Le­tras del te­so­ro: la an­te­sa­la de la cri­sis eco­nó­mi­ca

Se usa­ron en los go­bier­nos de Ca­ra­zo, Cal­de­rón y Fi­gue­res

El Financiero (Costa Rica) - - Economía Y Política -

au­men­tar el Im­pues­to de Ven­tas a una ta­sa del 13%, pa­ra apli­car­lo en los com­bus­ti­bles, elec­tri­ci­dad y ma­te­ria­les de cons­truc­ción.

El pa­no­ra­ma se tor­na­ba com­pli­ca­do y las es­ti­ma­ción del Mi­nis­tro de Eco­no­mía de la épo­ca, Gon­za­lo Fa­jar­do, era que la in­fla­ción so­bre­pa­sa­ría el 20% y fre­na­ría el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

En ju­nio el Go­bierno de­ci­dió ven­der las le­tras del te­so­ro. Días más tar­de la Agen­cia pa­ra el Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal (AID) le exi­gía una se­rie de com­pro­mi­sos, en­tre ellos, que el BCCR no fi­nan­cia­ra al Go­bierno ni a otras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Ade­más so­li­ci­ta­ba la ra­cio­na­li­za­ción de las exo­ne­ra­cio­nes, pen­sio­nes y lau­dos me­dian­te pro­yec­tos de ley. Así co­mo la re­duc­ción de 7.000 pues­tos en el sec­tor pú­bli­co.

Pa­ra 1991 la ad­mi­nis­tra­ción Cal­de­rón de­nun­cia­ba un “Es­ta­do aho­ga­do por 185 ins­ti­tu­cio­nes”, lo que im­pe­día la efi­cien­cia de la ad­mi­nis­tra­ción. Un in­for­me de la Pre­si­den­cia ad­ver­tía que el Es­ta­do cos­ta­rri­cen­se “es an­te to­do un Es­ta­do em­plea­dor”.

El pro­ble­ma era el cre­ci­mien­to en la can­ti­dad de em­plea­dos pú­bli­cos.

Nue­va­men­te en 1991 el Go­bierno acu­de al fi­nan­cia­mien­to por par­te del Cen­tral. La si­tua­ción se re­pi­tió en no­viem­bre de 1992, mo­men­to en el que Cos­ta Rica arras­tra­ba atra­sos en el pa­go de a deu­da y el gas­to del Go­bierno Cen­tral es­ta­ba con­ge­la­do.

El Ban­co An­glo

La si­tua­ción del país en 1994 era si­mi­lar a la ac­tual. El Go­bierno im­pul­sa­ba una re­for­ma tri­bu­ta­ria im­po­pu­lar, el dé­fi­cit fis­cal era de 5,8% del PIB y el in­mi­nen­te cie­rre del Ban­co An­glo po­día em­pu­jar­lo al 7% -¢75.000 mi­llo­nes de la épo­ca-.

Jo­sé Ma­ría Fi­gue­res em­pe­zó su Go­bierno en con­tra de más im­pues­tos, mien­tras su mi­nis­tro de Ha­cien­da Fer­nan­do He­rre­ro, cla­ma­ba por su­bir el tri­bu­to de ven­tas, así co­mo gra­var nue­vos ser­vi­cios y ex­por­ta­cio­nes exen­tas.

El cie­rre del Ban­co An­glo Cos­ta­rri­cen­se el 14 de se­tiem­bre de 1994, no so­lo cam­bió la pers­pec­ti­va del Pre­si­den­te so­bre la ne­ce­si­dad de más im­pues­tos, sino que sig­ni­fi­có que el país tu­vie­ra que re­cu­rrir una vez más, al me­ca­nis­mo de las le­tras del te­so­ro.

Las le­tras no se usa­ron pa­ra “arre­glar” un des­ca­la­bro fis­cal co­mo el de aho­ra, sino pa­ra re­sol­ver los com­pro­mi­sos que de­ja­ba el ban­co re­cién ce­rra­do.

El 19 de se­tiem­bre de 1994 –cin­co días des­pués del cie­rre del Ban­co An­glo– el Go­bierno de Jo­sé Ma­ría Fi­gue­res anun­ció una re­for­ma fi­nan­cie­ra.

En es­ta ade­más de la di­so­lu­ción del An­glo, se de­ter­mi­nó que el Go­bierno asu­mi­ría par­te de las deu­das y que el Ban­co Cen­tral de­bía pres­tar el di­ne­ro ne­ce­sa­rio al Go­bierno pa­ra aten­der esas pér­di­das.

La Ley Or­gá­ni­ca del BCCR es­ta­ble­ce que la en­ti­dad le pue­de pres­tar di­ne­ro a otros ban­cos, mas no al Go­bierno. Las le­tras del te­so­ro son la úni­ca ex­cep­ción pa­ra es­ta re­gla.

Al 14 de oc­tu­bre de 1994, un mes des­pués del ce­se de ac­ti­vi­da­des del An­glo, se ha­bían emi­ti­do ¢13.000 mi­llo­nes en le­tras del te­so­ro. Ese di­ne­ro -jun­to a las de­más in­yec­cio­nes de ca­pi­tal del BCCR- te­nía la fun­ción de que el An­glo cum­plie­ra sus obli­ga­cio­nes con los aho­rran­tes y clien­tes.

El pa­go de Cer­ti­fi­ca­dos de De­pó­si­to a Pla­zo (CDP) y mon­tos de aho­rran­tes por li­bre­ta tu­vie­ron que ser cu­bier­tos por el di­ne­ro im­pre­so por el BCCR.

La im­pre­sión de ese di­ne­ro ge­ne­ró pro­ble­mas en el en­te emi­sor, em­pe­zan­do con in­fla­ción.

Si­mul­tá­nea­men­te al cie­rre del An­glo, se ma­du­ra­ba en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va un mar­co de ac­ción del Ban­co Cen­tral, una nue­va ley or­gá­ni­ca.

En es­ta las le­tras del te­so­ro tam­bién en­tra­ron a fi­gu­rar y se con­vir­tie­ron en un ins­tru­men­to de “emer­gen­cia o ex­tra­or­di­na­rio”. El por­cen­ta­je de fi­nan­cia­mien­to que­dó li­mi­ta­do, al igual que las con­di­cio­nes de los in­tere­ses. Tam­bién se pu­so co­mo re­qui­si­to que el uso de las le­tras se­ría de­bi­da­men­te co­mu­ni­ca­do a los dipu­tados.

La apro­ba­ción de re­qui­si­tos más es­tric­tos hi­zo que de­ja­ra de usar­se. Vein­ti­cua­tro años des­pués, re­vi­vió en me­dio de una nue­va cri­sis fis­cal.■■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.