­liar– se mues­tra op­ti­mis­ta y con­si­de­ra que lo pa­sa­do los de­jó en una po­si­ción fa­vo­ra­ble pa­ra en­fren­tar el du­ro mo­men­to eco­nó­mi­co que atra­vie­sa Cos­ta Ri­ca.

“Sa­li­mos de una cri­sis in­ter­na, y de pron­to, cuan­do se vie­ne una cri­sis ex­ter­na co­mo la con­trac­ción de la eco­no­mía ac­tual, nos to­mó pre­pa­ra­dos”, di­jo Cres­po, ac­tual ge­ren­te ge­ne­ral.

Pe­ro, ¿cuá­les fue­ron al­gu­nas de las ma­las de­ci­sio­nes que afec­ta­ron a una com­pa­ñía que en el pa­sa­do su­peró los efec­tos de dos gue­rras mun­dia­les, una gue­rra ci­vil, la cri­sis eco­nó­mi­ca na­cio­nal del 80 y dos incendios que afec­ta­ron sus ins­ta­la­cio­nes?

Nú­me­ro uno. De ca­ra al ini­cio de un nue­vo mi­le­nio (2000), la em­pre­sa sa­bía que te­nía que in­ver­tir en tec­no­lo­gía, ya que pe­se a te­ner pro­gra­mas pa­ra el área con­ta­ble e in­ven­ta­rios, las fac­tu­ras se se­guían ha­cien­do a mano.

“En esa épo­ca, no ha­bía sis­te­mas de in­for­ma­ción pa­ra una tien­da de es­te ta­ma­ño, ge­ne­ral­men­te uno sa­lía al mer­ca­do del

soft­wa­re y se en­con­tra­ba pro­gra­mas pa­ra ca­de­nas de tien­das gi­gan­tes­cas o pro­gra­mas muy chi­qui­ti­cos”, re­la­tó Cres­po.

Fue así co­mo de­ci­die­ron desa­rro­llar su pro­pio soft­wa­re, pro­yec­to en el que in­vir­tie­ron gran can­ti­dad de di­ne­ro, pe­ro que al fi­nal no fun­cio­nó.

Nú­me­ro dos. La fir­ma arras­tra­ba una es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va de gran ta­ma­ño y com­ple­ja.

Su pro­ble­ma nun­ca fue de ven­tas. Su ge­ren­te re­la­tó que la fir­ma te­nía un cuer­po de atle­ta, pe­ro con una ca­be­za muy gran­de y pe­sa­da.

Nú­me­ro tres. Pa­ra fi­nan­ciar el avan­ce tec­no­ló­gi­co y su es­truc­tu­ra, la em­pre­sa in­cu­rrió en un al­to ni­vel de en­deu­da­mien­to, que al fi­nal pro­vo­có la tor­men­ta per­fec­ta.

Co­mo una me­di­da pa­ra pa­liar los efec­tos de sus ma­las de­ci­sio­nes, se alia­ron con la com­pa­ñía ve­ne­zo­la­na Mun­do Graf­fi­ti. No obs­tan­te, lo que se­ría una ta­bla de sal­va­ción se con­vir­tió en un error más den­tro de la lis­ta.

Al unir­se crea­ron Mun­do La Glo­ria, un con­cep­to que lan­za­ron en ju­nio de 2003 y que in­cluía una ofer­ta di­fe­ren­te de la que es­ta­ban acos­tum­bra­dos los ti­cos.

“La clien­te­la de 100 años la per­di­mos en ocho días y eso nos obli­gó a sa­lir a la ca­lle a bus­car una clien­te­la en­fo­ca­da en pre­cio cuan­do siem­pre nos en­fo­ca­mos en ser­vi­cio y ca­li­dad”, agre­gó.

Bas­ta­ron cer­ca de seis me­ses (de ju­nio a no­viem­bre del 2003) pa­ra re­co­no­cer que ese mo­de­lo no fun­cio­na­ba, y un mes más, pa­ra to­mar la de­ci­sión de se­pa­rar­se.

Sien­do así, a ini­cios del 2004, co­men­za­ron a re­plan­tear la pro­pues­ta de mer­ca­de­ría pa­ra vol­ver a ser La Glo­ria. Es­te pro­ce­so tar­dó un año, por lo que no fue si no has­ta abril del 2005 que re­abrie­ron y lo­gra­ron cap­tar la aten­ción de sus an­ti­guos clien­tes.

“Yo pa­ra­do ahí, en la puer­ta de la en­tra­da, y to­dos los clien­tes en­tra­ban y me da­ban una bue­na re­ga­ña­da, pe­ro al me­nos se iban ya más tran­qui­los”, re­cor­dó Cres­po.

En el 2004 tam­bién, con el áfan de man­te­ner­se con vi­da, ce­rra­ron su­cur­sa­les, ven­die­ron pro­pie­da­des y sim­pli­fi­ca­ron la es­truc­tu­ra. To­dos es­tos es­fuer­zos se com­ple­men­ta­ron en el 2005 con un con­ve­nio pre­ven­ti­vo de acree­do­res que tu­vo su epi­so­dio fi­nal en el 2017.

To­do ese pro­ce­so de “reha­bi­li­ta­ción” oca­sio­nó que la pla­ni­lla de la com­pa­ñía pa­sa­ra de 250 a 70 per­so­nas; una ci­fra si­mi­lar a la ac­tual y le­ja­na a los 1.000 co­la­bo­ra­do­res que tu­vie­ron en sus ini­cios.

Des­de ese mo­men­to, la em­pre­sa ini­ció una re­cu­pe­ra­ción de dos dí­gi­tos anual has­ta el 2016, cuan­do la eco­no­mía del país em­pe­zó a ver­se afec­ta­da, se­gún ex­pli­có el pro­pie­ta­rio del ne­go­cio.

Mi­ran­do ha­cia el fu­tu­ro

Ac­tual­men­te la com­pa­ñía de­tec­ta dos re­tos pa­ra to­do el sec­tor co­mer­cial: una eco­no­mía con “ma­rea ba­ja” y la trans­for­ma­ción en los há­bi­tos de com­pra. Eso sí, creen te­ner una ven­ta­ja al ca­re­cer de deu­das con ban­cos.

“No pue­do ima­gi­nar la si­tua­ción que es­ta­ría­mos pa­san­do si tu­vié­ra­mos deu­das ban­ca­rias. Ma­ne­jar en ma­rea al­ta es muy fá­cil, uno se mon­ta en la lan­chi­lla y an­da de arri­ba pa­ra aba­jo, pe­ro cuan­do la ma­rea es ba­ja y hay un mon­tón de pie­dras y arre­ci­fes, ya no se pue­de ace­le­rar, hay que ver qué se ha­ce pa­ra no cho­car. Ahí es don­de se po­nen a prue­ba las em­pre­sas y no­so­tros ya pa­sa­mos por eso”, ex­pli­có Cres­po.

La si­tua­ción eco­nó­mi­ca es al­go que los ocu­pa, pe­ro no los preo­cu­pa. Ca­so con­tra­rio pa­sa al ha­blar so­bre la trans­for­ma­ción en los há­bi­tos de con­su­mo de las per­so­nas.

Pa­ra la em­pre­sa, en los úl­ti­mos años, el co­lap­so vial ge­ne­ra que ca­da vez sean me­nos los que de­ci­den mo­vi­li­zar­se de sus ca­sas u ofi­ci­nas pa­ra rea­li­zar una com­pra. Asi­mis­mo, es­to se re­la­cio­na con los cons­tan­tes cam­bios en la tec­no­lo­gía.

La Glo­ria pre­ten­de en­fren­tar am­bos re­tos, des­de sus ins­ta­la­cio­nes en la Ave­ni­da Cen­tral de San Jo­sé (úni­co lo­cal) y me­dian­te la co­mer­cia­li­za­ción de sus pro­duc­tos en re­des so­cia­les, co­mo What­sApp o Facebook, así co­mo, apo­yar­se en el en­vío con Co­rreos de Cos­ta Ri­ca.

Tam­po­co des­car­ta in­ver­tir en una tien­da vir­tual, don­de sus co­la­bo­ra­do­res uti­li­cen una cá­ma­ra y ha­gan las com­pras por los clien­tes sin im­por­tar dón­de es­tén.

“En vez de in­ver­tir $3 mi­llo­nes en abrir un lo­cal nue­vo, ten­go que in­ver­tir unos cien­tos de mi­les en un pa­que­te de soft­wa­re que me per­mi­ta aten­der a to­da esa clien­te­la des­de aquí”, in­di­có el pro­pie­ta­rio de la tien­da.

Co­mo fir­ma tie­nen un re­to es­pe­cial y es con­quis­tar a clien­tes de en­tre los 20 y 35 años, ya que los que tie­nen más de esa edad, co­no­cen bien su ofer­ta gra­cias a la cer­ca­nía de la mar­ca con sus pa­pás, abue­los u otros fa­mi­lia­res.

La es­tra­te­gia con los más jó­ve­nes, y pa­ra cau­ti­var aún más a los que se han man­te­ni­do fie­les a lo lar­go de los años, es ofre­cer­les ex­pe­rien­cias a tra­vés de ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les en fe­chas co­mo la Na­vi­dad, el Día de la In­de­pen­den­cia, la en­tra­da a cla­ses y otros.

Es im­po­si­ble sa­ber si La Glo­ria se man­ten­drá por mu­chos años más en la ofer­ta cos­ta­rri­cen­se, no obs­tan­te, des­pués de la cri­sis vi­vi­da, no pre­vén dar­se por ven­ci­dos fá­cil­men­te.

JOR­GE CAS­TI­LLO EF

JOR­GE CAS­TI­LLO EF

La Glo­ria co­mer­cia­li­za ro­pa pa­ra adul­tos, ni­ños, re­cién na­ci­dos, ac­ce­so­rios (bol­sos, som­bre­ros y jo­ye­ría, en­tre otros) y ar­tícu­los pa­ra el ho­gar.

JOR­GE CAS­TI­LLO EF

Juan Car­los Cres­po per­te­ne­ce a la cuar­ta ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia al man­do de La Glo­ria. Aho­ra quie­re rea­li­zar in­ver­sio­nes en tec­no­lo­gía pa­ra ven­tas en lí­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.