DE­JE LAS CON­FE­REN­CIAS TE­LE­FÓ­NI­CAS Y CO­MIEN­CE CON VI­DEO­CON­FE­REN­CIAS

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia -

To­dos sa­be­mos lo que su­ce­de en las con­fe­ren­cias te­le­fó­ni­cas. La gen­te se co­nec­ta y lue­go ha­ce va­rias co­sas a la vez, sin po­ner mu­cha aten­ción. Pa­sa más tiem­po re­di­ri­gien­do la con­ver­sa­ción al te­ma en cues­tión y ha­cien­do par­ti­ci­par a la gen­te, que re­sol­vien­do los pro­ble­mas. La pró­xi­ma vez que ten­ga una reunión con gen­te en otra ofi­ci­na o ciu­dad, con­si­de­re, me­jor, usar las vi­deo­con­fe­ren­cias. La co­ne­xión vi­sual ga­ran­ti­za que la gen­te se man­ten­ga in­vo­lu­cra­da y con­cen­tra­da, y que aque­llos que es­tán ba­ta­llan­do pa­ra unir­se a la con­ver­sa­ción pue­dan in­di­car con una se­ña que les gus­ta­ría ha­blar. A di­fe­ren­cia de las lla­ma­das, las vi­deo­con­fe­ren­cias nos per­mi­ten con­si­de­rar no so­lo las pa­la­bras que se pro­nun­cian sino, tam­bién, las ex­pre­sio­nes fa­cia­les, las pos­tu­ras y el len­gua­je cor­po­ral in­vo­lu­cra­do, to­dos los in­di­cios que usa­mos pa­ra des­co­di­fi­car de ma­ne­ra in­tui­ti­va lo que en reali­dad se di­ce. El de­ba­te se sen­ti­rá más or­gá­ni­co, lo cual au­men­ta­rá la ca­li­dad de las ideas y la se­rie­dad de los co­men­ta­rios, ade­más de fa­ci­li­tar que la gen­te se in­vo­lu­cre.■■ ADAP­TA­DO DE “STOP SCHEDULING CON­FE­REN­CE CALLS AND FI­NALLY COMMIT TO VIDEOCONFERENCING”, DE SCOTT EDINGER.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.