UN DES­PI­DO ES DI­FÍ­CIL, PE­RO PENSE EN SUS FOR­TA­LE­ZAS

El Financiero (Costa Rica) - - Gerencia -

Un des­pi­do es una de las ex­pe­rien­cias más di­fí­ci­les que una per­so­na pue­de en­fren­tar en su ca­rre­ra. Pue­de ha­cer que se sien­ta con­mo­cio­na­do, do­li­do o an­sio­so, pe­ro no sig­ni­fi­ca que su ca­rre­ra se aca­bó. Da­do que hay tan­to fue­ra de tu con­trol, con­cén­tre­se en lo que pue­de ma­ne­jar de ma­ne­ra ac­ti­va: sus pen­sa­mien­tos y su ac­ti­tud. Co­mien­ce por co­nec­tar sus pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos inevi­ta­bles (“es­te es un desas­tre del que nun­ca me re­cu­pe­ra­ré”) con pre­gun­tas po­si­ti­vas (“¿qué opor­tu­ni­da­des de ca­rre­ra es­toy en li­ber­tad de ex­plo­rar aho­ra?”). Lue­go, con­cén­tre­se en sus for­ta­le­zas y los éxi­tos de los que se sien­ta más or­gu­llo­so. Re­cuer­de al­gu­na oca­sión en la que ba­ta­lló pa­ra su­pe­rar una si­tua­ción di­fí­cil y al fi­nal lo­gró su­pe­rar­la. Pre­gún­te­se: ¿qué ha­bi­li­da­des usé pa­ra sa­lir ade­lan­te? ¿Qué apren­dí de mí mis­mo en el pro­ce­so? ¿Có­mo pue­do usar esas for­ta­le­zas en es­ta si­tua­ción di­fí­cil en la que me en­cuen­tro aho­ra? Los des­pi­dos son des­es­ta­bi­li­za­do­res en el cor­to pla­zo, pe­ro la ac­ti­tud co­rrec­ta pue­de ayu­dar a que se re­cu­pe­re y a que tu ca­rre­ra vuel­va a ir por buen ca­mino.■■ ADAP­TA­DO DE “HOW TO SI­LEN­CE YOUR INNER CRITIC AF­TER A LAYOFF”, DE SU­SAN PEPPERCORN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.