Mi­ni­mi­ce el es­trés que cau­san las vacaciones

Ta­reas que pue­de rea­li­zar an­tes, du­ran­te y des­pués del pe­rio­do de des­can­so

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia - © 2018 HAR­VARD BU­SI­NESS SCHOOL PU­BLIS­HING CORP. DIS­TRI­BUI­DO POR: THE NEW YORK TI­MES SYNDICATE

Tris­tan Eli­za­beth Grib­bin Tris­tan Eli­za­beth Grib­bin es co­fun­da­do­ra y CEO de FLOWVR, una com­pa­ñía que brin­da ac­ce­so a los be­ne­fi­cios de la me­di­ta­ción a tra­vés de tec­no­lo­gía de reali­dad vir­tual.

Es una des­ven­ta­ja que en­fren­tan 22 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res: pla­near una va­ca­ción pa­ra re­la­jar­se y ol­vi­dar el es­trés del tra­ba­jo, pe­ro es­tar fue­ra de la ofi­ci­na sig­ni­fi­ca acu­mu­lar tra­ba­jo ex­tra an­tes de ir­se, y com­pen­sar el tiem­po per­di­do cuan­do re­gre­sen.

Por lo tan­to, qui­zá sea sor­pren­den­te que un es­tu­dio en los Paí­ses Ba­jos des­cu­brió que, des­pués del re­ce­so los va­ca­cio­nis­tas no son más fe­li­ces que quie­nes no sa­lie­ron de vacaciones.

Sin em­bar­go, es­te pro­ble­ma pue­de ser par­ti­cu­lar­men­te agu­do en los Es­ta­dos Uni­dos, don­de la cul­tu­ra sue­le pre­sio­nar a las per­so­nas a no to­mar vacaciones en lo ab­so­lu­to: más de la mi­tad de los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen, al me­nos, al­go de tiem­po va­ca­cio­nal sin usar.

An­tes

La ba­se pa­ra un re­torno de vacaciones me­nos es­tre­san­te su­ce­de in­clu­so an­tes de de­jar la ofi­ci­na.

In­clu­ya la re­la­ja­ción en su ru­ti­na: To­mar al­gu­nos mi­nu­tos pa­ra me­di­tar ca­da día. Si no tie­ne tiem­po pa­ra su­mer­gir­se en una ex­pe­rien­cia com­ple­ta de me­di­ta­ción, tra­te de asu­mir la pos­tu­ra (sen­tar­se de­re­cho) mien­tras res­pi­ra pro­fun­da­men­te e ima­gi­na los sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos que quie­re ob­te­ner mien­tras es­té fue­ra.

Prio­ri­ce: Unas se­ma­nas an­tes de su va­ca­ción, ha­ga una lis­ta de las ta­reas que de­fi­ni­ti­va­men­te de­ben es­tar lis­tas an­tes de sa­lir. Mués­tre­se­la a su je­fe y ob­ten­ga re­tro­ali­men­ta­ción. Des­pués, use esa lis­ta acor­da­da pa­ra de­fi­nir prio­ri­da­des y pla­near su tra­ba­jo de ca­da día.

Avi­se: Ase­gú­re­se de que su je­fe, co­le­gas y clien­tes se­pan en qué fe­chas no es­ta­rá. Dí­ga­les que pla­nea des­co­nec­tar­se du­ran­te la va­ca­ción. Es­to ayuda a que a ellos les co­rres­pon­da plan­tear cual­quier te­ma esen­cial an­tes de que us­ted sal­ga.

Es­ta­blez­ca un tras­pa­so: Al­guien pue­de ser asig­na­do pa­ra ma­ne­jar cier­tas ta­reas mien­tras us­ted es­tá fue­ra. Des­cu­bra quién pue­de ma­ne­jar de me­jor for­ma ca­da par­te de su tra­ba­jo, y pí­da­le a la per­so­na si pue­de cu­brir­lo mien­tras us­ted es­tá fue­ra. Ofrez­ca que al­gu­na vez ha­rá lo mis­mo por ellos. En­víe un co­rreo elec­tró­ni­co de se­gui­mien­to agra­de­cién­do­le a la per­so­na por su ayuda, e in­clu­ya cual­quier in­for­ma­ción que pu­die­ra ne­ce­si­tar. De­je que su je­fe se­pa quién ma­ne­ja­rá qué mien­tras us­ted no es­tá.

Aco­mo­de su es­cri­to­rio: Es­to po­dría so­nar con­tra in­tui­ti­vo. ¿Por qué aña­dir más ta­reas a su lis­ta pre­via a las vacaciones? La ra­zón es sim­ple: El des­or­den pue­de in­cre­men­tar el es­trés. Te­ner un en­torno más arre­gla­do al cual re­gre­sar ayu­da­rá a fa­ci­li­tar su re­torno.

Ha­ga una lis­ta de las ta­reas que de­fi­ni­ti­va­men­te de­ben es­tar lis­tas an­tes de sa­lir.

Re­dac­te su men­sa­je de “fue­ra de la ofi­ci­na”: Con­si­de­re có­mo po­dría per­so­na­li­zar­lo, de for­ma que ha­ya me­nos tra­ba­jo al cual re­gre­sar. Po­dría de­cir que no es­ta­rá res­pon­dien­do a co­rreos elec­tró­ni­cos re­ci­bi­dos mien­tras es­tá de vacaciones. En lu­gar de ello, po­dría alen­tar a sus co­le­gas a re­en­viar­le men­sa­jes si es­tos si­guen sien­do re­le­van­tes. Ade­más, si no fue­ra inapro­pia­do, pue­de de­jar en cla­ro que es­ta­rá de re­gre­so y dis­po­ni­ble el mar­tes o miér­co­les, aun­que en reali­dad re­gre­se el lu­nes. Blo­quear su ca­len­da­rio fa­ci­li­ta­rá li­diar con los men­sa­jes y reunio­nes cuan­do re­gre­se.

Du­ran­te

Su via­je es opor­tu­ni­dad pa­ra real­men­te re­car­gar. He aquí có­mo pue­de apro­ve­char­lo al má­xi­mo:

De­fi­na una in­ten­ción: Mu­chas per­so­nas se orien­tan en ba­se a me­tas en el tra­ba­jo. Tra­te de apli­car esa mis­ma ha­bi­li­dad a sus vacaciones. De­ci­da que se en­fo­ca­rá en sen­tir­se más ale­gre, ener­gé­ti­co o tran­qui­lo.

Real­men­te des­co­néc­te­se: Cuan­do ha­ya to­ma­do la de­ci­sión de de­jar el tra­ba­jo atrás, su men­te y cuer­po ten­de­rán mu­cho más a al­can­zar la cla­se de re­la­ja­ción que me­re­ce. Li­mi­tar su uso de la tec­no­lo­gía ha­ce más fac­ti­ble que dis­fru­te y apre­cie su tiem­po de des­can­so.

Su­mér­ja­se: Ca­mi­ne en la na­tu­ra­le­za. Hue­la el ai­re fres­co. Na­de en un la­go. Va­ya a un spa. Mis clien­tes que to­man par­te en es­ta cla­se de ac­ti­vi­da­des, in­vo­lu­cran­do sus sen­ti­dos, ter­mi­nan sin­tién­do­se mu­cho más re­la­ja­dos al fi­nal de su va­ca­ción.

Yo re­co­mien­do pla­near de an­te­mano al­gu­nas de esas ac­ti­vi­da­des, pa­ra ase­gu­rar que ten­ga al me­nos al­gu­nos mo­men­tos en­te­ra­men­te pa­ra us­ted.

Des­pués

Si us­ted no se pre­pa­ró en lo ab­so­lu­to an­tes de su via­je, aún hay co­sas que pue­de ha­cer pa­ra que su re­gre­so sea me­nos fre­né­ti­co:

Ha­ga un plan: No tie­ne que lle­gar al tra­ba­jo y tra­tar de ma­ne­jar to­do in­me­dia­ta­men­te. To­me 30 mi­nu­tos pa­ra re­dac­tar una lis­ta de prio­ri­da­des. Pue­de ha­cer­lo an­tes de re­vi­sar su ban­de­ja de en­tra­da. Dar­se al­go de tiem­po pa­ra so­pe­sar lo que tie­ne en su pla­to y crear una es­tra­te­gia pue­de ayu­dar mu­cho pa­ra in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y dis­mi­nuir el es­trés.

Rei­ni­cie las prio­ri­da­des: Sus ta­reas más im­por­tan­tes po­drían no ser las mis­mas de an­tes de su sa­li­da. Re­vi­se con per­so­nas cla­ve du­ran­te su pri­mer día, pa­ra dis­cu­tir lo que se per­dió y lo que de ma­ne­ra más ur­gen­te ne­ce­si­ta su aten­ción. Agra­déz­ca­le a cual­quie­ra que lo ha­ya cu­bier­to. Si sien­te que ne­ce­si­ta leer los co­rreos elec­tró­ni­cos que lle­ga­ron mien­tras es­ta­ba fue­ra, co­mien­ce es­ca­nean­do su ban­de­ja de en­tra­da en bús­que­da de nom­bres cla­ves, co­mo los de su je­fe o un gran clien­te — y lea esos pri­me­ro.

Ana­lí­ce­se: Con­for­me re­to­ma el tra­ba­jo, pre­gún­te­se si aún es­tá cum­plien­do la in­ten­ción que de­fi­nió pa­ra sus vacaciones: ¿Me es­toy sintiendo más ale­gre, ener­gé­ti­co o tran­qui­lo? To­me mo­men­tos pa­ra re­cor­dar al­gu­nas de las me­jo­res ex­pe­rien­cias de su via­je, y úse­los pa­ra guiar­se a esa in­ten­ción. Cuan­do ha­ga es­to, co­men­za­rá a no­tar y con­tra­rres­tar par­te del es­trés que apa­re­ce. Se re­cor­da­rá a us­ted mis­mo que sus ba­te­rías es­tán re­car­ga­das, y que es­tá a la al­tu­ra de la la­bor.■■

SHUT­TERS­TOCK PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.