5 cla­ves pa­ra en­ten­der la am­nis­tía tri­bu­ta­ria

EF le ex­pli­ca qué es, có­mo fun­cio­na y las con­di­cio­nes pa­ra apli­car es­ta pro­pues­ta

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Ma­ría Est­her Abis­si ma­ria.abis­si@el­fi­nan­cie­rocr.com

La re­for­ma fis­cal que se en­cuen­tra en dis­cu­sión en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va in­clu­ye un tran­si­to­rio que be­ne­fi­cia a los con­tri­bu­yen­tes que es­tán mo­ro­sos en el pa­go de sus obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias.

El tran­si­to­rio VI de la Ley del IVA plan­tea exen­cio­nes y per­dón de las deu­das a per­so­nas que se en­cuen­tren en la in­for­ma­li­dad o que ha­yan de­ja­do de pa­gar por un lar­go pe­río­do de tiem­po sus im­pues­tos, a fin de in­te­grar­los den­tro del ré­gi­men tri­bu­ta­rio y ha­cer más gran­de la ba­se de con­tri­bu­yen­tes.

EF le ex­pli­ca en es­ta no­ta qué es, có­mo fun­cio­na y las con­di­cio­nes en las que un con­tri­bu­yen­te po­dría aco­ger­se a al re­for­ma tri­bu­ta­ria.

¿QUÉ ES? La am­nis­tía tri­bu­ta­ria es un me­dio de ex­ten­sión de la ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria que en es­ta pro­pues­ta exo­ne­ra a los con­tri­bu­yen­tes mo­ro­sos del pa­go de in­tere­ses y has­ta un 80% de las mul­tas so­bre los im­pues­tos que han de­ja­do de pa­gar has­ta por 10 pe­río­dos fis­ca­les.

Las am­nis­tías se apli­can des­pués de que se aprue­ban le­gis­la­cio­nes que cam­bian la for­ma en co­mo se co­bran cier­tos tri­bu­tos y se man­tie­nen por un pe­río­do no ma­yor a tres me­ses.

Es­tos pro­ce­sos son po­co co­mu­nes y no sue­len apli­car­se to­dos los años, por lo que los con­tri­bu­yen­tes mo­ro­sos de­ben apro­ve­char cuan­do se en­cuen­tran a dis­po­si­ción.

La úl­ti­ma am­nis­tía tri­bu­ta­ria en ma­te­ria de ven­ta y ren­ta fue ha­ce 19 años, en 1999.

Se­gún Alan Sa­bo­río, so­cio di­rec­tor de De­loit­te, el mé­to­do se uti­li­za pa­ra tra­tar de cap­tar in­gre­sos en un cor­to pla­zo que no se tie­nen en las ar­cas del Go­bierno.

“En reali­dad hay un cos­to de opor­tu­ni­dad. Al mo­men­to de apro­bar­se la am­nis­tía se re­du­cen las san­cio­nes. La ad­mi­nis­tra­ción re­cu­pe­ra mon­tos que no se po­drían re­cu­pe­rar de otra for­ma”, ex­pli­có Sa­bo­río.

¿QUIÉN BE­NE­FI­CIA? El mé­to­do apli­ca pa­ra dos ti­pos de con­tri­bu­yen­tes, in­de­pen­dien­te­men­te de si son fí­si­cos o ju­rí­di­cos. Por un la­do, es apli­ca­ble a aque­llos que, es­tan­do ins­cri­tos co­mo con­tri­bu­yen­tes, con­si­de­ran que pue­den rec­ti­fi­car sus de­cla­ra­cio­nes de años an­te­rio­res y tri­bu­tar los mon­tos co­rrec­tos pa­ra evi­tar po­si­bles pro­ce­sos le­ga­les en el fu­tu­ro.

Tam­bién in­clu­ye a con­tri­bu­yen­tes que han es­ta­do en la in­for­ma­li­dad y quie­ren in­gre­sar al sis­te­ma por va­rios mo­ti­vos co­mo po­der usar los nue­vos me­ca­nis­mos de fac­tu­ra elec­tró­ni­ca o tra­mi­tar per­mi­sos de fun­cio­na­mien­to, ha­cer un nue­vo lo­cal co­mer­cial, en­tre otros.

Pa­ra Luis Cha­cón, so­cio de la fir­ma de abo­ga­dos BLP, cual­quier per­so­na pue­de aco­ger­se siem­pre y cuan­do no ha­ya si­do de­nun­cia­do an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co por de­frau­da­ción fis­cal o que ten­gan un pa­go pen­dien­te que ha­ya pa­sa­do a co­bro ju­di­cial.

“La am­nis­tía no se re­fie­re so­lo a cré­di­tos de la ad­mi­nis­tra­ción, sino tam­bién a ajus­tes que no es­tán fir­mes, mon­tos que es­tán en pro­ce­sos de fis­ca­li­za­ción. Si yo, por ejem­plo, ten­go un pro­ce­so abier­to, pue­do aco­ger­me a la am­nis­tía”, afir­mó Cha­cón.

Es­te pro­ce­so en par­ti­cu­lar cu­bre so­lo pe­río­dos tri­bu­ta­rios an­tes de oc­tu­bre del 2017, por lo que si una per­so­na tie­ne co­bros pen­dien­tes a par­tir de oc­tu­bre del 2017, se le co­bra­rán so­bre esos in­tere­ses y mul­tas com­ple­tos.

Es­ta am­nis­tía so­lo com­pren­de los im­pues­tos ad­mi­nis­tra­dos por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Tri­bu­ta­ción, Adua­nas, Ins­ti­tu­to de Desa­rro­llo Ru­ral, IFAM y el Ins­ti­tu­to Mix­to de Ayuda So­cial.

¿CÓ­MO FUN­CIO­NA? De ser apro­ba­da la pro­pues­ta en los tér­mi­nos ac­tua­les, la am­nis­tía co­men­za­ría a apli­car al día si­guien­te de la apro­ba­ción de la re­for­ma tri­bu­ta­ria. Se ex­ten­de­ría por un pe­río­do de tres me­ses.

Los con­tri­bu­yen­tes de­be­rán di­ri­gir­se a las ofi­ci­nas de Tri­bu­ta­ción y se les pe­di­rá pa­gar el prin­ci­pal de la deu­da.

Si la per­so­na can­ce­la du­ran­te el pri­mer mes de la am­nis­tía se le re­du­ce has­ta un 80% de la mul­ta y el to­tal de los in­tere­ses.

En el ca­so de que par­ti­ci­pe a par­tir del se­gun­do mes, se le per­do­na el 70% de la mul­ta y el to­tal de los in­tere­ses. En el ter­cer mes de vi­gen­cia de la ley se le per­do­na el 60% de la mul­ta y el to­tal de los in­tere­ses.

En ca­so de que el con­tri­bu­yen­te mo­ro­so no ten­ga la po­si­bi­li­dad de ha­cer el pa­go com­ple­to de la deu­da en ese mo­men­to pue­de pe­dir el pa­go frac­cio­na­do a un pla­zo má­xi­mo de seis me­ses, con la va­rian­te de que la mul­ta se re­du­ci­ría so­lo un 40%.

Si una per­so­na fí­si­ca o ju­rí­di­ca, por ejem­plo, de­be ¢10 mi­llo­nes del pe­río­do fis­cal 2016 y 2017, sin la am­nis­tía de­be­ría pa­gar un to­tal de ¢1.792.200 en in­tere­ses y ¢1.640.000 en mul­tas. Un to­tal de ¢13.432.220.

Por el con­tra­rio, si se aco­ge al pro­ce­di­mien­to en el pri­mer mes, de­be­rá pa­gar en to­tal ¢10.352.000. Un mes des­pués pa­ga­ría ¢10.528.000 y al ter­cer mes de vi­gen­cia el mon­to se­ría de ¢10.704.000.

En el ca­so de per­so­nas que se en­cuen­tran en la in­for­ma­li­dad, de­be­rán can­ce­lar los pe­río­dos des­de que co­men­za­ron a rea­li­zar ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les.

Los con­tri­bu­yen­tes pue­den pre­sen­tar las su­mas que de­cla­ra­ron y no pa­ga­ron o cuan­do de­cla­ra­ron una su­ma in­fe­rior a la que real­men­te co­rres­pon­día.

“Des­pués de los tres me­ses, la gen­te que no se re­gis­tró que­da por fue­ra”, ase­gu­ró Cha­cón.

¿POR QUÉ UN CON­TRI­BU­YEN­TE MO­RO­SO SE

ACOGERÍA? Las re­glas fis­ca­les es­tán cam­bian­do, Ha­cien­da tra­ba­ja en ha­cer más di­fí­cil la eva­sión de im­pues­tos y es im­por­tan­te po­ner­se al día.

Se­gún Sa­bo­río, la ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria es­tá uti­li­zan­do téc­ni­cas de big da­ta pa­ra cru­zar la in­for­ma­ción de los con­tri­bu­yen­tes en el re­gis­tro, Tri­bu­ta­ción, la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial y las mu­ni­ci­pa­li­da­des pa­ra ha­cer ca­da vez más di­fí­cil el tra­ba­jo de los eva­so­res.

Ade­más, si las em­pre­sas no se po­nen al día, se­rá más com­pli­ca­do po­der usar fac­tu­ra elec­tró­ni­ca pa­ra co­brar sus ser­vi­cios.

“Es­ta es la tor­men­ta per­fec­ta. La re­for­ma es­tá gra­van­do ca­pi­ta­les en ren­ta y es­tá gra­van­do los ser­vi­cios de va­lor agre­ga­do. Es una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra que los con­tri­bu­yen­tes que no ha­bían de­cla­ra­do to­do, o per­so­nas que es­ta­ban en la in­for­ma­li­dad, pue­dan re­gu­lar­se”, ex­pli­có Sa­bo­río.

¿POR QUÉ EL GO­BIERNO LA APLI­CA EN ES­TE

MO­MEN­TO? Por un la­do, el Es­ta­do ne­ce­si­ta re­cau­dar más pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta que más per­so­nas en­tren al sis­te­ma, que­den re­gis­tra­dos en la ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria y así te­ner un ma­yor con­trol so­bre los in­gre­sos del Go­bierno.

Las am­nis­tías son pro­ce­di­mien­tos co­mu­nes y efí­me­ros cuan­do se ha­cen cam­bios de re­gu­la­ción.

Pa­ra el Go­bierno, a pe­sar de las exo­ne­ra­cio­nes, los tri­bu­tos son in­gre­sos fres­cos que per­mi­ten re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal.

Se­gún Cha­cón, con es­ta re­cau­da­ción se po­dría re­du­cir del 0,5% al 1% del PIB.■■

RA­FAEL PACHECO EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.